La línea Pixel, como muchos sabrán, es la nueva apuesta de Google en el segmento móvil. Forma parte de una maniobra que coloca al nuevo “asistente” inteligente en el centro de sus servicios: lo que antes buscábamos tipeando en el cuadro de búsqueda, podemos obtenerlo simplemente pidiéndolo en voz alta.

Es que ya no hace falta estar sentado frente a la PC como diez años atrás, hoy en día interactuamos más con internet a través de un smartphone que de una computadora. Porque aunque nos hayamos acostumbrado a tipear en estas pequeñas pantallas, lo más natural que se puede hacer con un teléfono es hablar. Y lo que hacen los mensajes de voz dentro de aplicaciones de chat, Google Assistant pretende hacerlo por la interacción en si misma.

¿Se acuerdan cuando tipear en este teclado nos resultaba normal?
¿Se acuerdan cuando tipear en este teclado nos resultaba normal?

Es una apuesta de la que mucho se puede ganar, teniendo en cuenta que el futuro parece estar ahí. Ya lo hemos visto en películas como Iron Man y Her, donde los protagonistas simplemente dialogan con asistentes poseedores de inteligencia artificial. No usan un mouse ni tipean en teclados, simplemente le dan instrucciones habladas a la PC y esta realiza la acción.

Pero para llegar a eso es necesario un cambio, y lamentablemente no todos los usuarios van a salir ganando. Porque el Google que hacía productos orientados al segmento de desarrolladores y entusiastas, al parecer, está tomándose un tiempo. Tal vez sea que para darnos nuestro propio Jarvis, necesita un control más estricto sobre los equipos.

Sobre el camino transitado hasta hoy

Cuando Android estaba en sus etapas iniciales, los fabricantes podían diferenciarse a través del hardware. Desde equipos con teclados físicos slider, hasta mejoras en la cámara o la pantalla. Pero hoy esa fase quedó prácticamente superada, y para encontrar diferencias entre los equipos realmente hay que hilar fino entre las especificaciones.

motorola-teclado

Los flagships se normalizaron, basta con observar los últimos modelos de cada marca para verlo. Tienen todos el mismo procesador, capacidades de almacenamiento y RAM. Parecidas son las cámaras, las pantallas, incluso la batería. Y más importante todavía, por el lado del software las cosas también se fueron normalizando. Nada queda de WebOS o MeeGo, no hay noticias de equipos con Sailfish ni Windows Phone.

Hoy es todo Android y iOS, Google lo sabe. Con más de 10 años de desarrollo a sus espaldas, ningún otro sistema operativo puede hacerles frente. Incluso la oferta de un gigante como Microsoft cae ante la incapacidad de obtener un ecosistema de aplicaciones completo.

Sea Windows Phone o cualquier otro, la batalla está perdida desde el momento en que los usuarios se encuentran con aplicaciones faltantes. El SO puede ser sólido, pero empezar de abajo implica no tener una base de usuarios con la que tentar a los desarrolladores. Ya nadie puede aspirar a ese “tercer gran puesto” que fue disputado por tanto tiempo.

Al final, sólo quedaron dos

Google no tiene que luchar por llegar al podio porque ya está ahí. En todo caso, es momento de intentar colocarse en primer lugar. Y si Apple es experto en diseñar hardware atractivo y complementarlo con software funcional, la mejor carta de Google es presentar todo su catálogo de servicios en un buen paquete.

Y justamente de eso se trata Pixel. Basta con observar la cámara de sus equipos: no importa la cantidad de píxeles del sensor, sino la rapidez con que se procesan las tomas. Incluso se animaron a reemplazar la estabilización de imagen óptica por un método “electrónico” que utiliza el giroscopio para compensar los movimientos involuntarios.

El foco no está en las especificaciones (que están prácticamente a la par de cualquier otro fabricante con Android) sino en las ventajas ofrecidas por el software. Google Assistant, Allo y Daydream. Almacenamiento inteligente, partición dual y soporte técnico integrado. Es mejor que lo ofrecido por muchos, y ciertamente le dará que pensar a un Apple cuyo desarrollo en IA comienza a quedar detrás de la competencia.

La carrera de supervivencia que inició hace una década con una saludable cantidad de participantes, está llegando a su última etapa. Pasamos del boom de las aplicaciones al multitasking, y de ahí a la importancia del ecosistema. Hoy damos todo eso por sentado, y la competencia se da en el terreno de los servicios. Asistentes inteligentes, mapas con sugerencias, álbums de fotos que se organizan solos.

Pero para que este ofrecimiento de Google brille realmente, tiene que poder confiar en el hardware del que depende. De nada sirven las optimizaciones en el soft de la cámara si el sensor es malo. Tampoco les iba a ser posible competir en igualdad con Apple sin tener voz sobre la totalidad del producto. No es casual que Android logre acercarse por primera vez a la respuesta táctil del iPhone en cuanto pudo controlar el diseño del smarphone por completo.google-pixel-blanco

Palabras finales

Tal vez fue con esta visión de software y hardware integrado que compraron Motorola, aunque las circunstancias no acompañaron ese sueño. Es tres años después, ya sin una marca con experienca en el bolsillo, pero con un portfolio de patentes interesante, nombres clave como Rick Osterloh y un socio prometedor en HTC, que los planes de Google se materializan.

Hoy se puede señalar que los nuevos Pixel no tienen resistencia al agua, o que su diseño no resulte atractivo. Pero si son estas las quejas que tenemos para el primer smartphone de una marca conocida por iterar, definitivamente es bueno el pronóstico.

6 Comentarios

  1. solo espero que google tenga la patente del ShatterShield del Moto X Force y decida lanzar un modelo con dicha pantalla irrompible. Solo asi me cambiaria a su marca.

    • ShatterShield fue una novedad posterior a la compra de Lenovo, así que lo dudo. En todo caso en Motorola eventualmente va a pasar una de dos cosas: o todos sus gama alta empiezan a venderse con ShatterShield, o simplemente dejan de usarlo.

      Si pasa lo segundo, hay chances de que la competencia busque la forma de copiar ese nivel de protección, por lo que saldríamos ganando todos.

    • Yo también! Mismo teléfono, desde el 2013

      Me acuerdo que la novedad del Moto X fue el “active listening” (escuchar al usuario incluso cuando la pantalla está apagada). Pero lo que usamos en ese equipo no dejan de ser simples comandos de voz, la diferencia acá es que hay una IA capaz de realizar análisis, ya sea inferir datos de la conversación misma o de lo que tenés en pantalla.

      Google Assistant on Pixel (@ YouTube)

      Apple tiene a Siri, Amazon a Alexa, Microsoft a Cortana. Lo más parecido que Google ofrecía a un asistente era Google Now y “Now on tap”, que no eran por voz necesariamente. Ahora sí, finalmente tiene su “Assistant” (al que decidieron no ponerle nombre como los otros).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here