De los smartwatches se ha hablado mucho ya, hay guías de compra muy interesantes, cómo la de Comparaiso, donde puedes saber más sobre los mejores modelos, marcas, y precios, pero hoy nos queremos tocar en detalle algo más profundo, el crecimiento del concepto de reloj inteligente en si mismo.

Los smartwatches tuvieron un lento nacimiento, se introdujeron al mercado tímidamente como quien mete el dedo meñique en la playa para ver si el agua está muy fría. Para el año 2013 se esperaba que los smartwatches se vendieran en grandes volúmenes, pero ocurrió todo lo contrario, algunas compañias apenas lograron vender alguno y fue tan solo Samsung la que se destacó con su primer generación del Galaxy Gear enviando a retailers unas 800 mil unidades, de las cuales aún no se sabe específicamente cuántas fueron vendidas y en qué mercados.

Comenzando el año 2014, se esperaba que el mercado de smartwatches fuera un poco menos confuso, ayudado principalmente por una creciente participación de algunas de las principales compañias de tecnología y por una mejor definición de los “bandos”, por una parte Tizen de Samsung, Android Wear de Google y Watch OS de Apple.

¿Quiénes lideraron el mercado en 2014?

Samsung, como era de esperarse, desplegó durante el año toda una gama de colores y sabores diferentes para satisfacer -casi- todos los paladares, llegando a tener no uno, sino seis smartwatches diferentes en producción: Gear S, Gear Live, Gear Fit, Gear 2, Gear 2 Neo y Galaxy Gear (¿no se marearon leyendo eso de corrido?). Todos con Tizen como sistema operativo, salvo el Gear Live con Android Wear y el Gear Fit con un OS especial.

El problema con Samsung es que o se lo ama o se lo odia, y en este apartado del mercado todas las críticas apuntaban a lo segundo. Aún y con los medios de tecnología dudando no solo del hardware en sí, sino también de la utilidad de los smartwatches (en general), Samsung logró posicionarse una vez más como el líder del mercado con un 52% según estimaciones de la firma Canalys.

samsung-gear-live

En segundo lugar encontramos a Motorola con el Moto 360, del cual si bien no hay números claros de venta, logró por sí solo un 15% del mercado, lo que claramente lo posiciona como el smartwatch más exitoso del año. Si bien tuvo un ingreso al mercado un poco ajetreado, con quejas por la pésima duración de la batería y ciertas decisiones de diseño (la barra negra debajo de la pantalla), el Moto 360 logró captar la atención de un gran número de consumidores que no dudaban a la hora de elegir con qué smartwatch iniciarse. A mi parecer, Motorola fue la primer empresa que entendió cómo encarar este mercado, sobre todo porque seguimos hablando de relojes, los cuales se utilizan específicamente por moda, e incluso influenció a otros fabricantes como LG.

Moto 360

El tercer principal contendiente es Pebble, quien tuvo un muy buen 2013 con 400 mil unidades vendidas de su versión original desde la campaña de KickStarter, y que recibió el 2014 con una versión mejorada, el Steel. Pebble fue la primer compañia que tuvo en cuenta funcionalidad y utilidad como los principales cimientos de un smartwatch, tratando de hacerlo lo más eficiente posible. Así nos trajo su característica pantalla e-paper display fácil de leer bajo el sol y una batería capaz de durar una semana. Para fines de 2014, Pebble se posicionó con un 12% del mercado.

pebble-steel

El resto del mercado (21%) actual (lease productos ya lanzados) lo repartimos principalmente entre LG, Sony y Asus, quienes lanzaron el G Watch R, Smartwatch 3 y ZenWatch, respectivamente. Todos con sus pro y sus contras, pero ninguno con la fuerza suficiente para alcanzar en popularidad a la competencia.

El problema no resuelto de los smartwatches

Que los smartwatches tiene pantallas muy chicas, por lo que no sirven para leer ni un mensaje entero; que aún son muy feos, no tienen en cuenta que usamos accesorios porque complementan nuestra vestimenta; que sus baterías son chicas, dando una autonomía pésima que en la mayoría de los casos no supera el día; que aún son muy caros como para comprar además del smartphone; que sus funciones no justifican la compra; en fin. Estas son algunas de las opiniones que he leído en los comentarios durante todo este año las veces que hablamos de los smartwatches, y en principio tienen razón. Todavía los smartwatches están en una fase de tanteo, los fabricantes van probando distintas cosas para ver si funcionan en el mercado o no.

Pero el principal problema, o mejor dicho estigma, que tienen los smartwatches es que son un gadget de nicho. Vamos, traten de imaginar a cualquier amigo o familiar que no sea techie gastando entre $4000 y $6000 (salvo que puedan traerlo de USA y contrabandearlo por aduana, claro), además de su smartphone.

Los smartwatches aún siguen en una etapa de “lo compro porque me resulta curioso y quiero ver de qué trata esta nueva tecnología”. Uno de los principales miedos de los fabricantes es que justamente el grueso de consumidores pierda interés en ellos, Pebble es una de las compañias que ha sabido mantenerse a flote en este aspecto, si bien al inicio la gente se compraba uno por curiosidad, luego comenzaron a ver que cumplía una función relativamente útil en su vida diaria, desde controlar la iluminaria hasta la temperatura de su casa.

apple-watch

Uno de los smartwatches que aún no mencionamos, y que dejamos para el final específicamente, es el Apple Watch, programado para salir a la venta a comienzo del 2015 y el cual puso a todos en expectativa para ver si los de Cupertino sentarán nuevamente la barra a partir de la cual despegará este nuevo mercado. Apple se caracteriza por tener detrás a una fiel cantidad de seguidores que consumen sus productos, no por sus especificaciones técnicas, sino por ser simplemente Apple; y es específicamente esto lo que puede llegar a hacer que su smartwatch sea el más vendido hasta ahora, algunos analistas incluso se animan a decir que en tan solo un año, el Apple Watch puede llegar a vender unas 30 millones de unidades.

6 Comentarios

  1. Deja-vu G Glass.

    Literalmente nos quieren violar el cerebro para que creamos que necesitamos eso. Para el año que viene veo más futuro a Oculus, es más, creó que dentro de 5 años la calidad de inmersión será tan buena a que muchos preferirán pasar paste de su dia dentro de in mundo virtual, algo así como en El Origen. Auguro que cosas así pueden traer muchos problemas sociales.

  2. Hoy un reloj en la muñeca es como muy abundante y redundante.
    Creo que va a quedar para ciertas actividades que no permiten manejar las manos.

  3. Me gusta solo para:

    Cuando estoy sin el cel: gps tracking, musica, LA HORA.
    Cuando estoy con el cel: facha, leer alguna notificacion, LA HORA.

    Pero el tema es que no todos estan saliendo con gps, al menos el mas lindo moto 360..

    Espero que el año que viene saquen alguna actualizacion y ahi posiblemente me compre uno.. pero no es nada vital..

  4. Tengo un pebble y lo amo. hace todo bien, lo cargo una vez por semana y sirve para hacer absolutamente todo. Si lo traes desde eeuu por 70dolares es un regalo.

    aparte tiene su propio appstore que es increible.

    Lo re recomiendo

    Saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here