A veces instalamos un juego que pensamos que nos va a hacer perder el tiempo, pero nos pasa lo contrario: flipamos.

¡Flipamos! decían los periodistas de Hobby Consolas o Super Juegos, famosas revistas españolas de videojuegos que compraba en los 90’s y nos llegaba con 3 meses de retardo porque venían en barco, pero así y todo la comprábamos como pan caliente. Flipar es para los españoles lo que para nosotros es alucinar (aunque acá no la usamos de manera literal) por lo que la palabra que usan los que crearon nuestro idioma sin dudas es mucho mejor.

Slipstream es un juego «one man made» diseñado por un brasilero llamado Sandro Luiz de Paula (Andsor) que está inspirado en la estética, música y autos de los 80’s y parte de los 90′. Pero también podría decirse que es un homenaje al fantástico Arcade de SEGA que revolucionó los juegos de conducción: OutRun.

OutRun salió en 1986, y era un mueble tan «caro» que cuando yo comencé a ir a las salas  de arcades una partida costaba 4 fichas (si, 4). La ficha valía U$D 0,25 por lo que jugar un ratito nos costaba U$S1 ¡Era un montón y encima el jugador estándar terminaba muy rápido porque era muy difícil! Quizás sea por eso que muchos de los que hoy peinamos canas, tenemos una emoción tan grande al ver a OutRun o cualquier juego que se le parezca, ya que jugarlo tenía esa sensación de prohibitivo que nos acompaña, de alguna manera, hasta el día de hoy.

Con una tecnología llamada Super Scaler, hace casi 40 años SEGA nos introdujo en un mundo de carreras donde decenas de sprites cambiando de forma y tamaño de una manera nunca antes vista, lo que brindaba una sensación de velocidad impresionante e inédita. Esto fue lo primero que me vino a la mente a la hora de poner mis manos sobre Slipstream, un juego que toma esa mística ochentera pero sin limitaciones tecnológicas.

En Slipstream manejamos uno de varios autos a elección. Tenemos al clásico rápido pero que dobla poco como también al que dobla como un F1 pero tiene la velocidad final de un fitito. La aceleración es una variable más, como para darle más pimienta a la elección.

La gracia – o lo que lo hace divertido y desafiante – de este carrerillas es que, además de tener una jugabilidad muy refinada, dispone de 3 acciones que hay que ir mezclando para avanzar y no perder la partida en unos pocos minutos como nos pasaba en el OutRun de pibes. Tenemos el drifting (ponerlo de costado en las curvas),  la «succión» que nos permite ganar velocidad al ponernos detrás de un auto por unos segundos y el rewind, que sería un «retroceder» (con un efecto hermoso de videocasetera) unos segundos y tener segundas oportunidades.

Esas 3 acciones le dan muchísimo desafío al juego. Son comandos básicos, si, pero se trata de un juego muy rápido en donde nos aparecen autos para ganar velocidad por succión y curvas para driftear todo el tiempo y salir más rápido de las curvas. El drift es similar al de los Mario Karts, pero en lugar de saltar, tenemos que soltar el acelerar > frenar > volver a acelerar.

¿Qué mas decir de este juego? ¡La música! Por favor, la música es realmente una obra maestra. El catálogo de canciones – que no cansan, sino que invitan a escucharla por mil veces y tararearlas – es del estilo Retrowave (o Retrosynth) y del mismo, sin dudas de lo mejor que he escuchado.

Slipstream es un juego perfecto. Obviamente no es un AAA, pero es una obra maestra que ocupa un par de decenas de MB. Es una muestra de que un videojuego puede ser épico sin necesidad de que tengan que trabajar miles de personas en él o que se necesite el presupuesto de una película para hacerlo. Para esta genialidad se necesito 1 sola persona, talento y creatividad.

La cuestión es que por ar$119 en Steam (algo así como la mitad de un dólar al cambio actual) vas a poder pasar un buen rato.

Dedicado a los que «de chiquilin, te miraba de afuera» al mueble de OutRun. Y a los más jóvenes, también.

4 COMENTARIOS

  1. Tomy

    Todo muy bueno pero en que casino me recomiendas que juegue?

  2. Jhon

    Wow.

    No lo jugué en árcade. Gaste horas y horas jugando en mi 80386 con apenas algo de ram y disco de 10 mb.

    • Damian

      Que buena la 386, yo la tenia con 2MB de ram, y hacia maravillas con el memmaker para poder jugar alone in the dark 2… jaja.

Responder a Damian Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here