Obligado a medias por mis propios deseos, la falta de espacio, y por procrastinación de cosas más importantes, hace poco empecé la remodelación de toda una parte de mi casa. Separada del resto de mi hogar, la antigua oficina de mi viejo era y es un símbolo de varias, de muchas cosas. Allí donde pasáramos entre mate y mate noches enteras jugando Age Of Empires y Command & Conquer, mientras él me llamaba “coronel” a veces, siendo obviamente el cargo de general, suyo.

Pero ya no vuelan más tiros o flechazos cibernéticos en esa habitación, al menos no tan seguido. Hace años ya, que se convirtió en un retiro de todo lo tecnológico, con la PC principal y su escritorio como única cosa en uso. Lo demás del nada pequeño salón, se fue transformando en un depósito multiuso. Sobre todo la colosal biblioteca, parte a la que atañe este escrito. Y es que en sus cajones siempre cerrados, se guardaban las más dispares cosas olvidadas que puede ir dejando una familia lejos, perdidas de la vista, juntando polvo.

Decidido a cambiarle la cara a aquel lugar, en un rato arranqué de la pared dos terceras partes del armatoste, dejando un reguero de libros… hasta encontrarme con un cajón en particular. Allí, vivían escondidos los VHS‘s y una reproductora de los mismos. A un lado, cassettes y sobres de cartas. En una cajita, fotos pequeñas, como de Polaroid, junto a rollos de lo que parece ser una otrora grabadora de mano, de las primeras. Entonces se detuvo mi cuasi bestial tarea destructora, porque el choque temporal fue demasiado grande. Miré un poco al botín de los estantes anteriores, y vi también CD‘s, DVD‘s, sus cajas, …pero ahora con otros ojos.

Al fin y al cabo estaban en la Biblioteca de la Obsolescencia, nutriéndose de años junto con libros tan viejos como la última dictadura. No los había visto así, pero si estaban en aquel lugar, por algo era.

Quise seguir mi tarea, pero no pude. No supe que hacer de repente con tantos recuerdos entrecortados golpeando mi cabeza. Ni con tanto desorden a esas alturas, obviamente. Hasta las montañas de álbumes de fotos, físicas, me miraban expectantes. ¿Hacía cuánto que ninguna de esas cosas se tocaban? Era más ya un ejercicio de memoria y emociones, junto con las semillas de este artículo. Como el gran Bécquer dijera, “¡Imposible! Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca y al que no sirve tirarle de la rienda”.

Mi imaginación me llevó de las narices, sintiendo el olor a plástico arcaico mezclado con polvillo, y recordando. Cosas que allí estaban y otras que no. Y es que, el VHS que decía Pocahontas no era solo eso, era ver a mis hermanas todos los días repitiendo la película por las mañanas en vacaciones, hasta el cansancio. La caja del módem dial-up Zoltrix era más que eso… ¡Me juego lo que sea a que muchos de nosotros podemos tararear (o silbar, si no da la voz) la desquiciante melodía que marcaban aquellos aparatos al conectarse!

Ni hablar de los negativos, fieles compañeros de aventuras que había que llevar a revelar. Incluso tanto libro técnico, de estudio, de datos desfasados, cobraron otra edad ante las circunstancias. Quizás por la caja negra llena de cartuchos de SEGA y Family, recordé un tiempo en el que había que pararse para cambiar de canal, por ejemplo, para poner el 3, que era donde agarraba la consola el televisor Philco. Ese que sacamos hace un par de años a la calle, porque tiraba tonos verdes. Me sentí cruel, sólo por un momento. Porque aquellos objetos eran mucho más que solo materia. Eran tanto, que mudos, sin reproducirse siquiera, me hablaban. ¿Cuántas anécdotas se guardan entre esas máquinas y herramientas, cuántas había ya olvidado para siempre?

Traté de seguir, indiferente como el relojero llamado Tiempo había sido con esos cachivaches. Pero, humano, no podía olvidar, dejar de pensar que había sido parte de una época o varias que se fueron y no volverán. Que esos silenciosos artefactos eran testigos ya olvidados de todo aquello, y marcaron con su paso algunos momentos imborrables, costumbres, descubrimientos. Algo tan simple como hacer zapping; aún recuerdo la velocidad a la que podía hacerlo, casi a 3 o 4 canales por segundo. Algo que tal vez, seguramente, nunca volverá, en los leds que tanto tardan en cargar la imagen, en una era en la que ya casi ni televisión se mira, y en lugar de buscar, elegimos, todo el tiempo.

