Los libros, internet, y la crisis editorial

Uno de los tantos dilemas que vemos en nuestros tiempos, es la forma en que el estilo de vida cada vez más conectado, afecta las costumbres y la manera en que se hicieron las cosas, siglos antes incluso de que la electricidad estuviese a nuestro alcance. Con el advenimiento de internet y sus bondades, aquel que fuera antiguamente el medio más universal de lectura, el libro, atraviesa una etapa de metamorfosis y cambio. No solo en su traspaso de formatos físicos a digitales, sino también mutando estructuralmente, estilísticamente. La forma anárquica de la red, descentralizada desde sus mismos orígenes, permite hoy en día repensar variedad de situaciones que siempre funcionaron de la misma manera.

Desde e-books y libros descargables, hasta métodos de escritura, edición y publicación, todo sufre un cambio y un replanteamiento desde el vamos. Las grandes casas editoriales, otrora poderosas y dueñas del medio, se encuentran cada vez más con la realidad de su pérdida de importancia, o al menos, de su monopolio del saber escrito. Como en todo momento de revolución, empiezan las dudas, los miedos, las conjeturas y preguntas provenientes de todas partes: ¿Desaparecerá el libro escrito?, ¿lo harán las editoriales tradicionales con él?, ¿cómo deja esto parado hoy en día, y a futuro, a los autores?

(¿Estanterías vacías, E-books llenos?)

Investigando un poco encontré muchas voces al respecto, extrañamente dispares. Más que darme seguridades, respuestas, terminé con más preguntas. Tal vez, porque toda mi vida estuve relacionado personalmente con los libros y la escritura, haciendo de ella incluso mi medio de expresión, y mi placer de vida. Porque muchas de esas dudas y estos cambios, los vivo en primera persona. Por eso, la pregunta clave, ¿cuánto afecta Internet a la escritura?, guarda en mí muchos significados, que veremos a continuación.

Para comenzar, vale aclarar que tener un manto de nostalgia por el pasado es inevitable, sobre todo para aquellos que crecimos con libros físicos. No entraré en la polémica de la lectura y las generaciones, principalmente porque considero que el número de lectores en todas las épocas no ha hecho más que crecer, y a lo sumo, siempre fue bastante bajo.

Es claro que en el medio editorial las opiniones abundan, e incluso muchos de los más reputados editores, ven como más amenaza a la crisis económica global que aún vivimos, que a la llegada de e-books y medios de distribución digitales. O tienen razón o no quieren admitir su propia derrota. La realidad y los datos más actualizados parecen desmentirlos categóricamente, con Amazon vendiendo más libros electrónicos que de tapa dura hoy mismo en varios países. Además, los planteos se multiplican a la hora de ver la perspectiva del escritor.

¿Qué hacer siendo escritor? El cambio propició la aparición de editoriales completamente online. Muchas de ellas son de auto-publicación, algo así como un vos manejate para el autor, encargándose él mismo de su distribución y publicidad. Otras, incorporan detalles del viejo método como correctores, editores y contratos de exclusividad. La calidad de estas nuevas corrientes dependerá tanto del escritor como de la situación misma, pero innegablemente dan la posibilidad de diversidad más grande que se pueda recordar.

Lamentablemente, en muchos casos se hecha de menos la falta de una voz que ayude, que guíe, la del editor. Y la de un medio especializado que lleve esa obra a la luz, la crítica y el conocimiento público, tarea difícil de afrontar siendo un autor desconocido. De la misma forma, autores más reconocidos, y otros que no tanto, ven ahí una buena forma de saltarse todo el mundo editorial tradicional, y manejarse en sus propios términos.

(Lo clásico y lo nuevo, se encuentran más que en metáfora)

Las descargas ilegales, tal y como en el ámbito de las películas, música y juegos, forman un factor miedo importante a tomar en cuenta. Sin embargo, culparlas de la actual crisis que vive el sector es, como mínimo, exagerado. Es hora de considerar, entonces, que si las editoriales están teniendo problemas, quizás sean los que ellas mismas se generaron y/o buscaron dependiendo del caso; ya sea por desestimar al lector y lo que pide, o por no aceptar que los tiempos cambian y vale más adoptar estas modificaciones preservando el espíritu.

