Los tiempos han cambiado, la tecnología cambia, las necesidades de sus usuarios también cambia. Pero lo que más rápidamente cambia es el mercado. El mercado marca las tendencias, dice qué es lo que debemos usar y qué no debemos usar porque “ya fue”.

Pero no, no tiene por qué ser así. Sí es cierto que en algunos casos lo que dicta el mercado es de más importancia que en otros, pero en muchos casos la tendencia es netamente comercial y no hay una razón de mayor peso que la sustente.

Lo que dice el mercado

Y es de esta manera que el mercado nos dice que tenemos que cambiar el celular cada año, comprando uno reciente, nuevo, con lo último que la tecnología puede ofrecer. Pero ¿qué tan malo puede ser no seguir esa tendencia? La respuesta siempre va a tener una carga muy importante de subjetividad, pero te voy a contar mi experiencia y dar mi opinión.

No soy de los que se pueden dar todos los gustos, entonces debo priorizar un gasto por sobre otro, razón por la que mi presupuesto para hacer ciertas compras está limitado. Fue así que hace 2 años, al renovar mi fiel pero ya venido a menos Moto G LTE, decidí invertir en un Nexus 5X, un teléfono que ya llevaba un año en el mercado y había sido reemplazado por los nuevos Pixel.

Si de “fierros” se tratase y tuviese que elegir entre comprar (con el mismo presupuesto) un Golcito 0km (base) o un Vento 2013-2014 (full) iría mil veces al Vento! Prefiero comprar un teléfono de la mayor gama posible aunque tenga algún tiempo circulando en la calle que uno de una gama menor recién salido. El mayor problema que tenemos en este sentido es que el mercado nos satura con tantos números y números que llegamos a creer que los celulares más recientes son mejores que los pasados. Los números son números solamente, y no siempre dicen lo que a uno debe importarle.

Los números importantes

Cámara. Ya se habló en este blog sobre el “anti ejemplo” de los megapíxeles. Siempre va a tomar mejores fotos un celular de gama alta con cámara de 12Mpx que uno de gama media (ni hablar de la baja) con cámara de 16Mpx. Y la cámara frontal da para un capítulo aparte, así que mejor lo dejamos ahí. Porque no es solo la resolución lo que importa sino la calidad de las lentes, del sensor, de toda la parte óptica de la cámara.

Procesador: Octacore está a la orden del día. Ocho núcleos, sí, divino ¿Pero a qué velocidad al menos? El fabricante entiende a qué publico se dirige cada uno de sus productos, por lo que sabe a qué darle relevancia al presentarlos, por eso vamos a ver que en un teléfono de rango medio se destaque la palabra Octacore, pero hay mucho más que solo núcleos en un procesador.

Existen variables cómo la velocidad, el IPC (instrucciones por ciclo de reloj), el caché y hasta el GPU (procesador gráfico) que junto a procesadores auxiliares “hacen” a un Smartphone. Sin embargo la realidad indica que hoy con un Snapdragon de gama media (Serie 600) es posible sobrevivir sin mayores complicaciones.

Snapdragon 660: ¿El rey de la gama media?

Memoria: RAM y almacenamiento. La combinación de 2/16 GB son el estándar en la gama media/baja. Y ya los que deben interesar traen 3/32, incluso 4/32. Es lo que traían los de gama alta de hace 3 años.

Recomendamos como mínimo 32GB de almacenamiento. La RAM, como siempre, mientras más mejor pero tampoco es tan necesaria como la memoria de almacenamiento.

Pantalla: Ya se impuso el “notch” como tendencia. Este año se han presentado infinidad de teléfonos con esa muesca en la pantalla, que no son mejores por tenerla ni peores por no. Otros teléfonos económicos tienen pantallas de tamaños regulares pero con resoluciones bajas para el tamaño que tienen.

Lo importante que no son números

Materiales y terminaciones. Generalmente a mayor precio de salida le acompaña mayor calidad en los detalles estéticos; también suelen ser mejor en los materiales de construcción y en las terminaciones del teléfono. Hay excepciones, como el LG G5, que siendo un “flagship” tuvo algunos detalles no resueltos que terminaron siendo un “pero”.

