Gracias a Valentín Muro por la ayuda.

La informática es un campo tan dominado por los hombres que nos resulta raro escuchar “programadora”. Y sin embargo, el primer programa para una computadora fue creado por una mujer. Si bien es radicalmente diferente a lo que cualquier programador hace hoy en día, su tabla se ajusta a la definición: esa una serie de instrucciones escritas para que una computadora realice algún cálculo. ¿Quien lo creó, entonces? Fue Ada Lovelace, una matemática inglesa nacida en 1815.

¿Quien?

Ada Lovelace. Fue la única hija legítima de la unión de Lord Byrom y Anne Isabella Byron y en la lotería de los genes sacó números bastante buenos: su padre fue un reconocido escritor del movimiento romántico, escritor de “Don Juan” y héroe nacional de Grecia; su madre, por otro lado, fue una niña prodigio que estudió literatura, filosofía, ciencias y matemáticas con un profesor particular de Cambridge y otros eruditos de la época.

Su padre se separó de su mujer solo 1 mes después de que Ada naciera y murió ocho años después de una fiebre contraída en Grecia, donde había ido a participar de la guerra de la independencia de ese país. Ada fue criada casi enteramente por su madre, si se podría decir “criada”: Isabella Byrom no tenía mucho cariño para la niña, y la mayoría del tiempo la dejaba a cuidado de su abuela. En una carta, incluso, se refiere a Ada como “un objeto”. En su adolescencia, Ada era observada por un grupo de amigos de su madre para notar cualquier signo de “desviación moral”. De hecho, la relación con su madre se entiende muy bien con este comic de Hark! A Vagrant. Básicamente, los objetivos de su madre: alejarla de la influencia “malévola” de su padre y la poesía y hacer que se concentre en las ciencias.

ada-lovelace

Ada se casó en 1835 con William King y tuvieron tres hijos. Para 1840, estaba envuelta en varios escándalos: coqueteaba con otros hombres y tenía fama de jugadora. Ideó un sistema para apostar y ganar siempre, pero resultó que no tenía razón: terminó perdiendo miles. Murió en 1852 de un cáncer uterino que duró meses, durante los cuales su madre controlaba las visitas y la convenció de convertirse a la religión.

¿Cómo?

Es válido preguntarse como se escribe un programa cuando aún no habían computadoras. De hecho, no había ni electricidad. Entonces, ¿como hizo Ada Lovelace? Sí, es cierto que era una adelantada a su época, pero un genio sin contexto es nada.

La historia es así. Ada, durante toda su vida, tuvo la posibilidad de escribirse con diferentes figuras de las época. Entre sus conocidos podemos encontrar a Charles Dickens, Michael Faraday, Charles Wheatstone y Charles Babbage. Este último de extrema importancia para entender la contribución de Ada.

Babbage era un polímata,  esa gente que sabía de todo y mucho, un científico amateur. Era un matemático, ingeniero mecánico, inventor y filósofo. Se lo recuerda como “el padre de la computación” por haber ideado la primera máquina que podríamos llamar computadora: la máquina analítica. Recordemos: estamos a mediados del siglo XIX

babagge

Esta máquina podía ser programada usando tarjetas perforadas y habría sido la primer máquina “Turing completa” (antes de que Alan Turing nazca y pueda desarrollar el concepto). Explicar los conceptos de máquinas de Turing, máquinas universales de Turing y de una máquina Turing completa podría llevarme un libro entero (y conocimientos que no tengo), pero para ser breves basta con entender lo siguiente:

El concepto de Máquina de Turing Universal describe a una máquina que puede leer programas. Es decir, que puede modificar su accionar mediante una serie de instrucciones. Si te imaginás una computadora, te estás imaginando una Máquina de Turing Universal. Las máquinas anteriores a esta no eran de propósito general, sino que estaban diseñada para cumplir una sola función con conjunto de variables dados. Por ejemplo, la Máquina Diferencial, el diseño previo a la Máquina Analítica, solo podía tabular funciones polinómicas. Y sacando los límites teóricos, una Máquina Universal de Turing es una máquina “Turing Completa”, porque puede simular a cualquier otra máquina de Turing que pueda ser pensada.

