Desde hará unos… ¿20 años? el producto mas mimado (si se me permite la palabra) de la informática es la placa de vídeo.

Cualquier informático con sangre en las venas de la actualidad intenta tener una placa de vídeo, incluso aquellos que no juegan quieren tener alguna placa deente por si otro informático con sangre en las venas le hace la pregunta por excelencia: ¿Qué placa de vídeo tenes?

Pero antes, en los comienzos de la informática las vedettes no eran las placas de vídeo. La tecnología visual estaba demasiado en pañales y con suerte teníamos placas que mostraban una decena de colores. Luego de la llegada de las primeras PC’s a los hogares, el horizonte era el sonido… O mejor dicho… ¡que las computadoras suenen!

Recordemos algo: las primeras PC’s (las IBM PC) venían solamente con un altavoz – o buzzer – interno que solamente producía sonidos – o mejor dicho ruidos – muy simples como pitidos y zumbidos. El parlantecito estaba adentro, era del tamaño de una moneda (aunque un poco más altito) y para lo único que servía era para dar un aviso de error o una alerta. El sonido de las primeras computadoras era tan rudimentario y triste que hacían gala de esa fama de «herramienta para trabajar» y poco más.

De todas maneras, algunos softwares, incluso varios juegos, utilizaron el speaker interno de las primeras PC’s como medio artístico.

Obviamente los sonidos eran muy básicos pero así y todo algunos artistas se la ingenieran para hacer «música» bastante pegadiza con algo tan rudimentario. Le llaman música de 1 bit ya que solamente existen ruidos y silencios (1’s y 0’s) cuya variación en velocidad y ritmo armaban la mal llamada música. Dale al play y vas a escuchar un ejemplo.

Este tipo de «audio limitado» también fue muy popular con las consolas de los 70’s cómo la Atari 2600 y algunas consolas de mano de principios de los 80’s cómo los Nintendo Game&Watch.

Las primeras placas de audio

Las primeras placas de sonido relativamente populares en el mercado aparecieron en 1987. Eran épocas de Microsoft DOS y la Adlib Music Card supo lograr una revolución porque… ¡Sonaba y bastante bien! El chip fabricado por Yamaha permitía la síntesis por FM (recomiendo leer si interesa) que básicamente generaba sonidos modulando frecuencias para simular instrumentos.

Las primeras placas de sonido estaban algo así como «pre programadas». Imaginemos una orquesta musical muy completa, con guitarras, bajo, baterías, y demás instrumentos pero metida dentro de la placa. Lo que hacían los programadores de videojuegos y otro tipo de software era programar «la partitura de la banda». Es por eso que cada modelo de placa reproducía los sonidos con una calidad distinta.

Publicidad de Adlib.

Por entonces la Adlib Music Card competía con la Roland MT-32, la cual estaba en otro nivel ya que tenía un sintetizador realmente excepcional. Toda la música reproducida por las placas de Roland se notaban mucho mas cálidas, brillantes y realistas. Basta con ver un video del Viejuner para darnos cuenta de la tremenda calidad de sonido, pero tenía un problema: costaba U$D600 cuando la ADLib valía U$D100. Si bien la diferencia de precio era abismal, la interfaz de Roland contaba con un hardware muchísimo más completo, de hecho, venía con un aparato al mejor estilo sintoamplificador que se conectaba a la placa ISA que se ponía en la PC.

U$D600 en 1987 son más de U$D1500 en la actualidad.

La Sound Blaster 1.0: cuando todo cambió

Allá por 1987 y casi en conjunto con la Adlib, Creative lanzó la Creative Music System (C/MS). Fue también conocida como Game Blaster (por uno de sus packagings) y disponía de 2 chips Philips SAA1099. La Game Blaster pasó sin pena ni gloria en el mercado, pero ya Creative mostraba interés en el mundo de las placas de sonido.

Pasaron 2 años hasta que salió a la luz la primera Sound Blaster (Sound Blaster 1.0) la cual fue diseñada para reproducir tanto efectos de sonido como música con una calidad superior a las tarjetas de sonido existentes. La primer Sound Blaster utilizaba el mismo chip de sonido de Yamaha que las Adlib pero además contaba con un chip fabricado por Intel al que llamó «DSP» (Digital Signal Processor) que podía reproducir sonido muestreado monoaural de 8 bits con una frecuencia de hasta 23 kHz, algo inédito hasta entonces.

