Hace prácticamente un mes, la compañía distribuidora de videojuegos conocida como GOG, acrónimo de Good Old Games, o “buenos juegos viejos”, sorprendía a Internet regalando por limitadísimo tiempo, uno de los catálogos más emblemáticos en la historia de los videojuegos. Los motivos tenían que ver con licencias y los tiempos de las mismas, con compra-venta de empresas y demás; pero al fin y al cabo, la noticia era que Fallout (1997), Fallout 2 (1998) y Fallout Tactics (2001) estaban siendo regalados a cualquiera que tuviera una cuenta en el sitio y pudiera hacer unos cuantos clicks.

La buena nueva prendió fuego como si de pólvora estuviese hecha, y se hizo eco inmediato en infinidad de medios. También, particularmente, por sus motivos un tanto escandalosos. Bethesda, bien conocida por su saga de juegos The Elders Scrolls (Oblivion y Skyrim entre ellos), o el reciente Dishonored, compró en su momento los derechos de la franquicia Fallout, si bien Interplay, su antigua distribuidora, se quedó con algunos pertenecientes a los más antiguos de la saga. En uno de esos tragicómicos juicios donde gigantes de la industria se pelean por el trabajo de otra gente, quedó establecido que Interplay terminaría de ceder los derechos restantes el día 31 de Diciembre de 2013. Esto dejaba probablemente en una mala posición a los muchachos de GOG, que suelen lanzar sus juegos sin DRM, en packs económicos (los estaban ofreciendo por 10 dólares a los tres). Como aún estaba en vigencia su posesión de los mismos… ¿qué mejor que regalarlos? Por lo menos, antes de tener que renegociarlos o sacarlos del aire, para alguna versión enhanced, tan de moda hoy en día.

Vault Boy
(“vos dale que es gratis y esta bueno”, parecía decirme Vault Boy, la mascota de Fallout)

Así fue como por aquellas fechas me encontré con uno de mis juegos pendientes desde hacía varios años, raro estigma de haber nacido justo en 1990, y que corrijo en cuanta arte puedo. Habiendo probado con inmenso gusto y placer Fallout: New Vegas, tras años de leer y escuchar de la gran calidad tanto del primero como del segundo, me topé en una situación en la que ya no podía seguir mirando para el costado. Estaba todo demasiado servido como para decir que no. Me alegro, mucho, de haberlos instalado y de arrancar por el principio, antes de que juntaran polvo en mi inicio y los olvidara. Quizás al comenzar, uno vaya comprendiendo como juegos de la talla de Fallout terminaron de crear, de inventar cosas que hoy en día damos por sentadas y agradecemos. El impacto gráfico, por otro lado, en mi caso no fue tan fuerte debido a que normalmente juego o rejuego cosas muy viejitas, no por necesidad, ya que tengo hace más de dos años a mi fiel Radeon 6750, sino por gusto. Por puro gusto. Eso, y que hace poco me dí una visita obligada que aún tengo que terminar a El Templo del Mal Elemental.

Sin embargo, los cambios generacionales e históricos, sobre todo los no relacionados al apartado gráfico, son tan palpables que una sola anécdota (de las tantas) que Fallout me viene dejando, ejemplifica hasta que punto en alrededor de 15 años esto de los videojuegos ha… ¿evolucionado? El suceso ocurrió ni bien terminé de armar mi personaje, típicamente balanceado al no tener idea de que me esperaba, con una ligera inclinación hacia la inteligencia y el convencimiento de personas. Básicamente y para no hacerla larga… me mataron las ratas. Un par o trío de ratas, aplastaron a mi personaje ni bien comencé a jugar. Obviamente, nada de autosalvadas o check points ni nada de eso, a cargar partida. ¿Qué partida Byron, si no guardaste nada? Y si, a hacer todo el personaje de vuelta. Con mi orgullo gamer mortalmente herido por los tiernos roedores (no eran ratas mutantes, eran ratitas), armé todo más o menos igual, y en lo sucesivo, esquivé cuanta rata pude.