Y es aquí cuando entra nuestra heroína. Como ya habíamos dicho, Ada se correspondía mucho con este señor y, por eso, cuando hubo que traducir la transcripción de una charla que había dado Babbage en Italia al inglés, Wheatstone, amigo común de ambos, le pidió a Ada que se encargue del trabajo. Pero una vez traducido, Ada y Babbage decidieron añadir notas al texto. Las notas que escribió Ada terminar siendo incluso más largas, originales y relevantes que el texto en sí. Sus escritos fueron ordenados alfabéticamente, de la A hasta la G. En la nota G, Ada describe un algoritmo para que la máquina analítica compute los números de Bernoulli. Este algoritmo se considera el primer programa para una computadora la historia. Y lo mejor es que lo podemos ver acá. ¿No es genial esto de Internet?

Sin embargo, las notas no llamaron la atención hasta 1953, cuando se lanzó una nueva edición de estas notas. Desde ese entonces, se considera a Ada Lovelace como la autora del primer programa de la historia. Es importante recordar, sin embargo, que el programa nunca se probó. Babbage nunca pudo construir su máquina por diferentes problemas de financiación y la primer máquina “Turing completa” recién fue creada.

Pero esta no fue la única colaboración de Ada a la informática. Es muy interesante como, al mejor estilo Licklider, Ada vio a las computadoras como algo más de lo que eran en ese momento. Entre sus escritos podemos encontrar frases como “la máquina analítica podría actuar sobre otras cosas además de números” e incluso llegando a preveer la creación de música digital: “la máquina podría comopner elaboradas y científicas (sic) composiciones musicales de cualquier grado de complejidad o duración”.

Legado

Ada Lovelace dejó un legado no solo con su contribución directa al desarrollo e investigación de las computadoras, sino como ejemplo de mujeres en la ciencias, un rol que mucha veces es ignorado, tanto voluntaria como involuntariamente, por muchos. De hecho, hay un día con su nombre en el que se llama a los diferentes redactores a escribir sobre mujeres en la ciencia y resaltar el rol que tuvieron para el desarrollo de la misma. El día se festeja por razones totalmente arbitrarias el 25 de Octubre, y pueden leer más sobre él en la página oficial del proyecto “Finding Ada”.

Hay también un lenguaje de programación en su honor creado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, basado en Pascal y otros lenguajes. Su última versión es conocida como Ada 2012.

¿Por qué, entonces, persiste el mito de que las mujeres no sirven para informática o para las matemáticas? Es cierto que el de Ada es solo un caso, pero hay varios más. De hecho, una mujer fue la que creó el tan usado término “bug” fue adoptado en la computación por una mujer, Grace Hopper, que además hizo otras cosas muy interesantes durante los primeros pasos de la computación moderna.

Habría que analizar por qué en las clases de ingeniería la mayoría son hombres. Eso es tema para otro post y para alguien que sepa más que yo. Pero que sean pocas no resta la contribución que las mujeres han hecho al área de la informática, y eso lo podemos ver ejemplificado en Ada Lovelace.

9 Comentarios

  1. Yo creia que el termino “Bug” lo habia mencionado el asistente de Thomas Alba Edison cuando estaban probando el fonografo y sobre este se poso un bicho. El asistente dijo “There’s a bug”.

    Igual, esto me lo dijo un profesor de Algoritmos y Programacion de la UBA bastante desequilibrado y mas tarde lei que Thomas Alba Edison no invento un sorongo… asi que es muy probable que este equivocado

  2. Genial este articulo! me encanta leer sobre la historia de la programación y la informática, sobre todo cuando hay mujeres… de paso el comentario que no puedo dejar pasar que si es por las pinturas, era bastante linda Ada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here