El Game boy cumplió 25 años. Si, 25

Todavía recuerdo como si fuera ayer la salida del colegio y el paso obligado por uno de los tantos ya extintos kioskos de diarios y revistas a ver si llegaba la “Club Nintendo”. 3 meses de demora respecto a México tenía esta publicación que realmente dejaba que desear pero era lo único que teníamos aquellos videojugadores adeptos la “gran N”. Axy y Spot eran los videojugadores que escondían sus verdaderos nombres y con eso generaban cierto misterio en nosotros, los lectores. Por aquellos tiempos yo pasaba de tener un Family Game a una SEGA Genesis, pero soñaba con una Super Nintendo que era innacesible para el bolsillo del argentino promedio.

Si, estábamos 1 a 1 y toda la bola, pero la plata no alcanzaba. Por más que algunos ahora intenten hacerles creer a los más jovencitos eso de que las cosas eran fáciles, que los viajes a Miami y a Punta del Este eran para cualquiera, lo cierto es que para el laburante ralo era tan o más difícil que ahora. Me acuerdo bien del precio de la SNES en 1995 cuando me la compré. Tenía 4 años en el mercado y valía 300 pesos, por entonces un maestro ganaba 350.

Mi viejo siempre laburó para que tanto mi hermana como mi vieja y yo la pasemos lo mejor posible. Cada vez que podía sacaba me tiraba unos manguitos para que vaya a los videojuegos de la peatonal, para el alfajor y la coca en la escual y también de la plata que se guardaba después de pagar las cuentas y el alquiler hacía cosas como comprarme bonites para jugar al fútbol, no los Puma Borussia que me gustaban pero aquellos Fulbencitos eran quizás demasiado para alguien que se dedicaba más a repartir patadas que pelotas. Nunca fuimos de vacaciones demasiado lejos ni tampoco me compró una consola de última generación simplemente porque no pudo, pero si pudo darme de a puchitos para que yo ahorre y a la larga consiga tan preciada caja de felicidad como eran para mi – y para mis amigos – las consolas de videojuegos.

A la distancia y con ambos vivos me genera un poco de culpa quizás haber sido tan “hincha huevos” para con ellos con el tema de los jueguitos para con mis viejos, por suerte tengo la posibilidad de recordarlo junto con ellos y reirnos del tema, como también me acuerdo cuando él se quebró la tibia jugando al fútbol conmigo y mis primos y me cantaba las curvas, enyesado y con la pierna apoyada en un banquito, en el F1 World Championsip.

Como podrán ver en estas líneas, tuve una infancia feliz y no justamente por cosas materiales sino por las espirituales, esas que alimentan el alma y los recuerdos por el paso de los años. Sin embargo y a pesar de todo esto el hecho de que la plata no sobraba me dejó muchas “cuentas pendientes” como videojugador que fui cumpliendo con los años. Una de ellas fue con la primer consola portátil de Nintendo que tanto me maravillaba y que por entonces era un objeto muy difícil de encontrar o siquiera ver en el país. Pero eso detenía a quién escribe a conocer casi en detalle las características técnicas y el catalogo de juegos de una consola que se convirtió en mito.

Game boy

(Game boy pocket corriendo F1 Race. Detrás, la PSP de Sony corriendo Gran Turismo)

Nintendo sacó a la venta al Game Boy en 1989. El equipo que se encargó de diseñarla fue el mismo que años antes había hecho los maravillosos Game & Watch que ahora son un objeto de colección. Con una capacidad técnica que se asemejaba al Nintendo Entertainment System original (NES) pero con una pantalla monocromática similar a la de una calculadora científica la consola no se destacaba justamente por disponer de tecnología de punta y en ese sentido quedó aún más relegada con la llegada de la Atari Linx y la Game Gear de SEGA. Sin embargo y a pesar de las bajas ventas en los primeros meses de ser lanzada una vez establecida en todos los mercados la pequeña de Nintendo sacó a su competencia litaralmente – y nunca mejor dicho –  del juego debido a 2 factores: los juegos y usabilidad.