De lo primero podemos citar a un famoso editor: “[…]El porcentaje de libros electrónicos es insignificante: poco más del uno por ciento de negocio. Quienes utilizan estos cachivaches están más pendientes de chatear y cultivar aficiones inconfesables que de leer libros[…]”. Y es que hasta en eso hay una revolución, en la forma misma de consumir un libro. A mi, personalmente, poco me importa si es en el mejor ejemplar de tapa dura o en una pantalla, me interesa el contenido del mismo. De lo segundo, el mejor ejemplo es ver los stands de librerías. Novela Negra, Novela Rosa, Novela Erótica. Repítase hasta el infinito. ¿Porqué?

La respuesta rápida y simple sería “porque es lo que garpa, es lo que se compra”. La respuesta acertada es que esos géneros son un nicho de seguridad para las editoriales, saben que vende, pero no consideran el alto precio que están pagando, al saturar el mercado de más de lo mismo y alejar paulatinamente, al lector/escritor obseso y poseso, como yo, el de toda la vida, que no va a una librería a ver portadas lindas y nombres de autores ocupando más de la mitad de la misma, sino a que las letras le vuelen la cabeza.

Apostar por el lector casual tal vez fuese buena estrategia en otros tiempos en los que manejaban el monopolio, pero la señora leyendo 50 Shades of Grey en la playa una vez al año no va a pagarles el rancho, menos ahora que sabe que puede leer y bajarse lo mismo desde la web, ya sea gratuitamente con loro y parche pirata incluido, o a precios módicos de unos pocos dólares.

Invertir por el escritor novel, el desconocido, o aquel que frecuente géneros normalmente no tan agraciados con la masividad supone sus propios riesgos también, pero es la única clase de apuesta que puede sacar a la luz el tan esperado long-seller, el libro que de aquí a 50 o 100 años seguirá vendiendo.

Las repercusiones de esta revolución en el mundo libro afectan muchas más áreas, y tienen efectos colaterales inesperados. Desde la mitificación del e-reader como medio ecológico, pasando por la inestabilidad editorial, la inserción de nuevas tecnologías y soportes como este blog mismo, hasta las guerras entre los editores, los escritores y el futuro. Como escritor, la verdad es que es un panorama emocionante, pero apabullante al mismo tiempo. Tener la posibilidad de publicar un libro por medios editoriales online es una buena alternativa que aún se está desarrollando. Pubit de Barnes & Noble, Bubok y Lulu son ejemplos.

El tema está en si es una lucha quijotesca, temeraria, o una que se puede ganar, la de lanzarse a la publicación sin contar con una editorial tradicional a tus espaldas, su sistema de publicidad y demás. Sobre todo, siendo un don nadie desconocido, por lo menos al principio. Y de fichar por una editorial, que se la jueguen un poco dándote las tan necesarias libertades y apoyo que hacen falta, para poder darle al lector la experiencia que tanto merece, sin clichés de ventas, y la originalidad que hará perdurar este arte, padre quizás de todos los demás. De cuanto afecte internet para bien y para mal, dependerá finalmente y como tantas cosas, de nosotros y el tiempo.

Ahora, es tiempo de pisar la pelota, y darles un pase a ustedes, queridos lectores: ¿Consideran que el libro electrónico destronará al “normal”? Teniendo en cuenta que muchas editoriales ya se avivaron y lanzaron sus propios medios de distribución digital, ¿habrá un cambio o solo un reajuste? ¿Qué experiencias tienen con los libros electrónicos?, y sobre todo, las dos preguntas recurrentes, ¿leen más, o menos desde la llegada de internet, y cuál libro recomendarían, desde entonces?

Los espero para el abrazo de gol en los comentarios.

32 Comentarios

  1. Casualidad. Estaba leyendo un libro en la PC cuando apareció este post en el RSS Feeder.

    Los e-books tienen una gran ventaja, el precio, el cual para muchos es inexistente. Uy, se me cayó el parche ;D
    Saludos.

