Vivimos en un mundo en el que tener presencia “en las redes” parece ser algo tan necesario como el aire que respiramos, además de que (casi) cada uno de nosotros anda con, por lo menos, un dispositivo que se encarga de conectarnos a la red de redes. Ese dispositivo seguramente tenga una cuenta perteneciente a una de esas grandísimas corporaciones que poseen las más grandes (y casi inconcebibles) bases de datos de sus miles de millones de usuarios. Datos que comienzan con un nombre y apellido, pasando casi indefectiblemente por un correo electrónico, número de teléfonos y de tarjetas de crédito entre otros tantísimos cosas que cruzan y guardan. Estos dispositivos, en su imensa mayoría disponen de conexión a internet casi continua y un GPS que permite a estas corporaciones conocer nuestra ubicación pácticamente en timpo real, y en Android al menos, incluso manteniendo deshabilitado el servicio de ubicación (1, 2).

Además de lo anterior, es normal que tengamos instaladas aplicaciones para poder “postear” lo que hacemos en el mismísimo momento en que lo hacemos (porque si no, no tendría gracia), las que suelen usar cierta información que les provee el dispositivo.

Entre la información que una App suele tomar de un dispositivo incluye, sin limitarse a, marca y modelo del dispositivo, red wifi a la que nos conectamos, operador de telefonía que nos provee el servicio telefónico o de datos (depende del dispositivo), ubicación aproximada basada en las mencionadas redes, ubicación (más o menos) exacta basada en GPS, etc. Otras aplicaciones también pueden solicitar acceso a los contactos, por lo que desde ese momento pasan a tener no solo información nuestra si no también de familiares, compañeros de trabajo, clientes/proveedores, escuelas de los hijos, gimnasios, restaurantes y un muy largo etc. También instalamos en nuestros dispositivos (si no traían instalado de fábrica) aplicaciones que realizan una copia de nuestas fotos y videos para mantenerlas en los servidores de sus respectivos dueños.

Y mientras todo esto ocurre, a espaldas nuestras (porque es algo que no se ve) algunas empresas, si no todas, llevan diferente tipo de registros de nuestra actividad. Pueden registrar la dirección IP (dirección de internet) desde la que nos conectamos, fecha y hora de cada conexión, dispositivo usado, sistema operativo del dispositivo, ubicación (aproximada/precisa), la frecuencia con la que vamos al supermercado (sí, lo saben basados en nuestra ubicación), cuánto tiempo estamos dentro, qué película vamos a ver al cine (cruzando datos sobre el horario en en que vamos al cine, que lo saben también por nuestra ubicación, con los horarios de las funciones), etc. Cuando se envían (suben/postean/publican) fotos y videos también pueden registrar marca y modelo de la cámara que tomó las imágenes, incluso pueden llegar a llevar registro de las llamadas y mensajes tanto entrantes como salientes (lo que se conoce como metadatos).

Mark, o también conocido como “el gurú que sabe más que vos sobre vos”.

Todo esto se hace, en teoría, con el fin de poder brindar al usuario varios beneficios, como por ejemplo la mejor ruta a tomar para ir de casa al trabajo, si nos convendría salir con paraguas. Y publicidad, mucha publicidad basada en quién sabe qué y cuánta de esa información que se recopila. Cierto es que esos servicios que se nos ofrecen “gratis” alguien los paga. Justamente lo pagan las empresas que promocionan sus productos mediante los servicios que se nos ofrecen “gratis”.

El problema, la solución, y salir de la zona de confort

El problema, en mi opinión, no es que recojan los datos en si sino en el hecho de que no informan completamente qué datos recogen. Tampoco dicen – o al menos la mayoría ya que a varias empresas le ha caído el duro peso de la ley y de la opinión pública en contra – en qué utilizan cada tipo de dato, y mucho menos aun permiten conocer cuántos ni qué tipo de datos recogieron. Por mencionar algunos casos, Google permite pausar la recogida de ciertos tipos de información (historial de reproducción de videos de YouTube, historial web, de ubicaciones, etc) e incluso eliminar todo o parte de esos histriales. Permite también descargar una copia de la información que hayamos ingresado al servicio (almacenamiento de Drive, correos enviados/recibidos en Gmail, etc). Facebook por su parte también nos permite descargar básicamente lo mismo (fotos, videos, lista de reacciones a las publicaciones de nuestros “amigos”, mensajes enviados/recibidos, incluso con personas que hayan “eliminado” su cuenta). Pero no nos permiten, por ejemplo, eliminar esos metadatos que han recogido a nuestras espaldas.

