Las “manos” de Honda

Los que me conocen saben la admiración que tengo por la tecnología proveniente del país del sol naciente. Cuando hablo de tecnología no hablo de informática, hablo de tecnología en general (recordemos que el concepto toma como tecnológico hasta un martillo) y es que, aquellos que hemos nacido en los 80’s tuvimos la suerte de conocer muchísimos productos “made in Japan” y sabemos – muy dentro de nosotros – que seguramente nunca más veamos productos de una calidad tan sobresaliente, tan perfecta, que genera un placer enorme y más a los que gustamos de observar detalles.

Lo curioso es que es general, es una regla básica de su industria. Desde un simple y medianamente barato reloj Casio pasando por un equipo de audio Technics; siguiendo con un lente Nikkor y terminando con un automóvil tan básico como un Dahiatsu Cuore o uno tan increíble como un Nissan Skyline. Toda cosa japonesa destila calidad desde todas las aristas posibles. Yo tuve y tengo la suerte de tener varias cosas japonesas y me sigo maravillando con los detalles que tienen, no por nada están donde están.

De todas esas cosas, lo que más me llamó la atención fue una honda C90 que tuve hace algunos años. Acá en Argentina se conoció como “Econo Power” y la conseguí con muchísima suerte en un estado totalmente flamante, casi impecable. Recuerdo haber visto una publicación en un diario y llamé, por las dudas, y me atiende un flaco muy amable, que me comenta que ya había sido señada, que estaba casi lista, le dije que era una lástima, porque desde chico había estado buscando ese modelo en un estado “impecable” como decía el anuncio.

A los 5 minutos, me llama y me dice: ¿vos para qué la querés?

Le comenté que la quería para pasear y para hacer algún que otro mandado. Que mi idea era tener esa moto porque siempre me gustó pero no le iba a dar un uso excesivo, al contrario, sería medio obsesivo. No pasaron 5 segundos que me dijo: “bueno, veni, mirala, y si te gusta te la vendo a vos”.

Ahí terminé de enamorarme de la industria japonesa.

honda-econo-power-c90

Quizás me termine de embobar cuando, en caso de tener mucha suerte, pueda manejar un GT-R.

Estos tipos hacían (y hacen) las cosas para que duren mucho, muchísimo tiempo. En muchos casos supongo que se metían el concepto de obsolencia programada allí donde no llega el sol y crearon cosas definitivamente fantásticas. De hecho, las Super Cub, que para muchos pueden llegar a ser “fea” fue considerada, en varios de las más prestigiosos medios sobre motocicletas como la mejor de la historia. Yo lo único que puedo decir es que actualmente la tiene el padre de un amigo, está mejor que nunca y creemos que es absolutamente indestructible.

honda-econo-power-c90-2

Pero me fui de tema, porque comencé con la industria japonesa y terminé con Honda, aunque, en definitiva, son básicamente sinónimos ya que estamos hablando de una marca que es un ejemplo de lo anteriormente hablado.

Toda esa introducción para llegar a recomendarles el video que me recordó la vieja y querida Hondita que tan bien me supo llevar (y nunca me dejó a pie) y para demostrar lo que significa una marca para los japoneses. No puedo dejar de pedirles que vean "Hands", a esta altura, sería una locura.

Alguna vez vi un documental que hablaba de todo esto, del resurgir de el país con la bandera del círculo rojo después de la guerra y alguien en la conclusión decía algo así como:

"Toma el mejor reloj suizo, nosotros lo estudiaremos y lo mejoraremos.
Toma el mejor auto alemán, nosotros lo estudiaremos y lo mejoraremos .
Toma la mejor cámara de fotos europea, nosotros la estudiaremos y la mejoraremos.
Toma la mejor motocicleta americana, nosotros la estudiaremos y la mejoraremos.
Toma el mejor equipo de audio, nosotros lo estudiaremos y lo mejoraremos".

¿Que pensás de la industria japonesa? ¿Tenés preferencia por la industria de algún país?

