audio

Escrito por -
15 1112

Hace un tiempo un conocido me mostró el equipo de audio vintage que tenía en su quincho. Una belleza basada en un sintoamplificador con nombre Technics muy similar al de la foto de Todd Evans aunque algo más moderno. Lo curioso del equipo en cuestión era que si bien mantenía el estilo modular era muy distinto. Desde las marcas de los módulos hasta los colores, de hecho, el sintoamplificador era plateado, la compactera negra y la bandeja de discos una SL-1200. Una bella y heterogénea mezcla que reproducía la música a través de unos Polk Audio color madera.  Para los que se preguntan, si, el sonido de ese conjunto es de la put*sima madre.

Audio vintage

Mientras hablábamos del tema, me preguntó, medio en chiste y medio en serio que  “si se podría agregarle bluetooth” ya que ultimamente le había agarrado la mano a sincronizar su smartphone con el equipo de audio de la camioneta y de a poco se había hecho una linda colección musical en el teléfono, miré un poco el equipo, vi que tenía conexión auxiliar disponible así que le dije, “mirá, vienen unos adaptadores Bluetooth para equipos que no lo traen y según he ledído funcionan bien, dejame que te averigue”.

Este señor tiene un hijo que viaja seguido al exterior, por lo que le comenté que luego de leer varias reviews quizás el Logitech Bluetooth Audio Adapter tenía la mejor relación calidad/prestaciones. Estos adaptadores son de lo más sencillo que hay. Básicamente se trata de un conversor bluetooth de audio Digital a analógico con 2 salidas (RCA y plug). De todas maneras los u$s 40 no eran demasiado en caso de que algo no saliera como pensaba.

Por suerte hace un mes de esto y justamente ayer me llegó un mensaje.

Logitech Bluetooth Adaptador

“Guille, el adaptador suena realmente excelente, es tan simple que lo instalamos con mi gurí, gracias, cuando puedas vení a probarlo”. Genial. Mi temor era que la calidad de audio no sea la mejor pero parece que el protocolo Bluetooth 3.0 le alcanza al pequeñín para satisfacer a alguien que si bien no es un audiófilo tiene un equipo de audio que permite saber si algo suena bien o no. Obviamente y si bien el protocolo Bluetooth (en este caso 3.0 pero hay adaptadores que soportan A2DP) no es la panacea a la hora de distribuir audio de manera inalámbrica lo cierto es que ha ido mejorando mucho a través de los años y ya quedó atrás aquel protocolo que transmitía en una calidad inferior que la FM. Ver para creer, mejor dicho, escuchar para creer.

 

Escrito por -
20 710

Desde los albores de la humanidad, hemos desarrollado el arte de los sonidos. Empezando con el ritmo corporal más alegre a inocente, hasta llegar a las grandes sinfonías con decenas de instrumentos trabajando para el mismo fin.

Muchas cosas más debieron desarrollarse en el camino, millones de implicancias tecnológicas, referidas a la acústica, la física, y al devenir mismo de la raza humana en general. El compendio de todos esos caminos, algunos obviamente perdidos como nuestra memoria en la larga historia, es otro arte guardado hoy en día por los luthiers; aquellos encargados de armar, modificar y diseñar instrumentos.

El hardware, la parte táctil, fuera ésta de madera o transistores, válvulas o cuerdas, ha también limitado o abierto las posibilidades de diversos estilos musicales, que sin tal o cual aditamento específico, jamás hubiesen existido.

Sin dudas el caso más paradigmático de ello podemos verlo en el devenir del rock y la guitarra como instrumento en los últimos 100 años, historia que hubiera sido imposible sin la existencia de la corriente eléctrica, algún que otro héroe ilustre o anónimo, y mucha perspicacia de los músicos que tocaron de oído tecnologías que aún no se terminaban de inventar, si es que ellos mismos no eran sus creadores.

Dejando de lado los milenios de transformación que tuvo, empezaremos por ver la importancia de aquellos pequeños detalles tecnológicos, el hardware adicional que la hizo pasar de ser un instrumento de orquesta bastante modesto, a  convertirse en la manifestación misma de la música en nuestros días. Cabe aclarar que por fuera de la corriente principal, fueron naciendo alternativas sonoras como la música electrónica y sus particulares instrumentos.

Para el que lo desee, armé un playlist ejemplificando cada uno de los estilos y efectos mencionados en el artículo (y un par más), que podrán encontrar aquí.

Remontaremos el cauce del tiempo, y el delta del Mississippi, para comenzar nuestra historia.

Slide Blues

Principios del 1900. La zona del delta del Mississippi, circundante a la famosa ciudad de Nueva Orleans, fue cuna y nación del Jazz, hermano menor del Blues. Los orígenes de ambos se confunden en una época sin nombres propios, sin academicismos que diferenciasen ambos estilos, o estuviesen presentes para decirnos quien fuera el primero en tocar un acorde de blues.

Si sabemos la génesis de su origen, netamente africano, y con un tono a medio camino entre la plegaria religiosa cantada, y la tonada melancólica producto de las dificultades de la vida, o la injusticia, que su mismo nombre define. Porque Blues en inglés también significa triste.