La dificultad, la sensación de estar completamente perdido y que nadie te dé ni la más mínima pista de que sucede o a donde tenés que ir, sumado a un temporizador que te indica cuantos días te quedan para cumplir tu misión principal. Cosas que no experimento en un juego moderno hace muchos, muchos años, y que Fallout tenía esperando para mí, ahí. Una calidad cinemática descomunal, no por sus adornados gráficos sino por su mensaje, por lo que produce, cada vez que iniciás el juego y escuchás war, war never changes. Cosas como esas ya tienen un valor agregado para todo gamer o mero aficionado a este arte en ascenso que son los videojuegos, y que no haya probado algo de este calibre artístico justamente. Son una pequeña ventana en la Fallouthistoria, que a mi personalmente me llevan a preguntarme si su futuro, nuestro presente, no es después de todo una extraña distopía macabra y degenerada en donde, por ejemplo, no se puede perder, no se puede morir nunca del todo, o el 50% del juego se reduce a QuickTime Events, es decir, videos.

Death
(La pantalla de muerte, mi buena amiga y compañera constante)

Todo esto, sin aclarar que aún a pesar del desfase técnico y casi cultural, Fallout, el primero de la serie, hoy en día sigue siendo un excelente juego, con una de las mejores historias que yo he visto en uno. Con cambios argumentales totalmente inesperados y documentados a medias, dejando que el lector, el jugador, los encuentre si quiere y entienda más del mundo destruído que esta visitando. Esos datos accesorios inclusive dan la posibilidad de cambiar el final del juego completamente, radicalmente. Siempre será el punto de partida para una saga de juegos que se han planteado la humanidad, con sus deficiencias y valores, de formas introspectivas y oscuras. Mucho de esto se debe a que el universo, el lore de Fallout esta pensado justamente con ese fin. En un Fin distinto apoya su comienzo, el de la raza humana tal y como la conocemos.

Año 2077, una guerra termonuclear inspirada por la escacez de recursos energéticos destruye cada una de las ciudades más importantes del mundo, sumiendo en el caos total y un largo invierno radioactivo (fallout, en inglés) al planeta. De los pocos que sobreviven más de 100 años después, la mayoría encerrados en bóvedas al mejor estilo años 50, es que nosotros, un morador de la bóveda número 13, iremos aprendiendo, conociendo, y poco a poco reconstruyendo pedazos de la historia de un mundo muerto y deforme. Descubriremos verdades que para nuestro asombro… no son tan descabelladas de imaginar conociendo nuestra propia raza humana. Como que cada bóveda, más que preservar a su población, tenía fines de estudios sociológicos y de comportamientos. Así escucharémos de bóvedas que se abrieron antes de tiempo, de otras que tardarán siglos en hacerlo, y según los creadores, por medio de la famosa Fallout Bible, casos como el de una población de 1000 hombres y una mujer, y otra de 1000 mujeres y un hombre. Algo así como una funesta mezcla entre los experimentos de Milgram, y el de la Cárcel de Stanford.

(Solo se puede adivinar que historias hay en cada bóveda...)
(Solo se puede adivinar que historias hay en cada bóveda…)

Es en medio de este concepto tan alejado del Rol de magia y espada que Fallout nos invita a pensarnos como seres humanos y miembros de una sociedad con reglas establecidas en cada una de sus misiones. Que sucedería si todo eso desapareciera, de un plumazo nuclear, y que haríamos cada uno ante las situaciones. De paso, invitándonos a probar un sistema completamente inventado para el juego, equivalente al D20 de Dungeons & Dragons, llamado S.P.E.C.I.A.L., cosa nada extraña si consideramos que Black Isle, su desarrolladora, también firmó otro de los más reputados juegos de Rol occidental por computadora para D&D: Baldur’s Gate.

En un tono más personal, mi personaje ya no esquiva ratas y estoy solo a un escape de terminar el primer juego propiamente dicho, cosa que podría hacer con facilidad, pero soy un buen tipo y quiero que todo mi equipo sobreviva. Cuando escape por fin me habré llevado de este juego viejito y regalado muchísimas lecciones, y no solo en el ámbito videojueguil. Habré pasado un verdadero clásico que aún tantos años después, eras geológicas en este mundillo, sigue tan vigente, enviciante y atrapante como el primer día. Quien sabe si más aún en retrospectiva.

La humilde opinión de este escritor, que trata de nunca decirle a nadie que hacer, es que tanto el que se autocondecora con el título de gamer, como el jugador casual, o el simple aficionado a las buenas historias sin importar su formato, le den su merecida oportunidad al mundo de Fallout. Créanme que hay muchas más luces en ese universo post-atómico de las que uno llegaría a creer de entrada. Espero cruzarlos en el yermo radioactivo… ¡y en los comentarios!

26 Comentarios

  1. Grandioso, qué recuerdos… yo tuve la suerte de disfrutar el 1, 2 y el tactics en su día.

    Por cierto, hay por la red unos parches para poder disfrutar el 1 y el 2 en alta resolución (y la traducción al español de este último).

