Personalmente tengo una relación amor odio con los remakes que por lo general termina del lado negativo. Si me agarrás desprevenido, voy a decir que en lugar de hacer remakes, los desarrolladores deberían usar su valioso tiempo para hacer nuevas creaciones, para evolucionar los géneros, para aplicar sus aprendizajes para hacer juegos mejores, no para cambiar texturas de los que ya conocemos. Pero si me pongo a pensarlo fríamente, cada tanto aparecen juegos remasterizados como PlaneScape: Torment, que hacen todo bien, y me hacen tragar mis palabras.

Black Isle Studios se hizo un nombre en mundo de los RPGs a punta de obras de arte, y en diciembre de 1999, antes que el mundo explotase por el Y2K, nos trajeron uno de sus mejores trabajos. PlaneScape: Torment fue quizás menos conocido que Baldur’s Gate o Icewind Dale, pero es considerado incluso mejor que esos otros clásicos.

Con una cantidad de texto para disfrutar que no es para el gusto de todos, Torment nos trajo la historia de The Nameless One, un personaje que despierta sin recuerdos y que tiene una maldición que querremos romper: nuestro misterioso amigo no puede morir. PlaneScape está basado en el rico universo de Dungeons & Dragons, creado en 1994, y transcurre en Sigil, donde coexisten varios planos de existencia.

Los casi 20 años que tiene el juego hacían que para disfrutarlo tuvieses que hacer mil y un malabares, y usar varios mods hechos por la comunidad para mejorar la experiencia pero que podían transformarse en un dolor de cabeza. Con el trabajo que hizo Beamdog, el juego simplemente funciona muy bien, es instalar y disfrutar de un clásico renovado considerablemente sin tener que tocar nada.

Beamdog ha hecho un trabajo fantástico con este RPG isométrico, y le han sacado todo el jugo posible al Infinity Engine de Bioware, que es el motor que maneja estos juegos. Lo que más vas a agradecer es que el juego deja atrás su resolución nativa de 640×480 y te permite apreciarlo en mucho más detalle, pudiendo visualizar mucho más terreno en forma simultánea. La interfaz que era uno de los aspectos que más sufría en una máquina moderna, tiene soporte de resolución 4K, y varios features modernos están disponibles, como el uso de la tecla Tab para resaltar objetos en el mapa, la posibilidad de hacer zoom, quickloot y varias otras cosas más. Adicional a los gráficos, el soundtrack también fue remasterizado, y se siente una mejora considerable. Los más puristas debén estar atacados, pero no tienen porqué preocuparse, porque todas estas mejoras pueden ser desactivadas, para experimentar el juego en su presentación original.

RPG de bolsillo

Uno de los puntos más interesantes, y que hubiésemos dado un ojo para tenerlo hace 20 años es que no solo el juego está disponible para Windows, Linux y macOS, sino que lo podés jugar en cualquier lado gracias a que hay versiones para iOS y Android.

Probamos tanto la versión para PC como la de iOS, y en cuanto a la experiencia son exactamente iguales, todas las mejoras aplican a las dos versiones. Lo que ayuda mucho a la funcionalidad en la versión móvil es que Beamdog agregó botones para realizar acciones rápidamente que no se hubiesen traducido bien del combo mouse+teclado a la pantalla táctil. Al jugar en un tablet todo es perfecto, pero como es de esperar en el teléfono hay ciertos momentos en que cuesta seleccionar objetos o enemigos en la pantalla si no haces zoom sobre el mapa.

Con los útiles atajos, y aunque la PC es la PC, pensar en la versatilidad de tener el juego disponible en cualquier momento me hace inclinarme a recomendarles la versión móvil. Todos esos ratos muertos que tenemos en la semana no serán lo mismo ayudando a The Nameless One a reconstruir su historia encontrando las piezas de su pasado.