La Game Boy era vetusta, fea, con pantalla monocromática pero contaba en su catálogo con el Tetris y Super Mario Land, juegos pensados para la consola que la convertían en un must, un obligado si te gustaba jugar en la escuela, en el colectivo o en el parque. Las demás portátiles tenían juegos pensados para las consolas mayores y se comían las pilas en un par de horas, pilas que por entonces no se recargaban y tampoco eran baratas. Una vez pasado el hype, la Game Gear y la Linx por lo general se convertían en pisapapeles mientras el Game Boy seguía siendo un objeto para jugar mientras no estabas en casa y lo mejor, sin aparente fecha de caducidad.

Compré mi Gameboy en el 2000, 11 años después que fuese lanzado el original y un lustro luego de que ese modelo, mejorado, saliera a la venta. Conseguí el Gameboy Pocket en un foro de videojugones en un estado absolutamente inmaculado y lo mejor: en el color gris plata que siempre quise. Junto con él, Super Mario Land, F1 Race y Wario Land: Super Mario Land 3. Por entonces la fábrica de sueños japonesa ya había creado 100 millones de consolas, muchas de las cuales todavía seguían siendo utilizadas. Eso fue lo mágico del Game Boy, una consola con la capacidad técnica de una NES conectada a una TV Blanco y Negro siguió vendiendo máquinas por 14 años y se seguía sintiendo fresca a pesar de los año. Su reinado duró muchísimo para lo que se considera la vida media de una consola y en 2001 fue sucedida por el retro-compatible Game Boy Advanced, que también fue un éxito de ventas ya que mantuvo las bases simples de su predecesora pero acorde a los tiempos que corrían . Sin dudas nada de esto hubiera sucedido si los nipones no dotaban de cierta magia a esta pequeña, magia que se despierta cada vez que uno corre el interruptor de OFF a ON y suena la “moneda de mario” mientras baja un pixelado Logo de Nintendo presentando el cartucho que hemos insertado.

Gracias Game Boy, fuiste y serás la más influyente consola portátil de la historia.

Felices 25 años, adiós y hasta la próxima.

13 Comentarios

  1. Me regalaron el game boy color en la navidad del 99 después de ver cientos de propagandas en la tele que prometian mil maravillas, y obviamente con el pokemon amarillo que fue la verdadera causa de mi locura por la consola. Era pleno boom de pokemon y yo tenia 10 años. Mi papa anti tecnología, luego de regalarme un clon de la family de chiquito tipo 3 años y que asi todo le gane en el súper Mario nunca mas apoyo mi fanatismo por los juegos. Quedó creo yo espantado cuando compramos una compu en el 97 y yo me la pasaba pegado a la pantalla. Ademas no había mucha plata tampoco, si lo sabre jaja mi mama fue siempre maestra!! Mi otro sueño en esa epoca era la Nintendo 64 pero era imposible, ya me daba cuenta yo mismo al ver los precios en las vidrieras. Pero mi mama a pesar de todo me dio el gusto y me regalo el gbc. Que felicidad y que nostalgia!! Siempre voy a estar agradecido por ese esfuerzo (aunque nunca pude tener walkie takies tan de la epoca jaja) Todavía lo tengo y anda aunque recientemente se le mancho la pantalla, una pena. Es el verde kiwi. Luego de joder mucho mi abuela me regalo el pokemon gold a la siguiente navidad. Un solo chico de la escuela (publica, ciudad de Campana) un año mas chico tenía un gbc, y por suerte el tenia el cable link, así que nuestras batallas en el patio de la escuela eran la envidia de todos jajaj. Todavía somos amigos y ahora el tiene una 3ds por la que trabajó solo para comprarsela y yo todavía no pude darme el lujo. Pero si, cuando comencé a trabajar lo primero que hice fue comprarme la ds lite en 2008 y grandote y todo puedo jurar que fue la misma experiencia mágica que con aquel game boy! Ojala sea algo que no se corte jaja.