20 Comentarios

  1. hoy los que siguen ese camino de copiar y mejorar; y son rivales directos de los japoneses, son los koreanos del sur.
    kymco, hyundai, kia, samsung, etc

  2. Ponele…dos cosas sobre mi vida con la tecnología:
    1. La mecánica: Soy citronero, creo que no tengo que agregar nada más prácticamente. Pertenezco a ese grupo de personas que aman y adoran a la familia del Citroen 2CV, 3CV y demás(Ami 8, Mehari, etc…). Son los automóviles más simples, maquinas duraderas, confiables, queribles. Que son fieros o lentos… blah bla, es una relación de amor indescriptible cuando uno se convierte en el propio mecánico de su auto. La pasión por los Citros da como para que me escriba un libro, pero bueh, ahí está mi idea, un auto totalmente adorable, un logro del diseño, un hito de la historia mecánica y una carcajada a la obsolescencia.
    2. La electrónica: Soy fanático de la música. Realmente, escucho mucho y todo el día. Tengo 31 y desde los 8 que tengo los auriculares puestos. Walkmans, Discmans, algún “Mp3” genérico, Walkman mp3… he pasado por las buenas épocas de Sanyo, Aiwa, Panasonic y alguna más(jamás Apple y no hay forma que me guste ni regalado). Pero el rey indiscutido es Sony. Desde mi primer Walkman supe que era otra calidad, otro sonido. En el 2008, haciendo un necesario y urgente recambio(por robo)compré un Walkman NW-A808 de 8gb. Una obra de arte, un dedito en el coolo a la obsolescencia programada. Hoy en día un poco despintado y con un rayón evidente de los miles que se aguantó, cientos de caidas, funcionando unas 30hs semanales, al sol enchufado a otro equipo, con el calor y la humedad pegado al cuerpo, mojado por lluvia… todavía sigue funcionando y la bateria apenas capacidad de carga. Es increible ver que siga funcionando casi como el primer día después de 5 años clavados de semejante uso que le doy. Y por lejos es el elemento electrónico que más quiero; más que el Xperia, más que la viejita Thinkpad y la actual Satellite. Mi amado Walkmancito es mil fiel compañero de la vida cotidiana, y un ejemplo absoluto de calidad y amor por el detalle de lo mejor de Sony.
    Así que para resumir lo que me fui a las ramas… autos franceses, electrónicos japoneses.

  3. Yo también soy admirador de la tecnología japonesa, y en mi caso, la pasión viene por el mundo del automóvil. No he podido evitar una sonrisa cuando he leído que “seguramente nunca más veamos productos de una calidad tan sobresaliente”, ¡no podría estar más de acuerdo!

    En los años 90, la industria automovilística japonesa era tan superior, que en Europa pusieron aranceles a los coches importados del país del sol naciente. De no ser así, habrían acabado sin problemas con la mayoría de marcas europeas. Y lo mejor de todo es que su prestigio no se ganó con espectaculares superdeportivos, sino con modelos de toda índole (utilitarios, berlinas, coupés, etc). Hace ya bastantes tiempo, un amigo me pidió consejo para comprar un coche de segunda mano con unos 12 años, concretamente se trataba de un Honda Civic del año 95 aproximadamente. Yo le dije que con esa edad lo más importante era la fiabilidad, y ese modelo de Honda era toda una garantía. Y así fue, lo tuvo durante bastante tiempo sin dar un solo problema. De hecho, tuve la oportunidad de conducirlo y quedé muy sorprendido, porque en apariencia no lo habían cuidado muy bien (tenía rayones, abolladuras, mal aspecto en general), pero iba como la seda. Sin tirones, sin holguras, sin ruiditos por el salpicadero, sin piezas desencajadas. El cambio se movía con una precisión que no he vuelto sentir. Increíble. Yo diría que hay coches nuevos que salen peor que tal y como estaba este Civic.

  4. Durante años fui el feliz poseedor de un “moped” Honda, una NC-50 Express. Lo único que se rompió a lo largo de años de adolescente descerebrado fueron cosas que no eran Honda, o que tenían que romperse. En la muñeca tengo un Seiko Cronograph Automatic que ya está cerca de cumplir los 40 pirulos, y la Pentax P50 que me regaló mi viejo, con 30 años, sigue levantando más de una ceja. Ni hablar del Nikkor de los 70’s que uso practicamente a diario. Las cosas japonesas se hacen gustar.

    La única contra que encuentro, y tiene más que ver con la situación actual del mercado local, son los respuestos. Muchas veces se gasta más en el taller/service, que comprandolo nuevo. Chino/Fueguino, pero nuevo. Y conozco a más de uno que prefiere esto último.