Entonces la pregunta que deberíamos hacernos (al menos yo me la he hecho varias veces) es:  ¿conviene sacrificar tanto nuestra privacidad a fin de obtener los beneficios que nos ofrecen? Si la respuesta es  el asunto se termina acá. Seguimos como venimos que no pasa nada. En caso contrario surge otra pregunta: ¿Qué se puede hacer?. La respuesta es muy (y enfatizo el muy) personal.

Sí puedo comentar a modo de ejemplo qué es lo que yo mismo empecé a hacer.

No uso Google para hacer búsquedas en itnernet. Uso DuckDuckGo y/o StartPage; son buscadores que en general ofrecen resultados similares (salvo que Google ofrece resultados basados en nuestros gustos y actividad) pero que no llevan registro de la actividad de sus usuarios.

Tambien cerré mi cuenta de Facebook y estoy dejando de usar Gmail en favor de ProtonMail (servicio suizo orientado a la privacidad y seguridad del usuario). Uso Signal para enviar y recibir SMS (funciona también como WhatsApp y Telegram, aunque con algunas funciones menos). En el celular uso como navegador predeterminado Firefox Focus (auque tengo también la versión normal de Firefox donde guardo marcadores y contraseñas para acceder a varios sitios). Incluso mi teléfono tiene una versión de Android sin los servicios de Google.

Con esto no digo que todos deberían hacer igual que yo, es más, en este artículo solo pretendo que alguno sepa que si quiere puede vivir (y no morir en el intento) sin depender tanto de algunas cosas de las que consideramos indispensables. El problema es, claro, que los servicios más utilizados son los que más vulneran tu privacidad, por lo que viajar hacia el lado de un mayor anonimato requiere de un esfuerzo que muchos no están dispuestos a hacer.

Y vos, ¿estás dispuesto o vas a seguir usando los “servicios de siempre? Te leo.

Imagen de portada: Daniel Melchor Diaz.

14 Comentarios

  1. Muy buen Post!

    Lo intenté y luego me di cuenta que me gusta que los resultados sean orientados a mis gustos y preferencias y volví al mundo Google.

    Me gusta la idea, no la practico; Pero voy a tomar nota de tus herramientas porque siempre está quien consulta.

  2. No me pude deshacer de gmail

    Tengo un yandex, me harté del selfhosting… Todo lleva muuucho laburo.

    Excelente artículo

  3. Estoy en la misma posición que el autor de la nota! uso los mismos servicios y apps. Lamentablemente, por ejemplo con Signal, muy pocos conocidos lo tienen… y mi cuenta de protonmail la uso en paralelo con gmail, de a poco me voy a despegar de la última. Y es bien como decís: salir de la zona de confort.

  4. Te re banco! Aunque mi problema principal es con google, sabes por que ?? porque el 99% de los celulares del mundo seguro usan android, que lamentablemente tienen los servicios abusivos de google, una empresa que con la info la verdad no me trae nada de tranquilidad. no uso gmail, auqnue me gustan mucho los servicios de microsoft (bing no, claro). En la ofi me joden que si no uso gmail no deberia estar sentado ahi, pero la verdad, qu de Google no rescato nada. Insisto, mi pelea por mis datos, al margen de facebook y whatsap (otros mega deboradores de datos) es con Google ya que si te tienen en el celular te tienen dominado.

    • Exactamente… no por nada los Ubuntu phones no salen a la luz, nadie les da soporte. Ahora están retomando el proyecto si no me equivoco. Pero no termino de entender porqué es tan fácil instalar linux en una compu/laptop y para hacer en un celu es tan complicado.