El logo era maravilloso.

Entre las características distintivas de la primer Sound Blaster, se encontraban:

  • Un chip de sonido Yamaha YM3812, que proporcionaba una resolución de 8 bits y una frecuencia de muestreo de 22 kHz.
  • Soporte para hasta 11 voces simultáneas, incluyendo 9 voces FM y 2 voces digitales.
  • Una interfaz de usuario fácil de usar (para esa época) que permitía cosas como «controlar el volumen» de manera fácil.
  • Un puerto MIDI que permitía conectar la tarjeta a instrumentos electrónicos y usarla como una interfaz MIDI.
  • Un puerto de Joystick que permitía conectar un controlador de juegos al equipo.

Creative nació apuntando a un público muy amplio. El hecho de que traía el conector de Joysticks (antes no existía USB) convertía a esta placa en una especie de «central multimedia» muy valorada por los gamers de entonces. Además, la empresa oriental de manera muy astuta envío kits de desarrollos a los principales desarrolladores de videojuegos para que puedan aprovechar las características del hardware. El resultado fue que la marca Sound Blaster compatible se convirtió casi en sinónimo de «audio para videojuegos».

La Sound Blaster 1.0 se lanzó a un precio de alrededor de U$D200. Era más cara que las Adlib pero mucho más potente que las mismas, aunque, mucho más baratas que las Roland. El éxito fue inmediato y las ventas catapultaron a Creative como el principal fabricante de placas de audio. Prácticamente de 0 a 100.

Haciendo todo bien durante mucho tiempo

Para no perder el liderazgo y de manera muy inteligente, Creative fue sacando y mejorando las Sound Blaster prácticamente cada año. Cada placa tenía mejoras sobre la anterior que por entonces enloquecían a la prensa y también a los usuarios. Recordemos que por entonces las mejores eran sustanciales, de hecho en 1991 la Sound Blaster PRO fue la primer placa de audio de la compañía en tener ¡Sonido Stereo! gracias a que pudieron poner 2 chips Yamaha en paralelo, sintetizando un canal por lado.

Pero eso no era nada, estas placas le daban U$D 40 millones de ganancias a Creative por año y pasaron a U$D 1000 millones cuando salió al mercado la Sound Blaster 16. También llegó la Sound Blaster AWE 32 y quizás – a mi entender – mas mítica placa de audio de la marca en toda su historia: La Sound Blaster AWE 64.

Era 1995, salía Windows 95 y la computadora personal pasaba de las empresas y oficinas a los hogares. Ahí fue cuando Creative rizó el rizo y se las ingenió para ofrecer los famosos «Kits multimedia» que eran unas hermosas cajas que convertían una PC de una aburrida caja gris en la maravillosa herramienta que vemos hoy. Los kits contaban con una placa de audio, una lectora de CD-ROM y un par de parlantes. Creative tuvo la tecnología y la experiencia para ofrecer los mejores (incluso algunos parlantes sigue funcionando hasta la fecha).

La historia fue benevolente durante muchos años con Creative Labs. Pero al igual que la vida misma, cuando el audio de las computadoras llegaron al nivel de arte – es decir, cuando las espectativas eran superadas para la mayoría de los usuarios – y los demás fabricantes con un audio onboard cada vez más decente acapararon la mayoría de los motherboards, el mercado dejó de ver la necesidad de comprar una placa de audio dedicada. Si bien Creative sigue existiendo y fabricante productos excepcionales, podríamos decir que salvo algún fanático del audio (porque los audiófilos suelen irse a otras marcas) ya nadie se compra una Sound Blaster.

Antes, a principios de los 2000’s los nerds no solamente nos preguntábamos 2 cosas:

  1. ¿Qué placa de video tenés?
  2. ¿Qué placa de sonido tenés?

Y Creative (y las Sound Blaster) fueron en gran parte culpables de esto. Respeto.

10 COMENTARIOS

  1. Manuel

    Recuerdo que por los 2000 vivia en caracas y mande a traer por amazon una SoundBlaster Audigy 2 ZS. venia con una consola que se instalaba donde estaba la unidad de Cd cargada de varios puertos RCA, SPDIF, optico y de audifonos. sonaba exquisito con el reproductor propio de la marca. que tiempos…

  2. David

    Aun sigo con mi 3er sound blaster.
    2001 SB live mp3.
    2004 SB audigy 2.
    Y la actual (2010/11) SB Xfi titanium pcie.

