Hace casi dos años, el 5 de junio del 2013, The Guardian publicaba un artículo sobre cómo la NSA recolecta millones de archivos de llamadas de los usuarios de Verizon en Estados Unidos, de manera masiva e indiscriminada, estes o no identificado como sospechoso de alguna actividad ilícita.

Más tarde nos enteraríamos que aquel no era el programa más temible en el catálogo de esta agencia, que el poder de vigilancia que ejerce sobre el mundo entero es prácticamente desmensurado (por no decir ilimitado), y que la persona detrás de brindar esa información al periodista Glenn Greenwald era Edward Snowden, quien se encargó de mostrarle al mundo de qué es capaz, no solo el gobierno de Estados Unidos a través de su agencia nacional de inteligencia (NSA), sino también su gran aliado, Reino Unido, con GCHQ.

Gracias a Snowden es que hoy tenemos uno de los debates más importantes sobre privacidad en todo el mundo, sobre cuál es el límite de los gobiernos en cuanto a las actividades privadas de los ciudadanos, y sobre derechos humanos en general.

Tomó dos años para que finalmente suceda algo histórico luego de las revelaciones. El jueves 7 de mayo, la U.S. Court of Appeals for the Second Circuit (el tribunal de apelación correspondiente a la zona de New York, Connecticut y Vermont) declaró unánimemente que el programa de recolección de datos de llamadas llevado a cabo por la NSA es completamente ilegal, ya que va más allá de lo que el Congreso permitió cuando aprobó la Sección 215 del Patriot ActSi desde hace dos años venimos llamando a la NSA lisa y llanamente criminales, ahora este fallo lo legitima.

Aquí se impartió Justicia, al fin.
Aquí se impartió Justicia, al fin.

Hablar de los problemas de vigilancia y privacidad es un tema complicado. Sé que no es un tema sexy o atractivo para la gran mayoría de la gente, pero es completamente necesario que todo el mundo esté informado de qué pasa atrás de todas esas herramientas que usa en su día a día y cómo lo perjudica que un gobierno pueda indiscriminadamente almacenar información de quien le plazca, sin control alguno.

Por ello, y sin meternos de lleno en tecnicismos legales (si realmente les interesa avisen en los comentarios y lo explicamos), no quería dejar de escribir sobre la que fue, para mi, la noticia de la semana.

A los días de conocerse este programa, llamados MAINWAY y MARINA (si les interesa, el Washington Post publicó sobre los distintos nombres de los programas), la American Civil Liberties Union (ACLU) se encargó de iniciar una demanda contra los directores de la NSA. Luego de que se los rechazaran en una corte de primera instancia, fueron en apelación a la corte del Second Circuit.

nsa

¿Por qué es importante este fallo?

Se está reconociendo que la Sección 215 no autoriza al gobierno a recolectar información de manera masiva e indiscriminada. La letra de esa sección habla de dar la facultad para demandar de terceros cualquier información que sea “relevante a investigaciones sobre terrorismo e inteligencia extranjera”, pero la NSA se tomó de un concepto bien abstracto de la palabra “relevante”, juntando datos por las dudas si llegan a ser de interés en el futuro. La corte estableció entonces que ese accionar es improcedente, y no tiene justificación alguna.

A su vez, esta decisión no implica solo a la recolección de metadatos de llamadas, por el contrario, los jueces dejaron claro que se extiende al resto de los programas llevados a cabo por la NSA, “incluyendo metadatos asociados a archivos financieros, archivos médicos y de comunicaciones electrónicas (incluyendo e-mail e información de redes sociales)“.

Deja en claro que los metadatos son igual de importantes que el contenido en sí. Para quienes no lo sepan, los metadatos, en este caso de las llamadas, no es el audio per se, sino la información relacionada al mismo, como pueden ser detalles como la duración de la llamada, los números de teléfono que intervinieron en esa llamada, los usuarios de esos números de teléfono e incluso la localización desde dónde se realizó esa llamada. “Por ejemplo, los metadatos pueden revelar afiliaciones civiles, políticas o religiosas; así como también el estatus social de un individuo, o si el o ella está involucrado en una relación“.

El fallo completo está disponible en PDF, puede bajarlo de acá o de acá.

Flaco, vivo en América Latina, ¿qué me importa?

Escribiendo desde el otro extremo del continente es complicado lograr que la gente comprenda la extensión de estas noticias, sobre todo cuando leen los titulares que hablan de Estados Unidos o Europa. Indefectiblemente vivimos en un mundo globalizado, donde los países potencia marcan el ritmo en muchos de los aspectos de nuestra vida, tanto social como económicamente. Internet no es ajeno a ello.

Todos los días nos sentamos frente a nuestro PC o smartphone, usamos servicios online, consumimos contenido, trabajamos, y es importante saber qué sucede atrás de todo eso. Que si tenes una cuenta de Gmail o Outlook, el gobierno de USA puede acceder a tus mails, lo mismo con tu cuenta de Facebook. Si usas aplicaciones de mensajería, tus conversaciones fueron almacenadas en un gran datacenter en Utah. Si usas Dropbox o Google Drive para subir tus fotos, seguro la NSA tiene un ‘backup’.

Así como estos ejemplos hay muchos, todos relacionados a los distintos programas con los que operan tanto la NSA como GCHQ. Este fallo fue el primer paso importante para llegar al objetivo de reformar todas las leyes de vigilancia, con miras a preservar nuestra privacidad; y nos mostró que el trabajo que realizan asociaciones como ACLU, EFF, Privacy International, Amnesty International, no es para nada en vano.

6 Comentarios

  1. Lean, el gobierno argentino no hace algo parecido ? con ProjectX, excalibur y no se que mas ?

  2. Esta noticia sí que nunca pensé que iba a leerla. Aaaaaaaalgo de esperanza te da!!!!

    Me encantó el remate de la nota. Loco, casi te aplaudo literalmente.

  3. Despues de leer esto, he sentido algo ligero mi ser.

    Por fin algo de justicia. Veamos cuanto dura.

  4. ” Hola:

    Si no vives en América del Norte (Estados Unidos, Canadá, México), tenemos noticias para ti. Estamos modificando nuestras Condiciones del servicio con el objetivo de brindar un mejor servicio a la creciente cantidad de usuarios de Dropbox en todo el mundo. Entre otros cambios, a partir del 1.° de junio de 2015, te ofreceremos nuestros servicios (incluso Dropbox, Dropbox para empresas, Carousel y Mailbox) a través de Dropbox Irlanda. Este cambio no implica ninguna modificación a nuestros servicios o características. Puedes leer las condiciones actualizadas en https://www.dropbox.com/terms.

    ¿Tienes consultas acerca de estos cambios? Visita nuestro Centro de ayuda.

    Gracias por usar Dropbox.
    El equipo de Dropbox”

  5. Vaya tela, yo me lo intuia… pero que les den…. yo creo en Jesus y si les molesta, yo iré al cielo. Mi camino, mi verdad y mi vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here