  5. Es un tema bastante complejo y da para largo, pero voy a tratar de dar una opinión concisa. En cuanto a privacidad voy a comentarles de cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba. Para empezar, entiendo que las preocupaciones vienen en directa relación al nivel de conocimiento de las tecnologías. Uno cuando no conoce nada, no le importa nada, sube fotos públicas a Facebook muy sonriente diciendo “Me voy de vacaciones a Las Toninas, vuelvo en 15 días” (felices los cacos). Luego explota algún escándalo en Facebook o Google que vulneran la “privacidad”. Privacidad entre comillas porque primero, en internet nunca fuimos anónimos y segundo nadie nos obliga a publicar fotos en ningún lado. Volviendo, horrorizados por la cobertura de prensa de estos escándalos, los usuarios entramos en modo Full Stallmann a salirnos de las redes sociales… Es entonces que investigamos un poco más, y nos damos cuenta que eso es solo la punta del iceberg. Por ejemplo alguno se pregunta ¿como demonios sabe Google Maps la geolocalización de mi notebook si no tiene GPS? (enter BSSID & Skyhook).

    Y ahí arrancamos: que hacen con las consultas de DNS, trackers en todos los sitios web, y una larguísima lista de etceteras… ¿Cual es la solución?, bajarse de internet e irse a vivir a la selva misionera o tratar de ser coherente. Podemos tener Facebook/Twitter , pero no subir fotos nuestras contando plata en el interior de la casa. Podemos usar Google, pero si andamos con ganas de convertirnos en el próximo Unabomber, usemos Tor para buscar los planos. Y para cerra, si uno quiere ser un humano funcional del siglo 21 vamos a tener que aprender a amar la bomba.

    • Estoy muy de acuerdo con tu comentario. Entiendo el espíritu de la nota. y está bueno saber que hay herramientas que privilegian la privavidad, y que con un poco de trabajo pueden ser usadas. Pero la realidad es que desde que entramos a internet, ya en algún lado se están registrando nuestros movimientos. Si queremos ser anónimos, entonces, la selva misiomera.
      Modo “Full Stallman” es excelente!

  6. Fede, se puede usar Android sin tanto Google. El proyecto microG (https://download.lineage.microg.org/) ofrece una reimplementación de varios de los servicios de Google lo que permite poder usar un android sin depender de la gran G. Tienen soporte para los mismos dispositivos que LineageOS (creo que reemplazan algunas apps y sale con fritas), así que podrías probar por ese lado también

  7. Hola! no uso redes sociales hace rato (ni siquiera Linkelind) soy desarrollador de software y vengo desde la epóca de clipper (ey tengo solo 38 añitos xD) era muy fan de las redes sociales cuando salieron, hasta que empece a ver lo mismo que vos, del que no me puedo desprender todavia es de gmail, ya que los malditos me hacen la vida mas facil con gmail, calendario y el anotador (lpmqlp) pero voy a ver las herramientas que subiste, muy bueno tu post, gracias

    • JaJa! Pero siempre hay alternativas… Podrías establecer el reenvío desde Gmail hacía otra cuenta. Outlook.com (más de lo mismo diría, pero al menos se diversifica un poco) también ofrece calendario junto con el correo. Y por el tema de las notas quizás haya algo más. Como no las uso no sé qué herramientas hay

  8. “Signal para enviar y recibir SMS”

    Mmmm… quizá me equivoco, pero para que la comunicación sea segura, el otro usuario debe tener Signal también, porque los SMS/MMS no son seguros por mucho que uno los envíe o reciba usando la app de Signal.

    “Signal Android can be configured as your default SMS/MMS app. In this case, you can send and receive insecure SMS/MMS in Signal Android. Learn how to distinguish when communication is private (Signal message) or insecure (SMS/MMS). ”
    Fuente: support.signal.org/hc/en-us/articles/360007321171-Can-I-send-SMS-MMS-with-Signal-

    • Sí, es cierto. Pero por qué tener una aplicación para los SMS convencionales y Signal por separado si con una misma puedo hacer las dos cosas?
      Del otro lado de la balanza estarían Facebook Messenger, Skype o Hangouts (por cotar algunas) para sus propias comunicaciones y SMS, pero prefiero Signal (y la app nativa de SMS deshabilitada)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here