*Salvo que se nos rompa o nos lo roben.

Hace unos días mi amigo JMF, quien venía cambiando su teléfono de gama alta todos los años desde hace unos 10 años, me contó que tuvo un “cuelgue” de su Galaxy S10+ y temió lo peor. Fue raro, ya que perdió toda posibilidad de apagar el equipo y tuve que esperar a que la batería se agote y luego, una vez cargada, volvió todo a la normalidad.

No quiero cambiar el teléfono…

Eso fue lo que me decía este muchacho vía Telegram mientras rezaba para que su querido Smartphone le “levante” del coma que estaba sufriendo. Lo más loco es que quizás en otro momento, alguna situación de estas era un desencadenante para que cualquier entusiasta tenga una excusa (más que nada con la pareja) para meter el equipo usado en uno de esos planes de canje y sacar uno nuevo. Pero ni siquiera alguien tan fanático de lo último cómo JMF – o peor aún, como vos, Teto – están sintiendo la necesidad de cambiar de equipos porque… todas sus necesidades están sobradamente cubiertas desde hace mucho, mucho tiempo.

Y es que, con cada generación de equipos que son lanzados al mercado, la brecha entre la performance que brinda el hardware y las necesidades que tiene el software para correr en el mismo se han ido alejando de manera paulatina. Por ejemplo, cuando salió el Galaxy S2, recuerdo que por primera vez sentí que estaba ante un teléfono que “corría bien” Android (en su momento lo tuve ni bien salió y se trataba del mejor equipo con el OS del robot verde) pero a la vez, sabíamos que ese Sistema Operativo estaba “verde” y le iban a ir agregando tantas features y volviéndolos más “pesados” en tan poco tiempo que el hardware potente que estábamos disfrutando iba a envejecer en algunos meses. Y así era, y lo aceptábamos porque, sinceramente, esos cambios en el software bien valían upgradear los equipos.

Pero llegó un momento en que Android comenzó a tener todo lo que un usuario promedio necesitaba. Y los cambios de versiones venían más con cambios más filosóficos en la interfaz y la forma que interactuamos con las Apps que en cosas más básicas. Tranquilamente podríamos ver cómo nuestro Galaxy S6 se quedaba sin una nueva versión de Android y dejaba de preocuparnos tanto porque… ¡estabamos contentos con lo que nos brindaba el teléfono y no nos moríamos por íconos o animaciones nuevas!

Y así fue cambiando todo. Luego de eso (que me recuerda en parte a la época en la que después de Windows 7 actualizar era más por obligación que por algo verdaderamente importante para nosotros) lo único que veía que atraía a las personas que tengo cerca para cambiar sus teléfonos fueron 2 puntos:

  • La necesidad de una mejor cámara.
  • El desgaste de la batería, la complejidad de cambiarla y/o la pantalla dañada.

Y lo mejor – o peor, para los fabricantes, es que desde un par de años a la fecha una gran parte de los usuarios de teléfonos incluso están bastante conformes con las cámaras de sus equipos, ya que, por dar un ejemplo, cualquier Moto G o Xiaomi Note medianamente moderno sacan fotos que podrías considerar como “aceptables” hasta los más hinchapelotas. Ni hablar de equipos más sofisticados cómo un iPhone 8, por citar un caso del lado de la manzana.

Entonces, así cómo hace 10 años decíamos que “con 1 Gigahertz es suficiente” hoy podríamos hacer una analogía similar con los Smartphones. Hoy cualquier gama media (y algunos gama baja, salvando a esas carratas de 2GB) mueve la última versión de Android de una manera tan fluída que asombra, o lo que es lo mismo pero en otras palabras: Android viene estando tan optimizado desde ya hace varios años que un teléfono cómo el Galaxy S8 – por poner un ejemplo que tuve y ahora tiene mi amigo Shalkis y que se la pasa entrando a sitios cómo https://casinoonlinevenezuela.co.ve y https://juegoscasinoonline.com.ar– es totalmente funcional.

Por si fuera poco, la realidad también nos muestra que, además de que los equipos de gama alta han aumentado paulatinamente año tras año, la innovación en el mercado de los Smartphones se ha estancado. También tiene una explicación, claro, ya que el estado de arte de estos dispositivos probablemente haya llegado hace 2 o 3 años y ahora no queda mucho para mejorar. Salvo hacerlos un poco más rápidos, mas finitos o ponerle una cámara con un zoom más potente, y poco más.

¿Pasó de moda la moda de cambiar de teléfono tan rápido? Los leo en los comentarios.

23 COMENTARIOS

  1. La mayoria de los usuarios utilizan el equipo para redes sociales, y Whatsapp, muy pocos lo usan para jugar, o se ponen en modo “Watch Dogs” con el movil. Jugar en celular es horrible, porque todos los juegos que hay son con micropagos, y no hay forma de librarse de ellos.

