WhatsApp, la idea de los u$s 19.000 millones

Hace 4 años, Brian Acton estaba buscando un trabajo. Su trabajo en Yahoo, donde había cumplido varios roles como ingeniero durante 11 años, se había terminado. Entonces comenzó a comunicarse con gente para encontrar un nuevo trabajo:

Brian Acton

Se comunicó con Twitter. Twitter dijo no:

Brian Acton

Se comunicó con Facebook. Facebook dijo no:

Brian Acton

Entonces él y Jan Koum, un compañero de Yahoo, se juntaron para hacer eso, esa próxima aventura. Ayer, ellos la vendieron a Facebook por 19 mil millones de dólares.

Es, además del sueño “americano” y la idea del millón de dólares (o de los 19 mil) un tema que abre el debate…

¿vale WhatsApp tal montaña de dinero?

La compra de WhatsApp por parte de Facebook por u$s 19.000 millones es la compra tecnológica de la década. Es más, es la segunda compra más importante de tecnología de todos los tiempos, detrás de la venta de Compaq a HP allá hace tiempo por unos 25.000 millones. Después y a lo lejos vienen varias, Google a Motorola por 12.500 millones, Microsoft a Nokia por 7.500 millones y hasta la de Google a Youtube por 1.500 millones. 2 cosas nos quedan claras: la primera es que evidentemente WhatsApp resultó ser una de las empresas de tecnología (no vale decirle startup a una aplicación usada por 450.000.000 de usuarios) con mayor crecimiento de la historia y que evidentemente el mismo pudo hacerse “valer” a nivel económico. La segunda es que ahora entiendo a los Yankees, usar el término “mil millones” es molesto, mejor es decir “billion” como ellos, aunque nosotros, matemáticamente, le llamamos así al “millón de millones”, si, es un quilombo.

WhatsApp & Facebook

A veces nos preguntamos sobre las causas que determinan el valor de algo, en este caso, el valor de mercado de WhatsApp evidentemente puede dar para el estudio en alguna materia avanzada de ciencias económicas ¿Cómo puede tasarse el valor de una empresa cuyo valor reside solamente en una aplicación? Seguramente sea sencillo para una empresa que crea software tradicional y el mismo se vende en las cadenas tradicionales pero WhatsApp es un programa de pago “hasta cierto punto”. Si bien en las preguntas frecuentes avisan sobre el cobro de u$s 1 al año por usuario, lo cierto es que la idea de sus creadores es que “nadie se quede sin WhatsApp si no puede pagarlo” y esto incluye millones de usuarios que no tienen tarjeta de crédito y por esto no compran iTunes o Google Play, ¿alguna vez conocieron a algún usuario que no haya comprado nada por no poner – o no tener – su tarjeta de crédito? Yo si, casi todos mis conocidos, ¿alguno tuvo que dejar de usar WhatsApp porque la licencia se le venció? No, por arte de magia aparecía un cartel que decía que gentilmente ellos nos daban un año más de uso.

Evidentemente los que manejaron WhatsApp fueron extremadamente hábiles desde siempre. Se dieron cuenta que “la papa” no era cobrarle a los usuarios y que si lo hacían era muy probable que la masa crítica busque otra alternativa. No hay dudas de que el plan era seguir sumando usuarios y evitar perderlos a cualquier costo, aún, a pesar de perder dinero manteniendo el servicio. Alguna vez recuerdo haber leído al respecto aunque no es difícil deducirlo si tenemos en cuenta que probablemente no más del 10% de los usuarios paguen el dolar por año, ¿alcanzaría para mantener los costos operativos? Lo dudo, y si no alcanzaba, allí estaban los grupos de inversión al rescate.

WhatsApp fue y es la niña mimada de la mensajería. Hoy es mainstream, si, pero aquellos que tuvimos la suerte de instalar la aplicación y ver uno o dos contactos para luego verla llegar a lo que es hoy quizás tuvimos más perspectiva. WhatsApp cae bien. No te cobran (o casi), no te invaden con publicidad y su interfaz es quizás un modelo de estudio para cualquier diseñador de plataformas móviles. 1 millón de personas por día instala la aplicación y lo más importante es que el 70% de los que la instalan la siguen usando – un número de “fidelidad”  increíble – y que dejan poco lugar a dudas al por qué: WhatsApp nos libró de las limitaciones del SMS, aquel arma de las proveedoras de telefonía celular que se llenaron de oro gracias a nosotros. WhatsApp nos daba esa sensación de libertad, de “fuck the system” al poder enviar una cantidad de mensajes ilimitados pagando una tarifa fija. Las proveedoras, en lugar de cobrarnos los SMS, comenzaban a cobrar planes de Internet, por MB’s o por día y se siguieron llenando de oro. Pero gracias a WhatsApp, esta vez, estábamos todos contentos.

