Les tengo que confesar algo: cuando les cuente en qué trabajé la mayor parte de mi carrera me van a odiar un poco.

No, no soy dentista, algo mucho peor, trabajé casi toda mi vida profesional en un ISP. Más específicamente, en un operador de Cable e Internet. Es por eso, y para continuar con el odio que ya me están teniendo, que voy a darles mi visión sobre la neutralidad de la red, porque seguramente no es la que se parece a la de la mayoría.

Voy a empezar por decirles en lo que probablemente estamos de acuerdo: la neutralidad de la red es importante, necesaria – hasta cierto punto – y algo que debe cuidarse.

Mi principal problema con todo lo que se habla sobre la neutralidad de la red es similar a lo que pasa con el calentamiento global. No se preocupen, no soy de los que dicen que no es cierto, todo lo contrario, es un problema gigante que debemos atacar, pero las exageraciones al plantear el tema hacen más daño que ayudar.

Muchos dijeron que a esta altura habríamos pasado el punto de no retorno para salvar al planeta, que Miami estaría bajo el agua y que estaríamos viviendo como en Mad Max. Nada de eso pasó y para los que vienen escuchando la historia que viene el lobo, en algún momento dejan de creer en eso porque el lobo no llega. La realidad es que el lobo está cada día más cerca, pero con exageración tras exageración, solo se logra hacer creer que el lobo es una oveja.

Con la neutralidad de la red está pasando algo similar.

Les cuento un secreto, en países como Argentina no existe la neutralidad de la red. Nunca existió y muchas de las cosas que dicen que van a pasar inmediatamente porque se eliminó una ley en EEUU nunca pasaron ¿Significa eso que nunca van a pasar? No, de ninguna manera, pero gritar que viene el lobo, corriendo, con sangre en los colmillos, cuando en realidad tras años sin una regulación o protección no existe algún impacto importante en los servicios que recibimos, hace daño.

Ya sé, me van a decir que los servicios que recibimos son malos, lentos y caros. Pero… el problema acá no es la neutralidad de la red, el problema es la competencia. O mejor dicho, la falta de competencia.

Dependiendo del mercado, las realidades son completamente distintas. En EEUU uno asumiría que con todo el cuento del libre mercado hay miles de opciones para contratar un proveedor de Internet, pero en la mayoría de los casos no es así. Habiendo prácticamente un monopolio en muchas ciudades, de todos los tamaños, no hay mercado que se autoregule. Lo mismo pasa en nuestros países en ciudades chicas, donde simplemente no hay opciones y el operador no tiene ningún incentivo en mejorar su servicio. En estas situaciones, la neutralidad de la red no te va a ayudar a que recibas más velocidad de conexión y a mejores precios.

En los casos donde hay competencia, muchos de los miedos que tiene la mayoría de los usuarios son bajo mi óptica infundados. Al final del día, nadie quiere perder clientes. Se busca dar el mejor servicio posible con los recursos que se tienen. Por ejemplo, aunque no era popular el traffic shaping bien usado funcionaba bien porque permitía dar un mejor servicio en horas pico. A nadie le importa recibir un correo electrónico un segundo después, pero te va insultar en ocho idiomas si tiene lag al jugar. Como pasa con todo, nadie diseña para los picos, porque simplemente no es rentable o para que lo sea deberían cobrarte mucho más de lo que pagás hoy. Por eso no es fácil hacer una llamada el 31 de diciembre a las doce de la noche.

Pasemos las cosas en claro, las empresas no siempre son más buenas que Lassie con bozal. Ya hay muchos ejemplos de bloqueos o ralentización de servicios porque competían con los propios. Por suerte la opinión pública se hizo sentir o los entes reguladores intervinieron y tarde o temprano se eliminan esas prácticas.

Pero no caigamos en creer que las empresas solo se mueven con un plan secreto de querer joder a todo el mundo. Queda lindo en el imaginario, pero habiendo estado en tres mil millones de reuniones de diferentes empresas, les aseguro que no es así. Al final del día, de una forma u otra todas quieren dar el mejor servicio posible – obviamente que ganando dinero – ya que esto no es una beneficencia pero tampoco es que a nadie le importa el cliente.

¿No creen que si las cosas fueran como las pintan existiría Netflix? Apenas estaba levantando la cabeza la hubiesen pisado, punto.

Y eso no fue así. Hubo peleas, discusiones y aprietes, reclamos que Netflix tenía que pagar por el tráfico que pasaba con comodidad el 50% de la capacidad de varios ISPs, pero acá estamos, con un servicio que lo que logró fue hacer vender paquetes de mejor velocidad y sacar del letargo a los cableoperadores para evolucionar a servicios más competitivos.