Ya aquí podríamos mencionar las cigar boxes, inconfundibles guitarras armadas con cuerdas y cajas de madera de cigarrillos, con las que más de un maestro del instrumento aprendería a tocar. Una guitarra real, era algo caro. Para efectos prácticos y a fin de tener un héroe, el blues reconoce como uno de sus fundadores a Robert Johnson. Sin embargo, en otro de los fundadores del Blues, es que encontraremos el elemento de hardware creativo, vuelto un sello distintivo. Sería el primero de muchos en hacer exactamente eso.

Son House, entre otros artilugios ganados en décadas de tocar, solía utilizar un aditamento para cambiar el sonido producido por la guitarra al ser pulsada. El invento, tal y como podríamos decir de Robert Johnson y el Blues, no era suyo. De hecho proviene de tiempos inmemorables, pero su técnica de slide con una guitarra sentó escuela.

Imagen de previsualización de YouTube

La técnica, simple, consistía en tomar un trozo de algún material, sea vidrio o metal, y deslizarlo por las cuerdas. Ese pequeño cambio, daba otra dimensión completamente distinta a la melodía. Quejumbrosa, como si estuviese llorando, por momentos. El slide, nacido de váyase a saber qué invento con un cuello de botella, o incluso de algún experimento con una cuchara, nunca más se separaría del canon musical.

Electricidad y Amplificación

El Blues y el Jazz avanzarían sus vidas luego por caminos separados, bifurcándose desde el ragtime. Las guitarras quedarían opacas, tal y como solía sucederles en las grandes orquestas, por instrumentos de más calibre sonoro. Trompetas, saxos, pianos y baterías.

Esa realidad fue patente hasta que a mediados del siglo XX, la capacidad de amplificación, sumada a las nuevas técnicas e inventos en materia sonora, permitieron al mundo ver el nacimiento de la guitarra eléctrica. Pero la visión creativa y de mercado respectivamente, de Les Paul y Leo Fender, alumbraría también a la guitarra eléctrica tal y como la conocemos hoy en día.

Éste nuevo instrumento permitía ser tocado, cantar al mismo tiempo, y ser escuchado aún en situaciones que de otra forma serían ensordecedoras de una guitarra común y acústica, por ejemplo, al lado de una batería. Épocas de prototipos, de prueba y error, y muy escasa disponibilidad. Pero también, tiempo de sobra para que los futuros estandartes del Rock and Roll aprendieran a manejarla y sacarle jugo.

Como no podía ser de otra forma, fue un bluesman, además del propio Les Paul, uno de los primeros en abanderarse con el sonido eléctrico. Muddy Waters, cultista del viejo blues, pero haciendo uso de las nuevas herramientas, terminaría por encantar a generaciones de guitarristas y músicos en general, con sus slicks cortos pero poderosos.

Mientras Fender y Gibson terminaban de perfeccionar sus versiones del instrumento, Marshall y Vox  hacían lo propio con los amplificadores. Pero aún faltaba bastante hardware por ser desarrollado.

Distorsión y Efectos

Las posibilidades que arrojaba el manejo de la electricidad, eran simplemente inagotables. Uno de los primeros en ser utilizado, no se logró justamente por alguna innovación del tipo técnica. Como ya escribiera alguna vez en un tono un poco más poético, Dave Davies, guitarrista de The Kinks, emuló o masificó al menos, el concepto de distorsión.

Su método fue bastante casero: unos tajos con su navaja de afeitar en el parlante de su amplificador. Imaginemos que entonces, el sonido salía bastante más “podrido”, cosa que sabe cualquiera al que se le haya saturado o roto un parlante alguna vez. Sería muy atrevido afirmar que Davies efectivamente lo inventó, porque ya existía en planos o lugares específicos, un equivalente a su invento.

Pero fue gracias a una canción que grabó la banda con el amplificador mutilado, You Really Got Me, que la distorsión tomó conocimiento público, y como el slide, ya nunca abandonaría a la guitarra. Tras el descubrimiento de la tremenda aceptación popular a los nuevos sonidos, comenzó una carrera para generar estos cambios, llamados efectos. Algunos de ellos pasarían a la posteridad, asociados con artistas muy puntuales. Es el caso de James Marshall Hendrix, y el wah-wah.

Utilizado por primera vez por el pionero de la guitarra Chet Atkins, cuenta la leyenda que otro maestro, Frank Zappa, le presentó a Jimi Hendrix el efecto en cuestión. Sería un romance de por vida, ya no sólo con el wah-wah, sino con cada efecto al que Jimi pudiera ponerle una mano encima.

Jimi Hendrix(Jimi, zurdo tocando con guitarra para diestros, le sacaría sonidos inimaginables)

En los pocos, poquísimos años que Hendrix editó discos, revolucionó la forma de tocar la guitarra. Un fiel reflejo de sus ansias de cambio musical, fue el estudio que montó, Electric Ladyland, donde podía darse el gusto de utilizar cuantos efectos o invenciones desconocidas quisiera. Para el abrupto final de su carrera, ya había dejado las bases del rock progresivo, psicodélico, y varios estilos más.

En una línea tangente del desarrollo musical, su amigo Pete Townsend, llevaba a The Who por los caminos de tierra recién inventados de la ópera rock, y algún que otro flirteo precoz con la música electrónica, que aún no se reconocía como tal. Los efectos dominarían el ambiente del rock por los siguientes años, marcando la diferencia entre bandas y estilos. Por lo menos, hasta la llegada un tanto revolucionaria del Punk y su desprecio por las complicaciones que traían tantos arreglos. Aún así, era y es cultista del uso de la distorsión.