Si hacemos un simple cálculo y dividimos u$s 16.000.000.000 entre 450.000.000 de usuarios nos da cómo resultado u$s 42 y monedas por usuario. Eso es lo que pagó Facebook por WhatsApp y evidentemente si nos volcamos al modelo de negocio actual los números no cierran, ya que necesitarían que todos los usuarios paguen por 42 años para recuperar la inversión. Es ilógico, “la papa” está por otro lado, por lo que significa WhatsApp más allá de lo que genera económicamente y los beneficios que le da a Facebook todo esto.

Así que, a quien se preguntó si se iba a volver de pago, creo que tienen la respuesta, un rotundo no. De hecho, no me sorprendería si incluso dejan de cobrar definitivamente el servicio, ¿Qué gana Facebook comprando WhatsApp? Bien, ahora es dueño de la aplicación más utilizada de los smartphones, por lejos. También dispone de una nueva base de datos increíblemente grande para poder urgar entre nuestros gustos y luego, seguramente, poder ofrecernos una publicidad aún más refinada e incisiva. Tiene una gigantesca base de usuarios captiva – especialmente los nuevos adolescentes quienes no son atraídos por la red social – para… experimentar y seguramente llevar hacia algún lado. Sin embargo, lo más importante es que sacó el mejor pedazo de asado de los que había en la parrilla y atrás venía Google. WhatsApp lo era sin dudas, y para nosotros, los usuarios, ha sido mejor que lo haya comprado Facebook a que Google, puedo darle Instagram como ejemplo del “buen manejo de Facebook” (a pesar de la publicidad) y por otro lado mil aplicaciones que enterró Google por ejemplo.

También existen varios interrogantes… La publicidad quizás sea la primera ¿Se animará Mark a usar una aplicación que usa el equivalente a la gente que vive en Sudamérica para colgarle un banner? Supongo que tienta y que debe estar en cartera aunque el mismo Mark Zujkejrkjaslolksjasbleert se encargó de comentar que ni siquiera a mediano plazo están pensando en monetizar a traves de “ads” el uso de la aplicación, la otra y quizás la más importante en términos técnicos es si en algún momento van a hacer una fusión entre Facebook messenger y WhatsApp.

Mucho dinero en juego, también muchas dudas, me voy despiendo con la última… ¿se habrá reunido Brian con la gente de Twitter y Facebook para presentarles la idea de WhatsApp o simplemente tenía la esperanza de trabajar con ellos?

Todo – o casi todo lo demás – ya está escrito.

Brian Acton

Alguna vez alguien dijo que “el mundo es para los que se atreven”. Brian Acton ha sido uno.

14 Comentarios

  1. Que montaña inimaginable de guita. Me parece bien vender una idea bien pensada, pero se hace demasiado. Será “contable” esa torta? Me imagino al Guasón arriba de la pila en The Dark Knight. Me imagino que viviría al pedo recorriendo el mundo 30 veces. Me parece una locura semejante número.

  2. Si no leí mal en realidad son 12 mil millones me acciones de Facebook y “sólo” 4 mil billones en efectivo…. Jajaja

  3. El truco es que no todo es Guita… de esos 19mil millones, 15mil millones son en acciones de facebook. Y volvemos a los mismo es todo una nube de humo, esas cosas intangibles como facebook, twitter, linkedin no valen lo que dicen valer.

  4. Son 4 billones cash para los fundadores, 12 billones en acciones de Facebook y 3 billones más para “pagar lo que ganarían” los de WhatsApp dentro de unos años. Total de 7 billones reales, los 12 billones en acciones en cualquier momento se transforman en 6 o 7 por el uso que actualmente le está dando la gente a FB, a no ser que por la adquisición de WhatsApp empiecen a subir las acciones, por lo que de la nada tambien puede subir a 14 o 15 billones. A ver que pasa…

  5. “mil aplicaciones que enterró Google por ejemplo” esa es la frase clave para mi, menos mal que no enterro el whatsapp. da bronca ver como por decisiones corporativas y fiaca o por el vil metal varias apps de google no van mas.

  6. Saludos. Tengo como un año siguiendo este blog y hasta ahora me atrevo a comentar. Lamento que sea un tema de gramática, pero es de lo que creo saber. Si bien, la expresión miles de millones es tediosa, existe la palabra “millardo” para referirse a ellos. Así que podríamos hablar de una transacción de 19 millardos de dólares. Hay que tener cuidado de no utilizar la palabra “billón” y confundirlo con la palabra inglesa “billion”, ya que para los hispanohablantes un billón es un millón de millones. Espero aportar algo, aunque sea ínfimo, a los maravillosos contenidos que siempre publican. Un abrazo.

    • Estaba pensando lo de los millardos, algo no muy utilizado en Argentina (casi nadie tiene un millardo de nada) pero que es mucho más fácil para expresarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here