Retomando el punto sobre lo negativo del extremismo, traten de ver las cosas desde la óptica de un gigante con un monopolio. No se ustedes, pero yo sin dudas preferiría toda la vida discutir hasta el infinito sobre la neutralidad y que no me obliguen a abrir las redes a otros operadores o brindar un mejor servicio. En lugar de concentrarse tanto en la neutralidad de la red, la discusión importante es sobre cosas más básicas, como la de quien provee los accesos, el transporte o la salida internacional. Argentina hizo algo excelente en este aspecto, salió a competir al mercado con una Red de Fibra Óptica Federal, a precios accesibles y le movió el piso a los monopolios.

En la discusión también tenemos que meter nuestra doble moral. Varias operadoras móviles empezaron a regalar el consumo de Whatsapp y todavía no he visto a nadie quejarse de eso. Esa práctica se llama zero-rating y rompe la neutralidad con una patada voladora, pero como nos da un beneficio elegimos mirar para otro lado…

Si se quieren sumar al extremismo, les dejo una analogía que leí hace poco: Ésta decía que obligar a distribuir cierto contenido por la red era como pedirle a un supermercado que venda ciertos productos que no le gustan a precios que no puede controlar. Hay mucho para debatir y puntos sobre los que va a ser difícil ponerse de acuerdo, pero como dije al principio, exagerar los resultados de no tener leyes de neutralidad no ayuda en nada.

Lo otro que no siempre se menciona es que para dar muchos de los servicios que se vienen con el 5G, como una red de muy baja latencia para conectar autos autónomos, se necesita darle prioridad distinta al tráfico. Con una ley de neutralidad de la red eso es inviable. ¿Vale más la neutralidad que el avance de los servicios? El debate no es trivial.

Con el pasar de los años me fui haciendo más liberal por así decirlo, soy un fiel creyente que el mercado debería auto regularse, con la menor intervención posible de organismos de control. Para mi lo que realmente necesitamos como clientes son opciones y más competencia, más apertura.

Y Vos… ¿qué opinás?

14 Comentarios

  1. “Con el pasar de los años me fui haciendo más liberal…”

    El Gadsden Flag modificado que ilustra la portada no pasa desapercibido ¯\_(ツ)_/¯ .

    • El Gadsen Flag se lo debemos a Guille que está en todo y eligió las fotos de la portada, definitivamente el Don’t Tread on Me va perfecto con un mercado más libre jajaja

  2. El otro dia me mire un par de videos de Youtube sobre esto y no entendí ni 5… Ahora leo acá y entiendo todo jajaja nunca cambien!!!

  3. El problema es que en lo que respecta a telecomunicaciones, debido al gran costo de infraestructura, hay muchas barreras de entrada para nuevos competidores. De hecho, no es casual que los proveedores de internet hayan surgido en base a otros servicios con infraestructura instalada (Telefonicas y proveedores de CATV). Con este contexto, dificilmente tengas condiciones de competencia. Y a causa de esto, se cae en la necesidad de compensarlo con regulaciones estatales (y te aclaro, que al igual que vos, soy bastante liberal

    Y pasando al tema de la neutralidad en si, el problema es que la regla tiene que ser clara y sencilla, para ser aplicable. No sirve poner una norma que diga: “se permite no ser neutrales mientras no se zarpen”, porque ahi queda a criterio subjetivo y seria impracticable. Pensa que la ausencia de neutralidad se podria usar facilmente para formar barreras de entrada ficticia a nuevos competidores: imaginate un acuerdo entre alguna empresa de eCommerce (Amazon, Ebay, etc.) y alguna Telco: queres entrar al sitio de la competencia: te penalizo con una velocidad bajisima. Una situacion asi daria lugar a un caso de practica desleal? Seguramente, pero eso implicaria analizar caso a caso, y para cuando se resolviera, el daño seguramente ya estaria hecho.

    Cosas de este estilo ya han pasado. Es lo que ocurrió hace mucho tiempo, con Microsoft y Digital Research: para hacerla corta, Microsoft introdujo codigo en sus aplicaciones, para detectar si se ejecutaban en DR-DOS (la competencia al MS-DOS) y mostrar un error.

    • Si, por eso me parece que lo importante es buscar la forma de generar más competencia. Hoy hacer una red FTTH es más barato que nunca, y – al menos en Argentina – muchas ciudades están desesperadas porque alguien vaya e invierta, las municipalidades te abren las puertas de par en par. Súmale las bajas en los precios de transporte que generó ARSAT, la facilidad para sacar una licencia de datos y de a poco vas abriendo el mercado. Faltan más políticas para profundizar eso.

      De la neutralidad de red está claro que al no estar regulado por ley se puede hacer cualquier cosa, pero en la práctica o no pasa o el mismo mercado lo impide, siempre y cuando haya alternativas o la comunidad sea lo suficientemente fuerte. Pero esa misma regulación muchas veces frena la innovación. El equilibrio tiene que existir para no frenarla.

  4. La neutralidad de la red ya no existe hace rato. Y si, es porque los usuarios, cómodos porque tenemos WhatsApp gratis o porque por dos mangos Netflix nos anda a los palos, hacemos la vista gorda y no reclamamos más.

