Mi mayor decepción con la industria de videojuegos y la comunidad LGTB y por quélos videojuegos no son un arte.

Llama mucho la atención lo picante que es el tema de diversidad sexual en el siglo XXI, especialmente viendo lo abiertos que fueron nuestros antecesores tanto en la edad antigua, como clásica como moderna y renacentista.

Me parece como un prólogo fundamental aclarar que esta nota es producto de mi opinión personal y que no refleja en absoluto la opinión de Tecnovortex como un medio ni al resto de los escritores.

Creo fervientemente en la libertad, tanto económica (que no me digan que comprar), como social (que no me digan con quien si y quien no hablar) cómo también la libertad de identidad (que no me digan que puedo y que no puedo ser).

Cualquiera es libre de decidir quién es y con quien está, no como un capricho sino como una consecuencia directa del derecho a la propiedad, a la identidad y a la cultura.

Aquel que crea que la sexualidad debe ser limitada o coartada en son de la moralidad, termina atacando su propio derecho a la identidad, sea esta identidad sexual, cultural, social, familiar, o religiosa. Al defender o fomentar el derecho a la identidad de otros fomentamos y defendemos nuestro propio derecho a la identidad, sea este cual fuere.

Para aquellos detractores de la diversidad sexual (que los hay, haya buenos argumentos o no), sepan que atacar el derecho del prójimo a decidir quién ser, le dan lugar a cualquier detractor a que les fuerce cómo deben ser, en quien creer, y qué pensar.

En otras palabras y para resumir: si te gusta ser quien sos y no querés que nadie te diga como ser, tienes que asegurarte que aquel que tengas enfrente tenga el mismo derecho aunque no lo respetes ni te agrade.

Con esto dicho, no es sorpresa para nadie que esté leyendo esto, que la industria de videojuegos, y la cultura gamer que gira en torno a esta tiene una relación algo tóxica con el colectivo LGTB. En un principio, y sin sorpresa de nadie, es abismal la representación del colectivo LGTB en el guión y la trama de la mayoría de los videojuegos.

Desde inexistente a irrelevante.

Ash fue un “Boss” gay en la versión japonesa de Street of Rage III. Fue censurado en otras partes del mundo.

Esto no debería ser algo malo en un principio. Los videojuegos son una industria y deben complacer a la mayoría para poder maximizar el número de ventas. Poner otra cosa que niños y adolescentes en videojuegos era considerado un máximo tabú por parte de los empresarios.

Hoy, un juego que no tenga un adulto de 25 a 40 años es considerado un tabú. La industria de los videojuegos busca constantemente identificar a esta generación particular.

No los juzgo, son una industria y como toda industria debe perseguir la mayoría de ganancias. Pero es aquí, en la carencia de minorías como protagonistas de videojuegos en que comienzo a “desesperanzarme” con creer que los videojuegos son un arte.

Y la realidad que nace de este argumento es simple: los videojuegos no están para representar la realidad, si no para ser vendidos.

Lo mismo podemos decir de la mayoría del arte de consumo, pero en los juegos queda demasiado en evidencia. Con simplemente ver en que año salio el juego, podemos adivinar con un 65% de aproximación que y quien va a ser el personaje principal.

Esto genera, que todos aquellos que esperan de un videojuego, un arte, no se sientan identificados ni representados por la narrativa del mismo.

Poison: Un “boss” de Final Fight que era trans.

Entonces hay dos respuestas a esta pregunta. O los videojuegos son un arte y la comunidad LGTB (y para juegos previos al 2010 mujeres también) no merecen ser representadas. O los videojuegos no son un arte, y la comunidad LGTB no mueve la aguja comercial lo suficiente como para justificar cientos de miles, o millones de dólares de presupuesto.

Con esto dicho, hay juegos que lograron representar la realidad de diversos personajes LGTB, lejos el más presente en mi memoria es el Persona 4.

