Mientras esperaba para comprar una gaseosa en el Kiosko (hola, Cristiano Ronaldo) escuchaba hablar a unos pibes que estaban en la misma y que tendrían aproximadamente unos 20 años, sobre videojuegos. En la corta charla que pude oír «de rebote» se reían de los «jueguitos pedorros a cassete» que existían antes de la Playstation 2 y de «cómo los flacos podían ir a esas salas de Arcade» y pagar por jugar a cosas como el Pac-Man.

Si, debería haberlos aniquilado con una cuerda de guitarra a lo Hitman, pero permanecí en silencio y simplemente utilicé el clásico cliché «perdónalos padre, no saben lo que dicen».

Pero si dejamos los sentimientos de lado, estos muchachos no están tan equivocados, no porque los videojuegos de los 80 y 90 hayan sido «pedorros», sino porque técnicamente no pueden compararse con los actuales, aunque estos pibes nunca vayan a vivir lo que fue la mejor época de la historia de los mismos, cómo fue la guerra de Genesis con Super Nintendo.

De todas maneras sigo pareciendo el típico jovato que dice que el fútbol de antes era mejor que el actual, aunque todavía me queda un as en la manga: pibes, yo me gasté la mitad de mi adolescencia jugando a los flippers (aunque mejor se los conocen cómo pinballs) y ahora solo lo ven por TV. Lamentablemente algunas cosas geniales de la humanidad se terminan, pasó con el Concorde y también pasó con los Pinballs.

Ufff, el de WWF (lucha libre), Terminator 2 y Family Addams fueron mis favoritos y por lo general luego de jugarme un par de fichas a los Arcades terminaba disfrutando de unas buenas bolitas en éstos pinballs. Es extraño explicar las sensaciones que genera jugar a un pinball (si tienen uno cerca, háganlo) pero – a diferencia de lo que parece a priori – no era ninguna tontera y llegar a conseguir altos puntajes requería de una importante habilidad con 2 botones, ¡ni hablar de lo importante que era mover el mueble sin llegar a tildar la máquina y zafar los warnings!

Épocas de felicidad. Imagen de Erik Konon

Lamentablemente, y al ser dispositivos electromecánicos, los Pinballs fueron lentamente sacados de circulación de los locales de videojuegos debido a su alto costo de mantenimiento. El costo era tan alto para algunos aparatos que a veces ni siquiera «se pagaban» con las fichas que gastaban en ellos (fue lo que me comentó un encargado de uno de los locales de la ciudad donde vivo). Mi último contacto con una de estas máquinas mágicas hace unos años, ya que alguien que fue un gran amigo tenía un par, incluso una de las joyas antes mencionadas y estaban en modo free play. Hoy, los Pinballs son verdaderas rarezas de colección destinadas a coleccionistas que pueden contar con el presupuesto para comprarlos y mantenerlos. De hecho hace poco vi a una chica en Twitter ofreciendo un T2 restaurado por U$D 5000. Lo que se dice, son algo «para entendidos».

Ahora, para aquellos que quieren revivir probablemente unas de las mejores épocas de su vida, tienen que saber que existe una franquicia llamada FX Pinball que tiene una calidad increíble de reproducción de las mesas y que recomiendo muchísimo. Incluso es tan buena que me atrevo a recomendársela a quienes nunca jugaron a uno, aunque claro, no van a entender la «magia» que tenía el juego físico.

A veces suelo cerrar los ojos y escucho esos sonidos bastante metálicos de los flippers, causándome mucha nostalgia. Gracias por todo Steve, tu genialidad lee dio muchísimas horas de diversión a millones de jugones, que descanses en paz.

11 COMENTARIOS

  1. Llegar a uno es casi imposible, habrá que conformarse con un cabinet custom / monitor vertical + Future Pinball / Visual Pinball + PinMAME (someday)

  2. Cuando con mis amigos íbamos a plaza o sacoa a jugar en los 90, siempre elegia los pinballs, y en particular el «creature from the black lagoon», aunque siempre me daba una vuelta por el addams, last action hero o el hook. Era muy bueno el ruido de todas las maquinas juntas, y lamentablemente esa sensación no se puede recrear en la play, por mas que el fx pinball sea casi perfecto en la reproducción. Hoy las pocas maquinas que quedan se restauran a full y se venden como de colección, pero que buena época.

  3. Cuando en Final Lap (un local de arcades enorme en CdelU) trajeron el F14 Tomcat fue una locura. Era la primera vez que veía un pinball con tantas rampas, luces, las voces, música y el famoso (o infame) kickback que te revoleaba la bola a gran velocidad.