Electrónica, Shoegaze y Lo-Fi

Pasada la aventura del Punk, bandas como Joy Division, harían todo el recorrido desde los principios distorsionados de la guitarra, hasta las cajas de ritmo de la música electrónica, y los efectos más pulidos de su época. Luego de la muerte de su cantante Ian Curtis, los miembros de Joy Division seguirían las palabras de su frontman, y terminarían por escuchar a Kraftwerk y convertirse en una banda fundamental del movimiento electrónico: New Order.

Es aquí donde tenemos un claro ejemplo: el desarrollo historicista se detiene. Pocos efectos fueron realmente inventados luego de finales de los 70’s. Sin embargo, lo que tiende a suceder, es que ciertos artistas y bandas suelen redescubrir algunos, apropiarlos, y darles un uso completamente nuevo. Ello llevaría inclusive al nacimiento de géneros originales. Mientras, por otro lado, efectos como el overdrive, fuzz o wah-wah, se convertirían en parte obligatoria del arsenal/hardware de cualquier guitarrista que se precie.

Una muestra de lo primero, son las mezclas sonoras logradas por el género conocido como Shoegaze. Noise Gate, Echo, Delay, Reverb, Chorus, Flanger, Whammy, Overdrive, Distorsión y Fuzz. Prácticamente todos. No por nada el género, encabezado por bandas como Slowdive, Lush, Ride o My Bloody Valentine, ganó su nombre: “Mirar los zapatos”, traducción literal de Shoegaze, hace referencia a las presentaciones de estas bandas, cuyos miembros estaban constantemente ocupados con las pedaleras y efectos en el suelo.

Efectos Guitarra(Los efectos se convertirían en una forma de distinción y expresión)

Otras, como Smashing Pumpkins, se casarían momentaneamente con efectos como el Big Muff, que usarían en todo el disco Siamese Dream. Radiohead haría uso del Whammy y varios efectos más, antes de adentrarse en sus experiementos electrónicos.

La música electrónica, en tanto, no había detenido su avance, y en bandas como The Prodigy, Curve o Jamiroquai, encontraba la mezcla exacta entre máquinas, cajas de ritmo e instrumentos más tradicionales. Poco después, el rock experimentaría un quiebre. Por un lado, una hueste de bandas con fuertes raíces en el blues clásico y el rock simple, y por otro, la continuación de la inventiva.

El Lo-Fi, acrónimo de baja fidelidad, apuntaba a recuperar la parte más cruda del rock, usando efectos antiguos, y métodos de grabación del siglo pasado. The Vines, The Von Bondies, y sobre todo, The White Stripes y The Black Keys, marcarían aquel, como su rumbo.

En un sentido casi inverso, guitarristas como Matt Bellamy de Muse, o Tom Morello de Rage Against The Machine y Audioslave, buscarían la  forma de reinventar el sonido de la guitarra. Pero es especialmente en el caso de Bellamy, que encontramos una vez más la facilidad del instrumento para la adaptación. El Kaoss Pad incrustado en su guitarra, implemento diseñado inicialmente para la música electrónica, se convertiría en su firma, su marca registrada. Morello por su parte desarrollaría técnicas poco ortodoxas, pero igualmente efectivas.

Imagen de previsualización de YouTube
Entre bandas como The White Stripes y Muse, también vemos, la síntesis característica del estilo con TV On The Radio, a medio camino entre la distorsión agresiva y las bases electrónicas, o los muchachos de Fuzz, imposibles de olvidar ya que su agrupación (y su primer disco) se llaman tal y como uno de los pedales de efectos más famosos.

Hoy en día, las pedaleras electrónicas o computarizadas,  pueden contener centenares de efectos y variantes de los mismos. Queda en cada artista saber cual utilizar, elegir para su obra. Pero la música seguirá reinventándose, sacando todo el provecho del hardware musical que tenga a su disposición. Cuando le falte más, lo inventará.

Mientras, el círculo se cierra: con algunos mirando hacia el futuro, y otros abrazando el pasado, para crear algo nuevo. Como siempre en la historia de la música.

Escrito por -
19 1056

Vinilo

El gran debate entre los DJ’s y muchos audiófilos del mundo es la eterna discusión sobre la supuesta superioridad del sonido analógico del disco de vinilo versus la traducción analógica-digital y viceversa que hace el Disco Compacto. Como la mayoría de las discusiones en las que el hecho no es estrictamente científico y además entra en juego la subjetividad las conclusiones son tan dispares como las opiniones de cada persona.

El CD es técnicamente superior, eso es inapelable. Pero destaquemos algunos hechos técnicos:

1) El CD “samplea” el espectro sonoro a 44100Hz, es decir, toma “44100” pedacitos del sonido cada segundo.
2) El CD “llega” a reproducir sonidos con frecuencias cercanas a 20Khz (pocos humanos llegan a oir a esa frecuencia).
3) El Vinilo depende en demasía del equipo en donde se reproduzca. El CD suena siempre igual, en cualquier lado.
4) El Vinilo muchas veces debe ser remasterizado para “sonar bien” y que no existan “ruidos” o “glitches”.

