Con poco más de 1 año de vida, OnePlus ha conseguido abrirse un espacio en la industria de la telefonía móvil  al lado de gigantes como Apple, Motorola y Nokia, entre otras compañías que llevan décadas en el mercado. Para ponerse en el radar, ya hemos escuchado hasta la saciedad lo que tuvieron que hacer: un celular con las mismas o mejores especificaciones de la competencia, a un precio que nadie creía, pero que al mismo no se podía comprar porque pedía una invitación que nadie tenía. Lo que otrora se hubiera conocido como la estrategia Eric Cartman, quien fue capaz de levantar un parque en ruinas con la simple estrategia que se resumía en un no eres bienvenido en mi parque, ni vengas, esta vez habría servido para poner una marca china en la primera plana de los sitios de tecnología más influyentes del mundo. En abril de 2014, Engadget lo llegó a llamar como “el Nexus Killer“.

one-plus-one

Con esa estrategia montaron una exitosa campaña de marketing, relaciones públicas y voz a voz de la que se llegó a decir que OnePlus llegó a invertir solo $300 dólares en publicidad. Mientras Samsung y Apple tenían presupuestos gigantescos para llegar a todo el mundo, OnePlus, una pequeña Startup china basada en la ciudad de Shenzhen, conseguía que todos los medios especializados hablaran de su hasta ahora primer producto, ese que nadie podía comprar. No obstante, con lo que muchos llegaron a llamar de un pésimo sistema de invitaciones lograron superar la barrera de 1 millón de unidades vendidas y crearon una comunidad que muy pocas marcas podrían darse el lujo de tener. Quizás solo Apple y Google con la serie Nexus.

Texto debajo del vídeo: una de las acciones que hizo OnePlus para darse a conocer en el comienzo fue pedirles a dueños de otras marcas de celular que destruyeran su celular para competir por una de las primeras cien copias del teléfono para poderlo comprar al módico precio de $1 USD

Pero además de lo anterior, hay una serie de detalles que habrían catapultado a OnePlus al lugar donde está ahora, entre ellos la presencia de Cyanogen, lo que haría que de alguna manera este no fuera solo un celular más con Android, sino una de las pocas compañías que apostaba por CyanogenMod, la ROM que varios años atrás había nacido del trabajo de una comunidad que se dio cuenta no solo de que el Bloatware y las capas de personalización  presentes en el Android de los grandes fabricantes empeoraba la experiencia de uso, sino que Android podía ser incluso mejor que la versión más limpia ofrecida por la propia Google.

Esta comunidad vio por primera vez un teléfono de gama alta con CyanogenMod a un precio accesible. Antes de eso OPPO ya lo había intentado, pero sus precios no eran muy diferentes a los ofrecidos por cualquier fabricante del mercado vendiendo gama alta. O también estaba la opción de instalar CyanogenMod por cuenta propia, practicamente en cualquier teléfono, aunque siempre con la advertencia de “no nos hacemos responsables de lo que pueda llegar a pasar con tu teléfono”, la advertencia de que si lo hacías mal tu celular se iba a convertir en un ladrillo.

La sobriedad del Packaging del One Plus One es digno de mencionar.
La sobriedad del Packaging del One Plus One es digno de mencionar.

Gracias a esto, fueron muchos de los miembros originales de la comunidad de CyanogenMod los que le dieron la fuerza a OnePlus para despegar. Hoy la historia sería otra si un fabricante chino hubiera decidido crear otro celular más con Android (¡Qué sorpresa!), o si se hubieran decidido por otra ROM menos popular como AOKP o Paranoid Android. Esto último es algo que de hecho nadie ha intentato todavía. ¿Funcionaría?

No lo sabemos, pero como ejemplo más cercano podríamos tomar a Amazon y Xiaomi, que tomaron un tercer camino al crear sus propias ROMS de ceros basadas en Android, dejándolas casi irreconocibles. Mientras Amazon solo logró despegar con sus tablets, las Kindle Fire, sus celulares fueron un rotundo fracaso. Por otro lado, Xiaomi es una marca cuyo éxito está anclado a China, su mercado más fuerte y del que no puede salir fácilmente por cuestiones de patentes, razón por la que se ha acercado tímidamente a Estados Unidos y Europa vendiendo solo accesorios, y con presencia hace 1 año en Brasil, donde ya Apple, Nokia, Motorola y Samsung tienen sus propias fábricas, pero donde existe un extraño concepto económico llamado costo-Brasil, que hace que cualquier producto de tecnología cueste el doble que en Estados Unidos o Europa, lo que también es una oportunidad para las grandes marcas que logren entender el complejo mercado brasilero.

Así pues, el voz a voz como estrategia de marketing, el surgimiento de una comunidad a su alrededor, la presencia de CyanogenMod y la promesa de construir “el celular perfecto”, fueron todos los elementos que se juntaron para hoy llevar a OnePlus a la posición donde se encuentra hoy. Y claro, el precio que oscilaba entre $300 y $350 dólares. Partiendo de esta situación a poco más de 1 año del nacimiento de la compañía, vale la pena ver hacia dónde se debería dirigir la empresa si se quiere mantener en la posición donde se encuentra hoy. No nos gustaría ver otro Sony Ericsson, Nokia (hoy Lumia) o Siemens Mobile siendo devorados por la competencia.

