Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia lejana escribí sobre algo que sucedía poco antes de que Steve Jobs anuncie el comienzo de la era Post PC: nadie necesitaba computadoras nuevas porque con cualquier equipo medianamente moderno** ya era suficiente para realizar el 95% de las tareas de un usuario promedio. Con un procesador Dual Core y 1GB de RAM cualquiera de nosotros podíamos utilizar un web browser, una aplicación ofimática, editar imágenes, mirar películas, escuchar música.

Se había tocado un techo, e incluso, se mezcló con una época en la cual se optimizaron mucho tanto los Sistemas Operativos (de Windows Vista a Windows 7 el salto en performance/IPC fue abismal) como también en aplicaciones y hasta formatos. Recuerdo asombrarme cómo casi cualquier equipo corría un MKV cuando antes se tiraba gases de colores para renderizar un AVI comprimido con DivX. Todo sumó, digamos, para que cada vez necesitemos menos las nuevas generaciones de modelos de procesadores porque… ¿si todo me anda bastante bien… para qué voy a querer que me ande mas rápido?

La frustración superada

No soy psicólogo ni experto en marketing, peor es innegable que existe algo en la psicología del consumidor que, una vez que su frustración se ve apaga completamente, los deseos sobre el bien van decayendo.

Cuando teníamos una 486 y putéabamos porque los MP3 se cortaban y el Windows 95 tardaba 10 minutos en arrancar nos frustrábamos. Y por eso ahorramos y corrimos como Smithers a comprar los Pentium cual nuevo modelo de Stacy Malibú* se tratara. Lo necesitábamos porque nos iba a dar más felicidad. En cierto sentido reconozco – antes de que alguien me corrija en los comentarios – que mi conclusión no es totalmente válida, aunque el tener menos microfrustraciones es sinónimo a volverse un poquito más feliz o al menos, ser un poco menos infeliz.

En plena era Post PC, ya nadie se frustra con su Smartphone

Si compraste un Smartphone en estos últimos 2 o 3 años, es probable que te esté pasando algo nuevo y es que no sientas la total necesidad de cambiarlo como sí pasaba antes. Cuando tenías el Nokia 1100 querías cambiarlo por el 5200 a pantalla color. Cuando tuviste el 5200 te morías por un N73 que ya sacaba fotos y alucinabas con el N95.

Épocas doradas: cuando cada generación de Smartphones era un festival de innovaciones.

Hoy, veo al flaco Shalkis – mi mejor amigo y mejor ejemplo de usuario promedio – que hace de todo con su Moto X de primera generación. El flaco lee y responde e-mails, navega, usa mensajería y hasta saca alguna que otra foto con su con un teléfono que ya tiene – atención – 5 años.

Y me pasa a mi, que por esas cosas de la vida fui cambiando modelos año a año y tengo un Galaxy S8. Me pasa que cuando veo a mis amigos que heredaron tanto el S7 o S6 me doy cuenta que son Smartphones que no generan casi ningún tipo de frustración a sus usuarios ¡Si hasta siguen siendo rápidos cómo el primer día y sacando fotos realmente espectaculares!

El Software móvil no necesita más potencia para “andar bien”

Alrededor de 10 años atrás, cuando ocurrió la revolución Smartphone, con cada actualización de modelo las marcas mostraban claras mejoras en lo que respecta a performance en general y características particulares. Era un terreno joven y fértil, donde cada año tanto la prensa como los usuarios se mostraban impacientes para conocer los cambios que su modelo preferido traía en la nueva versión. Pantallas antirayones, cuerpos metálicos, sensores de huellas digitales, bezels cada vez menores y detalles interesantes lograron que desde hará unos 2 o 3 años, las mejoras tecnológicas aplicadas a los equipos de alta gama (llamados también flagships) son cada vez menores.

Si al hecho de que las mejoras visibles asombran cada vez menos le sumamos que los Sistemas Operativos móviles se encuentran en un estado de arte en donde ya todo está muy bien y casi no necesito nada más la combinación nos da una conclusión bastante lógica: hoy, salvo excepciones, no necesitamos un nuevo Smartphone.

Y si lo necesitamos ya no es cómo hace unos años que si no llegabas a comprar un equipo de alta gama te frustrabas con la experiencia de uso (o incluso, comprando un alta gama) porque hoy con casi cualquier terminal la pilotéas de bastante a muy bien. Si hasta lo que me llevó a escribir esto fue haber probado, por unas horas, un Moto E Plus.

Ahora, y a sabiendas de que los Smartphones en parte también se tratan de objetos aspiracionales (y de deseo) no sería errado decirte que por más que no lo necesites, quizás quieras uno nuevo.

Y está bien que así sea. O quizás no tanto.

19 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo, mientras tenga al menos 16gb de interna.

    El Samsung J1 Ace que tienen mis padres cada tanto se queja de que la memoria está llena, tanto Whatsapp como Facebook deboran memoria con el caché y los videos que se mandan como loco. Y a eso hay que agregar las apps de Google y Samsung que no se pueden borrar y no usan.

    • Yo fui user de un J110 y una buena optimizada y va como trompada!!! Compro y vendo celus, este es el primer celular gama baja q me hace caer de culo

  2. Hoy en dia lo que te frustra en celulares gama media media-baja es la falta de memoria para instalar apps. Es lo que sufro yo y mis viejos.

    Andar “haciendo espacio”. Haciendo limpieza de caché y borrando conversaciones de whatsapp para poder actualizar alguna otra appa. El resto, son casi todo lo mismo.

  3. Entiendo perfectamente esa sensación de que no necesitamos algo mas potente en nuestro uso cotidiano. Llevo 2 años con un Moto X Play y cada vez que veo la diferencia con un modelo actual del mismo rango de precios no le siento una mejora considerable para hacer el salto (pero la batería ya me esta pidiendo que busque reemplazo).