En el persona 4 hay un personaje que en son de no mostrarse débil se arma de hombría con tal de no sentirse menos hombre. Y esta dualidad entre ser sensible y ser rudo lo lleva a desconfiar y dudar de su propia sexualidad, especialmente por que siente que le gusta un hombre. Al punto de trascender a la conclusión en que la rudeza no se relaciona con la sexualidad ni con el autoestima, quebrando con varios mitos urbanos de que el más hombre (y por ende el más heterosexual) es el más rudo y dominante, y el menos hombre ( en este caso homosexual) es sensible y dominable.

Este tipo de narrativas son escasas, y menos aún son las que están correctamente ejecutadas. Y si bien no es una narración formal sobre la sexualidad, si trata de lo íntimo que (lamentablemente) están relacionadas la sexualidad, la identidad, y la apariencia.

Y más allá de que seas parte del colectivo LGTB o seas detractor del mismo, esa ansiedad de aparentar lo que uno no es con tal de no ser juzgado, enclosetando tu propia identidad en son de esconder tus debilidades, son emociones que todos pasamos en algún momento u otro.

Lamentablemente, las narrativas con todos LGTB comienzan a degradarse exponencialmente desde ahí.

Desde un cliché burdo como mencionar que un personaje es gay, solo por que si, (como en Mortal Kombat), a jugar como hace Bioware de que todos son bisexuales solo por que si. Y es aquí donde me decepciono de muchos de los miembros de la comunidad LGTB que festejan cuando un personaje de Overwatch (cómo Soldier 76 que está en la portada) tiene una sexualidad divergente. Por que sienten que pueden relacionarse más con el personaje si comparten parte de su identidad.

Romance en Mass Effect: Andrómeda.

Y mi problema acá es que declarar que un personaje tiene una divergencia sexual, sin acompañarlo de una narrativa que expanda los problemas y las tribulaciones de la comunidad LGTB no califica como otra cosa que un cliché, o un estereotipo. Como tener un afroamericano y una china en los Power Rangers solo en son de que estén.

Pero eso es por que los videojuegos – especialmente entrando al 2020 – no son arte y no buscan representar en absoluto las emociones y las narraciones de la vida compleja moderna, si no reducirlas a un mínimo exponente que les permita capitalizar un juego más. Con solo ver la generación de los 80 y 90, la mayoría de las historias giran en torno a un héroe, yendo a vencer a un villano para rescatar a una princesa ganando la como trofeo.

No juzgo a la industria, por que siempre se manejo así. Tampoco juzgo a aquellos que festejan cuando se identifican con un personaje LGTB, pero esta disonancia entre la representación de historias, y la industria no hace más que alejarme de juzgar a los videojuegos como un arte.

Son, fueron y serán un negocio, una rama más del arte masivo de consumo que busca enamorar al mismo 66% hegemónico, sea cual fuere este.

Pedirle narrativas de diversidad sexual a los videojuegos es ponerlo en un lugar que no le pertenecen. Por que salvo un par de excepciones (especialmente en el mundo indie, donde escasean los hombres de traje), los videojuegos no vienen a desafiar nuestra perspectiva del mundo si no que Vienen a cementar el mismo discurso único y lavado que vienen fomentando hace décadas.

¿Y saben que? Me parece que esta bien.

En el momento que quitamos la carátula de arte al videojuego, y lo reducimos a un entretenimiento más, este no tiene porque representar nada ni desafiar nada.

Solo tiene que divertir y entretener.

No he visto a nadie protestar por la carencia de montañas rusas con temáticas LGTB.

Como tampoco he visto a nadie declararlas un arte. Son un entretenimiento siempre lo fueron y lo serán.

¿Son menos por no ser un arte? No, en absoluto son igual de divertidas.

¿Y son menos los videojuegos por no ser un arte? No. en absoluto son igual de divertidos.

Pero si seguimos pidiendo que lo sea, no vamos a llevarnos más que decepciones, especialmente después de consumir tantas veces la misma historia en distintas formas.

En otras palabras, ¿Quieren diversion? Caguense a tiros en un counter.

¿Quien desafiar su percepción de la realidad? Lean alguna obra de teatro.

¿Quieren divertirse y desafiar su percepción de la realidad? escapen a todo juego que tenga que pasar por hombres de traje para ser publicado.

Esta es una nota controversial.