Actualizaciones: Los teléfonos más económicos nacen y mueren con la misma versión de Android. Aunque el panorama podría cambiar ahora que Google comenzó a patalear para que todos los fabricantes otorguen actualizaciones por dos años. De todos modos la regla es que solo los teléfonos más caros son los que reciben primero las nuevas versiones de android. La gama media suele recibir “upgrades” pero más tarde. Y también reciben con cierta frecuencia las actualizaciones de seguridad, pero no al mismo ritmo que los teléfonos de gama superior.

Existen marcas y modelos que son mas “actualizables” que otras. Por ejemplo los Motorola de game media cómo los Moto G se suelen actualizar mucho más que los Samsung de la misma gama. Ni hablar las opciones chinas con Android Stock.

¿Hay algo más para darle valor añadido?

El resto son cosas que quedan en el tintero, que no se les presta tanta atención. Pueden ser la capacidad de la batería (con su correspondiente autonomía), carga rápida, USB-C, sensor de huellas (aunque afortunadamente se empezó a popularizar), OIS, láser de ayuda para el autofocus, doble led flash, resistencia al polvo y agua, etc. Un muy largo etc. que hace que un teléfono, aunque más viejo, sea de mejor calidad y más conveniente que uno de una gama inferior. Y ese año que se pasó en su caja en un depósito, o en manos de alguien más le dan un precio mucho más competitivo.

Conclusiones

Hay gente a la que le da igual el teléfono mientras sea lo suficientemente bueno como para satisfacer sus necesidades básicas. Otros prefieren sacrificar características interesantes con tal de tener un teléfono “lindo”.

Están también los que quieren “la chancha y los veinte” y están dispuestos a resignar la etiqueta de “0km” en favor de “full full”. Yo me sieto uno de esos. Me queda decidir si a mi querido Nexus le digo “arrivederci” ahora o lo conservo un año más. Pero tengo la seguridad de que el que lo reemplace le hará los honores.

Gama media y baratito. Que hay que cuidar el manguito

7 Comentarios

  1. Edgar

    Yo tuve el Nexus5X y la cámara era hermosa. Hasta qué de un día a otro decidió morir y al ser un producto de importación no tenía garantía alguna.

    Ahora soy el feliz poseedor de un Xiaomi Mi 8

  2. El Polaco

    Buen post , coincido en lo de los autos yo lo prefiero así tb , saludos

  3. Juani

    Feliz poseedor de un S7 flat desde hace pocos meses, vuela!

  4. brianmel

    Aqui un poseedor de una nexus 5x, lo compre como reemplazo de un lg g2 (gran celular).
    Es un excelente telefono, no coincido en la calidad de la camara, de noche las imagenes no son lindas, pero el resto del equipo funciona muy bien.
    Si me ocurrio que desde que se actualizo a android 8, tengo un bug con los audios de whatsapp y el sensor de proximidad, y google no le esta respondiendo a la comunidad de usuarios. una pena.

    • mm Leandro Fuentes

      Bueno, considerando que el N5X es de hace ya 3 años no podés esperar que la cámara, por buena que sea, responda de noche con la misma calidad que durante el día. Y tampoco fue un celular “top top”. Fue bueno, sí, pero hasta ahí no más. Recordemos que fue el hermanito menor del Nexus 6P…

  5. Diego Fauda

    Yo con los autos opino como vos…. pero siempre vendi mis telefonos anteriores para comprar uno mas nuevo… Nunca perdi o deje que se me muera.

    Mi ultima compra hace 2 semanas fue un Xiaomi MI 8 lite de 128 gb y 6 gb de ram a 12 mil pesos vendiendo mi S6 flat color blue topaz en 7 mil pesos el cual tenia 3 años y tres meses y el motivo fue que los 32gb me quedaban justos y la batería no me llegaba al dia despues de haberla reemplazado incluso. No me arrepiento de la compra y no volveria a comprarme un alta gama sino una compra mas racional como esta ultima.

    Saludos a todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here