  5. Grosos los ponjas, más allá del anime

    La C90 es un caño-caño-caño… cuando la vi por primera vez me pareció fea… y tal vez lo sea, pero cuando un amigo de basket (alto y pesado como yo) me llevaba hasta mi casa y veía que la motito ni se quejaba del peso, le empecé a tener respeto… y me terminó gustando la Econo. Lástima que no llegué a comprar el modelo antes que la “plastificaran” toda. Después me saqué las ganas de tener una Biz, como si fuese su descendiente, y la diferencia con cualquier otra cosa copiada era abismal. El precio también, pero pongo las manos en el fuego que el motor de la Honda es de otro mundo.

    En electrónica, siguen haciendo vanguardia. En autos, prefiero los alemanes

  6. Más allá de la calidad tecnológica, de la cual concuerdo, me fascina la actitud que tienen para salir adelante. En marzo se cumplieron dos años del tsunami que arrasó Tohoku.

    El sólo hecho de ver cómo levantaron todo en ese tiempo es asombroso. Nada de burocracia, ni estupideces políticas. Se hizo lo que había que hacer y punto.

  7. No puedo dejar de mencionar que mi primer disco rígido (allá por la época de las 286) fue un Quantum made in JAPAN de 52mb.

    Y como era de esperar hace un tiempo lo conecté de curioso nomás, y si señores, sigue funcionando perfectamente bien!

  8. No olvidemos la Suzuki pegame-que-me-gusta AX100. Se puntualmente de una ’93 que todavía no se le tocó el motor. Tiene mas de 10 años “fleteados” encima. Y la he visto arrancar con la primera patada en pleno invierno

    • Acabo de ver el video, muy bueno. Y me hizo acordar a un documental que vi cierta vez, donde tiraban una C90 desde un 5to. piso… La fueron a buscar, le dieron arranque y salieron andando con las llantas torcidas

      Lo que me hace acordar a tu amigo cuando te mostró cómo vendía las Thinkpad

  9. Trabajé 3 meses en una cochera, donde tenia que mover 40 autos todas las noches. Los 2 mejores que subian la rampa sin tener que acelerarlos eran sin duda 2 Honda Civic, muy superiores a cualquier auto mercosur.

  10. Nunca jamas creo que pueda llegar a surgir un país con el desarrollo, la calidad, la capacidad de fabricación y demás de lo “Made in Japan”, China en cambio cambia Calidad por cantidad (aunque tengo una 110 del 2007 de 0 km que anda y anda y anda y nunca nada salvo cambio de aceite y gomas) de esa manera bajan costos y precio final pero a la corta las cosas duran un tercio de algo Japones, ojala las cosas fuesen mas como en los ’90 con todo lo Made in Japan.

    Ah, me olvidaba!!! cierto que aca “fabricamos” lcds y computadoras… en fin.

  11. Yo soy fanatico de Honda y por ende de todo lo que venga desde aquellos lados….tengo un discman Sony que me lo compre en 1992 y que lo use hasta hace muy poco sin ningun problema.

    Por otro lado mi otra pasion son las motos…y aca Honda esta por encima de todas…si bien las cuatro marcas japonesas son exelentes, Honda siempre fue mas, les cuento que desde chico tuve la posibilidad de andar siempre en Hondas y cuando te subis a otras la verdad que se nota la diferencia.

    Hasta el año pasado tuve un CBR 400 RR NC 29 de 1993… una moto que se vendia en Japon solamente ya que ellos alla te vendian las motos por niveles de licencia y por ende estaban los CBR 250, 400, 600 y el 900 por aquellos años. Que les puedo contar…es una moto con un nivel tal de desarrollo de ingenieria que hace admirar el trabajo nipon, me daba la sensacion de andar en una moto de carreras (de hecho fue hecha para el circuito) que no me la daba el CBR 600 F (la C90 de las pisteras) y se ponia a 210 km/h 15 años despues de que salio de su tierra natal… una cosa de locos… se me pianta un lagrimon… jeje.

  12. Tienes mucha razon amigo. Los productos Made in Japan, son muy excelentes. Hasta ahora los que he tenido la dicha de probar por mucho tiempo, asi lo demuestra.

    Fijate que tambien soy poseedor de un C90 y lo tengo asi actualmente.

    https://fbcdn-sphotos-a-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash4/q83/482590_10151383929582657_878766368_n.jpg

    Disculpen ese enlace tan feo.