Y no es más que una conclusión lógica personal que viene de la pregunta de ¿Por que hay tan pocos put*s, tortas y transexuales en los videojuegos? Y, eso es porque no son un arte.

Escucho todo tipo de comentarios, ¿Te parece correcta la representación del conjunto LGTB en los videojuegos?

¿Podemos considerar a los videojuegos como arte por más de que no busquen desafiar nuestra percepción de la realidad?

9 COMENTARIOS

  1. Luis Enrique

    Last of Us 2 va a ser del agrado de muchos activistas LGTB. En lo personal, la orientación sexual del personaje de un juego o si un enemigo es o no gay nunca me ha quitado el sueño.

    Siempre he valorado el juego por su jugabilidad, los gráficos y el sonido.

  2. fedeabba

    Estaría bueno pensar también en cómo están representadas las mujeres, los latinos, los negros, los árabes, etc.
    Para mí es necesario corregir esos estereotipos, porque quieran o no los videojuegos también construyen formas de pensar, y bueno, todo suma para generar la humanidad que tenemos y sus casos de odio hacia lo “diferente”
    Pero claro, qué importa, no? Si total las empresas son libres de hacer lo que quieran para producir sus ganancias, y qué les preocupa lo que le pase a la sociedad.
    No creo que el punto esté en si los juegos son arte o no. Es lo mismo en el cine, en la televisión, en los empleos, en la publicidad y en todos los ámbitos. Para mí es un tema más profundo que tiene que ver en cómo está distribuido el poder.
    Si bien no coincido en el punto de la nota, bien porque hayas abarcado el tema. Saludos.

  3. Joaco

    Buenas!

    Yo creo que caen dentro de la misma categoría que el cine. Podes tener juegos netamente de entretenimiento que pueden ser alucinantes o ser mediocres, cómo podría pasarte con una peli de Superhéroes o de corte taquillero.

    Juegos como el Warcraft, el Súper Mario 64, o el Dark Souls, en línea con películas como Lord of the Rings, Batman Dark Knight o The Usual Suspects, son una bomba de entretenimiento, perfectamente armados y ejecutados, con una dirección artística y de diseño soberbia, pero no buscan generar un quiebre o desafiar a la sociedad.

    Por otro lado, hay juegos y pelis que aún yendo a por las ventas son una bola de mediocridad, como Disney Star Wars o los o la peor mitad de los CoD.

    Como vos bien mencionaste, al final los productos más artísticos y menos enfocados en las ventas terminan saliendo de los estudios más Indie, que no invierten millonadas ni esperan volverse millonarios. Y en este grupo, para mí pierde relevancia si se esfuerzan o no por representar a la comunidad LGBT. Quien hace arte hace lo que siente y punto; aplaudiria un estudio que se la juegue por, como vos decís, representar en un juego las tribulaciones que vive una persona transgénero por ejemplo, pero no siento que no hacerlo sea un punto negativo. Forzar estas cosas arroja productos finales burdos y que se sienten más a burla o a intento desesperado de apelar a la venta en las minorías que a una interpelación real.

    Y para cerrar, tengo la misma sensación que vos respecto de que empresas como Blizzard hagan “reveals” sobre que tal o cual personaje es homosexual o bi o divergente (caso Tracer, o S76, o hasta Legend of Korra). Si esto hace que personas de la comunidad LGBT se sientan mejor representadas entonces bienvenido sea, pero el armado del lore de esa forma parece más marketing que otra cosa.

    Por otro lado, creo que está bien que en un juego aparezcan personajes o protagonistas no-heterosexuales y que esto no tenga ninguna implicancias en su vida, porque al menos desde mí lugar, siento que es una de las mejores formas de normalizar estás orientaciones sexuales/identidades de género: que sean cosa de todos los días, y que cualquiera pueda serlo; no encasillemos como tragedia algo que nos gustaría sea cada vez más uno de los tantos atributos que tiene una persona, y no algo que los defina.
    Me encantó la nota!! Me la suben este tipo de charlas.

