Año: 2019

Hace 10 años que tenemos smartphones.
Hace 20 años teníamos featurephones.
Y hace 30 años que tenemos, de alguna forma u otra, la habilidad de la telecomunicación en nuestro bolsillo.

Vimos modelos irse y venirse por doquier.

Pasamos de pantallas con resoluciones inferiores a las de un televisor de tubo a tener teléfonos de 6 pulgadas con pantallas 4k.
Pasamos de reírnos del Nokia 1100 por tener una linterna a tener todos una linterna de bolsillo.
Pasamos de baterías que duraban días y semanas a horas y días.
Pasamos de escribir mensajes usando números telefónicos, a tener intercales tactiles.
Pero por alguna razón no podemos dar el salto de parlantes monofónicos a parlantes estereofónicos.

Hoy. Salvo la «obligada» alta gama, los teléfonos comunes carecen de altoparlantes. Y si hablamos detalladamente de estos, podemos decir que si bien la voz se suele escuchar simple y clara, intentar escuchar música, juegos o películas por estos reducidos altoparlantes es una experiencia mediocre tirando a mala.

Y si bien, hay una coherencia de mercado en todo esto, en una industria que no se harta de proponer gimmicks y numeritos para generar hambre de consumo, el apartado del audio nunca estuvo tan abandonado.

Recuerdo, como si no fuera hace mucho, una tanda bastante interesante de feature phones dedicados específicamente a la música. Recuerdo a Sony tener una gama de celulares walkman y a Motorola vendiendo la serie rocker.
Cabe reconocer que ninguna de ambas colecciones tiene teléfonos triunfantes, pero como reproductores portátiles había una diferencia abismal entre cómo sonaba un tema en un teléfono dedicado vs a uno «común».

La lógica es clara. El principal uso que tiene un altoparlante en un teléfono es el de escuchar a otra persona. Ya sea en llamada como en audio. Y tienen sentido que el usuario común simplemente no pueda valorar la diferencia entre un buen parlante y otro.

No todos los sonidos sin iguales

Un camión, un taladro de dentista, un perro que ladra o un solo de batería…

Todos hacen ruido. Y hasta a veces la misma cantidad de ruido. Pero estos ruidos están distribuidos en un espectro auditivo.

Este espectro (no confundir con Casper el fantasma amigable) es un conjunto de frecuencias de onda. Que van desde los 20 hz a 44000 hz.
Estando la voz humana aproximadamente entre los 500 hz y 3000 hz.

La lógica capitalista es inmediata y nos implica ¿Para qué vamos a darle un altoparlante (ni hablar de dos) que reproduzca el espectro completo de manera neutral si el consumidor solo quiere escuchar personas?

El parlante del Samsung Galaxy S8.

Entonces ante los sentidos del usuario, parece ser la nitidez de la voz humana la única ambición a pedirle de su teléfono. Ni hablar que la música que escucha el usuario promedio no necesita más que una buena potencia de bajos, y un poco de nítidas en los agudos.

Pero. Esto tiene sentido. Eso es lo raro.

En una industria donde estamos constantemente comprando resoluciones mayores a las percibibles por nuestros ojos. Con procesadores y cantidades de memoria impensables, con cámaras que no sólo en megapíxeles si no que también en calidad de imagen se bailan a cámaras profesionales de antaño.

En esta industria de darle más al usuario de que le soñó en necesitar, el audio pasa de estéreo a mono sin que nadie mueva un ojo.

Y ni me hagan hablar de las torres musicales. Que exceden en bajos y en potencia pero pierden abismalmente a la hora de medir la inmersión de un sistema musical.

Lo que ayer fue un gran logro de ingeniería hoy es un gimmick olvidado que solo aquellos teléfonos de más de $500 disfrutan.

Hoy la música está reducida a los auriculares, los autos y a los parlantes monofónicos, estando estos últimos creciendo sin frenos.