¿Cuando había puesto un CD por última vez en la PC? Sólo el silencio me respondió. Del montón que habían guardé menos de un cuarto, el resto fueron derecho a la basura. No sé hasta que punto por valoración o utilidad guardo cosas ya. Por ejemplo, no voy a, no puedo, tirar la vieja máquina de escribir Olivetti. Y tampoco puedo guardar todo, hay cosas que efectivamente, irrevocablemente, perdieron su función, y solamente recuerdos dejan. Casi la confirmación de que fueron los compañeros circunstanciales de un período histórico determinado… que ya pasó.

Pero es inútil tratar de explicarle sobre obsoleto a la memoria, si a veces hasta nos sorprende con alegrías, amores y dolores de otras eras. Menos que menos va a entender que todos mis compilados de bandas, descargados por el ya mencionado dial-up, apenas sirven de recuerdo. Que de nada sirve guardar la caja y los CD’s del Command & Conquer a esta altura. O que ya ni lector de diskettes tengo, para terminar de leer aquel regalo de un sobreviviente del holocausto por haberle hecho, en su opinión, la mejor pregunta de toda una conferencia. Ahora sí, me siento más cruel que el tiempo mismo.

Aún tengo mucho que seleccionar, que recordar y elegir que se queda, y que se va para no volver. ¿Quién diría?, que un montón de cosas viejas, escondían tantos simbolismos.

Un extraño dejo de tristeza, me recorre por momentos. Nostalgia tecnológica, creo que tengo.

En esta santa casa se ha hablado inevitablemente y de diversas maneras de este mismo tema. Desde los recuerdos ya perdidos de algún gadget anacrónico, hasta los métodos de transmisión de datos casi increíbles hoy en día. Incluso la reciente rememoración por algún sistema operativo que ya no es lo que era, o programa descontinuado. Parece que no soy el único entonces. Ustedes, queridos lectores, ¿qué recuerdan, que extrañan, que les da nostalgia tecnológica?

56 Comentarios

  1. En el trabajo de mi padre siempre fueron pioneros de la tecnología de almacenamiento. Papá llegaba a casa y sacaba del bolsillo de la camisa las clásicas lapirecas, un lápiz, algún papel con apuntes y un diskette de los floppy, de los de 5 1/4. Un día apareció con un diskette de 3 1\2 y mi asombro fué mayúsculo. Como en algo mas chico podía entrar mas informacion???
    Asi pasaron diskettes, los discos de Panasonic que eran como un cd, pero en un case de plástico y regrabables, de 650Mb, los CD, los DVD, los discos ZIP, los JAZZ, hasta los pendrives…
    Hay cosas que se extrañan, como la ZX-SPECTRUM, el Atari, el Family game.. en fin.. Cosas que mi hermano de 15 ni conoció ni entiende…

  2. Extraño ver a los chicos jugar en la calle, a la escondida, a la mancha, a la rayuela, al elastico, a la bolita (boliya) al trompo y tantos otros juegos q pasaban de generacion en generacion.
    Esos juegos q no eran en linea eran realmente divertidos o no requerian una conexion directa para tar conetados y Tener Amigos solo requeria salir afuera y hablar con mas chicos.
    Extraño la libertad q nos quito la Internet (que muchas veces nos quitamos nosotros mismos) la niñez no es lo mismo. ya ser chiocos no es tan divertido como lo recuerdo.

    Mi forma de revelarme ante tanta HIPERCONECTIVIDAD y abrumadora SobreInformacion es cuando nos juntamos a guitarriar y a tomarnos unos vinos ferne y sangrias es dejar afuera de casa a los q empiezan a pelotudiar con los cell´s

    • Se extrañan tantas cosas Gonzalo, sobre todo aquellas que nos recuerdan otras más, que nos transportan a otras épocas, otros momentos de nuestra vida. Algunos de esos juegos pasados de mano en mano, de hermanos mayores a menores, se siguen jugando pero mucho menos. Saludos.

