Con los precios de las consolas de nueva generación por las nubes, lo mejor antes de abrir la billetera es evaluar profundamente qué ofrece cada plataforma y qué beneficios aportan al usuario. En ese caso, Xbox Series X|S es la consola más amigable con el bolsillo de los jugadores gracias a su servicio Xbox Game Pass y la pesificación de la tienda digital. Pero a pesar de ello, una enorme cantidad de personas ya se decidieron antes de que las consolas salgan a la venta: comprarán una PS5. ¿Por qué? Bueno, puede que tengamos una explicación.

Xbox en Argentina: una consola desconocida, otra consola pirateada

La historia de Xbox inicia en 2001, cuando Microsoft lanzó en Norteamérica su primer sistema de entretenimiento basado en la arquitectura de Windows y con la exclusiva de Halo: Combat Evolved, uno de los FPS más innovadores y gráficamente impactantes del momento. Con un puñado de millones de unidades vendidas en los primeros meses, la marca logró asentarse en Norteamérica y levemente en Europa, mientras que Latinoamérica se inclinó mucho más hacia la verdadera bestia de los videojuegos, PlayStation 2, que además de continuar con el legado de la inolvidable PlayStationoriginal, permitía disfrutar de videojuegos a precios absurdos. ¿Por qué? Por la bendita piratería.

La piratería fue una pieza fundamental en el éxito de las consolas en nuestro país. En la sexta generación de consolas, pudimos ver algo similar, pero en el bando contrario. Microsoft lanzó Xbox 360, una consola que permitía jugar en alta definición y que incluía lectora de DVD, mientras que PlayStation 3 decidió dar el salto hacia los discos Blu Ray. ¿El resultado? Xbox 360 “flasheadas” para jugar videojuegos quemados en DVDs o simplemente descargados en un pendrive.

Xbox One: una última vida para Microsoft en el mundo de los videojuegos

Como una montaña rusa, Xbox One tuvo uno de los lanzamientos más desastrosos en la historia de los videojuegos. En 2013, Microsoft presentó al mundo “Xbox One” como una plataforma para ver TV, contenido online, escuchar música… ah, y jugar, pero con “Kinect” (un dispositivo de captura de movimiento que fracasó en Xbox 360) y con la necesidad de estar conectado a internet para disfrutar de cualquier videojuego. ¿Qué clase de consola era esta? El horrendo marketing le pasó factura a Microsoft con unos primeros años de vida en los que ni siquiera los exclusivos de la plataforma lograron impresionar a sus jugadores. Ese mismo año, Don Mattrick, jefe de Xbox, abandonó la empresa y le dejó su cargo a Phil Spencer, algo que se notó en las decisiones de Microsoft de los próximos años.

La filosofía de Xbox One cambió completamente. Pasó de ser un “dispositivo para ver TV y jugar” a una consola de videojuegos cargada de servicios y beneficios para los usuarios: el anuncio de Xbox One S para aquellos que buscaban una versión accesible centrada en lo digital, la presentación de Xbox One X con mayor potencia de hardware y la salida de Xbox Game Pass con su pequeño gran catálogo, marcaron un camino de salvación inesperado.

Actualmente, Xbox Game Pass se presenta como una suscripción que incluye los exclusivos de Microsoft desde el día uno, third parties de alto presupuesto, descuentos exclusivos y alianzas con empresas como Electronic Arts. Pero eso no es todo: Microsoft unificó el ecosistema de juego con PC para que los usuarios puedan compartir su catálogo entre plataformas, sumó Xbox Game Pass a PC, y se arriesgó con el juego en las nubes a través de Android, el cual funciona realmente bien en Norteamérica (a la espera en Latinoamérica). Y un beneficio exclusivo para los argentinos: Xbox One fue una de las primeras consolas en pesificar la tienda digital, con números mágicos que nos permiten comprar juegos a precios de alfajores. Si en algún momento Microsoft metió la pata, claramente supo encontrarle la vuelta, y no fue suerte, sino una de las mejores estrategias de venta de los últimos años.

PlayStation en Argentina: nuestro pasado como piratas

Como mencionamos anteriormente, PlayStation original y PlayStation 2 se ganaron una enorme popularidad en el país y América Latina en general gracias a la piratería. La posibilidad de comprar una consola que podía leer videojuegos grabados en DVD por $2 era imbatible frente a una competencia que daba mil vueltas con ventas fantasmas en locales oficiales, si es que los había.

La culpable de iniciar todo.

