Es Domingo en el E3. Ayer EA presentó sus réfritos exitosos para este año más 2 juegazos. Hoy, es turno de Microsoft.

Y además de varias novedades, presentaron a la bestia. La tan esperada Project Scorpio. Se sabía bastante, pero bastantes dudas alrededor también había. Hoy, podemos decir que estamos básicamente ante la PS4 PRO pero de Microsoft, pero más potente obviamente ya que tiene 1 año más de evolución en lo que a Hardware respecta.

La evolución de la XBOX One/XBOX One S está dotada de 8 núcleos Jaguar (powered by AMD of course) corriendo a 2.3GHZ – cuando el de la original tiene los clocks en 1.75Ghz – que acompañan a la verdadera vedette de la nueva consola: un “GPU” – AMD Polaris (GCN 4) Ellesmere XTL Type (Custom 1172Mhz UC RX 590) – que cuenta con 40 unidades de computación personalizadas corriendo a 1.172Ghz y que, junto con 12GB de RAM GDDR5 erogan 6 Teraflops de potencia computacional que le permitirá llegar al hito de ser la primer consola con capacidad plena para la resolución 4K Nativa a 60FPS.

La XBOX One S será una bestia pero no dejará de ser un potentísimo upgrade de su no tan exitosa predecesora. Lo interesante de todo esto es que este tipo de noticias no son para nada traumáticas ni para Microsoft, ni para los desarrolladores, ni tampoco los usuarios.

Y es que la total retrocompatibilidad con XBOX One/XBOX One S (y por lo tanto con gran cantidad de juegos de XBOX 360) garantiza una transición imperceptible que les permite:

  • Al Fabricante: Seguir vendiendo la consola anterior a un precio de remate.
  • A los desarrolladores: Programar para la plataforma y “separar” la parte gráfica – Updatear a 4K juegos de XBOX One.
  • A los usuarios: Seguir con su XBOX One y un buen tiempo de soporte – Comprar la nueva consola manteniendo sus juegos.

La XBOX One X marca el fin de las generaciones de consolas tal y cómo las conocemos. Obviamente que siempre seguirá existiendo Nintendo con sus políticas del Siglo XX pero las 2 compañías más mainstream si se me permite el término sin dudas prefieren hacer consolas tipo “rolling release” que apostar a una nueva plataforma que en caso de algún error de cálculo puede llevarlos a la ruina, o casi (sino recuerden el comienzo de la Playstation 3).

Salvo Nintendo que cada generación intenta una vuelta de rosca, Sony y Microsoft apuestan a plataformas long term, a lo mismo que hizo Windows con Windows 10 pero en lo que respecta a las generaciones de Consolas.

Es el fin de las generaciones de Consolas tal cómo las conocemos. Quizás sea algo bueno. Sólo el tiempo lo dirá.

4 Comentarios

  1. No se Guille, el capitalismo necesita reinvarse para seguir viviendo. No soy un experto en consolas, mas alla que tengo desde la Xbox orginal, hasta la One, pero la proxima tal vez sea una nueva plataforma que soporte hologramas y te tiran al carajo la plataforma actual.

    • Claro Julio! Lo que va a cambiar, probablemente, es que esa consola sea la Playstation X que sigue siendo retrocompatible con todo hasta ahora.

      Obvio que van a seguir saliendo consolas, pero lo que notamos es que ahora son más “rolling releases” que plataformas tan distintas cómo hasta hace unos años.

  2. Creo que tambien influye el hecho de que el recambio generacional de las consolas justo se dió con el surgimiento de los monitores 4K, para los cuales ni la PS4 ni la XBox One estaban listos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here