Vivimos en el futuro y por algún motivo, nunca terminamos de darnos cuenta. Hace poco más de una década, la sola idea de tener un buen número de shows, series, documentales y música a nuestra disposición, 24/7, sin uso de medios físicos de almacenamiento ni atados a un solo tipo de medio o componente, era completa ciencia ficción. Para los que leemos esto habiendo vivido en la época de los cassettes, esperando a que la radio pase algo que nos guste, del VHS o aún más viejos formatos de video, la idea es completamente revolucionaria, increíble, incomprensible para el modelo anterior de difusión. Y sin embargo acá estamos, en una época en la que pocos quedan fuera del sistema de streaming.

De todas formas, para nuestras viejas y mal acostumbradas mentes, es muy probable que el cambio fuese tan abrupto, que a pesar de sentirnos muy adaptados a servicios como Netflix o Spotify; nos hayamos dejado muchas otras artes o gustos que, con más modestia, no tuvieron la suerte de entrar en aquellos dos monstruos. El anime es un buen ejemplo de eso, junto con algunos géneros que antiguamente lograban colarse en la televisión tradicional, como la animación experimental.

Como comenté en artículos anteriores, vivimos la falta de comprensión del medio latinoamericano, las constantes denuncias de grupos minoritarios, y una palpable animadversión hacia el anime, favoreciendo indirectamente al aluvión de realities y programas de muy escaso contenido real. El mismo que terminó por inundar y probablemente, ayudar a darle el tiro de gracia a tantos canales (MTV, Animax, History).

“Del Cassette a Spotify” sería un excelente título para un tango distópico retrofuturista.

En medio de toda esa adaptación, o mejor dicho cerca del final de la misma, llegó Crunchyroll. Ante la sequía completa de animación japonesa que sufríamos, desde el 2012 se volvió a contar con una opción real para consumir anime, en forma legal, y con cierto nivel de calidad mínima que no veíamos desde hacía muchísimo tiempo. El cambio aún necesitaba de mucho más, ya que la disponibilidad de conexión a Internet de alta velocidad, era aún escasa. Subsanado ese tema en los años posteriores, y con la adición temporada a temporada de un buen número de animes, Crunchyroll pasó de ser una buena alternativa, a ser la forma de consumir anime por definición.

Hoy, Crunchyroll compite con otros medios, algunos disponibles en latinoamérica, y otros no tanto. Netflix y Amazon han parado las orejas con el caso de éxito de Funimation y Crunchyroll, viendo que había una buena veta explotable de la cual sacar dinero. Sin embargo, Crunchy sigue teniendo la mayor cantidad de estrenos en un solo medio, salvando los contratos exclusivos de algunos en particular, que nos recuerdan a aquellos que venimos del mundo de los videojuegos, a las cansinas prácticas de las distribuidoras y las consolas.

¿Qué ventajas me da Crunchyroll?

O, en otras palabras, ¿por qué pagaría por el servicio?, una pregunta tan buena como válida y que si bien depende mucho del usuario, puedo aventurar varias respuestas. Siempre considerando que se puede ver buena parte del contenido del sitio en forma completamente gratuita, pero con publicidades en el medio.

Para los que pasamos una gran cantidad de tiempo lejos del gusto adquirido por el animé, que atravesó toda latinoamérica en los 90’s, es tanto lo que tenemos que ver para ponernos al día, que las discusiones sobre nuevas temporadas pueden aplazarse bastante. Y aquí es donde Crunchyroll brilla como servicio: cuenta con el catálogo más extenso disponible, el más amplio en géneros, llegando a rozar lo inabarcable.

Si le sumamos a todo lo anterior el precio diferencial que se le ofrece a nuestra zona, de 500 pesos argentinos anuales por la membresía premium, nos encontramos con que por lo que sale una no muy elegante cena para dos (o medio asado con los amigos), podemos estar disfrutando durante todo un año de anime. Nuevo, antiguo, subtitulado y en algunos casos doblado, con traducciones a las pocas horas de estrenado el episodio en Japón. El sueño del otaku de antaño, y una excelente forma de volver a entrar al mundo del anime por la puerta grande.