    Pero también entiendo perfectamente a los usuarios de teléfonos de gama baja que si lo sufren todos los días, tanto sea por memoria ram como espacio de almacenamiento se sigue sintiendo muchísimo en las gamas medias y bajas que ratonearon con los recursos y no tienen minimamente 2gb de ram y 16gb de almacenamiento como para no morir en el uso diario. Un flagship de hace 3 años ya cumplía con estas condiciones sobradamente y por eso es mas difícil verlo desde esa perspectiva.

  4. Totalmente de acuerdo, tengo un Note 5, que cumple unos dos añitos dentro de poco y la verdad que no veo objetivo cambiarlo por algo mejor. Si las diferencias son minimas y la cantidad a desembolsar para ver un cambio son MUY altas.

  5. Estoy de acuerdo… siempre que no caigamos en las gamas mas bajas de samsung porque son basura… y minimo 16gb de memo interna… 8gb son insuficientes hoy en dia.

  6. No entiendo como Windows Phone desde la versión
    8.1 permitía que WhatsApp almacenará en la micro SD y Android no pueda. De no ser porque mi hijo destrozó la pantalla de mi antiguo Nokia Lumia nunc a hubiese sentido la necesidad de cambiar mi telefono

    • Windows phone en telefonos chiquitos incluso, vuela, muy bien diseñado.

      Android es cada vez mas inutil si no es un telefono de gama media alta.

  7. Comparto la opinion del articulo. También soy poseedor de un Moto X primera generacion adquirido en 2014 y no veo necesidad de cambiarlo. Sigue cumpliendo con todas mis necesidades.

  8. Muy bueno el artículo. En mi caso hasta hace unos meses estaba usando muy conforme mi Moto X 2014 y lo tuve que cambiar porque la batería ya no daba para más y el GPS me empezó a fallar feo (soy jugador de Pokemon Go). Ese moto es el mejor celular que he tenido! si le hubieran puesto ranura para SD y más batería, me lo hubiera comprado de nuevo! ahora me compré un Moto Z play usado y hasta siento que el otro celular funcionaba mejor pero la estoy en la gloria con la batería jaja.

  9. La innovacion va tener que venir del lado de un formato superador, algun wearable que realmente de gusto usar, los conceptos ya están.

  10. Mmmm no, no lo veo ni a palos como lo dice el artículo. SI puede ser si es un gama media o media-alta con MUY buenas prestaciones, sino ya un celular con 2GB de ram tironea hasta para abrir una app de mensajería.

    Tenés celulares muy chotos pero con “pantalla linda” como un J2, que a los 6 meses son una carreta, y celulares de la misma marca que no son gama alta pero si muy buenos, como la serie A de Samsung. Ahora yo me pasé a Xiaomi y me compré un Mi A1, un monstruo con muy buenas prestaciones (casi que no le envidia nada a un gama alta) por 200 usd.

    Saludos.

  11. La presentación anual casi obligada de los mayores fabricantes de celulares me hace acordar al capítulo de los Simpsons donde Homero debe presentar la nueva hamburguesa de Krusty: la que tiene salsa.

    Año tras año sacan nuevos “flagships” que poco tienen de distinto al modelo antecesor.

    Los verdaderos capos ahi son los de marketing, que logran que la gente haga cola para comprar un celular (que la mayoría ya tenía y les andaba bien) el primer día que salen a la venta.

    Obsolesencia programada? Naaaaa

    PD: Cambie mi celu Samsung Core Prime LTE por un Huawei Mate 9 gold porque me tenía podrido estar TODOS los dias borrando cosas y porque para laburar con el Teamviewer una pantalla de casi 6″ me venía de lujo (ni hablar de la cámara de fotos).

    • Me parece certero tu comentario acerca de la Obsolescencia Programada, tan vigente en el rubro de la informática y también de los smartphones. Yo tengo un Samsung J5 J500 (2015) al cual ya le han sucedido 2 o 3 “actualizaciones” no muy relevantes, excepto el aumento necesario de la memoria RAM (la versión 2015 tiene 1.5 GB RAM, el cual te pasa factura de vez en cuando). En mi experiencia personal, es un celular de prestaciones aceptables, buen rendimiento y buena construcción.

      Retomando la Obsolescencia Programada, es un tema muy interesante y que en parte nos da un pantallazo del “detrás de escena” de esta industria insaciable, evocada a la doctrina del “cambio permanente” sin medir las consecuencias ambientales, sociales y económicas que devienen. Sería provechoso, al menos yo lo pienso así, que se hiciera un artículo. Aporto un video como disparador. “OBSOLESCENCIA PROGRAMADA Comprar, tirar, comprar”

  12. Yo vengo de un windows mobile (Lumia 640XL) con aprox 2 años, el cual es un buen modelo en cuanto a Hardware y que está funcional, pero que por el abandono de microsoft me he ido quedando sin servicios y sin aplicaciones; por lo que me he visto forzado a cambiar de modelito. Me llamó mucho la atención lo mucho que han aumentado en costos los smatphones, y que no significaban mucha mejora en el Hardware del modelo que yo venía, así que terminé optando por un iPhone SE, que me costó lo mismo que un moto G5.

  13. Yo tengo un Moto G 1era Generación; ya que trabajo en casa, de poco me cambia el 4G (el extremo del rata).

    Le instalé el LineageOS y tengo teléfono para rato!

  14. Yo pasé hace unos años de un LG L1 (gama baja) por un BLU cuya batería no duro nada y finalmente un Moto que por cuestiones de inseguridad deje de tener y por ahora de vuelta al LG L1. ¿Qué telefono BBB recomiendan que no sufra la obsolencia programada pronto?

    Saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here