Sony es de esas empresas que sorprende. A veces, con excelentes e innovadores productos (aunque eso fue más de la década de los 80 y 90) y otras veces con anuncios que, como mínimo, llaman poderosamente la atención en muchos aspectos.

Y lo segundo sin dudas es el caso del Sony Betamax. Una formato que en el país pasó absolutamente sin pena ni gloria – por no decir que básicamente no pasó salvo en algún que otro hogar adinerado – pero que en el muchos países del mundo desarrollado supo llegar a tener gran trascendencia. Eran los años 70, época que resultó en los albores de la venta y la renta de películas decí alquiler, pelotudo y la muchachada que por entonces solo veía películas yendo al cine, encontró en cualquier formato de almacenamiento un paraíso cinéfilo.

El Sony Betamax fue la competencia del VHS (también conocido cómo “el casete de vídeo”) A esta altura el que no lo conoció sabe mas o menos la razón. Y es que como en cada nueva tecnología que comienza a desarrollarse históricamente 2 conglomerados han pujado por establecer un estándar con 2 productos similares pero distintos. La última pelea fue la del Blu-Ray vs HD DVD, pero también tuvimos Casete vs Magazine y alguno otro que seguramente se olvida y no es el CD, que era – y es – tan perfecto que no animó a nadie a plantarle cara.

betamax-casete

Ya sabemos quién ganó la guerra, claro. Pero muchos no saben muy bien las razones. Lo mas curioso es que el formato de Sony era mejor en casi todos los sentidos. Tenía una mejor calidad constructiva (como casi todo lo que Sony hacía por entonces) y además tanto la imagen como el audio – casi lo más importante cuando hablamos de vídeo – eran sensiblemente superiores que la de los VHS. Ah, y por sobre todo tampoco contaba con esos molestos “saltitos” que tenía como defecto la competencia.

Pero por la plata baila el mono dicen, y los usuarios hogareños eligieron el peor formato por dos features que a la distancia eran definitivamente killer features. Y es que los reproductores VHS, aunque más precisamente las videograbadoras, eran mucho más baratas que las grabadoras de Betamax. Esto se debió a que JVC (quién impulsó el formato ganador) abrió la licencia del formato para que cualquiera pueda hacer una videograbadora, lo que generó una feroz competencia por determinar qué marca ponía la mayor cantidad de cajas negras (black boxes) debajo de los televisores del mundo.

El segundo punto, además del precio, fue la duración de las grabaciones por casete. Y acá el Beta hacía agua ya que éste formato al priorizar calidad por duración “gastaba más cinta por segundo” que su contraparte. 1 hora contra las 2 que se bancaba el casete. Y todos sabemos lo que dura una película (90 minutos en promedio) o un partido de fútbol, fútbol americano o basquet. Caput Betamax, nos vemos en otra vida.

El VHS salió vencedor en los hogares e hizo a mucha gente rica en el mundo como a los accionistas de Blockbuster y también en Argentina, por ejemplo al dueño de Gativideo. Pero eso ya no nos importa, porque es parte del pasado y de hecho ya enterramos al DVD y gracias a Internet – ya sea por derecha o por izquierda – el impresionante Blu Ray pasó totalmente desapercibido. La noticia, hoy, es que los ponjas de Sony todavía siguen comercializando casetes de Betamax aún a pesar de haber perdido la guerra de formatos antes de que probablemente todos los que están leyendo (y también el que escribe, ojito) hayamos nacido.

Si esto no es soporte, la verdad que nunca sabremos lo que es.

En un mundo donde probablemente el dueño de un Xperia Z1 pueda tener problemas para conseguir una pantalla de repuesto si se le rompe la que tiene (cómo le sucede al dueño de cualquier Smartphone con más de 2 años en el mercado por más que algunos se enojen y digan que no existe una obsolencia programada) la gente de Sony Japón ha vendido durante 40 años y de forma ininterrumpida casetes Betamax para un pequeño grupo de consumidores que, por otro lado, han comprendido el más redituable segmento del mercado: el professional.

Así que, si bien el Betamax fue el perdedor en los videoclubes y las casas, su confiabilidad como soporte y la calidad de audio/video lo llevó a convertirse en el estándar de un nicho de mercado muy importante y por sobre todo, mucho mas “legacy” que el el hogareño (porque en tu casa podés cambiar de soporte cada 3 años pero en un canal de televisión… se te va a complicar y mucho).

Considero que el aporte de Alan en su comentario es impagable, y por eso lo agrego:

El Betamax nunca fue un formato perdedor, y es por eso que duro tantos años en el mercado, no porque la gente de sony fuera “copada” con el soporte.

Lo que sucedió es que si bien JVC se impuso en el mercado casero, jamas logro eso en el ambiente profesional (y lo intento mucho, con formatos como el super-vhs o con los famosos modos LP, SP y EP) las productoras de comerciales y de series del mundo llevaban sus productos a los canales de televion en BetaCam, porque la calidad era muy superior, de hecho en los 90 era EL standard para estas cosas, y con la cantidad de producciones en el mundo, tuvo vida asegurada siempre. De hecho, los canales Alemanes por ejemplo me acuerdo que dejaron de usarlo bien entrado el milenio, algo asi como en el periodo 2002-2006 y en Argentina tuvo relevancia hasta cerca de 2010 mas o menos. En esta industria, que mueve millones, solo se prioriza la calidad, y recien cuando algo lo supero en este sentido se fue mutando a esos nuevos medios.