En un plano más personal, muchos usuarios del sitio comentan que disfrutan de apoyar a la industria del anime en forma activa, dejando de lado las viejas prácticas de la piratería, ahora que existe la posibilidad, haciendo de paso visible al subcontinente como consumidor de anime. A mi, me sirvió para ponerme al día con series de las que había escuchado hablar, encontrar y darles su oportunidad a joyitas que de otra forma jamás hubiese visto, y finalmente, mantenerme a la vanguardia del devenir de la industria, tan olvidada y ninguneada en el mundo occidental.

Yendo a algo mucho más palpable y terrenal, la membresía premium habilita a que veamos todo el contenido en 1080p, sin publicidad alguna, streaming a consolas y dispositivos, que tengamos acceso a los estrenos, y podamos ver algunas series que se mantienen sin disponibilidad para el público general (como Dragon Ball Super). Yo agregaría también el efecto gimnasio: todos sabemos que no es lo mismo decir que vamos a hacer algo, que efectivamente comprometernos y empezar a abonar la suscripción en un lugar. Aquel deseo de aprovechar la inversión, puede ser el que nos empuje luego a informarnos, investigar y a no dejarlo en la interminable lista de pendientes algún día, que era exactamente donde tenía al anime quien escribe.

Ni que decir de la prueba gratuita por 14 días, por si uno es demasiado rata precavido para pagar el ínfimo precio de la membresía. Comparativamente hablando, Netflix hoy sale 230 pesos mensuales, 2760 al año.

Ok, me convenciste, pero… ¿qué puedo mirar en Crunchyroll?

Todos los servicios de streaming son nada más y nada menos que su contenido. Crunchyroll no es la excepción sino que confirma la regla. Habiendo ya dejado las dudas atrás, decidido a explorar que puede ofrecer el sitio, es posible que más de uno termine completamente perdido al ver la increíble cantidad de nombres, temporadas y sinopsis interesantes.

Quizás sea un buen momento para refrescar el concepto de que el Anime, contrariamente a como se lo suele denominar, no es un género, sino un arte completo, con sus tópicos, referencias y conceptos propios. Tener esto en mente puede ser fundamental, seas veterano o neófito en el anime, ya que termina abriendo la cabeza a nuevas cosas, sobre todo para aquellos que asocian anime con un género en particular. Porque si, hay mucho más que las peleas interminables de Dragon Ball para disfrutar, y ya que vamos a tener a nuestra disposición el catálogo más grande a la fecha del mismo, mejor usarlo. Por que no, de paso aprovechar plenamente la prueba de 14 días.

Para aquel que desee retomar el gusto luego de mucho tiempo, quizás lo mejor sería ir a lo seguro y mirar un poco de los clásicos. El catálogo cuenta con Los Caballeros del Zodíaco (Saint Seiya) en su versión doblada, que si bien es un desastre por momentos dicho doblaje, es la definición gráfica y sonora de nostalgia. Desde el año pasado también se sumó buena parte de Gundam, en especial el recordado Mobile Suit Gundam Wing, con su respectiva película Endless Waltz.

Mucho más cerca en el tiempo, podemos continuar con algunas genialidades de diversos géneros. Quien goce del suspenso con un toque paranormal, rozando con el gore, puede probar Another, Yamishibai con sus cortas pero bien logradas historias, o el más añejo y famoso Elfen Lied. Agregaría también Parasyte, que es una referencia semi obligada, tanto por historia como calidad general.

Por el lado de la comedia, Sakamoto Desu Ga? con su humor absurdo y críticas a más de un protagonista de otras series, fue uno de los mayores descubrimientos accidentales que tuve en la plataforma. Lo mismo puedo decir de The World God Only Knows, otra de las series que encontré por accidente, para terminar devorando de lo buena que es, sin contar con que su trama involucra nada más y nada menos que a un gamer, el mejor gamer de juegos de conquista de la historia. Mejor no mencionar demasiado la trama de Keijo!!!!!!!!, que es una abierta burla a todo el género de deportes, y una risa garantizada para aquellos de espíritu puro.