Pero, más allá de PC, muchos jugadores tuvieron un acercamiento al mundo interactivo tridimensional con una PlayStation, y no fue cualquier cosa, porque la consola ofrecía la magia cinematográfica de Hideo Kojima con Metal Gear Solid, la sensación de velocidad de Gran Turismo, las desafiantes plataformas de Crash Bandicoot, el fantástico humor de Spyro, el terror psicológico entre nieblas de Silent Hill, las aventuras de Tomb Raider, y muchos, muchos más, como Resident Evil, MediEvil, Tony Hawk Pro Skater, Final Fantasy VII, Syphon Filter, Parasite Eve, Tekken, Wipeout, Driver, Dino Crisis, Street Fighter, Castlevania, etcétera.

La generación de PlayStation 2 no hizo más que potenciar esa conexión con los videojuegos como nunca. A precios ridículos en una tienda de dudosa calidad, los usuarios accedieron a las continuaciones de sus sagas preferidas de PlayStation Original, mientras Sony instalaba con firmeza algunas franquicias que se convertirían en indispensables para su futuro. Podemos mencionar Devil May Cry, God of War 2, Shadow of the Colossus, GTA San Andreas, Need for Speed, Silent Hill 2, Kingdom Hearts, Metal Gear Solid 3, Bully, Guitar Hero, PES 2006, Beyond Good & Evil, Gran Turismo, ¡Y nos dejamos muchos en el tintero!

Con dos generaciones que acompañaron más de una década a miles de jugadores, el elevado precio de PlayStation 3 en su lanzamiento en 2006 no fue para nada grave en la comunidad local, y el motivo es simple: Sony logró instalar algo que pocas empresas pueden, y es el sentido de pertenencia a una comunidad, historia y nostalgia en miles de jugadores que, cuando PlayStation 3 bajó de precio en 2010, se hicieron con la consola y continuaron con las franquicias que tanto disfrutaron a principios del 2000.

Comprar con el corazón o el bolsillo

Con el panorama claro, resulta complicado decidirse entre una Xbox Series X|S y una PlayStation 5. Mientras la primera te asegura el cuidado de tu billetera para que puedas acceder a un enorme catálogo de videojuegos durante años, la segunda te atrae con aquellos héroes que te acompañaron mientras tomabas la chocolatada después del colegio, algo que, hasta ahora, solo había logrado Nintendo con sus décadas de vida en la industria que enamoraron a varias generaciones de jugadores.

¿Vale la pena gastar en una consola por la secuela de una saga conocida? ¿No conviene comprarse aquella plataforma que te asegura cientos de juegos a precios accesibles? Si hay algo que dejó en claro esta nueva generación de consolas, es que la competencia se abrió a caminos totalmente distintos, donde la importancia en la portabilidad (Nintendo Switch), los servicios para el usuario (Xbox Series X|S) o las licencias (PlayStation) son partes de una ecuación que dará resultados distintos según el usuario. ¿La mejor consola? Solo vos tenés la respuesta.

7 COMENTARIOS

  1. Si bien los juegos de play son caros, ultimamente vengo agarrando algunas ofertas, con lo cual siempre tengo para jugar mas de lo que me da el tiempo. Aunque al game pass no hay con que darle, creo que la combinacion series s con gamepass es lo que va para la mayoria jaja

  2. El público que creció con las play pirateables hoy en día tienen dinero y acceso a crédito, pero apenas tienen tiempo para jugar unos pocos títulos al año. Entonces, el peso del bolsillo es relativo. Y además, quizás pesa más dedicar esas pocas horas al nuevo God of War que tener cientos de juegos que quedarán en la tienda de xbox juntando polvo virtual porque para ellos casi no hay tiempo

  3. No estoy de acuerdo que la decisión es corazón vs. bolsillo…claramente la Xbox X es superior en hardware y rendimiento (aparte del tema de costos en juegos), por lo tanto considero que hoy dia es la mejor plataforma por lejos.

    Sony se durmió en los laureles y no se está adaptando a los cambios. Los gamers buscamos títulos y muchas opciones, cosa que Xbox creo nos está ofreciendo.

    Saludos.

  4. yo termine comprando una xbox serie s para tener mas cantidad de juegos, gracias a game pass y la ps5 para lo que la xbox no tiene. osea se usa un 80% la xbox y un 20 la play. la play es mas rapida el gamepad es espectacular, la xbox es mas lerda, tiene poco espacio y es el gamepad es rustico.

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here