Esta decisión de abandonar definitivamente el formato se da 13 años después de haber dejado de fabricar los reproductores y ha sido una decisión bastante lógica. 18 millones de reproductores y centenares de millones de casetes después, Sony despide a un formato perdedor y casi desconocido en nuestras tierras, pero que a su vez, le dio a la compañia nipona el know how para crear formatos que si fueron exitosos a nivel profesional (que a veces es algo olvidado y donde hay mucha taca) como los Betacam y Digital Betacam.

Mi abuela decía “no hay mal que por bien no venga”. Quizás la salida de Betamax fue justamente “el mal” para Sony, ¿no?

 

9 Comentarios

  1. Flaco estas equivocadisimo, el Betamax nunca fue un formato perdedor, y es por eso que duro tantos años en el mercado, no porque la gente de sony fuera “copada” con el soporte.

    Lo que sucedio es que si bien JVC se impuso en el mercado casero, jamas logro eso en el ambiente profesional (y lo intento mucho, con formatos como el super-vhs o con los famosos modos LP, SP y EP) las productoras de comerciales y de series del mundo llevaban sus productos a los canales de televion en BetaCam, porque la calidad era muy superior, de hecho en los 90 era EL standard para estas cosas, y con la cantidad de producciones en el mundo, tuvo vida asegurada siempre. De hecho, los canales Alemanes por ejemplo me acuerdo que dejaron de usarlo bien entrado el milenio, algo asi como en el periodo 2002-2006 y en Argentina tuvo relevancia hasta cerca de 2010 mas o menos. En esta industria, que mueve millones, solo se prioriza la calidad, y recien cuando algo lo supero en este sentido se fue mutando a esos nuevos medios.

  2. En el caso del CD, no tuvo competencia porque se asociaron las principales compañías para hacerlo. Philips y Sony, principalmente. Algo que no pasó con el Beta y VHS ni tampoco volvió a pasar con el HD-DVD (Toshiba, NEC, Sanyo, Microsoft, RCA e Intel) vs Blu-Ray (Hitachi, LG, Panasonic, Pioneer, Philips, Samsung, Sharp y Sony).

    Otros casos como los del CD, fueron el DVD (también se unieron todas las compañías) y el WiFi (nos parece raro, pero había cosas parecidas) y el LTE (se unen GSM y CDMA, usan la misma tecnología, la contra era el WiMax, que nunca despegó).

    De todas formas, creo que fue positivo que haya ganado el VHS, una VCR Samsung en el 92 era mucho más barata que una Sony, por lo que en casa compramos una! y además, la calidad pedorra hizo que el DVD haya llegado antes.

  3. Algunas precisiones:
    -la guerra VHS vs. Betamax no fue en los ’70 sino a mediados de los ochenta, por lo menos en Argentina. El video Betamax fue muy difundido en los dos o tres años que llevó decidirse por uno de los formatos. Me acuerdo que en mi facultad habían comprado una Betamax y a medida que terminaban los ochenta cada vez había menos películas para pasar en los ciclos de cine que hacíamos. Pero las películas venían en un solo cassette, así que estos duraban más de una hora, por lo menos los que venían pregrabados.
    -hubo un tercer formato llamado Video 2000 si no recuerdo mal, desarrollado por Philips. También tuvo difusión en la Argentina ochentosa -las cassetteras Grundig venían con ese formato- y en los noventa todavía quedaba algún videoclub donde los usuarios se juntaban a intercambiar reliquias. Ese quedó relegado mucho más pronto, pero en esa época si te clavabas con un formato de ésos igual le sacabas todo el jugo que podías antes de cambiar de equipo, porque eran mucho más caros entonces. La época de Alfonsín era un poco como ahora, dólar caro y poca importación a precios prohibitivos.
    -el CD sí tuvo competencia, se llamó MiniDisc y era más chiquito y se podía grabar (esto antes de que aparecieran los CD-R).
    -antes del DVD estuvo el LaserDisc que era un formato muy lindo, parecía un disco de vinilo, pero óptico y dorado. Mucho mejor que los videocassettes, pero también más caro, y había que darlo vuelta para terminar la película. En EE UU caminó más que acá.
    Saludos

    • Bueno el MiniDisc no era precisamente competencia, solo una alternativa ofrecida por Sony, una alternativa con tecnologia superior al CD pero sin buscar reemplazarlo. No despego por que Sony cometio errores como con el Beta; no ofrecer licencias de la tecnologia a otras compañias, limitar las capacidades del formato a fin de proteger la mal llamada “propiedad intelectual” y no ofrecer un formato que sirviera tanto para musica como para datos (el MD al igual que el CD podia servir a ambos propositos, pero Sony considero “mejor” crear dos formatos diferentes). En Japon era relativamente popular, habia incluso comerciales con Jamiroquai pero en el resto del mundo quedo en el olvido.

  4. El mi casa teníamos una video casetera beta a inicios de los noventas, era una super betamax, nos duró funcionando toda la década de los 90’s, recuerdo que había cerca de mi casa un video club que la mayoría eran beta las películas en renta, cada vez que yo iba, rentaba las caricaturas de cantinflas y sus amigos, las de He_man, que tiempos aquellos. Después compró mi Papá una magnavox vhs. Lo que recuerdo es que eran opciones buenas comprar beta o vhs, las disfrutábamos igual.

  5. El CD no tuvo competencia… Al menos razonable … Súper audio CD (sacd).

    Muy caro por cierto. Por incluir pistas multicanal y la mezcla estéreo. El minidisc era de 256mb aprox y era soporte de grabación de cámaras y algunos reproductores de minidisc era más bien una curiosidad de la era pre mp3.

    El bluray es a mi parecer un digno formato actual en hd

    Se habla y se comercializa el nuevo formato 4k. Sin embargo es demasiado caro.

    Esperemos un par de años a que se estandarice el precio de los TV uhd.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here