  2. Se me cae un lagrimón!, yo también me la pasaba esperando la revista club Nintendo, de hecho tengo la numero 2 y 3 guardadas por ahí, y me volvía loco mirando los juegos y sobre todo las publicidades del GameBoy, en el año 1995 mi hermana cumplió 15 y en un esfuerzo de mis padres, viajo a Disney pero como no había plata para pagar uno de esos viajes en grupo se fue con una amiga y mi viejo jeje.

    Mi insistencia sobre el GameBoy debe haber sido tal que al regreso del viaje mi viejo saco la GB de la maleta, con un juego el RolandCourse 2… y un cupón que venia en la caja para tener un año gratis de la revista Nintendo Power, yo iluso… envié ese cupón y para mi sorpresa no me llego la suscripción pero si una carta de Nintendo que aun guardo con cariño explicándome el porque no me podían enviar la revista desde USA,.. de ahí en mas empece de apoco a comprar juegos y todavía tengo todo guardado como reliquia, super mario land 1 ,2 y 3 entre los mas conocidos, también años mas tardes me pude comprar el GBC (que en una entradera a mi casa lo robaron)… y ya de grandote peludo.. 18 años despues… me compre la 3ds pero… ya no era lo mismo…

  3. Me acuerdo que compre una GB Color en el 2001, venia con el pokemon gold.
    Lo que anda esa consola no tiene comparación al día de hoy, con 2 pilas AA jugaba por mas de 8 hs sin parar, me acuerdo que le compre el accesorio de la luz para poder jugar de noche y conseguí varios juegos usados para expandir mi repertorio de juego.
    Es tan solida que todavía anda como si fuera nueva. Una joyita, nunca taxi!

  4. Por temas económicos (los 90 fueron MUCHA POBREZA en mi casa), jamás pude tener un bichito de éstos. Me tuve que conformar con los “tetris de $2”.
    Todas las consolas de Nintendo eran para “el rico del barrio” =P

    Para que se hagan una idea, en 1992/3 (perdón por la inexactitud), recién pude acceder a un Family Game (una NES clónica, para que entiendan los extranjeros que leen acá), el primero de varios que tuve (porque se quemaban y arruinaban con facilidad. Habré tenido 3. Mi favorito fue uno que copiaba el aspecto del famicom (hasta que no lo supe años después) y otro que copiaba al super famicom. Los transformadores no duraban NADA.

    En el verano del ’98 me llegó la SEGA Genesis (hinché demasiado para poder jugar en casa a los mismos juegos que mis amigos), y en julio de 1999 entré a la puerta de la gloria gracias a la Playstation (ni one ni nada, la PS a secas, esa mole gris de diversión).

    En 2001 (una semana antes de que todo se fuera de mambo) puse $100+ la play y me llevé la Dreamcast (la consola más impresionante que tuve).

    Con el tiempo la tuve que vender, y en 2005 llegó la ps2, slim.

    En 2010, enero, me compré la ps3… ya siendo todo un adulto (snif!)…

    ahora veo a la PS4, me la podría comprar (por primera vez, una consola al toque de su salida), pero no me llama la atención, está MUY verde aún….

    • Yo también tuve un par de esos clones mas o menos entre 1998 y 2005. Si bien solo venían con el tetris y un juego de carreritas, me alcanzaba y sobraba para pasar el rato (tampoco fui alguien muy jugon que digamos).

  5. Guille, una sola cosa:

    Extintos, no extinguidos.

    Saludos!

    P.D.: Felicitaciones por el cambio de imagen.

  6. Groso !

    Tuve la suerte de haber tenido 2 en mi poder y ninguno era mío! Jajaja. El primer modelo se lo afané a un amigo que se lo había traído de su viaje a USA allá por los dorados años menemistas. Y más tarde un amigo me presto un pocket negro que tbm, con el correr de los meses, me fui haciendo propietario.