Todo gamer debería ver su “Modo Dios” jugando con 6 consolas al mismo tiempo.

El que ya se está aburriendo y quiera la clásica descarga bruta de adrenalina, tranquilo, hicieron el anime perfecto para vos hace años y Crunchyroll lo tiene: Kill la Kill. Recomiendo unas cuantas latas de bebida energizante encima para seguirle el ritmo. Más lento pero con algunas de las mejores escenas de pelea que vi en mi perra vida, está Mob Psycho 100. Por el lado de la comedia romántica, Toradora! sigue siendo mi favorita, aunque hay muchas de gran nivel, entre ellas los cortos de Tsuredure Children del año pasado.

Quien prefiera relajarse y disfrutar del slice of life o recuentos de la vida, historias un tanto más realistas aunque interesantes, Tsukigakirei es de lo mejor escrito que vi, Interview With Monster Girls a pesar de su premisa es una excelente obra contra la discriminación y a favor de la inclusión, y de la pasada temporada encontré una joya en Recovery of a MMO Junkie, que versa sobre las desventuras de una adicta a los videojuegos de 30 años. Para el que en cambio disfrute de excelentes argumentos, March comes in like a lion o Erased lo van a  dejar más que satisfecho. Si se busca algo un poco más distópico, ACCA: 13-Territory Inspection Dept. y Saga of Tanya the Evil (Youjo Senki) son clásicos modernos que recomendaría a cualquiera.

En la categoría infaltables, no puedo dejar de mencionar a JoJo’s Bizarre Adventure (la crème de la crème), Hunter X Hunter, Boku No Hero Academia, Attack On Titan, Durarara!, Fullmetal Alchemist, Sword Art Online, la saga Fate, Konosuba o Re:Zero. Ya saben, de esas que todo el mundo vio y todo el mundo habla, en la mayoría de los casos con justicia. Si, también están One Piece y Naruto, pero ahí no me meto porque paso de ver series de 1000 episodios, sepan entender.

Para los verdaderos valientes, recomiendo usar a una sobrina, hija o niña pequeña ficticia a su elección, para tener la excusa perfecta de ver Love Live!, aunque el que se atreva a dejar los prejuicios sexistas de lado, no necesite excusa alguna para disfrutar de una serie bien escrita. Lo mismo aplica para buena parte del catálogo, ya que estas no son más que recomendaciones contrastadas con mi experiencia, pero en un repertorio con cientos de series, que sigue creciendo cada temporada, seguramente hay muchas gemas escondidas por descubrir.

Conclusión

Nada en la vida es 100% color de rosas, y Crunchyroll no es la excepción. Entre las quejas comunes que he visto en el foro, está la poca disponibilidad de series clásicas, con ausencias notorias, pero como sucede también el caso de las series nuevas, todo se resume a un conflicto de licencias, en muchos casos en manos de viejas compañías o de competidores directos. Así, a más de uno le molesta que series que están disponibles en Estados Unidos no puedan ser emitidas acá, aunque obviamente a Crunchyroll le encantaría poder hacerlo.

El uso de censura, que no es responsabilidad del sitio sino de los distribuidores que envían los mismos archivos que se emiten en la televisión japonesa, también es una crítica regular. Además del reproductor HTML5 que nunca termina de llegar para todos los usuarios, algo un tanto menor pero no por eso despreciable. Más importantes son los reportes de caídas de los servidores en algunos días de mucho tráfico, cosa que en mi experiencia no me ha sucedido más que un par de veces en dos años.

Aún así y teniendo en cuenta el precio, la disponibilidad y la cantidad descomunal de anime en su catálogo, no puedo hacer más que recomendar a cada uno probar por su cuenta, darle una oportunidad, y sacar conclusiones propias. Material para todos los gustos hay y de sobra, en forma legal, con buena calidad, y sobre todas las cosas, no hay ningún competidor que ofrezca ni la mitad de lo que Crunchyroll ofrece, menos que menos en latinoamérica. También hay algunos mangas y doramas para leer y ver, pero esos los dejamos afuera de momento.