    Otro punto importante es el precio. Un telefono decente de hoy dia cuesta 50 o 60k y de ahi para arriba. A menos que no quede mas remedio o se tenga un dinosaurio de hace 10 años, nadie quiere gastar un sueldo en un telefono para tener que cambiarlo en poco tiempo. Y que no aporta gran cosa, salvo que vaya mas rapido para lo mismo (redes sociales, Whatsapp, etc)

    Yo estoy por jubilar mi Moto G5 Plus de 2017, funciona lento, pero aun funciona. Y lo unico que hago es ver Youtube, usar el Whatsapp, Spotify, y homebanking. Nada mas. Si quiero jugar, tengo la PC del comedor para ese fin. Y lo quiero cambiar por el NFC (para cargar la Sube jja) y el 5G, sino tampoco lo cambiaria.

  2. Estoy completamente de acuerdo con la nota.

    Yo desde que le cedí el Moto 4 Play a mi hija y me compré el Moto 6 Play (que se me hizo cadorcha a la primer caída) me di cuenta que había gastado plata al pedo. El celular, si bien corría una versión de Android más nueva, ese cambio no modificó mi vida en absoluto.

    Creo que hoy x hoy, un celular de gama media (2GB y 16 de almacenamiento) cubre todo lo que necesita el usuario promedio.

    Actualmente estoy con un Samsung J2 (algo más que un pisapapeles) y si no fuera por que tiene 8 GB de almacenamiento, me puedo aguantar perfectamente el tiempo extra que demoran las aplicaciones en levantar… no solo eso, si no que creo que el precio para cambiar el equipo vs las prestaciones de uno nuevo, no tienen ningún tipo de relación.

  3. Como mencionaron mas arriba, no se menciono demasiado el tema del gaming…

    No todos los juegos son Pay To Play o Pay To Win… por citar uno, Mobile Legends… En fin, como reza el articulo y creo que todos coincidiriamos, es que con 2GB de Ram y 16/32GB de almacenamiento, para cualquier persona que no sea un gamer o un hincha pelotas de la foto, un celular de hace 5 años, como por ejemplo un Redmi 5A, va de maravillas (aunque debo decir que se me achanchó un poco con la actualizacion MIUI11, con MIUI10 andaba perfecto).

    El recambio, teniendo esto en cuenta, deberia quedar supeditado al mundo gamer basicamente. Pero bueno, la “sociedad de consumo”, en la que nos encontramos, supo ganarse ese mote por algo…

  4. Tengo un samsung a6 plus con 4gb de ram, que se la banca re bien, para un uso de portales de noticias, home banking, algunas redes, juegos casuales que duran poco, y fotos sin tremendas pretenciones pero que cumplen en un viaje lo mas bien. Salvo que se vuelva inusable, no veo cambiarlo en el corto plazo, tampoco extraño ni creo necesitar ninguna función mas, así que hasta que algún genio del marketing me cree la necesidad seguiré con este!

  5. Y creo que viene de la mano con otro articulo que lei no hace mucho, que decia que un usuario promedio tampoco necesitaba cambiar la PC tan seguido , y que para la mayoría de las tareas hogareñas, te podes arreglar con algo de hace años (salvando, programación, edición y gaming , esta claro)

  6. Es verdad. Hoy en dia. con 4gb de ram y un minimo de 64gb de almacenamiento, es suficiente. las camaras, ya todas son decentes.

  7. Hola Guillermo.

    Totalmente de acuerdo con la premisa del artículo.

    En su momento me vi obligado a abandonar la plataforma de Windows Mobile y ahora hace un año que di con un Huawei P20 Pro en una súper promoción. Con este móvil (buena cámara, 6GB RAM y 128 de almacenamiento) me veo años, pues mi uso es solo hacer fotos, jugar a algún juego muy básico y las tareas diarias (Whatsapp, banco, etc.).

    Supongo que cuando los fabricantes se den cuenta de esta situación tendrán que idear otra estrategia para seguir vendiendo y centrarse en complementos y artículos que rodeen la marca, o bien añadir algún servicio ligado a la compra del nuevo móvil. Si no…

    Aprovecho para decirte que os leo desde hace años, desde Barcelona, en España.

    Un saludo!

  8. A mi lo que más me tira a no cambiar mi iPhone X que tengo desde el 2018 es el precio de un modelo mas nuevo ($260 k en ML por un iPhone 12 pro). Una locura.

    Pero la verdad es que sería muy al vicio cambiarlo, porque si bien consideró que le sacó bastante provecho al teléfono, para todo lo que hago me es mas que suficiente el actual. Coincido totalmente con lo expuesto en la publicación. Inclusive para mi suerte, la batería viene tirando bastante bien. Creo que es un beneficio de usar un cargador inalámbrico que provee una carga más lenta y estresa menos la batería. En fin, mientras siga funcionando, seguiré sin cambiarlo.