El último punto podría considerar responder la pregunta ya que el hecho de que los ingenieros en sonido deban “modificar” las canciones para que suenen bien por las limitaciones en el rango dinámico del formato que tiene el vinilo dejarían como ganador al CD pero… ¿esto significa que suene mejor? Por supuesto que no. En este caso la respuesta podría ser que el CD tiene un sonido más fiel, bueno, esto es también un punto para discutir ya que por culpa de la guerra del volumen lo cierto es que los CD’s modernos también han alterado el rango dinámico de muchas obras maestras de la música. Fabio Baccaglioni hace unos años realizó una muy buena nota al respecto en la que comentaba que muchas grabaciones nuevas le generaban malestar, algo que también me ha pasado a mi en ciertas ocasiones, incluso con discos originales.

La clave de la discusión entonces está en los ingenieros de sonido que remasterizan los vinilos. En ellos encontraremos las sutiles diferencias entre ambos formatos que generan los grandes debates. Uno de los problemas de los discos de vinilo es que por la limitación de las ranuras (y de las púas) los agudos “chillones” cercanos al máximo auditivo no son muy amigables y mucho menos mientras, además, se están reproduciendo bajos. Los bajos, por lo general, se fusionan en un canal y se vuelven mono, esto se conoce como “centrar los bajos” por debajo de los 100Hz, esto permite a la aguja una mayor libertad para reproducir otros sonidos. Para entender un poco mejor recomiendo leer: ¿cómo los discos de vinilo suenan en stereo?

Como verán, editar un disco en vinilo es un arte, y como tal, es muy probable que gran parte de “la mano” del remasterizador quede expuesta en la versión final de una canción. Me permito copiar un extracto del artículo llamado “el vinilo es genial pero no es mejor que el CD” de VOX, el cual recomiendo fervientemente si gustan del tema:

Muchos fans de vinilo hablan de la “calidez” de los registros, sobre todo de la gama baja. Pero, como de  Mark Richardson dice:”la ‘calidez’ de que muchas personas asocian con los LP’s puede generalmente ser descrito como un sonido de bajo menos preciso.”La dificultad de traducir con precisión las líneas de bajo a vinilo sin hacer surcos demasiado grande significa que los ingenieros tienen que hacer una gran cantidad de procesamiento para conseguir que funcione, que cambia el tono del bajo de una forma que, al parecer, estas personas encuentran estéticamente agradable.”

La “Calidez” también viene en forma de fallas en el mismo tocadiscos. Como la Universidad de Waterloo Stanley Lipshitz alguna vez explicó a Popular Science, el sonido del altavoz y las fluctuaciones de la altura de la aguja puede provocar que el registro  vibre, que la aguja a su vez recoge y se traduce en un sonido “más caliente”, que también, suele gustar.

¿Es malo preferir un sonido “más cálido” que la fuente original? ¡Por supuesto que no! Sería tan absurdo decir eso ya que se trata de una fuente legítima de apreciación estética, como sería criticar sonidos de guitarra distorsionados por ser “menos fieles” al sonido original de la guitarra. La distorsión del audio puede ser y sonar hermosa y no hay nada de malo que a mucha gente le guste. Pero también hay algo que aclarar y es el hecho de que lo ideal es escuchar la música como sus creadores pretendieron que se oiga, y precisamente a causa de sus “calidez” las grabaciones de vinilo suelen sonar bastante diferente de lo que los artistas y productores crearon en el estudio.

Así es amigos, el CD  tiene la posibilidad de tener un sonido más fiel, ¿mejor? ah, bendita subjetividad. Todo depende de tu oído y tus gustos.

Más información:

La imagen es mía, la saqué de un disco de Hed Kandi tocando en un reproductor Technics vintage.

Escrito por -
39 2114

Hace alrededor de 5 años comencé a ver en los sitios de Remate (por entonces existía tanto MercadoLibre como DeRemate) una nueva alternativa en equipos de audio para computadoras. Tenían un nombre presuntuoso, un diseño realmente muy lindo en casi todos sus modelos y un precio excelente para lo que prometían.

Pensemos un poco, en esa época teníamos casi todo el mercado acaparado por Edifier y muy poquito de Microlab, venía una empresa alemana y en muchos modelos mejoraban el presupuesto en un interesante porcentaje. Además, yo nunca fui un audiófilo pero siempre me había interesado por demás el tema, ¿Thonet & Vander? ¿Donde estabas que nunca había oído hablar de vos?

Le comenté sobre esa marca a quién por entonces era mi jefe – yo trabaja medio día en una casa de computación – y le interesó debido a que los proveedores de Edifier por lo general siempre fueron bastante inestables con el Stock. A las semanas teníamos la gama completa de los parlantes alemanes Thonet & Vander en el local, y se vendían…

Thonet & Vander

Realmente estuve un tiempo pensando cómo unos parlantes alemanes habían llegado al país de esta manera. Sinceramente no son malos productos, creo que por el contrario, podría decir que por el poco oído que tengo la verdad es que suenan muy bien por lo que valen.

Pero hace unos pocos días, en el cumpleaños de un amigo, la novia le regaló unos KOCH, y ya mientras estábamos escuchando música a través de ellos (Y luego de un soberano asado) la novia me dijo, ¿viste que buenos están? ¡son alemanes! Decidí recordar viejos hilos en foros que había leído “de arriba” para intentar tener algo en claro respecto a la marca.

Lo cierto es que la gente de Thonet & Vander tiene un equipo de Marketing realmente genial (no podría decirlo de otra manera) y basta con ver su website para corroborarlo. Todo en estos parlantes está cuidado, desde las cajas, la presentación de los productos y demás, pero… ¿alemanes? ¿agudos de kevlar?