La oportunidad está ahí para todo el que desee ya no simplemente rememorar viejos tiempos, sino abrirse a nuevas experiencias, salir del ejercicio nostálgico y mirar hacia el futuro y el presente, para darse cuenta de que si, hay cosas infinitamente mejores que aquellas que tuvimos en nuestra época. Están ahí, solamente hay que ir a buscarlas, y por una vez, tenemos la tecnología, el medio y la disponibilidad para disfrutarlas. ¿Qué hubiéramos dado en otros tiempos por eso, no?

16 Comentarios

  1. Como consumidor casual de animé varias veces pensé en registrarme en Crunchyroll (siendo usuario de Netflix y Spotify pago no tengo problema en pagar un precio lógico para esta clase de contenidos), pero lo que me detuvo hasta ahora en realidad es la experiencia demasiado buena que tengo con la versión gratuita. Hasta ahora nada de lo que quise ver estaba exclusivo para pagos (tipo Dragon Ball), la calidad 480p no la sufro en animé como sí se sufre en series con actores, y el bloqueador de publicidad que uso en Chrome evita toda publicidad durante los capítulos (cada vez que vendría una publicidad, la pantalla simplemente parpadea un segundo y luego sigue el capítulo)

    • No quiero sonar a evangelizador, pero una de las formas de agradecer justamente tan buena disponibilidad aún para las cuentas gratuitas, es al menos desactivar el adblocker. De más está decir que las ventajas que se obtienen si se decide pagar son varias, como poder continuar donde te quedaste en distintos dispositivos y más (desconozco de otras ya que siempre fui usuario premium). Pero bueno, la verdad es que renegamos tanto para tener una opción legal y a buen precio, que si podemos permitírnoslo, no veo razón para no hacerlo. Sino es casi darle la razón a Japón o Estados Unidos para nunca invertir en Latinoamérica. Saludos.

  2. Lo que me hace falta para suscribirme a Crunchyroll es que tengan una aplicación para SmartTVs para no estar moviendo el computador o celular cada cierto tiempo (es molesto) y sí, lo de la falta de series clásicas por tema de licencias es un punto muy en contra, sobre todo para los Latinoamericanos.

    • Te entiendo. Aún así, me parece que es buscarle el pelo al huevo. Las licencias que Crunchy no tiene, no las tiene porque las compró alguna otra compañía, en especial las de animes viejos, y no las prestan o no las venden. Es bien sabido que negociar con los japoneses es complicado, también. Para ellos el anime es algo de mercado interno, lo hacen para si mismos y si vende afuera, que bueno, pero mucho no les importa; aún cuando hoy en día 1/3 de las ganancias del anime, son internacionales. Además, creo que enfocarse en series nuevas es lo mejor que pueden hacer. Me encantaría que genialidades como Evangelion o Lain estuviesen en el catálogo… pero la verdad es que ya las vi en su momento, y ése momento fue hace 20 años. La nostalgia puede ser buena, pero cuando ata, mejor dejarla atrás, y perderse todo lo nuevo de Crunchyroll por clásicos me parece exactamente eso.

      Sobre lo del smartTV, nunca probé si usando la transmisión desde el celular lo toma directamente, podría ser una opción. Como bien decís yo uso mi lap por HDMI, me es más cómodo, además de que jamás confié en la disponibilidad de ninguna smartapp. Con el tiempo todas se actualizan y quedan obsoletas para el Smart, siempre estás a la disposición del fabricante. Por cierto, si LATAM sale desfavorecida… no quiero pensar como sale España que por la competencia con Selecta y otras compañías, se pierde todas las temporadas muchos animes nuevos. En fin, y como dije más arriba, no es que sean fan del servicio, pero es que es esto o nada en latinoamérica. Mejorable, con detalles, pero es eso o alimentar a páginas piratas que hasta se cansan de meter publicidad para ver las series que no pagaron, en servidores de streaming que tampoco son suyos. Eso no es compartir ni cultura hacker… es, bueno, lo dejo a su criterio.

      Saludos.

  3. >pocas series realmente buenas
    >encodes pesimos con upscale y -bitrate
    >poca claridad con respecto a como apoyan la industra

    Me quedo con mis torrentes y blu rays caros, salu2.

