No leas los comentarios

Si bien en sitios cómo éste los comentarios aportan (y mucho) en la mayoría de los sitios de Internet los comentarios restan y mucho, a punto de que evitarlos es mejor.

Los comentarios son lo mejor y lo peor de realizar y publicar un contenido en Internet.

Siendo nuestra comunidad de comentaristas una excepción antes que una regla.

Sucede que como lector, o consumidor los comentarios son uno de los sectores más tóxicos de toda la internet. Desde opiniones “no políticamente correctas”, a comentarios cuyo único objetivo es ofender, o politizar la cuestión.

No debería escaparle a nadie la presencia de trolls en todo el plano de Internet. Especialmente pagos si estamos hablando de noticias del día. Donde el negocio parece ser polarizar la opinión del lector. Haciéndonos creer que para estar a favor o en contra de una idea, se debe radicalizar el argumento.

La realidad es que solo comenta el 1% de todos los visitantes. Y aun así, los comentarios pueden dividirse en 7 grandes categorías.

Los lamebotas: Aquellos que van a festejar cualquier cosa que una persona produzca por simplemente ser fans o amigos. Comentarios ignorables, pero sanos digamos.

Los opinologos: Aquellos lo suficientemente capos como para tratar de aportar al tema pero sin la responsabilidad de tener que investigar, o poner su firma, para publicarlo. C4g0n3s en parte, p4j3r0s en otra. Suelen ser una lectura útil, pero de validez “indemonstrable”. Suelen ser comentaristas de sillón. Recomendando soluciones o argumentos que ellos ni aplicarian.

Los recomendadores: Uno de los mejores tipos de comentaristas. Suelen sumar simplemente recomendando algún juego, programa o pieza de hardware. Usualmente buena gente. Usualmente solo quieren compartir un poquito sus gustos, en son de valorizar sus propios gustos. Un intercambio sano y justo de “yo te doy información que quizá te interese a cambio de que me levanten el ego”.

100% recomendables (vieron lo que hice ahi? xD).

Los nostálgicos: Aquellos que aluden siempre a épocas anteriores.

Todos tienen de estos comentarios, especialmente medios como este o Youtubers, SIEMPRE fueron mejor los contenidos pasados. Aunque realmente no lo sean. No atribuyen a nada, y usualmente no pueden discriminar qué era lo que hacía superior al contenido anterior. Ignorables por completo, suelen vivir en la magia de la nostalgia.

Los metacomentarios: Quizá el comentario más aburrido de leer (y seguramente de escribir). Suelen tratar más sobre su condición como comentario, que como un argumento en pro o en contra de la nota. Ejemplos tan tontos como “FIRST”, “pone me gusta si estas viendo esto en el 2020”, “vine de X canal!”.

120% ignorables. Con 20 años de internauta aun no comprendo que lleva a una persona a ser tan simple. Son burdos llamados de atención. De leerlos mucho te queman el cerebro.

Los trolls: Nada está más confundido en una internet moderna que el término troll. Originalmente una especie de cyberbullies, que buscan reírse, hacer reír, o burlarse de algo o alguien. Suelen poner comentarios controversiales con el único objetivo de hacer saltar a alguien al debate, tendiendo siempre al conflicto, y alejándose de cualquier tipo de argumento válido. Cuando un troll hace saltar a otro internauta, a ese intercambio de comentarios se lo denomina Flamewar. Y suele ser la cúspide de lo que significa un comentario “off-topic”.

El viejo dicho que debe ser siempre recordado es que la única forma de vencer al troll es no alimentarlo, cuando lo ves, ignoralo, nada útil puede venir de debatir o discutir, ya que va a tratar de sacarnos de argumentar, para llevar siempre al insulto.

Pero vamos a la crem de la crem, y la razón de esta nota.

Aparte de estos trolls naturales 100% biodegradables, hay un tipo de troll mucho más tóxico e industrial que su contraparte orgánico: El troll político. El troll político puede ser pago o no, aunque usualmente lo es.