Respecto a la procedencia alemana de la marca debería decir que Thonet & Vander es tan alemán como una Volkswagen Saveiro. De todos modos es más una astuta movida de márketing que otra cosa. En ningún lado dice “hecho en alemania” sino “diseño alemán” o cosas por el estilo. Yo podría crear una marca, pagarle a un alemán para que me dibuje el logo de mi marca y ahí tengo, un diseño alemán.

parlantes-hoch-thonet-vander

Los parlantes en si mismo son los mismos que, por ejemplo, comercializa la empresa Vigoole, veamos por ejemplo la versión “rusa” de los  HOCH.

vigoole

En definitiva, los T&V no son más que un rebranding, algo que en el mercado informático nacional han hecho diversas marcas como Vitsuba (ahora VTC), NOGANET, NISUTA (no se rompe ni por pu…) y muchas Whitebooks como Noblex, EXO y demás. Lo mismo hacen las empresas de electrónica al “comprar” diseños chinos y ponerle el logo en el país. El gran punto en este caso es que la mercadotecnia de Thonet & Vander es tan, pero tan buena que parece una marca con años en el mercado.

thonet-and-vander-puntos-de-venta

(Una alemana que no vende en Alemania)

Dejando de lado el “mito de la procedencia” debo decir que si el presupuesto no da para otra cosa, la opción de Thonet & Vander es buena. Son buenos parlantes (hay unos HOCH en blanco que son bellísimos) que suenan de acorde al precio. No son Edifier – aunque algunos modelos están “cabeza a cabeza” ni mucho menos JBL o Bosé. Eso si, tienen menos de alemanes que mis abuelas, de apellido García una y Rossier la otra.

Algunos vía: LanerosPsicoFXPClub del AudioCHW 

Escrito por -
40 775

Hasta no hace mucho tiempo, yo solía estar del otro lado de estas palabras, como fiel lector de alt-tab. Leía cada artículo, así como cada uno de los comentarios en ellos. Hoy en día sigo con mucho gusto cumpliendo ese rol y el de escritor, además respondiendo y escuchando cada una de sus voces. Fue así como gracias a un comentario, a una voz en un post, que terminé cruzándome con MusicBee.

No pocos hemos experimentado la sensación de búsqueda y en muchos casos decepciones a la hora de utilizar software, sobre todo el de tipo más personal. Más aún, si tenemos en cuenta que cada quien habrá tenido o conserva todavía sus propias definiciones de cómodo, personalizado, elegante o práctico. Especialmente, en materia de programas para computadora. Usé, como tantos, la suite de reproductores de Windows, Winamp, Foobar2000, Amarok, Clementine, y luego recaí en una de las últimas versiones de Windows, nuevamente. Más por una comodidad entre tantos formateos y dual boots que por gusto, quedé así anclado al software de Microsoft, y por un par de años, manejó mi tan complicada biblioteca musical.

callthemusicbeeprettybaby

(MusicBee en acción con mi canción record de reproducciones)

Comparándolo hoy en día, Windows Media Player ciertamente es bastante acotado en cuanto opciones y demás. Pero pasar de eso a MusicBee fue como salir de la carreta y subirse al Apollo 11, en un viaje de ida a la Luna. Ni siquiera las experiencias previas con los demás pudieron prepararme para semejante cambio. Y así, canción a canción, el reproductor de humilde origen arrasó con todos los demás con un revés de originalidad, un swing de practicidad, y un gancho al mentón gráfico de cualquier otro software de música.

Escrito por -
20 447

Venís corriendo con los auriculares puestos, o de igual manera sentado en el colectivo esperando para llegar a tu casa. Mejor aún, vas en un auto escuchando música a través del Estéreo pero la sensación de malestar te la genera siempre, por más que estés viajando en la mejor coupé alemana. Sentís esa maldita separación entre las pistas de ese recital en vivo o ese set de electrónica que tanto te gusta y te saca mínimamente de ese fantástico estado de trance al que puede llevarte la música sin adicionarle ningún tipo de sustancia. A mi me suele pasar cuando salgo a correr y pongo algún set “trackeado” y por culpa de Alá, de algún Dios vengativo o mía por ser fiel a la costumbre y seguir usando un reproductor que no soporta Gapless Playback, si, ese nombre raro es justamente de lo que estamos hablando.

auricular

Traducido, Gapless Playback tiene un nombre mucho más familiar e incluso auto descriptivo: Reproducción sin pausas. Este concepto que parece tan simple realmente requiere de un poder de procesamiento muy grande a nivel de procesamiento musical, tanto es así que en lo que respecta a reproductores portátiles el soporte del mismo es total desde hace algunos pocos años, si mal no recuerdo comenzó con una de las tantas versiones del iPod y después se extendió a la competencia. En lo que respecta a Sistemas Operativos móviles que conozco lo cierto es que solamente he tenido una buena experiencia desde que comencé a usar PowerAMP y eso fue hace algunas pocas semanas.

Y es que, si vamos un poco a la teoría del audio (si es que existe algo así) nos daremos cuenta que si descomponemos gráficamente a la música en una escala temporal veremos ondas que, sin entrar en detalles, son la suma de las composiciones de una canción en un momento determinado.