    • 1-Totalmente subjetivo. Si Parasyte, JoJo’s, Caballeros del Zodíaco y Darling in the Franxx, por nombrarte lo primero que se me viene a la cabeza no es “bueno”, o variado en los gustos, como dicen los españoles, “apaga y vámonos”. Ni que decir que la competencia maneja catálogos que no llegan al 10% del de Crunchyroll.

      2-1080p y masters que vienen directamente de las compañías en Japón. Sin contar que muchos de los torrents y streamings ilegales, justamente roban la señal de Crunchyroll para retransmitirla. Si te daría la razón, si lo hubieses dicho, en el tema de que el Flash está desfasado (cosa que nombré en el artículo), pero hay plug ins para usar el HTML5 y en la versión premium+ están haciendo betas con el mismo, que parece hacer más fluida la reproducción.

      3-Curioso que lo menciones, ayer publicaron sobre esto. “Desde entonces han cambiado mucho las cosas y en los últimos 10 años son más de 100 millones de dólares los que Crunchyroll ha proporcionado a la industria japonesa del anime a través de las regalías o royalties. Pero no solo de licencias y de transmitir anime casi al mismo tiempo que en Japón vive Crunchyroll, y es que como decía Gao: “Hemos invertido directamente en más de 40 producciones, incluyendo muchas series que no se habrían llevado a cabo de no haber sido por ello. Hoy en día tenemos una relación estupenda con los creadores. Los animadores quieren saber más de la audiencia global y de qué quiere esta”.”

      3bis-No es muy inteligente lo tuyo: con una cuenta premium, por menos de un cuarto de lo que sale 1 de esos blu rays, tendrías un año entero de streaming de muchas series en lugar de sólo una. Pero seguro que los torrents ilegales ayudan más a pagar a traductores, posicionar la zona como consumidora de anime, generar trabajos en la zona, etc. ¿no?

      Saludos.

  4. Como dato aparte quisera decir que el contenido exclusivo de USA por licencias no es un punto tan negativo porque es un problema del streaming en general.

    Basicamente en todas las plataformas esta el problema: Netflix, Spotify, el famoso “este video no esta disponible en tu país”, la nueva plataforma de los “bravest warriors, etc. En crunchy afecta un poco más debido a que son animes de calidad (Gurren Lagan, Ergo Proxy, Tatami Galaxy, etc).

    • Se agradece la comprensión, y paso a ampliar el concepto Hasenberg. Gran parte de las series que no están disponibles para LATAM, son resabios de dos cosas puntuales: La vieja competencia entre FUNimation y Crunchyroll en USA, y el hecho de que la parte latina nació en 2012. Por lo que los animes que Crunchy viene gestionando desde el 2008, muchos quedaron fuera al haberse pactado las licencias en esa franja (2008-2012). Ahora y desde el año pasado, FUNimation y Crunchyroll son socios, por lo que licencian prácticamente juntos, y las pocas que no caen así, son producciones exclusivas o pactadas con Amazon y Netflix… que de cualquier modo no son más que unas pocas.

      Saludos.

      • Eso no sabia. Pense que las licencias regionales eran más específicias. Aunque por la cantidad y el renombre, parece ser que es más facil negociar con Japón con el streaming que con medios tradicionales hace unos años.

        Y aunque faltan titulos tope de calidad, la verdad es que tienen los más vistos (DBS, One Piece, Naruto y Boruto, SAO, Attack on Titan etc). Y aunque no nos guste es lo que más publico y ganancia atrae.

        Nota aparte. Loable es el echo de que cruchy y su plataforma vrv, reconocen su posición frente a otras paginas y permite mirar gratis y sin registro, aunque sea limitado.

        PD: se armo una discusión inevitable alrededor de este articulo, si saben ingles y tienen tiempo recomiendo mirar el video You SHOULD Pirate Anime de Uniquenameosauru y más la respuesta de Digibro: SHOULD You Pirate Anime? que explican bastante bien ambos puntos. La respuesta resume bastante el otro video (si solo quieren ver uno).