    • ¡Decí que no se te voló el loro!, jajaja. En realidad más que casualidad Alan, se trata de una realidad compartida. Es un tema de actualidad generalizado, por eso no es raro que justo estuvieses leyendo

      Saludos y buena lectura.

  2. No creo que el libro fisico desaparezca hasta dentro de varios años y probablemente perdure como fetiche, cuando el formato digital sea la norma.
    Siempre me fue muy dificil leer en un monitor, lei varios libros así por un tema económico mas que nada. Cuando empece a trabajar la cosa cambio, el precio de los libros ya no era un problema y tambien me hice de una tablet, de hecho por un afortunado error de mi madre, que viajo al exterior y le pedi que me comprara un ereader y me trajo una tablet, y digo afortunado por que dudo mucho que con un ereader se mejore sustancialmente la experiencia de leer en una tablet con una pantalla adecuada y bajando el brillo la verdad que no cansa la vista y se puede usar facilmente en ambientes con poca luz ademas de poder usarlo para leer comics, mangas y novelas graficas. La experiencia de hecho es tan buena que varios libros que compro en formato fisico voy alternando su lectura en la tablet en circunstancias en que son mas comodas, sobre todo recostado o para estar tomando algo o fumar ya que se puede usar tranquilamente con una mano.

    • Lo de fetiche me evocó una imagen mental muy fuerte (nada sexual aclaro), cosas de tener imaginería eidética:

      Un salón, hermosa biblioteca llena y colorida, dos sillones, discos de pasta (puede cambiarse por CD’s, a esta altura están tan muertos como los de pasta), y una buena copa de whiskey.

      Dejando mis imágenes vívidas aparte, interesante tu caso Clark, esta bueno saber que se puede leer tranquilamente en una tablet, y como muchos en este artículo, confirmás que los lectores ya empezaron el éxodo a los medios digitales.

      ¡Saludos!

    • Decíle a tu amigo entonces, jajaja, ¡mandáme su número!

      Chistes aparte, muchas gracias

  3. Coincido con Clark 100% el E-book se impone y los libros se mantienen en pequeña escala, es inexorable que suceda lo mismo que con los medios fisicos para escuchar musica.
    Personalmente utilizo medios electronicos desde que tengo computadora, notebook, celular. Este año solo lei libros de estudios en la PC y en el Celu. Ahora voy por un e-book Reader.
    El año pasado Lei solamente realismo Fantastico o pseudo ciencias Los Libros de Sitchin Vergier, conspiraciones etc. Y un par de pavadas de ese estilo que consegui en casas de saldos.

    • Como melómano veo año a año como las casas de música van reduciendo gradualmente el número de góndolas o estanterías dedicadas a música y discos. Tristísimo ir a buscar algo ya.

      Aunque por el lado bueno casos como el tuyo en el que la gente lee más/lee mucho gracias a la tecnología, dan muchas esperanzas.

      Que estés bien, camarada. Ojalá no te me pongas conspiranóico jajaja.

  4. el papel no va a desaparecer… de hecho compre 2 libros en lo q va del año y el año pasado compre seguramente mas de 10. Asi y todo tengo el kindle hasta las pelotas y doy fe q leo mas el kindle q el papel. Sin embargo a pesar de q el kindle es francamente genial, leer desde el libro tiene otro “sabor”, es un efecto psicologico sin duda, pero es distinto.

    Si me disfrazara de nostradamus hoy diria q es impresindible contar con ambos formatos, papel y electronico porq si por esas cosas sobreviene una catastrofe zombie o del color q ustedes gusten no creo q existan muchos Eli en el mundo. Un libro siempre sera un libro… los formatos digitales mutan y el contenido digital se pierde mucho mas facil q el papel.

    • Yo tampoco creo que desaparezca el papel, pero es una constante que la gente que lee, lee en las dos cosas, y cada vez más y más en medios electrónicos. Yo también, hace años, me daba una vuelta obligada cada tanto por una casa de libros de segunda mano. No por cuestiones de plata, sino más que nada porque es tan, tan poca la oferta que hay en las librerías.