    Los fallout junto con los Eye of the Beholder (sobre todo los dos primeros) marcaron época !

    • En ClanDlan, tal vez el sitio y comunidad que más ha hecho por el rol en español, se pueden encontrar sus traducciones y varios parches como bien dice Javier, por si alguien los busca y/o quiere. Yo por mi parte preferí un enfoque más auténtico y pelado, tal como vinieran de GOG, pero eso no hace menos a los parches.

      Saludos Javier!

  2. Lo bajé y no entendía un comino. Nunca jugué al Diablo ni nada de eso, apenas al Héroes 3… y las malditas ratas me ajusticiaron. Le dije chau chau adiós antes de engancharme

    • El inicio en el mundo del Rol suele ser complicado Guido, y como comenté en un artículo anterior, si bien anda por ahí, Diablo no es muy exponente del mismo.

      Y si, totalmente, es un mambo complicado, igualmente, yo que me considero amante de los juegos de rol, de computadora y de mesa, morí incontables veces. Incluso abandoné el juego por algunos días de las broncas que me agarraba al haber avanzado un buen tramo y morir sin haber guardado.

      Por eso tomaba en consideración su dificultad, que tal vez para la época no era tanta pero que hoy en día… sin ir más lejos su sucesor Fallout: New Vegas autoguarda cada vez que cambiás de instancia, como Skyrim.

      Pero te aseguro Guido que el juego vale la pena y mucho más que eso. Aún a tantos años.

      Saludos, y cualquier cosa pasa por acá y te ayudo con el tema de las stats y eso del personaje, no hay drama.

      • Me recuerda que inicié a jugar el Golden Sun. No sabía por donde ir, qué hacer. Demoré como 1 hora para descubrir que debía hablar con unas personas xD. Pero luego fui aprendiendo a jugar al Rol. Luego, cuando paso un rato más extenso aún, no podía derrotar a unos enemigos sin antes subir un poco de nivel o mejorar la táctica.

        Cada juego de Rol tiene eso. Al inicio es traumático, pero después, todo vale la pena.

        Muy buenos posts!

        • Exacto Francisco. Son un descubrimiento y un sistema de juego en sí mismo, cada uno de ellos. Ahora estoy con Dark Souls, en el que se muere, se muere, se muere jajajaja. ¡Pero siempre dan más de lo que quitan!

          Muchas gracias y buena suerte

  3. Cuando allá por los 80 (si no recuerdo mal) llegó a mis manos el Eye of the Beholder II no duré 10 minutos el primer asalto y lo dejé olvidado como un año (además por aquel entonces ni sabía lo que era rol).

    Cuando me dio por volver a jugarlo… estuve 14 seguidas y poco dormí el primer fin de semana.

    Por otro lado, es normal en todos los juegos de rol que al principio (y hasta que el personaje no adquiera cierto nivel) no se tarde mucho en terminar ‘escaldao’ xD

    Vale la pena dedicarle un tiempo a aprender a manejarse con este tipo de juegos !

  4. El segundo juego original que me compré fue justamente el Fallout. Estaba en soporte físico, edición con un manual de Vault Boy explicando los peligros del mundo y más. Mucha calidad en todo. El juego me encantó desde el principio, y junto con el Baldur’s Gate (5 CDs!) fueron los que más tiempo ocuparon en mi disco rígido

    Lo terminé vendiendo hace como 3 años por Mercadolibre

    Por lo menos, pude aprovechar la promo de GOG para tenerlos digitalmente.

  5. Todavia recuerdo cuando me prestaron el primer fallout hace pocos años, cuando comenze a jugar videojuegos en mi primer pc. Recuerdo haberlo instalado, para posteriormente descubrir que esta en ingles y ser asesinado por una rata(creo), cosa que me hizo desinstalarlo y mandarlo al demonio. Por suerto pude aprovechar el regalito de GOG,estan en mi cuenta junto con el torchlight que regalaban a mitad del 2013. Estaba planeando darle otra oportunidad un dia de estos, ya que no soy el mismo chico que probo en esos tiempos el juego(me habia pasado lo mismo con el baldurs, y recien el año pasado supere ese enojo y me puse a jugarlo).

  6. Un detalle curioso con la imagen de Vault Buy es que no esta levantando el pulgar en plan “buena onda” sino que esta utilizando un viejo metodo: Si hay una explosion nuclear en las cercanias se debe medir el tamano del hongo atomico con el pulgar. Si el hongo es mas pequeno que el pulgar, no hay problema. Si es mas grande hay riesgo de contaminarse con radiacion.

