Hace unas semanas se empezó a anunciar por todos lados que Microsoft abandonaría el desarrollo actual de Internet Explorer su nuevo navegador Edge para construirlo sobre Chromium, la base de Open Source de Google Chrome (del mismo modo que hicieron los chicos de Opera hace varios años).

El desarrollo está todavía en pañales, pero ya se pueden descargar algunas versiones desde aquí. De momento cuenta con sólo dos ramas que podemos probar: Dev Channel (que se actualiza semanalmente) y la más movida Canary Channel, que dispone de una nueva versión de desarrollo cada día. Más adelante podremos disfrutar de las versiones Beta (mucho más estables y con menos problemas que las ya mencionadas).

Mirándolo de cerca

Y como la curiosidad no me permitía seguir esperando decidí instalar la versión Dev (la “mejorcita” de las disponibles). Y lo primero que hice una vez se inició el navegador fue acceder a duckduckgo.com (mi buscador predilecto) para ver si me ofrecía instalar la extensión correspondiente.

Como suele ocurrir cada vez que se instala un nuevo navegador, ofreció importar los datos de otros navegadores instalados (Firefox, Chrome, Opera) y lo hizo sin problemas.

Al menos por ahora, se pueden instalar las mismas extensiones de las que dispone Google Chrome, y a juzgar por el banner informativo, parecería que seguirá siendo así.

Acto seguido a la instalación de algunas de las extensiones que suelo usar me fui al menú de ajustes. Lo primero que se muestra es la sección de perfiles, en el que se puede ingresar la cuenta de Microsoft para sincronizar nuestros datos con los de otros dispositivos.

A diferencia de Chrome parecería tener una lista un poco más larga de opciones de configuración. El menú de provacidad está desdoblado respecto a su contraparte Googleana. Ahora encontramos “privacidad y servicios” y “permisos de sitios”

Para esta altura ya han integrado el servicio Windows Defender SmartScreen para proteger la navegación de sitios y descargas peligrosas. Todavía queda trabajo por hacer en la parte del idioma (y no creo que tengan mucha urgencia en esta etapa tan temprana del desarrollo). Si bien se pueden agregar otros idiomas al navegador, todavía sigue estando en inglés. Tampoco está disponible la corrección ortográfica (ni siquiera en inglés)

La página “Nueva pestaña” con algunas novedades

Esta sección parece tener algunas opciones más que en el Edge clásico. Al abrir una nueva pestaña se observa que autompatigamente carga una imagen de fondo (de las típicas del buscador Bing), y se observa un “menú de hamburguesa” para personalizar cómo se debe mostrar esta página. Hay cuatro opciones: Enfocado (muestra un fondo limpio), Inspiracional (muestra las imágenes diarias mencionadas), Informativa (muestra noticias e información de los sitios que visitamos más frecuentemente) y Personalizada (permite hacer un mix de los modos anteriores).

Lo que noté es que en esta nueva pestaña Bing sigue siendo el buscador predeterminado, no el que uno haya seleccionado. Lo cual no es necesariamente malo ya que es una alternativa más. En la barra de direcciones sigue estando el buscadore de nuestra preferencia, y Bing en el centro de la nueva pestaña, como para variar.

Ya para terminar comento la “curiosidad” del número de versión de Edge. No arrancaron de 0.1 ni continuaron la 42 de Windows 10 sino que acompaña la numeración de Chromium (74.1 al momento de escribir estas líneas)

Que Microsoft haya decidido abandonar a su nuevo navegador con el que tanto se habían llenado la boca hablando de sus bondades para llevarlo sobre los carriles de Chromium, el de nada menos que su competencia me hace preguntarme si fue una decisión sabia o la consecuencia de la resignación ante un rival al que ya no puede superar.

El tiempo lo dirá. O quizás no.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here