Dame tu pin, te doy mi pin, dame tu pin, te doy mi pin.

Así era una de las publicidades hechas para el mercado argentino de unos dispositivos que llegaron lento pero que tuvieron un crecimiento exponencial en el mercado que me animo a decir que nunca antes hemos visto, y muy probablemente volvamos a ver.

Fue a principios de la década anterior. Eran épocas donde los smartphones con Android eran equipos casi exclusivos para geeks o para entusiastas de la tecnología y los iPhone eran un producto de nicho, incluso más acotado que los primeros Android. La realidad era que la mayoría de los teléfonos inteligentes estaban muy verdes – al igual que las tiendas de aplicaciones – y no existía un factor diferencial realmente rompedor entre un iPhone y un Nokia 5200, por poner un ejemplo, ya que la mayor parte del tiempo nos las llamando y enviando SMS, los cuales por entonces eran muy costosos.

Y llego RIM, con BBM y su tarifa plana

Los Blackberry eran equipos de buena calidad constructiva, tenían un teclado físico realmente sensacional y que no he vuelto y un formato del tipo QWERTY característico de algunas Palm y Nokias de la serie E. Las pantallas no eran del otro mundo y la cámara menos, aunque la batería solía tener un rendimiento excepcional, en la mayoría de los casos de uso.

El gran problema era el Sistema Operativo. El cual estaba basado en Java y era tremendamente vetusto e inestable. Era lento, se colgaba y muchas veces pedía reinicio, así y todo estos equipos tenían un as en la manga y un diferencial enorme para que la gente los compre (y vaya si lo hizo) llamado Blackberry Messenger. Una plataforma de mensajes propietaria basada en un concepto de tarifa plana que permitía comunicarse de manera ilimitada con todos los contactos que usaban este servicio sin pagar de más.

Suena algo que ahora hacemos normalmente, con WhatsApp, Telegram, o cualquier mensajero actual, pero hace 10 años si no tenías un Blackberry tenías que usar SMS o llamadas para comunicarte con cualquier humano con teléfono así que su introducción supuso un boom increíble. De hecho, las telefónicas vendían los famosos «Plan Blackberry» junto a los equipos, los cuales eran relativamente económicos y les permitían a sus usuarios una comunicación nunca antes vista.

Dame tu PIN

Empezaron dándolos en las empresas, ya que les permitía tener conectados a los empleados todo el día y no solamente en horario laboral, pero estos mismos empleados comenzaron a usarlo para comunicarse informalmente y ahí fue donde la gran masa de usuarios se vio tentada por el servicio de mensajería de RIM. Los Blackberry se convirtieron en un boom de ventas y en la primer plataforma de chat móvil que recuerde. Incluso vi cómo muchos entusiastas de Android (por entonces se veían joyas como el Motorola Milestone, por ejemplo) se veían tentados a pasarse para poder chamuyar a las personas que usaban los Blackberry, que cada día eran más.

Ya en 2012 – en plena moda ya arraigada – me preguntaba (y les preguntaba a los usuarios) las razones por las cuales estos dispositivos eran tan populares y los comentarios eran bastante acordes a mi opinión: el diferencial es el sistema de mensajería y tarifa plana de Internet, lo demás era de regular a malo. Así y todo, recuerdo que esta empresa llegó a tener casi un 50% del mercado en Argentina, España y varios países de latinoamérica, algo que no sé si ha vuelto a suceder en la historia.

No eran los mejores, no eran los más lindos, y así y todo, se vendían cómo pan caliente…

Y ahí es cuando en más de un artículo también me preguntaba porqué RIM no aprovechaba de su mayor bastión que era el servicio de mensajería y no el hardware y lo convertía en multiplataforma. ¿Se imaginan si hubiesen pegado duro antes siquiera de que WhatsApp comience a popularizarse? Claramente se hubiera convertido en EL SERVICIO de mensajería y hoy sería otra la historia.

Pero no, se cerraron y de a poco WhatsApp comenzó a ser el BBM de los que no usaban Blackberry, y de a poco los usuarios de Android e Iphone comenzaron a tener un servicio similar y multiplataforma, que además funcionaba en los Blackberrys… En poco tiempo hasta los mismos usuarios de Blackberry se comunicaban por WhatsApp, y ahí llegó el final.