      Yo uso mi propio baremo: pido un libro del autor por el cual mis viejos me pusieron mi nombre. Si no tienen ningún libro de Lord Byron, voy encarando para la puerta.

      Te juro que como autor la del cataclismo la pienso mucho… no hace falta tampoco mucho apocalipsis: un par de rígidos mal enchufados, una tanda defectuosa… y podés llegar a decirle ciao a muchos libros. Podría ser una pérdida inestimable a futuro. Ni hablar de condiciones climáticas que afectasen el magnetismo de la tierra o algo así. Si gente, ya sé que soné re loco, jajaja.

      ¡Saludos!

  5. Hay que diferenciar entre alguien que sabe/puede/debe leer y un lector.
    Curiosamente los primeros son los que compran el grueso de material impreso para estudio, trabajo o entretenimiento vacacional.
    Quitando algunas décadas del siglo XIX y principios del XX, cuando la escuela elemental y las publicaciones estilo folletín hicieron de la literatura pasatiempo popular, los lectores nunca fueron muchos.
    La introducción de nuevas tecnologías ha puesto la cosa en crísis , pero los lectores apasionados -presente- vamos a leer de cualquier manera, aún la de Faharenheit 451 que sería una simple vuelta en el tiempo.
    Siempre he amado el “olor a tinta fresca en la mañana”, sé encuadernar y restaurar libros y sin embargo bendigo los e-books que me permiten llevar conmigo docenas de textos y disfrutalos donde sea o acceder a por ej: Project Gutemberg.
    Respecto a loros y parches pirata… habría que ver quien tira la primera piedra.
    Porque bien plantados en un status quo de siglos los editores han escamoteado, ninguneado e entronizado autores y textos a su antojo, cobrando barbaridaes. Unos tragos de humildad en forma de bajada de ventas no les viene mal para replantearse prioridades.
    Los autores -la mayoría no ” bestsellerista al menos” -por su parte, han cobrado tarde y mal o han sido directamente rechazados por los editores. Quizás la autoedición o las pequeñas editoriales le devuelvan el control de su obra.
    Un momento de cambio fascinante en verdad.

    • Ojalá que nunca lleguemos a un Fahrenheit 451. Tengo una prensa en casa y mi viejo en su juventud manejó una imprenta, por lo que comparto con vos esas sensaciones tan Apocalipsis Now con respecto a los libros y el proceso de hacerlos. Incluso hago mis propios libros cada tanto, para leer los que no puedo comprar. Es cierto que la gente casual, tal y como en los videojuegos, es la que mueve gran tasa de mercado. Pero los que mantenemos un libro en alto por un siglo somos los lectores, los escritores, los que amamos esto. Y uno de esos, vale por varios lectores de best-sellers, porque son una voz de opinión fuerte, y sobre todo, porque como se dijo en muchos comentarios acá, compran 10-15 libros por año. Con esos números, muchas editoriales podrían subsistir sin caer en novelitas rosas con vampiritos.

      Si, el ninguneo lo sufrieron tantos… siempre comento el caso de uno de los pilares de las lenguas castellanas, el gran Gustavo Adolfo Bécquer, que en su vida no pudo publicar un libro decente. Sus amigos tuvieron que juntar plata para pagar una edición de sus obras completas, para ayudar a su familia. Hoy en día, se lo recuerda como uno de los más grandes escritores de nuestro idioma. Así de cruel es el mundo de la literatura y los editores a veces.

      Esperemos que tanta diversidad con estos medios nuevos eviten cosas como esas a futuro.

      Saludos.

  6. Justo saces el tema cuando tengo una gasnas barbaras de leer un libro, resulta que hace mucho que no compro nada en papel, todo lo leo en la compu, el ultimo libro que me compre fue el que publico Fabio Baccaglioni, porque realmente merecia la pena y para apoyarlo en su proyecto, pero resulta que despues de verme la primera temporada de “Under the dome” me quedo la pica de comprarme el libro, es mas, lo baje de internet pero realmente me atrapo tanto la serie que tengo ganas de comprarmelo en papel para leerlo como se debe, tranquilo y donde sea, no se realmente no pense que volveria a comprar libros pero este siento que vale la pena.