Ahora, lo que realmente nos importa a nosotros es cuando por ejemplo en un set de música electrónica que está dividido en canciones (pero como sabrán las mismas están concatenadas) es “tocado” en un reproductor normal. Nos pasa lo siguiente. 

gapless-audio-salto

(El signo de admiración por lo general va acompañado de pequeñas dosis de odio)

Escrito por -
65 1145

Sin dejar un riñón en el proceso…

Yo tengo un tema con el audio. Me encanta y siempre busco la fidelidad en el sonido pero no me considero un entendido. Primero porque me acostumbro con algo que suene “7 puntos” y segundo porque - acoplado al primer punto - cada “punto” que queremos sumar en calidad de sonido hace que el valor de los equipos aumente exponencialmente.

Por poner un ejemplo, hace poco le “puse audio al auto”. No entiendo por qué el vendedor de la casa de instalación me ofreció equipos tremendamente llamativos y parlantes con una potencia demoledora, aún cuando le dije que “quería algo que suene claro” pero que no suene más allá del auto. Termine eligiendo por mis propios medios un Pionner DEH 8400 y 2 pares de JBL GTO 638. Gasté menos de la mitad de lo que me habían ofrecido y obtuve un sonido clarísimo que me deja muy conforme y evité hasta que hagan un agujero demás en el auto. Eso si, quizás el combo quedaría perfecto con un poquito de bajos, pero ya llegará el momento de conseguir un subwoofer que tenga buenos graves a “bajo volumen” (si ya sé, pido cada cosa…).

Se me ocurrió esta introducción para explicar un poco mi relación con el audio, campo en el que me considero un entusiasta pero estoy muy lejos de “saber del tema”. De hecho y hablando específicamente de auriculares debo contarles que hace un tiempo volví a ponerme los Senheiser HD 202 que usa un amigo para armar su “mapa” de canciones que va a pasar en alguna fiesta (el loco es DJ y usa esos en la casa). Lo cierto es que me volví a dar cuenta, por enésima vez, de lo mismo: de los que conozco y por los ar$350 (u$s 55) son los mejores auriculares que el dinero puede comprar.

senheiser-HD202

(Sennheiser HD 202: muy buenos, bonitos y casi baratos)

Escrito por -
9 740

Hoy estaba acomodando un par de cosas y me encontré con un disco de vinilo. Es long play de Hed Kandi que me trajo Rafa, un conocido, de España, si mal no recuerdo de Ibiza.

Cada vez que lo encuentro me dan ganas de reproducirlo, pero como sabrán, comprarse una buena bandeja para escuchar algún que otro vinilo si que es un lujo en serio, así que por ahora y por mucho tiempo más estará guardadito y embolsadito.

Pero… lo que realmente me llamó la atención – o al menos me generó cierta duda – fue cómo llegaron a meter sonido estéreo en un solo surco. Algo que obviamente cuando lanzaron la tecnología no existía y mientras más nos adentramos más nos damos cuenta el desafío al que tuvieron que someterse los ingenieros para poder hacerlo… ¡allá por 1958! Es decir, hace más de 60 años.

vinilo

(Un disco de vinilo siendo “tocado” por una bandeja. Belleza, nene…)

Básicamente lo que al principio fue un disco que tenía una sola pista o ranura (groove en inglés) que al hacer mover la púa generaba las vibraciones que luego se traducían en sonidos. El desafío fue meter 2 pistas en la misma ranura y lo hicieron poniendo 1 surco por cada lado de la ranura y un sistema en el cual la púa puede detectar los distintos movimientos en cada canal (gracias CoskyBukowsky por el enlace).

vinilo-stereo-ranura

(Imagen microscópica de una ranura de un disco estéreo. Observar la diferencia entre los lados)

Escrito por -
23 724

Hoy en día, si te querés comprar un equipo de audio modular, estás complicado.

Primero con el temita este de las importaciones y segundo porque al ser equipos fabricados en el exterior se pagan en dólares, y casi todos sabemos los costosas que pueden llegar a ser las cosas importadas – aún por agentes oficiales – en nuestro país.

Pongamos un par de ejemplos.

Un sintoamplificador Denon, el AVR 1611, cuesta alrededor de ar$5000 (u$s 850)

denon-avr-1611

Y el mismo precio, un Yamaha RX 473.

yamaha-rx-473

Ojito que no estamos hablando de equipos de altísima gama sin mas bien de los “mas básico que se puede encontrar” obviamente en lo que respecta a un equipo modular.

Pero nos faltan los parlantes, como mínimo. Y un buen par de bafles no baja de ar$2000 usados.

Escrito por -
17 372

Época de auriculares, o eso pareciera que está pasando por acá, pero tranquilos muchachos, es solo casualidad…

Lo que pasa es que a estos no los compré, sino que me quedaron de un "revoleo" que hice. Todo empezó cuando Manolete, un amigo, me dijo que quería un celular con WhatsApp, pero algo barato, y sin muchas vueltas. Y como tenemos la misma empresa (Personal) le dije que espere a que vaya a un centro de atención al cliente grande porque tenía como ar$350 del bendito "Club Personal" para canjear por la compra de un teléfono (le dicen voucher, o algo así) .

La cuestión es que caigo y si bien fui excelentemente atendido, no había demasiado para elegir.

De entre lo medianamente decente, estaba el Sony "Live with Walkman" que si bien no tenía un color demasiado masculino, también venía con auriculares de la marca, menos masculinos todavía, cuyo modelo es ZX100.