  3. Damian

    Cuando compre la sound blaster PRO, me llamo la atencion la calidad del embalaje, venia no solo el manual, sino otra informacion tambien. Incluso me acuerdo que venia un disco de 3 1/2 con el talking parrot y otro soft por el estilo.

  4. PepiMDQ

    En la época de las Sound Blaster 16, yo fui el distinto que se compró una ProAudio Spectrum 16. Puerto ISA 16 bits, con la ventaja de ser plug & play y no requerir configuración por jumpers (cosa molesta cuando se tenía un modem). Compatible con la SoundBlaster, y sonaba excelente. Aun conservo la caja.

    Más tarde, un amigo tuvo una Sound Blaster AWE 64, a la que se le metían memorias sim de PC. Cuando ponías un archivo MIDI, sonaba como si tuvieras a la orquesta a tu lado. Era impresionante.

    Y la única que me compré fue la SoundBlaster Live 5.1. Fui muy feliz con ella y mi Edifier R501 para ver películas con audio envolvente.

    Como cambió todo, que ahora se pregunta por la placa de video y del audio nadie se preocupa. Que será lo siguiente?

  5. Maik

    Sound Blaster 16 por acá, ISA creo en la 486…. si no me falla la memoria.

    Vino con la primer Falcom Computer que compramos, encontré la factura el pack completo PC y monitor con CD y la gran Sound Blaster 3100 U$S.

    MAGICA

  6. cristian

    KIT multimedia con la AWE 32. Era increible la diferencia de los MIDIS, si en un juego alternabas entre SB16 y SB AWE. De hecho me consegui las melodias del Super Street Fighter II Turbo para volver a escucharlas. Y ni hablar de como suena el tema principal de Duke Nuken 3D. !!!!!!!
    En fin. El unico defecto era que era una placa larguisima que casi te obliga a cambiar de gabinete. Despues todo felicidad. Recuerdo que el kit tambien trajo muchas demos de juegos y algunos juegos enteros como THE DIG !!!!!!. Si mal no recuerdo esto lo use en la 586 de 16 megas alla por el 96

  7. Blas W

    Respeto total! Y respeto también a éste artículo, excelente! Me trajiste recuerdos copadísimos. Y geniales los links para seguir leyendo.

    Por acá te saluda un loquito audiofilo que aún no se olvidó del audio y lo importante de la calidad. Pero hoy ya uso placas externas, más cómodas, se pueden llevar si hay que usarlas en otras máquinas y se bancan mucho más el enchufe – desenchufe del día a día. Creo que la interna quedó «de modé».

    Capo Guille!!

  8. Matias

    Antes (hasta 2005 aprox), era una compra obligada. Me acuerdo que tenia en su tiempo una pc con SiS 7018 integrado (el sonido onboard que traian las PCChips de aquella epoca), y la calidad era la de una maquina sacapeluche. Cuando puse mi primer Sound Blaster Live 5.1 PCI, la diferencia era atroz.

    Hoy es solo para audiofilos, para fanaticos, para conectar Home Theater, y para aquellos que laburan con sonido. Indispensable contar con parlantes de gran calidad 2.1 en adelante tipo Edifier, Thonet And Vander, Sennheiser y otros (que cuestan fortunas). Hay mas baratos, pero no se aprovechan bien con esas placas.

    Hoy no son necesarias, las propias placas de video ya sacan audio por HDMI (si se les conecta altavoces de calidad a la pantalla de la tele o monitor con salida para sonido), y las Realtek HD Audio onboard suenan espectacular en el 99% de los casos (los MB mas caros traen la misma… pero con 6 canales y SPDIF para audio optico, y en casos muy premium, la propia Sound Blaster integra el sonido- en las MSI MAG, MEG y MPG por ej, se pueden ver).

    La gran mayoria de la gente da por sentado lo del audio y no le da ni cinco de pelota. Hoy el sonido HD es lo minimo que escuchamos en cualquier PC.

  9. Francovich

    Hola!
    en la 1era instalación de una SoundBlaster la «probamos» con la enciclopedia Encarta, quedamos pasmados con lo que podíamos ver y oír en aquella época (si no me equivoco entre 1993/94 tal vez antes), literalmente cuando hicimos esa instalación y prueba, pasamos a ser HEROES para muchos!

Dejá una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí