Desde el día de su lanzamiento, Windows 10 no dejó de ser titular en los medios de tecnología. En ocasiones por buenos motivos, mostrándose como el paso necesario de la compañia hacia lograr un mejor ecosistema en sus productos, pero en la gran mayoría de los casos es todo lo contrario. Dejando de lado las quejas por los problemas de instalación y drivers de cientos de usuarios, el foco ahora está centrado en las políticas de Microsoft implementadas en Windows 10 respecto a la privacidad de sus usuarios.

Las quejas surgen porque Windows 10 viene configurado con muchas funciones activadas por defecto que atentan contra la privacidad del usuario y sus datos personales. Información de localización; uso de la cámara y micrófono; compartir la clave de WiFi con tus contactos; enviar datos de uso hacia los servidores de Microsoft (incluídos por ejemplo un keylogger para ayudar a “mejorar” tu escritura); recolección de contactos, eventos de calendario, patrones de voz y escritura, e historial de tipeo, para mejorar Cortana; por nombrar algunas de las más llamativas.

A partir del sábado, el tracker de torrents iTS comenzó a impedir el acceso a sus usuarios que utilicen Windows 10, redirigiéndolos a un video en YouTube que habla de cómo Windows 10 es una herramienta para espiarte en todo lo que haces.

Básicamente su fundamento es que Microsoft envía la información recolectada a empresas como MarkMonitor, una de las más grandes en lo que a anti-piratería respecta. Además de la actualización del Microsoft Services Agreement, en donde se aclara que Microsoft puede automáticamente revisar tu versión de software y bajar actualizaciones o configuraciones para impedir el acceso a servicios, jugar videojuegos falsificados o usar periféricos no autorizados.

Lo que fallaron en entender es que esa actualización no afecta solo a Windows 10, sino a todos los servicios que brinde Microsoft, desde Cortana, Skype y Office 365, hasta Xbox Live y videojuegos para Xbox y aquellos publicados por Microsoft.

Si bien es entendible que un sitio de torrents quiera evitar cualquier problema que pudiese surgir por información enviada a empresas anti-piratería, es una movida exagerada, considerando que lo mismo sucede con versiones anteriores (Windows 7, 8.1, etc).

Coincido con lo que menciona Ernesto en Torrent Freak, el mejor camino a tomar en estos casos es el de la educación de los usuarios, informar sobre cuáles son los peligros y mostrar cómo pueden solucionarse.

6 Comentarios

  1. Para mi la pregunta es: merecen nuestra confianza? Por ahora solo son interpretaciones en los cambios del EULA, pero como usuarios y técnicos, merece la confianza de la gente que una empresa este haciendo algo como lo que hace?

    Hemos visto a lo largo del tiempo como muchísimas empresas se rec*gan en la privacidad de la gente, les importa absolutamente nada y si no te pueden poner una traba de una manera lo hacen de otra.

    Y ahora cuando la comunidad reacciona rápido, en un evento tan esperado y comentado como lo es la salida de windows 10, a quien le creemos? A la empresa que trae nuevas innovaciones tecnológicas, mejoras en todos los aspectos de la informática como se la conoce y probablemente el sistema operativo estándar de acá a 10 años? O le creemos mejor al paranoico, a ese que conoce las movidas de las empresas, sabe que con los datos de la gente no se juega y cree en el anarquismo informático?

    • Tu pregunta es muy buena y la respuesta es muy difícil porque depende de qué es lo que pretende cada usuario.

      Lo terrible es que todas las opciones de privacidad estén habilitadas por defecto. Es nefasto cómo políticamente le permiten a MS validar un EULA así.
      Después, resulta que no es tan terrible, porque el usuario promedio simplemente “da por sentado” que no tiene más privacidad. Me consta, porque lo escucho todo el tiempo.

      Y para colmo, el contraste de rendimiento es -al menos hasta lo que pude probar- excelente; mejor aún que con Windows 8.1.

      Como siempre suelo recomendar, es poner la acción del lado del que tiene el conocimiento y por consiguiente, la responsabilidad. Es decir, si sabemos, procuremos que los demás también lo sepan.

      Luego, dependerá de cada uno qué es lo que quiere elegir.

  2. Yo realmente no se que creer, pero prefiero pensar en dejar de usar Windows cuando mi libertad se vea amenazada por la capacidad de los gobiernos de entrar como perro por su casa (o pedro, no lo recuerdo) a mi PC ya que usar windows es sinónimo de practicidad, y usar Linux, es complicarse (lo bueno es que se usar linux).

    Sin embargo, he revertido la upgrade de Windows 10 a mi querido Windows 7 porque mi PC se laguea mucho con los nuevos efectos de win10.

    • Javier +1 = (Linux! +1 +1)… (¿Quien sigue con la progresión?, Considerando que la palabra Linux ya esta con Factorial ¿Cúal sería el resultado?…) Saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here