Como Manolete no le da mucha pelota a los auriculares y este teléfono le quedaba a un precio casi irrisorio (unos ar$650 si mal no recuerdo) me termino dejando los auriculares a mi, no era para menos, porque yo le regalé este bendito voucher, que de todos modos si no lo usaba se vencía, es decir, ganamos casi todos.

auriculares-sony-xr100-a

(Sony ZX 100, unos muy lindos auriculares, pero… ¿serán buenos?)

Escrito por -
15 638

Yo no sé si es una joda o no la que me hizo Iván vía e-mail con su consulta. Digo “joda” porque es un viejo lector que está buscando placas de audio dedicadas de muy buena calidad para unos parlantes que, a priori y antes de ver el link que me mandó, pensé que eran bestiales, pero resultaron ser de esos chiquititos, de solamente 6 Watts RMS y con alimentación por USB. Los parlantes de los que estamos hablando son los Thonet & Vander Kumpel II.

Ojo, no estoy subestimando la calidad de audio que pueden generar estos pequeñiñes, más aún luego de haber recomendado los Logitech LS11 hace un tiempo atrás. Pero, cuando me refiero a lo de “si va en joda” es porque, haciendo una analogía un poco mas “visual” si alguien quisiera comprar una Radeon HD 7770 para usar con un monitor CRT De 14’. Entonces, y más aún cuando muchas veces dejé bien en claro que si hay un terreno en donde no puedo opinar demasiado es en el audio sinceramente me pregunto… ¿vale la pena una placa para estos parlantes?

Toneth & Vander Kumpel

(¿Se notará la diferencia entre un audio onboard y un dedicado en estos parlantes?)

Escrito por -
37 591

Según un muy interesante estudio de Jeff Atwood, parece que, la mayoría no lo nota.

El estudio se llamó “el gran experimento sobre el Bitrate de los MP3” y la idea era que miles de personas escuchen 5 canciones y califiquen la calidad del audio. 4 de esas canciones estaban comprimidas en MP3 a diferentes “calidades” (128CBR, 160VBR, 192VBR y 320CBR) y una era la canción “pura” y sin comprimir desde el CD. Wav o CD RAW, como le llaman.

Algunas consideraciones, antes de seguir:

  • CBR es bitrate constante, es decir que siempre mantiene la misma compresión.
  • VBR permite que el bitrate cambie (por ejemplo, si hay silencio, se reduce al mínimo).

Cada vez que alguien escuchaba una canción, debía “votar” la calidad que “sentía” de 1 a 5, donde 1 era pésimo y 5 era excelente. Sería ¿lógico? que la mayoría de las miles de personas que fueron parte del experimento hayan votado al CD “crudo” o quizás al MP3 comprimido en 320CBR, pero mira los resultados:

Experimento sobre la calidad de la música comprimida en MP3

(En negro el promedio de votos, que es lo que nos interesa)

Escrito por -
56 589

¡A mi no me pregunten! Es que yo, a pesar de tener bocha de GB en MP3, soy medio desastre

Uso Winamp por lo general pero nunca he sido muy fanático de las listas. Funciono de una manera mas arcaica. Quiero escuchar un tema, voy a la carpeta, y lo ejecuto.

A lo sumo meto uno o dos discos para escuchar, y nunca guardo las listas. Creo que debe ser la costumbre de mi época de adolescente y escuchar música con el equipito a cassetes y CD’s.

Y como sé que hay muchos musicólogos y audiófilos en alt-tab, les paso la pelota

Remera de Winamp

(Tremenda remera de Winamp, gracias a Unlogical)

Hace unos días, Tab (usa ese nick, en serio) escribió a hola@tecnovortex.com para consultar esto:

Hace varios años que tengo dando vueltas el tema de un reproductor de mp3 en la PC ideal para mantener organizada y actualizada mi gran lista de mp3, unos 92GB 24.300 mp3… Algo difícil de mantener organizado. El tema es que siempre fui de probar toda opción nueva que encontraba y la verdad NINGUNO logra cumplir mis expectativas. Creo que lejos los mejores que probé son el el antiguo winamp, itunes con todos sus peros, y el que uso hoy Aimp. El gran problema es mantener todo en orden, lograr calificar los temas es un problema a la hora de renombrar archivos, ya que esto se pierde, tener tantos temas hace que alternativas interesantes como el Songbird se hagan extremadamente lentas (y eso que tengo una pc pulenta), el aimp o winamp tienen interfaces poco correctas para ir probando temas y guardarlos en nuevas listas, el itunes es muy pesado pero a mi entender uno de los mejores en cuanto a organización interfaz y futuro de update… Sin contar la sincronización con mi celu, un Galaxy S2.

Siendo ustedes una de las mejores fuentes para este tipo de análisis, pido un apartado para este tema, que después de varios años aun no logro resolver.

Saludos, Tab.

¿Cuál creen que sería la mejor solución para Tab? Ya tienen la pelota bajo la suela

Escrito por -
12 338

Ayer le terminé de armar la máquina a un amigo, pero me faltaban parlantes.

El Manu me dijo “dejá nomas, que yo tengo unos viejitos” pero si eran los que recordaba (esos “huevo” que se conectan a 12V) realmente iban a cagar la estética de la maquinita, que si bien no era el super equipo consta de un lindo gabinetito, un monitor de 23’ LED y un kit de teclado y mouse Genius Luxemate inalámbricos, así que “no daba” para cagar el escritorio con los viejos parlantes y como me quedaban unos pesos del presupuesto pasé por lo de un amigo que vende hardware, solo para ver “qué onda”.