    • Eso da para otro tema, que justamente iba a tratar en este artículo pero me iba mucho por las ramas: sin escritura no hay nada. No hay revoluciones, no hay series, películas decentes, ni siquiera movimientos artísticos plásticos han estado desligados a ella.

      No es por entronizarla, pero creo que debe de tener que ver con que la escritura es la forma más fácil y sin intermediarios ni conocimientos intrínsecos, de expresar una idea. Vos podés expresarte mal pintando, puede terminar diciendo otras cosas que nada tienen que ver con tu intención ante los ojos de los demás. Con la escritura estás mucho más desnudo, es un mensajero que habla en palabras, como vos y yo, no en imágenes o alegorías (aunque también se usan).

      Por eso el tema de los libros y su futuro es crucial para muchos, muchos aspecto de la vida humana y social. Todas las artes, sobre todo las más masivas, están tocadas por la varita de la literatura, en alguna forma. Un mundo con poca o peor literatura, implicará uno con peores historias.

      Fin del offtopic, aunque tenga que ver. Comprátelo tranquilo, King es un maestro de las letras. Casi te diría que seguramente la serie no le hace justicia al libro.

      Saludos, Victor Hugo (¡como pegó el romanticismo eh!).

  7. Creo que de verdad los libros digitales significan una revolución que puede hacer llegar más la lectura a aquellos que antes no eran lectores recurrentes, como es mi caso. A su vez, hay que tener en cuenta la ventaja ecológica que producen los dispositivos para leer libros electrónicos, como así también la comodidad, no es lo mismo llevar 20kg de peso en la mochila que un Kindle con 100 libros. Los dispositivos cada vez bajan más su precio también por lo que se transforman en una buena alternativa si consideramos que el catálogo de libros en Amazon o en la Apple Store aumenta todos los días.

    • Lo de lo ecológico habría que analizarlo Leonardo. Dudo que sea mucho más ecológico algo enchufado, a menos que esa energía venga de medios solares, hidroeléctricos o eólicos, y en Argentina al menos, más del 60% de nuestra electricidad sale de quemar gas. Ni hablar de lo que se usa y gasta en construir ese E-book, fijáte el enlace que dejé en el artículo. Es un tema para tomarlo entre pinzas. Muy con pinzas.

      Esperemos que justamente estos dispositivos le abran el mundo de las letras a mucha gente, sería el mejor resultado

  8. Nunca leí en un Kindle, pero en la compu y en el celu es un bajón… Así que los e-books que más me gustaron me los imprimí y los anillé. El papel es el papel

    • Dale una oportunidad al Kindle. Como decian los egipcios: “El papiro es el papiro”, ja.

    • Concuerdo con ambos. Creo que tenés que darle la oportunidad, Guido, pero no puedo menos que entenderte, me pasa igual. Eso sí muchachos, yo en las letras y esta revolución voy un poco muerto porque hace rato que no leo en serio, más que nada porque estoy escribiendo una novela.

      Pero me gustaría algún día tener un e-book para probar y volver a una época dorada de lectura en mi vida. Sino, haré la de Guido, y le daré uso a la prensa de mi viejo, como hacía hasta hace unos años.

  9. La versatilidad en todo sentido del medio digital es inigualable y a medida que se mejoren los componentes que permitan una experiencia única de lectura, creo que se irá proyectando más la tendencia de su uso. Sin embargo, el papel y la tinta tienen un efecto en los sentidos muy particular. Ésta no es una característica menor, porque la lectura despierta sentidos y el medio influye.

    Por otra parte, pienso en el concepto de “libro” en la actualidad. Con la apertura de Internet y el desarrollo de los diferentes mecanismos de comunicación, los contenidos se vuelven muy dinámicos y puntualizados. También sucede que hay una independencia editorial única, y esa libertad de expresar algo, por más ínfimo que sea y de la forma que uno quiere, genera una forma de generar contenido muy diferente a lo que conocimos.
    De algún modo también es cierto que se pierde la autoría. Es muy probable que el día de mañana ya no citemos autores, sino fuentes relativas. Sin ir más lejos, qué ejemplo más claro que Wikipedia.