  9. Excelente artículo. De hecho hago una analogía con uno que habías escrito hace tiempo (no el de 1Ghz, sino otro) en donde hablabas de que el hardware había superado con creces al software y cualquier compu decente movía lo que le pongas (exceptuando gaming).
    En 2018 cambie mi Samsung Note solamente porque se rompió, lo tenía hace años. Y pasé a Oneplus, el 7 – a secas – que mueve todo lo que le tiro. Me enamore del soft y es un “peligro”, xq realmente agarro un iphone o un samsung y los siento… “lentos” en los desplazamientos de pantalla y apps. Solamente cambiaría x otro Oneplus, x ciertos chiches (120 hz, mejor cámara, no mucho más) pero viendo lo que salen, mamita… Ruego que no le pase nada a este.

  10. Para mi dos factores, 1) el precio vivimos en Argentina comprar un celular muchas veces son mínimo dos sueldos completos incluso mas si queres los top de gama. 2) los jóvenes son los mas atraídos por las modas, por el ultimo celular o aquella feature que te llama la atención. Cuanto mas viejos nos ponemos en realidad nos empieza a chupar un huevo, recuerdo cuanta personalización le ponía de adolescente y ahora ya de adulto ni se que rington tengo jajajaja.

    • Jajaja yo era de los que cambiaba el cel todos los años, y ahora estoy con mi Moto G5 Plus desde 2017. Tenia antes un Samsung Galaxy S3 que compre usado, pero era un caño en ese tiempo. Hoy ya es un pisapapeles para los estandares actuales.

      A mi cel anterior le hacia de todo, le cambie el firmware, lo rootee, usaba los modulos xposed, etc etc. Pero después me aburri de todo eso y comencé a usar lo basico, que es Whatsapp, Spotify, camara, Instagram, Homebanking, Youtube. Nada de juegos. Y menos que menos con la pandemia, ya que para jugar tengo la compu del comedor conectada a la tele de 43 y el mando de Xbox One.

      Lo unico que noto es que me va bastante lento, quizá toque pegarle una reseteada, pero nada grave.
      Si lo cambiaria sería por NFC y 5G… pero en general no requiero gran cosa. Y pagar 60k por 3 cosas es un desproposito. Y los de menos de 30k son gama baja descartables.

  11. Muy de acuerdo con la nota. Yo tengo un xiaomi 9t pro que en si momento fue un tope de gama a precio rompedor y hasta el momento en más de 3 años no tengo necesidad de cambiarlo. Solo lo haría por un Google pixel porque me encanta lo optimizados que están esos equipos

  12. Tengo un Huawei Mate 9 desde el 2017. Un caño en aquel entonces y un caño aún hoy. La batería me sigue durando lo mismo que cuando lo compré, las cámaras son excelentes, el almacenamiento suficiente.
    Se de gente que en el mismo tiempo ya cambio 2 veces el teléfono, porque le era “lento” o no tenía espacio. El tema es que comprar algo para que dure, hoy en dia, cuesta muchísimo dinero.

  13. Coincido bastante con la nota, y justo vino en un momento dónde pensaba actualizar el celu de mi vieja (un Samsung A5 2017) por uno con mejor camara, y decidimos esperar un año más -por razones que no es necesario mencionar-. Yo agregaría un item más a la lista que es cuando las Apps ya no te actualizan por x motivo (y necesitas cierta app, por ejemplo, WhatsApp) o se requiere cierta feature que el celular actual no lo tienen. Lógicamente es una inversión, y no me gustaría sacarme de encima el moto G5S plus que tengo (es una linda camara, funciona, y responde al 99% de lo que necesito) pero, llegado el caso, buscaría retrasar el cambio todo lo posible. En el caso de las PC, admito que W11 está fuera de mi alcance, pero W10 cumple el 100% de lo que necesito y estoy manejando hardware de 10 años atrás en promedio, así que, lo único que veo es puro mantenimiento de casi todo

  14. Hace 10 años los Android gama media tenían un hardware un tanto limitado, poca memoria. No podían reproducir o codificar MPEG-4 con aceleración por hardware.

    Hoy todo eso viene hasta en los más básicos. Supongo que la proxima evolución sería reproducir x265 con aceleración. Algún día.

  15. Depende la gama del teléfono, uno de gama media/media alta siempre es buena inversión.
    Siempre algún familiar dice que estoy loco por gastarme lo que sale un teléfono de gama alta, y siempre me terminan durando entre 3-4 años sin problemas, ellos terminan siempre con la pantalla rota, la batería que pide recarga 3 veces por día o el teléfono que se traba y lo terminan cambiando al año con suerte…
    Obviamente depende mucho de que tan robusto sea el teléfono y el cuidado que tenga…

  16. La PC del comedor… me encanto el detalle. Excelente la nota como siempre y lo mejor los comentarios.

    Abrazo a todos.

  17. Ni bien pude desactivé la instalación de las actualizaciones del Android porque, como ya es sabido, nos hacen más lentos los teléfonos.

    Me banco que todos los días me pregunte si quiero instalar, y es el pequeño precio que pago para que los fabricantes no me lo vuelvan obsoleto antes de tiempo. Hoy gozo de la misma fluidez que cuando lo compré y así va a ser hasta que lo jubile.

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here