Mi memoria peliculera es un tanto extraña. Ni bien me puse a jugar Escape from Montegrande se me vinieron a la mente 2 situaciones: estando en la casa de mi abuela paterna mientras mi tío (gran cinéfilo) miraba Desde Rusia con Amor y disfrutaba, casi sin quererlo, de una fantástica escena de persecusión de esquiadores a altísima velocidad en una montaña. Y la otra es yo, mucho más chico, usando la Atari 2600 de un primo mientras éste trabajaba, tardes enteras jugando Skiing mientras la tía Teresa me preparaba una chocolatada con vainillas. Evidentemente algunas personas que pasaron por mi vida fueron, sin quererlo, creando un monstruito gamer.

Pero también, evidentemente, a nivel películas no tengo la mejor forma de asociar. La mítica escena de persecusión en esquíes a James Bond fue en El Espía que me amó y se filmó en Austria. Muy lejos de Rusia y pésima noticia para el título que había elegido para este juego: Desde Chile con amor.

Siempre pienso que un buen juego nos moviliza, y muchas veces, nos transporta. Escape from Montegrande lo hizo en gran parte porque es básicamente un clónico de aquel juego de Atari con más agregados, que lo convierten en un juego moderno. Es un revival que nos pone en la piel de un condenado que pasa sus días en una prisión de máxima seguridad que se encuentra en lo alto de una nevada montaña.

Es evidente que la gente de Mego le puso muchísimo amor a este juego y por eso y a pesar de mis problemas a la hora de memorizar las enésimas películas del agente secreto británico. Es un casual, es un jueguito lindo que puede convertirse en enviciante si al jugador le toca alguna fibra, como lo hizo conmigo.

Escape from Montegrande

Se trata simplemente de bajar a fondo una montaña mientras nos persigue la cana. A su vez, debemos ir esquivando pinos y tratando de aprovechar power ups como rampas y aceleradores (?). El juego divierte, entretiene, al menos es el tipo de juegos casuales que a mi entender sirve jugar en un smartphone.

Pero todo lo anterior, no sería nada sin los artistas, que le dieron el toque justo a nivel estético y también en lo que respecta al apartado del audio, el juego parece una micro película poligonal. Me encanta.

Escape from Montegrande está disponible de manera gratuita para Android e iOS y cuesta u$s 2 para iOS. Y se trata de uno de los juegos casuales que más he disfrutado últimamente. No es nada de otro mundo, claro, pero es un típico ejemplo de que algo simple hecho con amor y esfuerzo, puede llegar a ser genial. Quizás su única contra es que el texto del mismo está en inglés, una pena para tantos compatriotas de los creadores que hablan el idioma nativo. Una simple selección de banderas al comenzar el juego podría solucionarlo todo.

Si estás aburrido, en el break del laburo o en el colectivo, probalo, y decinos qué te parece.

Enlace: Escape from Montegrande.

6 Comentarios

  1. Hola, habia un juego similar a este para windows ( ¿98, me, xp?) el caso es que te seguia un mounstro verde y si te alcazaba te comia. ¿Alguien recuerda el nombre del juego?

  2. Guillermo, intente descargarlo para iOS pero no es gratuito. Tiene un costo de u$s 1.99. Lo descargaria, pero no tengo disponible la aarjeta de credito en este momento. Queda agendado para la proxima!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here