    Tambien tengo una motocicleta Jog-90 de la marca Yamaha, otra buena en su materia. Aunque esta la tengo un poquito modificada como el Super Club 90.
    http://i.imgur.com/vl3MzCx.jpg

    Saludos.

  13. El “meme” de los pórticos de Nagasaki lo dice todo sobre la durabilidad japonesa… http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/files/2011/05/Nagasaki.jpg

    Nah, chiste. Se sabe que es un fake ese meme

    Hablando en serio: la katana es un muy buen ejemplo japonés, un modelo de espada de un solo filo que perfeccionó al sable chino de doble filo en el siglo IX. Claro que estamos hablando de otra cosa, pero partiendo de la base de que hasta un martillo cuenta como “tecnología”, es válido. Seguramente un especialista en espadas venga a decirme que la katana no es mejor que el sable chino, pero en ese caso mi referencia es en qué gran adaptador a las necesidades diversas es el inventor japonés. En ese tiempo los jinetes necesitaban cortar desde el caballo, y la katana fue perfecta por su forma y peso… ¿me fui de tema?

  14. Mi papá tuvo una moto muy similar en modelo, no puedo estar seguro ahora si era fabricación Japonesa, pero se parece mucho.

    Con respecto a la frase, acá en Colombia vive un Japones, Yokoi Kenji, quien hace charlas de superación y cosas así, en uno de sus vídeos habla sobre ese talento de los japoneses, más que talento, disciplina, y como después de ser azotados por dos bombas atómicas, con esa disciplina, salieron adelante y logran lo que hoy logran.

    Sino miren como estamos acá, adulando a os “ponjas”

    Muy bueno el vídeo.

  15. Yo no tuve la suerte de poder manejar motos ni autos

    Pero desde que tengo memoria que la vida me dió a entender que todo lo ponja es de mejor calidad, así como también lo alemán. Ya mi familia lo hablaba siempre con tanto respeto, que lo tengo incorporado.

    Una de las cosas más especiales que me hayan pasado en mi vida fue subirme a un Nissan (que si no me equivoco fue el 200SX) blanco, en 1997. Durante un momentáneo trabajo que tuvo mi viejo. El por aquel entonces adinerado jefe de él fue muy buena onda y me dejó viajar en algo que quizás el día de mañana nunca vuelva a poder. Los asientos no tenían casi nada de altura, así que se sentía el asfalto de una manera muy volátil aún yendo a menos de 50Km/s; todo el mundo miraba en la calle al auto (vivo en el conurbano, el tipo nos pasó a buscar varias veces, era como un ovni para una zona suburbana que apenas tenía un par de calles asfaltadas en esos días). La tecnología de ese coche en su interior era espectacular, la comodidad del asiento, de las puertas, el sonido del estéreo de fábrica. Una belleza. Aunque, al ser tipo coupé, los asientos de atrás son extremadamente incómodos para cualquiera, simplemente para llevar algunas cosas quizás, pero solo 2 asientos es la idea.

    Todo muy deportivo, realmente. Era una nave y en esa época, sin ser de los mejores modelos de la firma. No puedo imaginarme lo alucinante que deben ser los modelos de la alta gama actual.

  16. Estoy de acuerdo! Quiero comprarme una moto cub y los más veteranos siempre me hablan de las econo power.

    En cuanto a la filosofía japonesa de mejorar las cosas, todavía recuerdo una vez cuando, a principios del 2004, le dije a un compañero que lo mejor que se podría hacer es comprar productos y estudiarlos para mejorarlos y adaptarlos a nuestra industria: Me miró como si yo dijera que quería ser narcotraficante… al argentino en general, le falta muuuuucho estudio y actitud para comprender al verdadero progreso.

  17. Yo tengo una Japonesa colorada jajaja una Honda Nighthawk 250 desde hace 3 años, la loca tiene 21 años, con el motor cerrado de fabrica (no fuma ni transpira aceite) es indestructible toda una leyenda en si misma, te puede gustar o no la moto, lo que si es indiscutible es su durabilidad, es cosa de no creer, una moto bien fabricada (obvio hay caños de otro calibre) en los 3 años solo me dejo por cortes de cable de embrague ( q inclusive el “me dejo” es una forma de decir) días de muuuucha lluvia , me toco jugármela pasando por mucha agua, no pasa nada, anda y anda y anda… es de no creer, bahh en realidad es de Japón, esa es la explicación/expresión, es de Japón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here