  3. Me pasa lo mismo, guardo un grupo de diskettes y de cassettes solo por que me traen recuerdos….Me haces acordar cuando cuando a los 9 años mi viejo compro una pc XT sin disco duro y dos floopies de 5 1/4, y una epson matricial de papel continuo que hacia una bulla inmensa, cunado baje en toda una noche un instalador de ie 4 y de communicator 4 porque la llamada nocturna era mas barata, cuando en la pentium II configurabamos con mi hermano la creative soundblaster para poder jugar DOOM, cuando con el fax/modem de la pc y el programa “cheyenne bitware” le envié a mi amigo de la universidad, que vivia a 30 min de mi casa, 1 archivo de wordperfect 5.1 para que complete un trabajo, cuando usaba mi flamante doble casettera para grabar la musica que mis amigos me prestaban o grabar de un CD (costaban US$22 a inicios de los 90)…

    Otros tiempos.

    • Otros tiempos, pero éramos nosotros. Creo que eso es de lo más sorprendente en estos temas. Eso, y como en dos décadas, una y media, pudieron cambiar tantas cosas que nos acompañaron en la vida, e incluso decidían situaciones enteras (como conectarte de noche en el caso que contás). Pensar que son sólo 15 o 20 añitos, un parpadeo en la historia, ¿no?

  4. Extraño el Messenger. si si.. extraño eso.

    Extraño tambien cambiar rapidamente los canales… muy molesto ese segundo y medio que tardan los leds en dar imagen.

    • Es un retroceso importante el de los LED’s en el sentido del cambio de canales. Se pierde mucho más tiempo, cosa que realmente detesto.

      Por otra parte, ¡Que memorias me dejó el MSN Messenger! Tardes enteras de chatear con amigos, y básicamente, relacionarme con ellos mucho más por ese medio que en persona. Al recordar esa época, me embargan una tristeza y una añoranza profundas. Una fuerte melancolía.

    • larga vida a la mejor consola de su tiempo y las mas incomprendida… al dia de hoy me recrimino a mi mismo haberla vendido…… :{

  5. Extraño a mi viejo! Y cada vez que me achaca la nostalgia tecnológica lo recuerdo. Y creo que antes estas cosas me maravillaban más.

    Hoy el avance es tal que no llego a conocer algo que ya es viejo.

  6. Extraño las viejas cámaras fotográficas, los discos de vinilo y sé que muy pronto extrañaré enormemente tocar una computadora para entrar a skype o fb chat para hablar con mi novio.

    • Muchas gracias, con emoción fue escrito, siempre digo que al lector lo que vos sientas, le llega

  7. Extrañé horrores la foto química hasta que un buen día dije “se va a la [email protected]#$” y empecé a gastar (bastante) plata en rollos y químicos.

    Buscando el beneficio económico (y técnico en muchos casos) fuimos dejando de lado viejas tecnologías cuando, quizás, nos daban más satisfacción que las nuevas. Realmente no extraño para nada la tele catódica, pero si el zapping (perfecta la contraposición hallar/elegir). Ayer, charlando con un compañero de laburo durante un viajecito inesperado a mi pueblo charlábamos de eso y de que, en nuestro caso, añoramos más la cuestión mecánica de las viejas cosas. El ejemplo fue el acelerador del auto, antes un cable que abría o cerraba un paso, ahora un “dimmer” que le dice a una pc cuán rápido queremos ir. Sutiles diferencias que te alejan del proceso, en este ejemplo, de manejar. Poner y sacar cartuchos, el cliché de la birome y el cassette, hasta sintonizar una radio, son cosas que nos hacen sentir uno con el artefacto, y no simples operadores.

    Demasiada azúcar en el café.

  8. Extraño tener tiempo de sobra para ponerme horas y horas a jugar con el family game, extraño la emoción de poder comprar un cartucho nuevo y darle masa hasta terminar el juego, extraño estar en mi pieza con mi primera compu muerto de calor y sudando sin aire acondicionado ni nada, en plena siesta en verano, pero maravillado con las cosas que podía hacer en esa 286 con solo 40 Mb de disco y hoy en día no me banco el calor ni un ratito, extraño sacarle el jugo a esos 640 K de memoria principal del DOS para poder correr los juegos probando mil cosas con el memmaker, se extrañan muchas cosas, siento que ahora es todo mas simple, antes era feliz esperando los dibujitos a la tarde y ahora mi hija tiene canales con dibus las 24 hrs, hoy si un juego no me corre en la pc es simple falta memoria o placa de vídeo mas grosa y esta, antes los hacías correr como fuese con lo que tenias y andaban!