Un clásico con un remake necesario

Sin lugar a dudas, esta edición es la mejor opción que existe para jugar un verdadero clásico que introdujo una narrativa completamente distinta y personajes memorables. En lugar de luchar para hacer andar un juego de hace casi 20 años, simplemente podés disfrutarlo, y como nunca antes, lo podés hacer en cualquier lugar gracias a sus versiones móviles.

Aunque ciertos aspectos ya muestran su edad, como el sistema de pelea, si sos fanático de los juegos de rol, PlaneScape: Torment es un título infaltable en tu librería. Para los más veteranos, es la oportunidad de volver a visitar Sigil en todo su esplendor, para los nuevos, es una lección de historia que tienen que conocer.

4 Comentarios

  1. Excelente articulo!
    Un juego muy muy oscuro para las personas que tenemos menos de 30 años, pero que es una joya. Llegue a rozar Baldur’s Gate (Que ya era amado) alla por el 2000 creo, pero perdió terreno muy rápido frente a Diablo 2, mucho mas dinamico, intuitivo y con menos texto, ideal para un purrete que se estaba iniciando en los videojuegos.
    Hace un tiempo lo vi a PlaneScape: Torment y pense: “Mah si, si es tan legendario por algo sera” y la verdad que el juego es… Complejo. Es muy muy MUYYYYY lento inclusive usando juegos de hace 10 años como estandar. El sistema de combate es monotono y repetitivo. Para quienes no jugaron rol de papel algunas cosas pueden ser jodidas de entender.
    PERO, la historia, el ambiente, la musica, los dialogos, las miles de opciones a la hora de resolver problemas son de un nivel que ya no se ve.
    Es un juego al que hay que entrarle con paciencia y jugarlo rapido (yo lo colgue y ya no tengo la mas puta idea de que tengo que hacer).
    Tenes idea que onda de Torment: Tides of Numenera? Es medio el sucesor espiritual.

    • Muchas gracias por el comentario! Es tal cuál lo decís, el combate es el punto más flojo que tiene el juego, pero todo lo demás compensa mucho. De Tides of Numenera no tuve la suerte de jugarlo todavía, pero leí comentarios bastante variados, la cosa está muy polarizada, lo odian o lo aman. Habrá que probarlo en algún momento para ver de qué lado nos ponemos jaja

      • Torment: Tides of Numenera es un juegazo, que tiene sin embargo algunos matices. El primero es técnico y tiene que ver con algunos blackscreens, cuelgues y bugs, algunos un tanto fuleros… pero bueno, si compañías millonarias sufren de lo mismo en sus AAA, es lógico que le pueda suceder a otros. Ahora, el segundo punto quizás es mucho más complicado de valorar, ya que T:TON tiene una fuerte nostalgitis, que lo lleva siempre a una comparación en la que, como bien se ha dicho en el artículo, se obliga a medirse a si mismo contra el que para mi, es el juego de rol definitivo, como lo es PS:T.

        En esa lucha entre la nostalgia y el intentar hacer un juego superior, sale perdiendo no por la falta de calidad en si misma, sino porque los grandes maestros suelen buscar inspiración, pero nunca jamás hacer un calco de otra cosa. PlaneScape: Torment, es una experiencia única, irrepetible, lo fue y será siempre. Torment: Tides of Numenera, intenta con demasiadas fuerzas replicar lo irreplicable, dando un juego muy bueno en el mientras tanto… pero confirmando al mismo tiempo, porqué el anterior, 20 años después, sigue siendo una referencia obligada en el gaming.

        Y paro acá, porque ya me dan ganas de escribir toda una sección sobre Torment y otros clásicos, incluso creo que se lo comenté a Guillermo en su momento, hace un par de años. La sección tentativamente iba a llamarse “imprescindibles”, o algo así… El punto es que el primer Torment lo es. El segundo, es un gran juego… pero le falta lo que diferencia a un buen futbolista, de un crack.

        Saludos.

        • Tenés toda la razón, no digas más, ya le escribo a Guille y vamos creando la sección, jajaja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here