    Siempre fui relativamente malo en los flippers físicos (solo me iba bien en ese y en el Hook), pero soy muy bueno en los virtuales, porque justamente, nunca dominé el arte de golpear sin tildar

    Cuando voy de vacaciones a Córdoba el local tiene el Terminator 2, otro gran pinball

  4. Quien tenga un Oculus Quest y le guste los pinball, el Pinball FX2 es una experiencia espectacular. No te digo que es lo mismo que los mecánicos porque obviamente no, pero se acerca bastante.

  5. Uf, se me pianta un lagrimón… T2 y Jurassic Park a la cabeza, a principios de los 90 salía de la secundaria y de pasada a tomar el bondi de regreso a casa me quedaba 1 horita en los fichines. Shoro de emoción al recordar esos años…

  6. No viví ni ahí la época de los flippers (tengo 19 años) pero recuerdo haberlo jugado hace muchos años en windows XP/7. es mas, creí que solo era un jueguito de windows. hasta que un día (hace 10 años) estando de vacaciones en Pinamar fui a CenterPlay. Ya cuando me estaba por ir vi de reojo, una maquina rara, que no había visto en otros lados… me acerque, estaba al fondo en un rincón poco transitado, cerca de las mesas de pool.. lo primero que me llamo la atención fueron las brillantes luces rojas que tenia, después me acorde y dije «wow, un pinball de verdad»… No lo pude jugar porque ya no tenia fichas y me tenia que ir.. Muy buena nota

  7. Creo que viví el coletazo de los arcades. Nací en el 85′, con lo cual, si bien iba desde chiquito a los arcades, recién del 95 en adelante tenía medianamente la altura y la coordinación como para no ir únicamente a tirar la plata.
    Y los flippers (si, así se los conocía, canejo. Nada de «pinballs»)! En el centerplay de Mar de Ajó tenían desde los más nuevos hasta uno de Superman, que si mal no recuerdo, era del 77’/78′. Nunca fuí particularmente bueno. Pero era imposible no sucumbir a su encanto:
    -El de las tortugas ninja, que la bola salía de la alcantarilla
    -El Fun House, que era divertido y aterrador a la vez (combinado con lo oscuro y misterioso que eran ya de por sí los arcades, con todo su folklore)
    -El de Indiana Jones! Que podías sacarle multiball gratis, por una comprobación de mecanismos que tenía la máquina, si dejabas quieta la bola por algunos segundos.
    -El de Arma Mortal
    -El de Terminator 2
    -El de Los Locos Addams! Que Dedos te curraba la bola
    -El Super Mario World! Con sus «stomach ache!»
    -El de Dr. Who, que aunque no conocía la serie en ese entonces, me divertía como loco
    -El de Volver al Futuro! Que lo pude jugar muy poco
    -El de Last Action Hero! Con todas esas mecánicas que nunca podía destrabar porque era malísimo para jugar
    -El de la robot gigante, que la mayoría de los locales tenía en modo «ATP» (los que lo jugaron en el modo pleno, me contaron que gemía como loca).
    -El Hook! Con la voltereta esa en el medio y la calavera al frente
    -El Black Rose, con toda la temática pirata
    -El fish tales! Que el disparador era una caña de pescar

    Pero para mí el que se llevaba todos los aplausos era el «Party Zone!». Su lisergia era tal que era uno de los pocos flippers a los cuales me podía quedar mirando como otros jugaban.

    Ay… que viejo estoy…

    • El indiana jones con su multiball de 6 bolas te volvia loco! y el de la robot gigante, que se llamaba the machine, pinbot bride, tenia un «truco», habia un loop a la izquierda, dejabas caer la bola en el patin izquierdo, rebotaba, iba al patin derecho, le pegabas y de vuelva al loop, asi sacabas muchas extra ball, y ahi te ponias a jugar en serio sabiendo que tenias para rato, completabas la metamorfosis y te daba special, te pagaba por puntaje, etc

      NOCHES habre perdido con ese flipper, gastando solo 0.50, jeje.

  8. Aca por mi pueblo no existian «arcades», ni pinballs ni nada de eso… era solo cuestion de alquilar los cassetes de commodore, y luego los de family… igual me agarró la nostalgia y me descargue al toque el Pinball Fantasies de algun abandonware… estuve viciando como 4 horas en la mesa Stones n bones jajaja

  9. La experiencia de jugar al flipper es totalmente distinta a la de los videojuegos. Sos vos controlando dos paletas y tratando de ganarle a la ley de la gravedad, manteniendo por el mayor tiempo posible una bola cromada lo más lejos de la parte inferior central (y los laterales!)

    El Hook por lejos era el mejor. Cuando sacabas multiball, era un descontrol de luces y sonidos que te ponia loco. El T2 era zarpado tambien.

  10. Aca a la vuelta del laburo, por paternal hay un «establecimiento» que vende flippers y arcades restaurados, y ademas podes organizar en evento con los las maquinas donde se pasan todo el dia jugando.

    Antes podias pagar una entrada individual y quedarte todo el dia, pero ahora eso lo sacaron, quedaron solo para grupos

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here