    La pregunta que más me interesa responder de Byron, es si leo más o menos desde la llegada de Internet. La verdad, mi respuesta es un tanto contradictoria. Si lo pienso en términos de cantidad de hojas, no. Pero, en tiempo dedicado a leer, sí.

    • Linda paradoja dejaste ahí Alexis, y creo que muchos la compartimos. Este mismo blog, es un gran medio de lectura, si uno se pone a pensar. Con respecto a la autoría y la libertad editorial, esta bueno, pero como escritor te digo que también se siente la falta de atención de las editoriales tradicionales. Es decir, da un poco de inseguridad la idea de publicar online, al menos para mi, porque ahí dependés de tu propia capacidad de publicidad y demás. En cambio tener una editorial atrás con todo un sistema de difusión, es algo inapreciable, sobre todo para los pobres diablos como yo

      Además de que es cierto que mucha gente lee en medios electrónicos… pero, ¿cómo llegar a ellos?

      Es un tiempo de muchas dudas, sobre todo para los escritores, que sufrimos el ninguneo de las editoriales (porque están ocupadas con los 2 o 3 géneros de siempre), o nos arriesgamos a ver el libro que tanto nos costó escribir, perdido en alguna web.

      Saludos Alexis, gracias por contestar

  10. Yo uso un complemento de firefox “Push to Kindle” que me manda una pagina web al eReader, para leer tranquilo en una reposera bajo un árbol. Ademas envía el articulo limpio sin propagandas ni nada que distraiga.

  11. En mi caso, soy dueño de un Kindle, y la verdad no me arrepiento: he leido mucho más, sobre todo en los viajes y las vacaciones.

    Asimismo, una ventaja extra del ebook, es que “no se agota”, lo cual en casos de libros de temas muy especificos, con tiradas muy bajas, es una ventaja innegable. Y creo que esto facilita también que se publiquen libros “de nicho”, que de otra manera nunca verían la luz (se me viene a la mente los libros sobre retroinformática que surgieron en el Kindle Store, como un ejemplo de ello).

    Finalmente, las declaraciones del “famoso editor”… me parece un payaso impresentable… se ve que no le gusta que le amenacen la “quintita”…

    • Es muy interesante la perspectiva de los libros de nicho, y una de las grandes ventajas de este sistema.

      El famoso editor es un groso en la materia, en ese mismo reportaje se puede leer como quisieron comprar su editorial, Anagrama, “con él adentro”, y se negó, cosa que si por plata fuera, el tipo estaría nadando en verdes ahora. Además de que lleva unos 2000 libros editados y 40 años de experiencia.

      Y si, a mi también me da un poco de bronca su declaración, pero más que bronca… me pongo los anteojos de la compasión y veo de que mucha, mucha gente en el mundo editorial tiene la perspectiva de que el libro electrónico es una gilada. Sin dudas les duele dejar de ser el eje, los titiriteros en esto, pero también veo ahí la opinión de un viejo carcamán, descreído de la modernidad y el mundo online. El problema es que siguiendo esa mentalidad están eligiendo su propio veneno, se están matando a largo plazo. Porque, como vemos en los mismos comentarios de este artículo, hay muchísima gente que se está volcando para ese lado, o al menos, usando las dos cosas. Y bueno, el señor tiene ya cerca de 80 años, es una opinión entendible. Eso sí, la dijo con mucha saña, pero en el mundo de las letras es normal encontrar gente con tan puntiagudas estocadas intelectuales, incluso escritores contra escritores, jajaja. Igual, no era por defenderlo, sino por poner su declaración en el marco en el que va

      Me preocupa mucho más la opinión de editores de 40 y 50 años diciendo lo mismo, como en el otro link del artículo, sin darse cuenta del terrible pedazo de negocio que pueden estar perdiendo, a corto y largo plazo.

      ¡Saludos, Darío!