No adoptar Android, otro gran error

Un par de años después, cuando Android e iOS se disputaban la mayor parte de la torta ya me preguntaba cuales serían las razones por la cual los de RIM no se animaban a usar Android en sus equipos y salvar lo poco que les quedaba de mercado (por entonces el BBM era multiplataforma, pero a nadie le interesaba). Es increíble cómo un pseudo periodista que se dedicaba a configurar Active Directory’s y arreglar computadoras veía tan claro el mercado y los ejecutivos de la empresa canadiense seguían echando agua en el barco que ya se estaba hundiendo.

Lo más curioso de todo esto, es que aún a pesar de haber visto cómo Nokia se había extinto tan rápido un par de años antes, no supieron – o no pudieron – tener la claridad como permanecer competitivos en un mercado que, con el diario del lunes, solo permite 2 jugadores como máximo (y si hubieran tenido la capacidad de permanecer cómo fabricantes, hubieran tenido chances).

Hoy, Blackberry no existe, aunque si lo hace en el recuerdo de muchos que tienen más de 30.

Me despido con el estribillo de una canción casi de proteste que «escribí» hace años.

Blackberry’s, Blackberry’s, muchos Blackberry’s
Voy por la calle y solo veo Blackberry’s
Bogas, tacheros, con sus Blackberry’s
Todos escribiendo, mirando hacia abajo
Sin importar lo que en el mundo sucede
Blackberry’s, Blackberry’s, muchos Blackberry’s
Voy por la calle y solo veo Blackberry’s

10 COMENTARIOS

  1. Como olvidarse… Siempre quise uno y nunca tuve…

    Igual esa «bolita» que oficiaba de trackball era un desastre…

  2. Yo los detestaba, me parecían horribles y poco prácticos.

    Yo decidí esperar pacientemente a que pasara la moda y llegaran los «táctiles», como los llamaba en esa época.

    Efectivamente empezaron a volverse escasos y me compré el Moto G2.

  3. Al dia de hoy sostengo, no hubo ningun teclado mejor que el de BB (8520/9300).

    Incluso hoy con super pantallas tactiles, nada llega a igualar el buen QWERTY fisico de aquella epoca, sobretodo para escribir mails o textos largos.

  4. Comparar un Nokia 5200 con un iPhone, aunque sea de los primeros, y decir que no había diferencias me parece que es un error importante. Había MUCHA diferencia!

  5. GRAN equipo el blackberry 8520, Recuerdo haberlo comprado para el dia de la madre de 2010.

    Estaba en oferta en Claro a $700, y el abono era de $30 por mes. Venia de un Nokia a tarjeta que tenia la bisagra rota. Pasar al Blackberry fue un salto enorme.

    Tenia el BBM y aun se seguia usando el MSN Messenger, que tenia app para ese equipo. Era un flash estar conectado todo el dia al MSN pero pudiendo responder desde el bolsillo. Luego llegó Whatsapp y al año siguiente me pase a un Milestone 2, principalmente porque no quería prescindir de la hermosura del teclado fisico en un telefono.

  6. Siempre quise uno de esos, pero el bolsillo no me daba para uno. En aquel entonces tenia un LG chiquito negro con teclas de goma. Me compré en DealExtreme una réplica del BB. Estaba genial. Si bien no tenía el bendito chat, traía pantalla táctil, Windows CE 6 y le podía meter de todo, hasta el GPS Garmín.

    Le cambié 3 veces la batería. Unas porquerias chinas que duraban nada y se inflaban.

    Realmente, disfruté mucho ese celu.

  7. A mi me gustaban, en el trabajo me dieron uno y con la ropa de oficina hablando por la calle pensaban que eras gerente, siempre me gusto el teclado qwerty y no me parecian tan malos.

    Saludos y Felices Fiestas

  8. Recuerdo con tanto amor el BB bold 8900, tuve una version que tenia la parte trasera simil cuero, recuerdo todos los que tenian el curve puteando por todo y a mi no me pasaba nada de eso, una de mis razones primigenias para odiar los telefonos samsung fue que les eche la culpa de que desapareciera blackberry, bah, de que se volviera irrelevante, despues pase a motorola y de ahi a iphone, como casi todos los que conozco ex usuarios de BB.

  9. Ahí es cuando en más de un artículo también me preguntaba porqué RIM no aprovechaba de su mayor bastión que era el servicio de mensajería y no el hardware y lo convertía en multiplataforma. ¿Se imaginan si hubiesen pegado duro antes siquiera de que WhatsApp comience a popularizarse?

    Si lo hicieron multiplataforma, lo use en Android y Iphone, pero fue tarde y desaparecio.

Responder a Luciano Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here