Cuando una PC comienza a tener problemas aleatorios, reinicios y por sobre todo, pantallazos azules (en caso de Windows) y errores del tipo Kernel Panic en Linux. Una de las pruebas que hay que hacer, es el chequeo de la integridad de la memoria RAM.

Obviamente antes que ello hay que avanzar haciendo una revisión física del hardware. Ver que no se observen capacitores inflados en el motherboard y que la temperatura del procesador no estén cerca del punto de fusión del estaño (?). También es buena idea revisar la tensión que entrega la fuente de alimentación. Obviamente a esto lo hace mejor el personal idóneo, pero justamente con un poco de ideas y algo de ganas lo puede hacer cualquiera.

Sabiendo ya que a priori los componentes están en buen estado, es una buena idea utilizar Memtest para chequear la memoria.

Memtest86 es un programa (pueden encontrarlo en el famosísimo Hiren’s Boot CD) que chequea la superficie del módulo (o módulos) de RAM, en realidad no es superficie, sino que lo correcto sería decir que lo chequea bit a bit, pero es para que se entienda el concepto.

En general los programas de chequeo de memoria funcionan de una manera similar, van escribiendo diferentes patrones en la memoria (por ejemplo 10110011) y luego verifican si la lectura es igual, de lo contrario marcan las celdas como defectuosas.

Lo ideal, cuando una PC tiene varios slots, es probarlos 1 por 1.

Rústica como la mierd*, así es la interfaz de Memtest86.

Por más que un módulo pase el test bit a bit no puede asegurarse su buen funcionamiento, ya que si bien este tipo de tests permiten saber si las celdas no están dañadas, no nos permiten asegurarnos que las memorias respondan cuando son exigidas con aplicaciones que escriben/leen deliberadamente en memoria. Para ello es necesario ejecutar lo que se llama “test de stress”, pero es harina de otro costal.

Memtest es un software que tiene… ¡25 años! Fue escrito por un tal Chris Brady en 1994. Al ser escrito bajo licencia GPL crearon un fork llamado Memtest86+ que a veces da lugar a ciertas confusiones, pero básicamente son tan parecidos que asusta, cómo el meme de SpiderMan.

Lo genial de este software es que desde hace varias versiones los Memtests (tanto el de siempre cómo el plus) pueden incluso hacer lista de “porciones de memoria RAM dañadas” para que luego los Kernels de Linux las ignoren gracias a un parche que se llama “BadRAM”.

Durante años, cuando me dedicaba full time a la informática, se trató de una de mis herramientas preferidas. A cada PC que pasaba por el taller le corría Memtest, HDDRegenerator y luego desde Windows un rato de Prime95 junto con 3DMark, mientras chequeaba los voltajes de la fuente con Speedfan. Es por eso que tengo un gran aprecio por esta simple pero maravillosamente útil pieza de software.

Y vos, ¿conocías Memtest86?

1 Comentario

  1. cristian

    Me parece que el mejor tester de memorias sigue siendo Windows. Eh tenido el memtest 24 hs sin novedad. Pero Windows se moria aun recien formateado. Probe otra memoria y chau. Las veces que me tocaron problemas de memoria o falla Windows o ni siquiera te deja formatear e instalarlo.

    Bah es lo que me toco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here