  12. Desde que tengo el Nook leo más que nunca. Pero también tiene un aspecto negativo, no de la herramienta en sí y es posible que no le pase a otros y tenga que ver con mi ansiedad o lo que sea: terminas bajando .epubs con la facilidad con la que bajas un MP3 y eso impacta en el nivel de atención que se le da a cada texto.

    De todas maneras, me parece positivo y esto se puede solucionar simplemente con una limitación: antes de bajar un .epub me pregunto, ¿pagaría por este libro?

    El argumento de los libros tiene rico olor o los libros físicos son algo para dejar al futuro me parecen que tienen poco sentido. Nada más complicado de eliminar que un torrent con un .epub, no se pueden quemar esos.

    • Tremenda esa primera oración. Sin lugar a dudas una muestra de la revolución que se vive. Lo de la disponibilidad y los tiempos no es solo tuyo Felipe, a mi me pasa con todo hoy en día, sobre todo con la música. Tendría para contarte toda una tarde de las bandas y discos que en su momento apenas si escuché, y que luego, alguna noche perdida en la memoria y el tiempo, puse mientras hacía algo, para luego terminar fascinado. The Comforts of Madness, de Pale Saints, es uno, Giant Steps de The Boo Radleys, es otro. Hay varios más, les dejo esos. Y si bien tuvieron que descansar un año o dos en mi disco rígido, finalmente llegó el día en que yo estuve listo para admirarlos por lo que son. Cosa que si por tenerlos en medio físico, jamás hubiese ocurrido, ya que se dejaron de editar y salieron del canon de interés musical hace 20 años.

      Es lo lindo y lo paradójico de esto, pero es más bueno que malo al final.

      Mucha razón Felipe, es cierto, pero tampoco es muy complicado que se borre un disco rígido. Ponéte a pensar que apenas si tenemos registro de cosas de hace 2500 años. Y salvo algún que otro súper dispositivo que Guillermo comentase acá alguna vez, nada electrónico dura eso. Es cierto que es más difícil de prohibir y manejar, concuerdo con vos. Pero a veces, la mayoría en realidad, la prohibición la pone el tiempo, no un gobierno, estado, o lo que sea. Son las interesantes paradojas planteadas por estos temas.

      Saludos Felipe, muchas gracias por responder, que sigas con buena lectura, y ojalá te llamen la atención los discos que dejé

  13. Veo que el principal argumento aca a favor del libro contra los medios digitales son los mismos que en todos lados, la sencacion y todo el folclore alrededor de la lectura.
    Tengan en cuenta una cosa, donde se va a dar el cambio de costumbre es en la siguiente generacion. Nosotros aprendimos a leer con papel y leer en papel exige cierto entrenamiento fisico ademas del intelectual.
    Idem con el formato digital y tengan en cuenta que las nuevas generaciones van a estar mas entrenadas en el formato digital con la disponibilidad de netbooks y Celulares que existe ademas de otros dispositivos.
    A mi me llevo casi un año acostumbrarme a leer en la pantalla de la PC y casi 2 años a reconvertirme en lector de dispositivos portatiles (Empeze en 2004 con una palm z32) ese esfuerzo fue realizado a conciencia y por necesidad dado que por trabajo viajaba mucho y necesitaba aprovechar el tiempo para leer y estudiar. Tengan en cuenta que las proximas generaciones no van a necesitar hacer esa reconversion, ellos ya van a venir preparados para leer en digital.

  14. yo creo que va a cambiar todo pero el libro de papel no va a dejar de existir. lo que me gusta de kindle es que tiene una “app” (asi les llaman ahora, ajj) para pc, y si abro el libro en el celu (android) o en la pc (en realidad una netbook), la pagina el la que estaba se mantiene, es genial. o sea abra donde abra, sigo donde venia leyendo. y un programa para manejar toda la coleccion si no es muy grande, calibre, mientras no tengas basura dentro de la coleccion como exes o cosas raras y solo epub mobi y pdf, faaaa se porta, permite busquedas de todo tipo. yo uso eso o una llamada search everything.