    Basta de nostalgia por favor! no me hagas acordar que ya tengo 39 años!

    • Bannermania y la impresora matricial, el dial-up y los kits de plaquetodo que nunca funcionaban

  9. Extraño la durabilidad y calidad de terminación de la electronica “made in Japan”: esos equipos de audio, TV, y videjuegos totalmente irrompibles… los podías usar durante décadas y siempre funcionaban bien.

    Ahora los productos vienen de China, Malasia, etc.; y la verdad la calidad no es la misma… (al menos, los productos que llegan a Argentina).

  10. Yo extraño mi Family game, me pasaba tardes enteras jugando con mi hermanita. Y esos diskette de 3×1/2, misteriosamente dejaban de andar justo cuando los necesitaba. Los cassettes, donde solia grabar musica de la radio jajajaja
    Y mi Discman!!! Era genial, aunque nunca me gusto andar cargando Cds

  11. El winning eleven 4, el mejor juego de futbol de la historia. Pero ese tipo de cosas aun se pueden utilizar de una u otra forma. Citandote cosas q no se consiguen mas tengo dos: los teclados irrompibles de la epoca de la 286 y el monitor monocromo, negro y ambar q me acompaño durante mis primeros pasos dentro del mundo informatico.

  12. Extraño el sonido del dial up conectando
    Extraño el sonido del ICQ iniciando (el ruido a barco tocando bocina, y el “oh ou” de los mensajes)
    Extraño el “Press play on tape” de la Commodore 64 y la psicodelia de cargar por casi 2 minutos un juego con infinidad de rayas muticolores y sonidos espaciales.
    Extraño el mIRC.

    Esas cosas “precarias” tenian otro encanto, ahora todo es mas fácil y rápido, con un toque en una pantalla touch estas conectado a internet desde cualquier lugar. Obviamente que estas mejoras son un avance, pero a veces queda de lado esa “magia” que viviamos antes.

    • Hace unas semanas, senti la necesidad de comprar la licencia de mIRC (ahora que uno puede darse esos gustos) solo como retribucion a toda la felicidad, y amigos que me dio.

      Y lo hice…

      Y me senti bien…

  13. Comentario:Extraño el family con mis primos, el soccer de 5 contra 5 , el q se veian de arriba los jugadores y para hacer el gol era tirar el centro y cabecear cruzado, battle city , sky destroyer, el contra, q juegos por dios, horas y horas, la pistola y esperar q salgan volando esos patos y el perro q se te cagaba de risa, los joys engrasados de transpiracion aunque no te tensionaban tanto como ahora….epocas de oro para mi…exelente articulo, casi me abandona un lagrimon, saludos….

  14. En mi casa me compraron la family, pero los juegos eran alquilados porque no daba el presupuesto para tanto. Los fines de semana de lluvia (o dias de vacaciones escolares) era pasar tardes enteras frente al tele de 21″ (Igual creo que en esa época teniamos uno de 14″) el resto era calle, bici, futbol, fogones en baldíos de la cuadra. Y un tanto mas grande, cuando aparecio la pc (usada), era una hora por noche de dial-up. Solo eso.

    No reniego de los pibes hiper conectados por no salir a andar en bicicleta, es que no conocen el saber tener ciertos límites tecnológicos, no saben o respetan (de alma, no porque los reten constantemente) que hay que hacer sobremesa y no salir volando a la pc, qu eel celular se deja a un costado cuanso estas con alguien, y demas.

    Extraño todo. Extraño la sensación de ir a buscar en bici un juego en un diskette al local de Daniel (el que me arreglaba la computadora en esa época), extraño ser parte de los diez o doce en el living de mi casa esperando el turno para jugar a la family, extraño toda esa tecnología sencilla y el lugar secundario que ocupaba en mi vida, pero a su vez le ponía muchas ganas.

    • Alan, justamente de esa clase de experiencias trataba el post, más que de los aparatejos en sí. Sino de lo que vivimos con ellos. Saludos

  15. Fue una época maravillosa. Pero, desde el punto de vista tecnológico, no extraño casi nada. Teníamos que lidiar con muchas limitaciones y frustraciones innecesarias.
    Sí extraño la calidad de muchos productos que por diversos factores y condiciones del mercado, hoy en día ya no son perennes.