  5. Para los fanáticos del anime es un servicio casi obligatorio. Yo tengo una membresía premium y la contraté porque, al igual que ocurre con Netflix, la experiencia de uso es bastante buena y vale la pena pagarlo. Antes “pirateaba” porque era la única forma de ver algunas obras que no se pasaban por televisión. Adhiero a que Crunchyroll al menos te permite ver animé gratis aunque sea en calidad media y con anuncios.

  6. Solo tengo 2 preguntas:

    a-¿Tiene Cowboy Bebop remasterizado en 1080p?
    b-De no ser así, ¿por qué lo estás recomendando?

    Saludo de ñoño.

  7. Hola, recién conozco esto… y por así decir, probé buscando tres animes que se me pasaron por la cabeza de casualidad… uno fue “Date a live”,”Fate/Zero” y “Mirai Nikki”… ninguno de los tres puedo verlos “Lo lamentamos, pero debido a limitaciones de licencias, estos videos no están disponibles en su región.”

    Ya la verdad, que me saco las ganas de pagar el premium… porque, si no quiero ver los animes “del año/de moda/del momento”, que, no puedo ver ninguno? Porque para ver Dragon Ball o los Caballeros del Zodiaco, no lo vale…

    Osea, entiendo eso de las licencias… pero busque 3, y ninguno puedo… prefiero usarlo de manera gratuita, cosa de que si quiero ver algo primero me fijo si esta acá, si esta acá bien, sino me lo descargo, o lo veo por alguna pagina de manera pirata…

    No le veo mucho sentido a esto.. y enserio digo, entiendo lo de las licencias, y quisiera poder “apoyar la industria”, pero así te sacan las ganas..

  8. Esto encontre en reddit es de mediados del año pasado (2017)

    848 – USA
    841 – Canada
    626 – England
    616 – Ireland
    582 – New Zealand
    581 – Australia
    553 – Brazil
    551 – Mexico
    548 – Sweden
    546 – Norway
    545 – Denmark
    519 – Finland
    515 – Netherlands
    491 – Argentina (according to Blue_Link13, UnspeakableHorror)
    425 – Turkey
    391 – Spain (according to midobal)
    383 – Poland (according to IsTom)
    383 – Israel
    374 – Romania
    361 – Latvia (according to Kyuutai)
    359 – Italy
    353 – Germany
    345 – France
    344 – Belgium (according to Razorhead)
    341 – Switzerland
    330 – Åland Islands (according to karlcool12)
    121 – India
    121 – Singapore
    104 – South Korea
    94 – Hong Kong

    Podemos ver la mitad del contenido que tiene por lo visto… esta bien, ahora seguro agregaron mas, pero y en el resto de los paises cuantos mas agregaron comparado aca?

    Sigo pensando lo mismo, y ojala este confundido y puedas sacarme de esta duda… pero, asi, cual es el sentido?

    • Hola Mauro, gracias por pasar y comentar, es muy bueno el dato que pasás de la cantidad de animes por país, aunque habría que comprobarlo, por eso mismo no lo agregué en su momento.

      Primero que nada, al menos en Argentina, Fate/Zero si está disponible, lo que no está disponible es la versión doblada al inglés que pueden ver en Estados Unidos, por pertenecer a otra licencia. Pero la serie en japonés si se puede ver (con subtítulos obviamente). No te guíes tanto por el cartelito de disponibilidad, hay series que lo tienen por cuestiones de doblaje al ruso, inglés, etc., pero la serie si se puede ver subtitulada al español. Las otras dos series que mencionaste, no forman parte del catálogo que se pueda ver acá.

      Lo de los animes de moda… es muy relativo. Yo invertiría la lógica y te diría que por querer ver tres animes específicos, te estás perdiendo de cientos, muchos de los cuales ni te enterarías de no ser parte de la plataforma. Es como entrar a una biblioteca, pedir uno o dos libros, y como no los tienen, no leer todo el resto o no sacar membresía… es entendible y en derecho de cualquiera, pero la realidad es que si uno lo que busca es un anime, o dos o tres específicos, lo ideal sería comprar el DVD de esos, importado de Japón y toda la bola, y ya está. Igual que si buscás un libro raro que no tienen en las bibliotecas.