  15. Muy interesante el post, coincido en que lo importante en un libro es el contenido y no el olor, el tacto, etc; cuando se usan ese tipo de argumentos para elegir el libro de papel ante el e-book siempre me viene a la mente una frase que le escuche decir a Alejandro Dolina (usada en otros contextos): “eso es confundir el símbolo con la cosa”. Lo importante en un libro son las palabras y no si las hojas tienen olor a papel o no; esto no invalida que por ejemplo el arte de tapa pueda ser genial. Sin embargo lo verdaderamente importante es lo que el autor tiene para decir. Hace unos meses vi un documental sobre los distintos arte de tapa de la novela 1984, desde las primeras ediciones de Penguin hasta la actualidad, y me llamó la atención el hecho de que todos los libros de Penguin luego de la 2da guerra mundial tenían exactamente el mismo arte de tapa, lo único que variaba era el título del libro y el nombre del autor, se hacía de esa manera para ahorrar; es impensado creer que un libro dejaba de ser excelente(o un desastre) solamente x tener exactamente la misma tapa que el resto.

    Todo lo anterior viene a cuento para decir que desde el 2010 soy feliz poseedor de un Nook de 1era generación en el que leí muchísimo (unas 5000 páginas por año calculo), leer en un e-reader es una grata experiencia, a quien disfrute de la lectura y todavía no lo haya probado le recomiendo plenamente que lo haga, está muuuuuuuy lejos de la experiencia de leer en una tablet, pc, notebook, celular, etc. (créanme que probé en todos y ningún gadget se asemeja a un e-reader), desde que lo tengo abandone el papel para leer exclusivamente en él.

    Para finalizar un libro que recomiendo es “Los miserables” de Victor Hugo, lo leí hace poco y realmente me fascino, es un libro largo pero entretenido y muy muy bien escrito (claro está que no estoy descubriendo nada, por algo es un clásico), llegué al libro por la película del 2012 que es una adaptación del musical de teatro; aprovecho también para recomendar dicha película a quien pueda dejar de lado el prejuicio “no me gustan los musicales”, ya que es excelente visual y musicalmente.

    Saludos.

  16. Ademas de ser una aficionada a la lectura, estudio Derecho. Y es un BAJON tener que cargar con dos Codigos y una Constitucion Nacional, los cuadernos y demás utencillos escolares de niña. La Kindle le cambió la vida a mi, a mis espaldas y a mis mochilas. Como comentaba un lector por aca arriba, los libros no van a desaparecer, yo tambien sigo comprando libros. Hace una semana una profesora indignada gritó en el medio del aula “Nadie tiene un codigo civil en papel?”. Cuando levante la mirada de mi Kindle, habia otros 3 flacos con e-Books, 1 con una notebook buscando en un PFD y el resto con celulares.El futuro llegó hace rato. 

  17. No creo que el libro físico desaparezca porque aún hay una esencia en estos que hace que la gente los compre. Si bien las editoriales se están quedando, eso no creo que implique una desaparición total. Por otro lado, hay editoriales que quieren implementar ebooks vendiéndolos solo unos pocos pesos más económicos que el libro impreso. Un despropósito porque no se hace ninguna diferencia justa entre comprar algo que obviamente tiene un proceso que exige más recursos que otro.

    Buen tema por acá, y pues leo en ambos medios. Y mucho!

  18. Para publicar un libro y que luego llegue al lector, se necesita una inversión previa enorme y quien la hace quiere recuperar ese dinero con una ganancia medianamente asegurada, hoy se está achicando el mercado porque mas allá de la nostalgia que generan ciertas practicas antiguas, si se vende más virtualmente voy a vender por este medio y reducir lo mas que pueda el otro formato arcaico que requiere mucho más capital inicial, empleados, un local físico comercial para mostrar mi mercadería y tiempo de espera de ese libro en estantería en horarios reducidos para al fin que llegue al lector.
    Puedo asegurarles que el formato papel no va a desaparecer, pero llegará en este formato solo a aquellos que así lo deseen, lo ves virtualmente y si querés tenerlo en papel encuadernado deberás pagar un sobreprecio lógico por el mismo; la brecha lógica en costo entre el texto papel y el virtual se irá ampliando desfavoreciendo al papel y favoreciendo las ventas virtuales. ¿No creen?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here