    Lejos quedó aquel momento del ¿2004? Dónde salíamos todos en patota a quejarnos porque querían matarnos la banda ancha. Ya a nadie le interesa. Creo que en este mismo blog hay un artículo que cuenta como Netflix les mete sus servidores caché a Los ISP y Los ISP contentos le donan su ancho de banda a costa de que el resto ande para la mierda. Conformismo mediocre del siglo XXI.

    • Lo de los servidores de caché no es tan así como decís Manu. Es un ganar ganar para el ISP, los clientes y el servicio. Lo ofrecen varios como Netflix, Google, Facebook y a través de otros servicios como Akamai miles otros más (las actualizaciones de Steam, Microsoft por ejemplo). El ISP le mejora la experiencia al cliente final, se ahorra ancho de banda internacional con lo que puede ofrecer mejores precios o aumentar la velocidad al cliente sin aumentar el precio y el servicio en cuestión también se ahorra ancho de banda y mejora la experiencia de sus clientes. No es conformismo o buscar que lo demás ande mal, todo lo contrario, es buscar que las cosas anden mejor, liberar ancho de banda para usarlo en otros servicios sin que los más populares te congestionen la red.

  5. Lo del zero rating de whatsapp es una mierda, frena la innovación y la libre competencia con otras aplicaciones de mensajería, si nos ponemos en liberales seamos coherentes.

  6. No coincido muchachos, la realidad es que no pueden censurar o marcar donde podemos acceder y donde no.

    Si quieren ver los niveles de ruido que pueden meter investiguen el caso en Portugal donde esto es ley hace rato y esta aplicado a fuego. Los abonos de internet se duplicaron y hasta triplicaron, si queres usar whatsapp paga por N cantidad de Gb una cuota Y, si a eso le queres agregar 5 Gb de Netflix tambien tenes que pagar arriba. Eso si, si queres usar los servicios internos del ISP vienen con el abono basico que solo sirve para revisar unos pocos Gb de Mail.

    Habiendo trabajado en varios ISP y habiendo estado en la mesa chica de muchos de los proyectos tambien, la realidad es que los servidores de cache no son solo de Netflix por un lado, sino que tenes de Google, de Facebook, de Akamai y asi varias CDN mas. Y por el otro lado son la gloria en reduccion de consumo de ancho de banda, utilizando una sola conexion para mantener cacheado el contenido que mas se accede desde los abonados pueden liberar los troncales contratados a Tier 1 y Tier 2 que le cobran una buena fortuna por Gb (te penalizan si usas mas o incluso menos de un % acordado sobre el ancho de banda total contratado).

    • Linuxin, asumo que te referís al mercado móvil y no al fijo. No conozco demasiado del mercado de Portugal, si sé que PT había elegido ir por ese camino de desagregar todo pero revisando rápido en su página web y a menos que se me pase algo parecería que por 25 euros (unos 575 pesos hoy) tenés todo ilimitado. Insisto en que lo ideal sería concentrarse en generar competencia. Siguiendo con Portugal para usarlo de ejemplo, si no te gusta ese enfoque de PT tenés a Zon como alternativa que te ofrece por 60 euros (unos 1400 pesos) 1 giga de internet fijo, TV con 177 canales, teléfono fijo ilimitado nacional y algunos destinos internacionales más celular con 10 gigas de datos. Yo sinceramente mataría por tener eso acá…

      Lo importante es tener alternativas, están los que creen que el servicio a la carta es genial y los que creen que la tarifa plana es la única alternativa. Con buenas opciones, el mercado elige lo que prefiere y todos terminan contentos.

  7. Excelente texto Patricio, gracias por compartir tus pensamientos y abrir la discusión a un tema que, como bien decís, si no lo tratamos con cuidado terminamos generando más daño que ayudar.

  8. La neutralidad de red son palabras lindas, pero bajás a la realidad y ves como venden sus ideales por un WhatsApp gratis, o PlayStation priorizado.

    Visto en este blog:
    “DATO de un amigo del amigo de mi primo (cof cof) Play Station tiene convenio con los 3 ISP grandes para “priorizar” algunos tráficos; y sobre todo, plan de reducir la latencia a mediano plazo, con optimización en los ruteos. Una buena para los gamers.”

    Era necesario quitar esa regulación para llegar a esos acuerdos. Igual es impracticable. No todo es “velocidad” . Nadie puede controlar u obligar que tal ISP vaya por cierta ruta de mayor o menor latencia. Miren como Telefónica envía a los usuarios de Netflix hasta Miami. Porque tiene sus cables puede hacerlo.

  9. Excelente artículo y comentarios. La verdad es que desde hace unos meses este es uno de los temas de moda para hablar en los blogs tecnológicos, pero es la primera vez q lo veo tratado de una forma más realista, profesional y local y no como una mera traducción de lo q se habló en USA. Saludos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here