Suelen defender o atacar gobernantes o agrupaciones en cualquier instancia, en cualquier argumento, se trate de la nota sobre el debate presidencial o sobre el nuevo novio de Pampita. Vienen de todos los gustos, desde SJW a edgylords (PD: si no sabes qué significan estos dos términos, te felicito, seguí así, hiciste las cosas bien, y por favor no lo busques, no vale la pena abrir la caja de pandora).

En el momento en que vemos un nombre político, o de alguna organización o comunidad en un comentario lo mas sano es ignorar. El objetivo del troll político no es solamente generar una flamewar, sino radicalizar el debate.

Radicalizar el debate consta de hacerle creer al lector que el 1% más radical de nuestra sociedad, no solo es la norma si no que es el ejemplo.

Es así como terminas con el 1% radical de la sociedad, generando el 20% de los comentarios de una nota o un tweet, dando la ilusión de que ese es el ejemplo a seguir o la norma. Por ende su objetivo no trata solo de generar flamewars, si no de “reproducirse” digitalmente.

LA MEJOR VICTORIA DEL TROLL POLÍTICO es que nos transformemos en trolls políticos.

Seamos del bando que seamos. Es por esto que el troll político es mucho más peligroso que un simple troll.

Obvio que detestan todo tipo de argumento coherente, invocando siempre a la sensibilidad y sensacionalidad del lector.

Quizá lo más divertido de esta tragedia, es que suelen trabarse entre ellos mismos. Y no es raro ver flame wars artificiales creadas y alimentadas por estos trolls.

Algunos lo llaman el “call center de Marcos Peña” pero créanme que todos los partidos políticos y agrupaciones sociales tienen de estos. Y están siendo cada vez más presentes en el plano de la opinión.

La única forma de vencerlos, no es solo ignorarlos, si no también es educar a nuestros seres queridos a ignorar las opiniones de la Internet.
Recordarles siempre que la Internet es un 10% de verdades flotando en un océano de mentiras.

Irónicamente, el discurso paranoide que recibí de chico por parte de mis progenitores de “no confiar en absolutamente nada y nadie en la Internet” hoy soy yo quien no me canso de repetirles a mis progenitores exactamente el mismos discurso.

Hoy el mundo adulto, por fuera de Milenials y Centenials se olvido de los mismos preceptos con los que nos quisieron cuidar.

Saliendo de este glosario de tipos de comentaristas, Cabe destacar que todo medio que permita cierto grado de anonimato en su comunidad va a sufrir de estos comentaristas.

Cuatro tipos de soluciones se plantearon, todas malas.

(1) Prohibir los comentarios.

(2) Mermar el anonimato en los comentarios (usualmente pidiendo un user de red social, algo MUY FÁCIL de truncar).

(3) Moderar los comentarios: algo aplicable en baja escala, como Tecnovortex, donde los comentarios por nota son lo suficientes como para que un ser humano los pre apruebe. Una p4j4 pero una herramienta infalible.

En escalas más grandes, la única alternativa válida es la auto moderación de la comunidad (4)

Usualmente con sistemas de votaciones y reportes. Aunque dependen mucho de la salud mental de la comunidad. Especialmente por que cada tipo de comentarista va a votar y reportar en base a su tipo de comentarista. Si tenemos una buena serie de trolls como puede ser Instagram, Facebook, Twitter o Youtube, suceden casos de “cancelaciones”, en la que se busca reportar de manera falsa a alguien en son de censurarlo.

Pero, hay una quinta opción, que depende de todos: Educar.

Hay que educar al Cibernauta como si de educación esencial se tratara, a aceptar la invalidez que tienen TODOS los comentarios en Internet.

Aceptar que las distancias que la hipercomunicación nos plantea, quizá la belleza de la internet, fomenta conductas tóxicas en son del anonimato y la desconexión.

Somos muchos, pero MUCHOS, los que distamos entre nuestra persona real y virtual.

Una vieja enseñanza que hoy pasó al olvido es que no hay que confiar nunca en Internet.