  4. mm Mariano

    Hoy en día, con la democratizacion de la industria del videojuego, donde miles de juegos indies o de desarrolladoras chicas compiten en igualdad de mercado con títulos triple A de grandes empresas, creo que cada uno tiene la libertad de contar la historia que desee en su videojuego sin limitaciones culturales, étnicas o sexuales.

    Quizá todavía haya publico que no este tan acostumbrado a consumir cierto tipo de historias, pero de a poco se va normalizando sin demasiado escándalo. Recordemos que en los 90s muchos juegos eran restringidos o tenían que ser censurados si había algún tema considerado sensible o tabú para la época.

  5. Diego

    Coincido con Fedeabba, y buenisimo que abras este tema a discusion.
    Antes que nada: si, efectivamente, en videojuegos antiguos hay representaciones (muy pocas me parece) de gays, lesbianas, travestis. En general, si aparecian eran personajes del otro bando (los malos) para que los cagues a palos y/o para que te rias del ridiculo (recuerdan el fichin Vendetta???).

    Yendo al tema, no creo que la definicion de arte o no arte implique que en los videojuegos de igual como se representa la realidad. Y esto es aplicable a todo tipo de representacion de un mundo. Para llevarlo a otro terreno, en muchos videojuegos, la representacion de un conflicto militar donde se indican buenos y malos muchas veces no hace mas que seguir aportando a la vision unica inalterable de que arabes, chinos, koreanos, rusos estan del lado de los malos. Creo que habia un juego mas o menos reciente donde se representa a Bolivia como un paraiso narco. Pero… hubo un problemita cuando en Far Cry 5 habia representaciones de cierta parte medio fea de la sociedad norteamericana. Desigualdades.

    Entonces las representaciones si importan, mas alla de que sea considerado arte o no (algo muy debatible, que cosa se considera arte o no, no es lo que me interesa).
    Ahora si para adaptarse a una nueva situacion en donde por fin (!) se empieza a discutir la desigualdad y los generos, algunos estudios agregan historias donde el tema se incluye forzadamente… y … es logico… va a ser asi hasta que esto se profundice, con el tiempo o hasta que haya alguien que escriba guiones convencido de que el mundo es mas amplio en cuestion de generos.

    Recomiendo este video donde se reflexiona sobre el tema, de Dayoscript.

    De mas esta decir que la mayoria de los comentarios lo matan al flaco solo por presentar el tema (por osar hablar del tema!) y acompañan al gran conservadurismo que hay en una porcion de esa comunidad. Asi que me parece fenomeno que se meta el dedo en la llaga para generar cambios. Las transformaciones, cambios, revoluciones, no son perfectas ni inmediatas, toman tiempo, no hay garantia de perfeccion asi como tampoco hay garantia de que en pos del negocio se frivolice el tema. El punto es si estamos de acuerdo y si creemos que es justo. Yo creo que si y que no hay que darle tanta vuelta.

  6. Alex

    El vendetta, jaja era comiquisimo.

  7. Diego

    Exacto, y fijate como lo que se representa en los juegos de pelea es algo comun entre grupos de jovenes que salen a cazar pibes y pegarles por su eleccion sexual y les resulta un divertimento. Creo que la unica referencia que tengo de un personaje no heterosexual que hiciera cagar a otros es el de Robotech, tercera generacion, que era un/una cantante ademas de combatir a la par de sus compañeros contra los invasores.

    (si, ya se que el “3ra generacion” era un invento de un yanqui que compro 3 series diferentes y las unio asi nomas)

  8. Banmarxism

    El marxismo en los videojuegos? que ascazo.

  9. Jorge Soros

    Interesante que abrieras este debate, tanto en Reddit como en Twitter se habla mucho del mismo.

    Lo que si se sabe es que si tu videojuego o película tiene contenido sobre feminismo – LGBT, recibís financiación de la Open Society y de la gente que esta detrás de esta agenda (no voy a dar normbres se puede verificar tranquilamente en la web de la empresa).

    Lo mismo pasa con medios de comunicación que levantan este tipo de noticias todos los días.
    Ahora se fuman a la famosa Hook-hand-lesbo-trans soldier en Battlefield V.

    Saludos

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here