    Lamentablemente el pocket no funca, debería ver si se puede arreglar… garpa a lo loco !

  7. Vengo a dejar mi recuerdo… También era un asiduo lector de la Club Nintendo, empece comprando la nº 5 con la portada de Tiny Toons para Nes… ese numero fue increible porque traia el curso Nintensivo de Super Mario Bros! Esto habra sido en el año 93, a principios. Ese mismo año.. para mi cumpleaños, sali a recorrer el centro de Rosario con mi abuela… no habia forma de conseguir la Game Boy… preguntamos por locales de juegos por todo el centro y nada… Cuando ya estaba perdiendo las esperanzas nos mandan a un pequeño local en una galeria.. y ahi estaba.. Desprendiendo ese aura gamer que aun conserva cuando la saco de su caja (un poco deteriorada por los años, pero la consola está intacta) Ahi nomas me hicieron probar algunos juegos para llevar. (eran replicas y valian 20 pesos! , la mitad de uno original por esos años) Probe 10 segundos de Ninja Gaiden Shadow y a mis 7 y 8 años me bastaron para saber que sería un gran juego (algo corto, pero eso lo comprobaria mas tarde) El siguiente fue el Hook (que hasta el dia de hoy nunca pude terminar, un poco por lo dificil y otro por paj..) Y bueno, esos fueron los primeros juegos que tuve, sumados al Tetris, que venia en set con la consola, el cable link, los auris y las pilas. Mas tarde tuve The Punisher, Battletoads, y NBA JAM. Este ultimo salio 80 pesos, lo que en el 94 equivalia a un juego de PS4 actualmente, mas o menos, una locura. Y bueno, ese es mi humilde recuerdo, para resumir… Los juegos actuales nunca podrán siquiera acercarse a la magía de esos pixeles, es mi humilde opinion. Un abrazo y gracias por este post.

  8. Los 90s… epocas doradas del 1 a 1. Mucho importado de punta y la plata no alcanzaba. A pesar de todo tuve una infancia y adolescencia hermosa, me considero la ultima generacion que crecio sin celular ni estar prendido a la compu mas que para jugar y un rato nomas.

    Alla por el ’94 pase de un clon family a un extraño clon de Game Boy, que si señores, corria juegos originales. Rarisimo y traido por no se quien para un amigo de no se donde. Los juegos no me convencian, asi que cambio mediante(como la consegui), pase a LA consola de mi vida, mi adorada Mega Drive(era, fui, y sere fiel y feliz fan de esa consola).

    De todas maneras, aun siendo Sega y anti Nintendo recuerdo esas hermosas epocas donde entre amigos, juntando de a pocos pesos y caminando toda la ciudad haciendo trueques de consolas, cartuchos de juegos, Walkmans, CDs, agendas digitales y alguna otra chucheria electronica traida de afuera por algun tio o padrino. Tardes hermosas de futbol, bicicleta y videojuegos.

  9. Recuerdo que por el 2000, 2001 un amigo se encontró una olvidada (era a color, lo único que se), acá en MdP. Estaba en un morralcito que guardaba perfecto la consola un par de juegos y una cámara digital con la que se veía horrible. Recuerdo que pensé “¡que mierda!”

    Fue a parar a Goyo Oro por unos pesitos mugrosos. Se nota que no teníamos ni idea de lo que era?

  10. Guille, estas notas son lo mejor, donde los lectores que tenemos las mismas vivencias que vos nos conectamos entre todos charlando igual que charlo con mis amigos. Nunca tube una GB pero la considero un Objeto de culto, de la epoca que cada consola tenia su “magia” especial, aparecio en cientos de peliculas durante muchos años la pude probar y me parecio fantastica logicamente.
    Tenes que hacer notas sobre esas revistas que leiamos de chicos, Action Games, Club Nintendo, Hobby Consolas, Los programas de video Juegos Power Games,Top Kids, etc. Los programas de Computacion, con los que seguramente muchos fuimos formandono de chico y adolescentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here