  16. Espectacular y nostálgico artículo Byron!

    La verdad que se extrañan muchas cosas pero creo que más que nada por lo que representaron en aquel momento, marcas que le dejaron a uno. Horas con la Sega (y sus odiseas para hacerla funcionar con el botón de encendido roto), arcades, la emoción de algún chiche tecnológico nuevo tipo CD o componentes de PC nuevos (con lo lento que avanzaban 15 años atrás).

    En cuanto a lo tecnológico (y sólo lo tecnológico) concuerdo con Alexis, había muchas limitaciones lo cual no te hace extrañar mucho que digamos, jeje.

    Salu2.

  17. Extraño la excelente calidad de lo que se manufacturaba antes, ya que hoy todo viene con su vida de uso programada (o de entrada ni sirve). Nada de lo que se usaba antes me hace falta hoy.

  18. Extraño los VHS, donde grababa los programas que me perdía cuando salía de casa, y os podía ver cuando regresaba. Todavía me acuerdo que veíamos las películas alquiladas, con una calidad horrible pero nos reuníamos en familia para hacerlo.

  19. Wow! Que flash!
    De repente vi toda mi pubertud pasar delante de mis ojos!

    Extraño conectarme a Internet por un 0610 robado y que mi hermana viniera a mi pieza a tomar mate alas 2 AM para “navegar por Internet”. Ni idea que carajo hacíamos, se ve que el viaje era lo importante, no así el destino.

    Extraño ir al videoclub Saavedra los viernes por la tarde, donde alquilábamos unas 6 películas para ver durante el fin de semana en un reproductor de VHS Drean.
    Extraño ir a comprar jueguitos y volver con una pila de discos de 3″1/2, una bolsa de Panchitas y una Coca grande, para jugar al Tongue of the Fatman (el primer juego que me viene a la mente), en el cual el boss final tenía mal el archivo de sprites, por lo que lo reemplazábamos por el del primero y peleábamos para el orto para poder ver el juego.

    Extraño armar mi primera PC, una vieja XT que trajo mi viejo como indemnización de un laburo, entre otras yerbas.

    Extraño acostarme a escuchar música y nada más. Poner un casette de The Beatles (el Album Blanco preferentemente), porque no había más libros que leer y era muy tarde como para molestar por teléfono (de línea) a alguien.

    Extraño ir al Parque Rivadavia un domingo a la mañana a comprar vinilos para luego escucharlos en un viejo tocadiscos Philips.

    Extraño a mi papá!

  20. Última vez que puse un CD en mi PC? LOL NUNCA INSTALASTE UN DRIVER!?

    todo lindo con bajarlo de internet pero siempre está el pijaso de olvidarse uno (para nunca más ser instalado).

    No entiendo por qué no sacan un ejecutable que instale todos los drivers de una notebook o una placa madre.

    Pero CD’s? Habituales en mi vida y mi trabajo solo por ese malgusto

    • Yo soy usuario de PC desde los 9 años (ya tengo 40) y he sido testigo de una cantidad de formatos que se han ido descartando con los años: disqueteras de 5 1/4, 3 1/2, zip drives, super disk, casettes en el treclado, DAT para música, laser disc (que llegaban sobre todo con conciertos de rock)….y en verdad me sorprende que ahora todo lo tengo en pendrives USB o en la nube. En mi caso solo uso los CD ya sea para revisar fotos o archivos que he quemado hace unos años, o escuchar algún CD de música de los que aún poseo. Con los drivers o los googleo en la pagina del fabricante o los descargo de sitios alternativos, la música ni siquiera uso MP3, ahora cargo spotify o YouTube directamente…..en realidad ya no se que haría sin conexión a internet estos días.

  21. Extraño la SEGA Genesis, la PSX y la Dreamcast.

    Los Caballeros de Zodiaco, CowboyBebop, Escaflowne.

    El Monitor CRT no lo extraño ni en pedo pero si el W98, el Turrican, Pitfall, el MAME las aventuras gráficas.

    Y en general toda la estética ochentosa y noventosa que siempre me parecio horrible, hoy me da nostalgia. Me hice fan del arte visual vaporwave..

    ♋ AESTHETIC ♋

  22. Puntualmente extraño tres cosas:

    Extraño mirar las carátulas de atrás de los juegos y hacer cálculos mentales sobre si funcionaría en mi PC (más que seguro que no).