Y así el audio de consumo se divide aún más entre aquellos que quieren escuchar su música favorita gastando lo menos posible y aquellos que con tal de escuchar calidad musical podrían invertir años de su sueldo en equipos que superan los miles de dólares.

Y acá nos encontramos. En un mercado saturado buscando audio digno sin tener que vender el auto para conseguirlo, siendo año tras año un poquito más difícil llegar a ello. Hay una excelente nota de mano de Guille (por qué los ecualizadores se usan en forma de U) que nos detalla cómo ecualizan los equipos en el ámbito profesional.

Y puede que haya algo similar pasando acá.

¿Vos le das importancia al audio de los Smartphones o te da lo mismo?

10 COMENTARIOS

  1. ¿Para música? Me da lo mismo.

    Pero vaya que escucho podcasts… con audífonos.

    Creo que ese es el tema. En vez de bocinas, le han metido a los audífonos. Cada quién en su propia burbuja…

  2. Ger fobos

    La inmersión musical es como leer un libro de niños vs una buena novela, se requiere potencia y parlantes para escuchar todo el espectro de la música.

  3. Shengdi

    Ha habido algunos pocos con altavoces stereo, pero muy muy pocos. Igual no tiene mucho sentido si los terminan poniendo juntos en el mismo lado del teléfono, se perdería la sensación stereo.

    La única sería que pongan uno en la parte superior y otro en la inferior, pero eso haría crecer los marcos del teléfono, y ya sabemos que estamos en la época de los «todo pantalla», además que unos buenos parlantes deben ser un poco grandes y gruesos, aumentando el grosor del teléfono, y también estamos en la época de «teléfonos ultradelgados para que sean ultraincómodos de usar y que tengas que ponerles una funda, sí o sí».

    En fin. Mejor uso altavoces externos para escuchar música, o directamente los audífonos.

    • Calipso

      Siendo poseedor de un teléfono estéreo la diferencia sigue siendo algo sustancial.
      Por más de que estén a 10 CM de diferencia. Es lo suficiente para que cuando rebote en distintos lados de la habitación suene distinto.
      También está el detalle de que si tu teléfono invirtió en estéreo, probablemente le pudo un altavoz digno.

  4. Luis Enrique

    Con el Bluetooth ya no es necesario tener buenos parlantes en el celular. Un equipo mas o menos moderno se convierte en el speaker y el cel para a ser el amplificador, hay parlantes portátiles que van bien en el bolsillo de cualquier mochila y para el uso personal siempre están los audífonos en estéreo y efectos como el surround u otros según el presupuesto de cada quien.

    El grueso de personas no nota el problema y los que si, tienen alternativas para ello.

  5. Andres

    Hace un mes compré un Motorola One y quedé sorprendido de lo latoso que se suena el parlante, una aberración a la música. Dentro de sus features cuenta con «Dolby audio» para ecualizar a gusto, de todas formas, no se obtiene un gran resultado. Recuerdo escuchar música en mi Sony W200 y su parlante trasero, que lindo ladrillito que era!

  6. Ale

    Tuve un idol 3 stereo sonaba bastante bien y se notaba él stereo principalmente en juegos q ayudaba mucho
    además la idea de q se pueda usar de cualquier forma era muy cómodo.

    La calidad de los equipos a bajado bastante tengo 2 auriculares in ear y se nota la diferencia entre el Philips q es mala contra el Sony q es muy superior y salen casi igual como ejemplo.

  7. brianmel

    Creo que el mejor celular del cual escuche musica, fue el nokia N73 de un profe mio de la secundaria.
    Tenia parlantes stereo y puestos de forma que lo ponias paradito y la musica salia de arriba.
    Una joya de la ingenieria y el diseño.
    El resto de celulares no sirven….quizas el moto mod del parlante jbl, ya que es algo especifico para eso.

    • Jhon

      Te apoyo. La serie n de la gran antaño Nokia.

  8. Dave

    Uso Android hace casi 10 años y recién hace unos meses tengo un cel con parlantes stereo (S10+).

    La verdad que es un camino de ida.

Responder a Jhon Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here