    • Excelente dato Oscar. Cabe aclarar para el resto de lectores que todo en Fallout tiene un sentido o doble sentido, de la misma forma que esto que acabás de comentar. En el 1 por ejemplo abundan las referencias y mini chistes, como el poder luchar y hasta matar a uno de los creadores del juego, Chris Avellone. O la obvia semejanza de la campera de cuero y el compañero animal, con la de cierta película apocalíptica protagonizada por Mel Gibson. Lo dicho, abunda el doble sentido y el sentido oculto en Fallout.

      Saludos!

  7. Lo había sentido nombrar pero nunca me dispuse a jugarlo. Viendo tu artículo creo que le voy a dar una oportunidad. De Baldur’s Gate puedo hablar, dias y dias encerrado tanto con el 1 y el 2. “El templo del mal elemental” lo agarré despues de Baldur y no llegó a atraparme. Saludos!

    • Si te gustó Baldur’s Gate es muy probable que te encante Fallout, y daré por cumplida mi misión como escritor de este artículo si lo jugás. Muchas Gracias!

    • Toda la razón del mundo Javier. Me disculpo con todos, lamentablemente en ese momento yo estaba ocupado, pero más que nada, quería estar seguro de que al bajarlos anduvieran y demás. Eso, y que no quise hablar/recomendar un juego que no había jugado, justamente.

  8. ¡Qué bueno que saldes esta deuda, Byron! Calculo que a esta altura tal vez hayas llegado al final, que -en mi opinión- es uno de los mejores finales en la historia de los juegos de PC (no por lo largo o bombástico sino por todo lo contrario).

    Completé Fallout allá y hace tiempo, pero nunca me pude sacar de la cabeza la música de los Ink Spots.

    “Maaaaayyybeee….”

    • Concuerdo plenamente con vos, colega Charles. Tremendo juego y final para pensar y repensar una y mil veces. Saludos!

  9. La verdad que despues de haber leido todo, me dieron ganas de jugarlo. Espero que esas ratas no me frustren demasiado jajaja

  10. Cada vez que leo o escucho “War, war never changes” se me pone la piel de gallina… juegazos sin duda!

    • Ayer en una publicación de un sitio sobre tecnología, se preguntaba cuál era la mejor frase en la historia del videojuego. Debo haber visto unas 15 veces nombrada esa introducción a Fallout, entre otras como mucho nombradas 4 o 5. Por algo es…

  11. A mí la única que se me ha quedado en todos estos años es la de “Yo soy cola, tú pegamento” (Monkey Island 1), y no se por qué

  12. !!!!Juegazooooo¡¡¡ Lo tuve Original no recuerdo la fecha
    si fue por el 1999 o el 2000.
    Las horas que le meti a ese juego. Voy a tratar de jugarlo de nuevo.
    Un pequeño pedido Byron. Me gusta mas el estilo de redaccion con lenguaje mas coloquial, es una de las cosas que me cautivo de este blog.
    Saludos

    • Lo tomaré en cuenta Facundo, de hecho ese mismo estilo es una de las cosas que siempre me gustó como lector de alt-tab. Igualmente, y un poco en mi defensa y para explicarme sin quedar incoherente con lo que acabo de decir, coloquialmente sueno muy parecido AFK o en chats a lo que escribo acá. Es decir, hablo así

      De hecho, mi estilo de escritura natural, el que me sale solo, suele ser bastante más volado (no voy a darme ínfulas diciendo que artístico jajaja).

      Asimismo y con mucho gusto hago lo posible por tirar abajo la cuarta pared cada tanto, dejando algo en itálica o un chistecito tachado, justamente, para amenizar la cosa y hacerlo divertido tanto de escribir para mi como para el lector. En este, admití que un par de ratas me fajaron sin clemencia jajaja. De paso sirve para aclarar que es un chiste, no me creerías la cantidad de veces que he visto a los autores teniendo que aclararle a más de uno en los comentarios que tal o cual frase era en joda.

      Un saludo y gracias por la recomendación y la buena onda en cada uno de mis artículos Facundo, ¡nos estamos leyendo!

  13. Gracias a vos por estar atento a los mensajes y segui asi que las notas de juegos son excelentes.
    Con respecto al juego leer el manual en papel redactado con el mismo estilo de juego resultaba muy gracioso, el juego tiene excelente sentido del humor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here