    Extraño mi Joystick Microsoft con el cuales pasé horas y horas de vuelo en el European Air War

    La “inocencia” que simbolizaba el MSN. Era toda una magia usarlo y esperar horas a que se conectara la persona que estabas esperando (los SMS todavía eran caros :P) y pasar horas editando los estados con el Plus o configurar para que de sub-estado sonara lo que estaba escuchando.

    Son épocas hermosas que no van a volver. Pero quizás en 20 años mi hijo añore sus tiempos donde usaba mi iPhone y jugaba a la XBOX One.

  23. No tires el Command & Conquer, que recuerdos! El Age!! Una vez me baje el soundtrack del AOEII pfff, que recuerdos, que nostalgia… ya era ponerse mal! jajaj
    Que bueno que haya gente que comparte las mismas anecdotas y pasiones. Un saludo enorme y excelente como siempre tus artículos

  24. Las VHS! Tengo dos, o mejor dicho tres: una en el dormitorio (para mi esposa, fanática de las Sitcom) una que uso yo muy de cuando en vez pa ra ver películas de cable básico que grabo para ver “on my demand”. La tercera es sólo para rebobinar hasta el comienzo los casettes, porque ninguna de las dos rebobina hasta el final

    • Yo también extraño el VHS 1. porque aun tengo algunas filmaciones que se han quedado atrapadas en el formato. 2. Porque ahora no puedo grabar una serie o película cuando salgo de casa o la pasan muy tarde. Tengo que depender de encontrarla en internet o buscar una repetición otro día.

      • ¡Y eso, en el caso de que la repitan…! Si supieras los malabarismos y navegaciones por la página del canal emisor, para saber si la repiten. Todo porque la empresa proveedora de cable de la cual soy “cliente cautivo”, considera que sus abonados no necesitan tener en la revista el horario de 01:00 a 14:00. Y resulta que muchas veces, en la franja horaria de la mañana proyectan alguna película SUBTITULADA, que son las que más adoro, porque a mis 78, el óido me traiciona (mejor dicho: no me traiciona; me ignora)

  25. Nadie extraña limpiar la bolita del raton? Quien no puede decir que este periferico antes era una especie de tamagotchi… Ahora es solo un simple aparato frio y luminoso…

    • En verdad no extraño la bolita, los horribles saltos que daba el mouse cuando se llenaban los ejes de pelusa eran insoportables.

  26. Excelente artículo. Felicitaciones.

    Es muy naif lo que voy a decir, pero a mis 4x años extraño sorprenderme con la tecnología. Todo desde poco mas de 10 años me parece “plano”, amesetado…extraño ese algo que revolucionaba el mercado y todos salían a copiarlo para entrar en carrera…ni la realidad virtual ni la aumentada me parecen revolucionarias por ejemplo…mi último gadget es un Raspberry Pi B de hace casi cuatro años…no fué revolucionario pero es algo a lo que aún no termino de sacarle todo el jugo…

  27. Extraño mi PC XT con monitor TTL verde, que maravilla era eso, ejecutar un programa de Hércules monocromático, el juego de grand prix. Yo no se por que la tiré a la basura.

  28. Post nostálgico, que viene con un arma adosada para pegarse un corchazo!

    Mil cosas extraño. Y curiosamente todo lo que extraño tiene historia. Usar un VHS, un modem. Ir en bici hasta los fichines. Mi hermano =( …
    Soy muy conservador (acumulador) de cosas que me traen recuerdos.

    Gracias por pasar el plumero por el polvo de los recuerdos.

  29. Comi dijo Gonzalo extraño los juegos de verdad con los amigos en la calle. De tecnología extraño mi imitación del NES con el juego Duck Hunter, extraño el programa que me permitia crear banners con la epson matriz de puntos, extraño jugar en red al command y conquet red alert 2, el icq y el msn Messenger con los zumbidos. Y lo que mas extraño es la Quilmes rica a un simple peso/dolar.

    Por lo que mas quieras no tires el c&c sin subirlos antes a algun torrent.

  30. Extraño el MSN, el salir en a andar en bici, el jugar con amigos, el poder tener una infancia jugando a la bolita, con los autitos, con las cartas y figuritas.

    Todo eso hoy día está perdido. Byron, tengo que decir que entro a este blog con cierta frecuencia, pero cada vez que veo un artículo tuyo, lo considero de lectura obligada. Tus artículos suelen darme una serie de emociones, entre las que predomina la melancolía. Excelente artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here