Irónicamente. Quien les escribe escribe por haber comentado. Y eso se debe a que, por más de que la mayoría de los comentarios sean tóxicos, o inútiles, aun hay una función o utilidad a comentar.

Son muchos aquellos quienes realmente solo desean aportar, y debemos seguir alimentandolos, por que son aquellos que alimentan a toda la comunidad. Pero los beneficios de la dinamica del comentarista pseudo anónimo, se degradaron por completo.

Es por eso que hoy las comunidades se escapan de medios de uno contra todos. Y están pasando cada vez más a un todos contra todos.

Pasando de facebooks, twitters instagrams, a nuclear a su comunidad leal en discord o en algun IRC.

Por que, en la psicología del todos contra todos, se pierde un poco este hambre de querer llamar la atención al escritor o creador, o desviar el argumento.

Y que a ser verdad, nunca se planteó nada parecido en Tecnovortex, por que repito nuestra comunidad (por suerte) es más una excepción a esta regla.

18 COMENTARIOS

  1. No le veo mucho el sentido a esta nota en si… porque la mayoría de los que leemos este sitio ya estamos al tanto de esto.. .quizás vaya más para una web más casual, jaja.

    Pero bueno, es parte de internet.

    Un saludo.

  2. Anda picantón Narzo… para mi que tiene ganas de armar algún flame… jaja

    Que tiempos aquellos donde uno miraba con ilusiones la “internet 2.0”. En la que no solo sos un lector, sino parte de la publicación. Llevamos un poco de lo bueno y mucho de lo malo de nuestra humanidad a sitios que supieron ser muy buenos.

    Abrazo

  3. Hay una cuestion sobre el termino “politizar”. Guarda que no se usa de una sola forma.

    Para mucha gente, hablar de politica es “politizar” y lo pone como si fuera algo negativo y destructivo.

    Otra cosa diferente es poner insultos relacionados a la eleccion ideologica, partidaria o religiosa o trolear metiendo temas relacionados a la coyuntura politica, siendo agresivo y sobre todo insultando personas o identidades politicas o agrupaciones. Pero eso no tiene nada que ver con la politica en si, por eso no me gusta el termino “politizar” tan usado.

    Se puede hablar de politica sin hablar de partidos politicos, se puede hablar desde una postura ideologica sin hablar de partidos politicos.

    Y yo soy de los que opina que la politica y la ideologia cruza todas nuestras actividades, y opino desde ese lugar.

    Como por ejemplo lo hice en el posteo anterior sobre juegos y LGBT, un tema profundamente politico. Para mi, politizar es agregarle un analisis mas a un tema, sumarle algo que muchas veces falta, que es mas estructural.

  4. Obviamente si quieren leer la peor echochamber de trolls politicos de internet deberian entrar al sub r/argentina, el lugar que deberia ser un lugar de encuentro diverso para argentinos es un reducto para los que opinan de una sola manera.

  5. La política la noto a veces como Linux.

    En ambos hay algunos con prepotencia, que se autoproclaman como “defensores de”. No creo que comportándose como un sectario atraigan gente.

    Mientras tanto hay otros que buscan incluir, buscar puntos de contacto en las diferencias.

    Es un tanto irónico que quienes en 2015 decían basta de política, de retórica, de discurso, de acto político, vamos a lo simple, en 2019 conviertan twitter y reddit en una unidad básica.

  6. … y todo por culpa de Perón!

    Igual creo que esta es más bien una nota de descarga general sobre una situación ajena a este tipo de sitios (sobre todo en lo de trolls políticos).

    En sitios como los de los diarios (que en lo personal siempre me pareció que la inclusión de comentarios fue una forma ridícula de aggiornarse copiando sin saber adaptarlo a su forma de transmitir la información) es sabido que nunca hay que leer comentarios, porque perdés la fe en la humanidad, pero en nichos como esté más allá del que siempre cree saber más que todos o el que siempre le lleva la contra a todo suele ser difícil que se meta mucho la política en el debate me parece.

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here