      Hasta hace un tiempo pensaba como vos, pero esa lógica me tuvo muy alejado del anime, demasiado. Con Crunchyroll, me pasa que todas las temporadas empiezo a ver una o dos series en emisión, mientras voy consumiendo los cientos de series viejas… y después empiezo a ver reseñas, comentarios y temas en los foros de series nuevas. “¿Tan buena va a estar?”, me digo, le doy su oportunidad y termino enganchadísimo. Así empecé a ver el otro día Golden Kamuy, y para que decirte más, devoré los primeros 5 episodios de una. Le dí su oportunidad a Calígula, y hasta ahora me va gustando. Y que decir de MEGALOBOX, un clásico instantáneo. De no ser por Crunchy, no me hubiese enterado de ninguna de las tres.

      Pensalo, si querés, como si fuese un canal de televisión. Pasa lo que puede pasar, lo que puede pagar, lo que por convenios las productoras le mandan… no es magia. Si Cinecanal (por ejemplo) no puede estrenar una de The Avengers, porque sale muy cara, ¿eso hace que uno pueda menospreciar todo el resto del catálogo del canal? Aplicá lo mismo a Netflix, y me vas a entender. O más cerca de la temática… ¿Te hubieras perdido de ver Eva y Cowboy Bebop cuando los estrenó Locomotion, porque la señal no tenía a Caballeros del Zodiaco o Dragon Ball, debido a que si los pasaba Magic Kids?

      No quiero pecar de moralista porque cada quien hace con su ética y moral lo que quiere, pero la realidad es que desde que Crunchyroll desembarcó en LATAM, hay mucho, mucho más movimiento de toda la scene. Y esto en parte se debe a que gracias a la plataforma llegan series grosas y otras que no tanto, rápido, con subtítulos profesionales, y a un precio decente (tomá en cuenta que nos cobran mucho más barato acá que en USA o España). La alternativa es apoyar con visionado de propagandas a gente que, ni traduce, ni paga las licencias, ni tiene servidores de subida propios, y encima, tienen la caradurez de subir las emisiones piratas robadas de Crunchyroll, poniendo propagandas y pop-ups tremendos antes, durante, y después de cada reproducción. También hay series como A Place Further Than the Universe (hermosa) en las que Crunchy es co-productor, o sea, pusieron plata directamente para que se haga, si eso no es apoyo directo a la industria, no sé qué más decir.

      En fin, y perdón por lo largo, pero como dije, al menos para mi, es algo como ir al gimnasio, donde tengo ordenadas mis series por ver y vistas, donde puedo seguir la reproducción en el celular, y donde pispear un poco de lo nuevo mientras me pongo al día luego de haber consumido muy poco anime durante demasiado tiempo. De no ser por Crunchyroll, la verdad es que seguiría con revisionados de Evangelion, Lain y otras glorias viejas, y quizás con suerte vería una o dos cada año de las nuevas, a las que (prejuiciosamente) les daría muy pocas oportunidades.

      Un saludo.

  9. Ah, no sabia que ese cartelito era por el doblaje en ingles… ni en pedo veo anime doblado en ingles jajajaja… Cuando me fije lo de Fate/Zero no podía verlo, ahora que veo tu comentario si puedo verlo, me parece muy raro eso jajajaja

    Y no, obvio que por 3 animes no voy a dejarlo de lado, por eso había puesto “prefiero usarlo de manera gratuita, cosa de que si quiero ver algo primero me fijo si esta acá, si esta acá bien” pero voy a darle una mejor oportunidad, todavía pagar no lo voy a hacer, pero voy a empezar a usarlo. Y eso de la “lista” la verdad que me gusta, yo tengo mi lista anotada en un bloc de notas jajaja.

    “¿Te hubieras perdido de ver Eva y Cowboy Bebop cuando los estrenó Locomotion, porque la señal no tenía a Caballeros del Zodiaco o Dragon Ball, debido a que si los pasaba Magic Kids?” La posta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here