- Llévate estos, me dijo, apuntando su dedo hacia unos Toneth & Vander.

Esos son muy grosos, le dije, quiero algo mas básico, chiquitos y que sean buenos.

- Perá, ya vengo. Dijo, y se fue hacia atrás, adonde tiene mas mercadería.

Y volvió con una cajita de Logitech LS11…

logitech-ls11

(Logitech LS11, unos parlentes buenos, bonitos y baratos…)

Escrito por -
29 434

Por Martín Sotelano.

A raíz de la encuesta ¿qué usás para reproducir audio? he visto mucha confusión en lo que a sonido/calidad/optimización se refiere y es por eso que quisiera aportar mi granito de arena para poder aclarar algunas cosas.

Muchos tienen “flor” de equipos y están convencidos que eso les da buena calidad de sonido así como el tema del 2.0 o 5.1.

Voy a tomar algunas de las frases que los usuarios publicaron solo como ejemplo y sin dar nombres ya que este tipo de comentarios se repiten en varios posts y discusiones en internet. Es decir que si se reconocen no lo tomen personal sino como algo que me ayuda a explicar.

“con el volumen en 2 nomás meten miedo”

O expresiones similares haciendo alusión a que su equipo es muy potente.

La potencia del equipo debe tener relación con los parlantes que se van a utilizar y con el ambiente en los que se va a escuchar.

Para obtener una buena calidad de sonido el quipo se debe escuchar más o menos en un 50% de su potencia, caso contrario no esta entregando la calidad que el mismo puede brindar y hay una directa conexión con los parlantes. Los parlantes necesitan de un mínimo voltaje para “moverse” correctamente, sino debemos recurrir, sobre todo con los bajos, a técnicas que mejoren estos. El mas conocido es el “loudness” que, justamente, actúa cuando el equipo esta siendo usado a bajo volumen.

Para escuchar bien y para obtener el mejor rendimiento del equipo este debe estar en un 50% en el lugar/habitación donde se lo escuche. Mas alto comienza a saturar (independientemente de los parlantes), mas bajo no le entrega a los parlantes el voltaje que necesitan para que estos suenen correctamente.

O sea que si están escuchando el sonido con el volumen menos de un 30/40% o mas del 70% la potencia del amplificador que estén utilizando no es la adecuada para ese lugar.

Audiófilo

(¿El sueño húmedo de un entusiasta del audio?)

Escrito por -
81 868

Mis primeros parlantes casi concuerdan con mi primera PC. Eran unos Pionner 6×9’ para auto que mi viejo había comprado para la estanciera pero que nunca instalamos, es por eso que terminé poniéndolos en sendas cajas de Wincofon bastante improvisadas y tenían cómo potencia un amplificador casero que habíamos hecho con un amigo. No sonaban tan mal, pero después de todo esa sensación de “haberlo hecho uno” hacía que suene mejor.

Cuando empecé con las juntadas para jugar en LAN supe comprar unos tremendos auriculares “vincha” marca Sony que me acompañaron a decenas de guerras durante años, luego pasé por varios parlantes pequeños, ya que nunca tuve un lugar para darle mucha “masa” al volumen y terminé con unos Edifier 2.1 modelo R401 y unos Feather 2.0, configurados en un extraño modo 4.1 que suenan bastante bien.

edifier-R401

(Edifier hace parlantes de buena calidad)

Escrito por -
22 272

Seguramente no lo sepan, pero el audio es una de mis pasiones.

Es algo bastante ambiguo, ya que me apasiona, pero a su vez desconozco bastante sobre el tema del sonido en general (al igual que la mayoría de la gente). Me recuerda al fútbol, otro tema que me moviliza y me genera una profunda admiración, pero en el momento de ponerme los botines caigo a la realidad, me siento un Maradona con las piernas de Nasuti, o algo por el estilo ya que suelo armar jugadas magistrales en mi mente, pero a la hora de ejecutarlas fallo torpemente.

Lo mismo me pasa con el audio, los parlantes y la música. Quizás no sea tan tronco en este tema como en la cancha de fútbol pero muchas veces me siento un total principiante, es que técnicamente no es un mundo fácil, porque el mismo sentido de la audición no lo tenemos necesariamente tan desarrollado como la vista, poniendo un ejemplo, la mayoría de las personas podemos ponernos de acuerdo en que una imagen en una pantalla es más nítida que otra, o que un juego se ve mas rápido sobre  una configuración que sobre otra, que los colores y el contraste se manifiestan mejor en un panel que en otro, pero con los oídos se complica, recordemos que la mayoría de los mortales ni siquiera es capaz de identificar fácilmente una nota musical (salvo aquellos que tienen oído absoluto o está musicalmente muy adiestrado).

PARLANTIN

Esta misma deficiencia que tenemos naturalmente a la hora de determinar cuando “suena bien” nos lleva muchas veces a ecualizar excesivamente los reproductores musicales, dejando los agudos y graves a niveles absurdamente altos, incluso en muchos casos muchas personas suelen utilizar complementos como DFX para Winamp que, en teoría, mejoran, impulsan y enriquecen la experiencia de escuchar música, y aquí es donde sigo con mi subjetividad, ya que por mucho tiempo utilicé este tipo de complementos porque así sonaba mejor.