Por supuesto no todo podía ser perfecto. Y aquí es donde entran los primeros puntos negros que tuvo OnePlus en sus primeros 12 meses de vida. Quizás el episodio más recordado sea el rompimiento de la alianza con Cyanogen, cuando en su momento la compañía fundada por Kirk McMaster y Steve Kondik le dio la exclusividad a Micromax en India de usar CyanogenMod, prohibiéndole así a OnePlus de vender sus terminales en este mercado, llegando incluso hasta los tribunales de este país para saber quién tenía la razón en este caso.

cyanogenmod

La reacción de OnePlus fue responder con la creación de su propia ROM, que más tarde sería bautizada como OxygenOS, una decisión que no caería bien en la comunidad. Los celulares ya no iban a venir más marcados en la parte trasera con el sello de Cyanogen, y en vez de seguir llamando la atención de quien siempre usó CyanogenMod lo que iba a hacer era mandarlo directamente a buscar otra marca de celular. Y si bien los celulares que fueron vendidos antes del anuncio no se vieron afectados y tendrían soporte al menos durante 2 años, lo que se puede ver en este episodio es que la comunidad que hasta ahora había sido uno de los pilares para poner a la empresa donde se encontraba en ese momento, en esta oportunidad para lo único que fue consultada fue para preguntarle cómo debía ser el nombre de OxygenOs cuando aún no tenía nombre.

Sin embargo, OnePlus habría cometido más errores ya desde antes, y es que siempre hubo dudas de si una empresa con tan pocos empleados iba a ser capaz de responder a las demandas de sus hoy 1 millón de clientes. Dos de los casos que más me han llamado la atención (este y este puntualmente) muestran un poco lo descuidados que han sido con el servicio de atención al cliente: clientes siendo ignorados repetidamente ante delicadas fallas de algunos productos mal fabricados. Y cómo no. Se trata en algunos casos de pedir un producto en otro continente: ¿qué vamos a hacer si al sacarlo de la caja no enciente, la pantalla no es sensible o viene con un rayón?, ¿mandarlo de vuelta desde Sudamérica a una fábrica en China y esperar que lo solucionen? Lo mejor era rezar para que nada de esto pasara.

Afortunadamente esos han sido casos puntuales y no la regla. No conozco a ninguna persona que haya comprado un OPO dañado, y los dos casos mencionados los encontré por casualidad leyendo algunos foros. Pero si se fijan en estos dos errores cometidos por la compañía hasta ahora, se van a dar cuenta de que en mayor o menor medida han sido problemas de comunicación: comunicación con la comunidad y comunicación con sus propios clientes, lo que nos lleva a un tercer error, cuando anunciaron para marzo la actualización hacia CyanogenMod 12.0, basada en Android Lollipop 5.0, fecha inicial que fue incumplida y que terminaría llegando a mediados de abril. Vamos, son solo dos semanas, qué exagerado soy. Solo tengan en cuenta que para algunos usuarios fueron más de 30 días, pues no a todos les llega la actualización al tiempo. Ahora bien, ¿qué sería lo que pasaría si Apple anunciara algo y no lo cumpliera? Seguramente el mundo no se acabaría, pero si sería algo muy mal visto dentro de la industria.

Y, bien, no es que OnePlus se esté cayendo a pedazos por estos pequeños contratiempos. Por el contrario, y ya lo decía Freddy Vega de Platzi: “todas las Startups son un show caótico”, refiriéndose a cómo en la medida en que una compañía crece, los problemas organizacionales se van volviendo cada vez más complejos. Por eso mismo, si vemos a OnePlus como una Startup que con un 1 año de vida, vamos a ver que ha superado todas las expectativas y va por más, con los ojos de la industria encima, vale la pena hacernos estas y otras preguntas: ¿qué tipo de producto podría ser mejor que un OPO en 2015?, ¿qué estrategias de marketing van a usar ahora que tienen algo más de recursos?, ¿qué pasara con su ROM OxygenOS?, además de teléfonos celulares, ¿qué otros productos llegarán? Si a estas preguntas le sumamos que ya tendrían planes de iniciar operaciones en Latinoamérica, todo parece indicar que los retos de OnePlus de cara al futuro no son para nada pequeños.

5 Comentarios

  1. Más que interesante planeo de una compania que exprimió todos los recursos de la world wide web para poder hacerse un hueco en un mercado cada día mas difícil. Estoy muy de acuerdo en que de aquí en adelante tienen la parte más difícil, mantener una mega empresa no debe ser para nada fácil, y competir sacando un mini dron no creo que sea el mejor camino.
    Veremos que pasa con el tiempo, el OPO 2 sera un paso muy importante para la compania, vi rumores de precios más elevados, cosa que podría ser algo muy arriesgado, porque gran parte de su éxito viene por la excelente relación precio/prestaciones.

    Excelente nota, muy buenas citas

    PD: a mi me gusta más xiaomi

  2. Que buena nota, fácil y amena para leer. Sobre el tema en si, el celular se ve muy lindo, la presentación de 10, esperamos que llegue a estos pagos algún día, seria bueno poder probar otras opciones.

  3. el teléfono es un fierro, varios amigos lo tienen y de hecho me llegaron las invitaciones varias veces para poder comprarlo. Hoy se puede comprar de forma libre desde varios sitios de la red. El problema es y sera la aduana, pero en general suelen pasar productos chinos. Sino siempre existirán importadores para tal fin.

    Una de las cosas q mas me gusto es el acabado símil piedra pome o lija de la carcasa. Es sencillamente sensacional al tacto. Una de las contras a mi gusto el tamaño de la pantalla, q es francamente ENORME.

    En fin, un gran teléfono q pagando tanto envíos como aduana nos termina saliendo aprox 6000p liberado. Bastante mas barato q otros teléfonos de las mismas características.

    slds

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here