Hace unos días me cansé del tamaño de mi teléfono. Uno a veces se acostumbra a tener un dispositivo del tamaño de un ladrillo en el bolsillo pero cuando toma real dimensión justamente del tamaño se termina dando cuenta de que la mayoría son demasiado grandes.

Y es que, si bien el teléfono de mi día a día es un Galaxy Note 10 – también yo, pero bueno, lo conseguí en una oferta imperdible – la realidad indica que la mayoría de los equipos que se encuentran actualmente en el mercado tienen un tamaño considerable para la actualidad e inmenso si lo comparamos con el estándar que teníamos 5 años atrás.

Poniendo un ejemplo – y siempre tomando equipos desde que los bezels y botones dejaron de existir en la parte frontal – y siguiendo con una de las marcas líderes en Android, los Samsung Galaxy S8 y S9 tienen una pantalla de 5.8”, luego sacaron el S10 con pantalla de 6,1” pero a la vez completaron el portfolio con el S10e que tenía el mismo tamaño que sus hermanos menores (5,8”). Con la salida del Galaxy S20 se siguió viendo este aumento, ya que la versión más pequeña tiene una pantalla de 6,3”, tamaño que se achicó pero de manera mínima en el teléfono insignia más reciente de la marca, el Galaxy S21 cuyo diagonal marca los 6,2”.

El mercado manda… siempre

Muchos pedimos smartphones más chicos, pero la verdad de la milanesa es que hoy el smartphone es el dispositivo de acceso a Internet por defecto de cada vez más personas, y a veces el único. Esto lleva al usuario a consumir contenido multimedia de manera asidua en los teléfonos y el tamaño de la pantalla para ver videos, jugar videojuegos o leer es crucial. Somos cada vez menos los que usamos el teléfono para apps de mensajería, redes sociales y algo más (ese sería mi nicho) sino que el consumo es mucho más generalista ahora. Por ende la subida en tamaño de la pantalla de los equipos es algo lógica, y lo es en todas la marcas, incluso es las de entrada de gama. Esto, sumado al hecho de que los equipos son prácticamente “todo pantalla” en el frente (algo que ha aumentado el tamaño de las pantallas sin aumentar el tamaño del equipo en si mismo) es considerado una feature fundamental para la mayoría, principalmente los más jóvenes.

No Palm, tampoco la pavada.

Es por eso que casi no hay espacio para teléfonos con un tamaño que hace años hubiesen sido increíblemente exitosos, cómo el iPhone 5S, por ejemplo, y todas las aventuras que parecen haber hecho los fabricantes no han dado resultado (Galaxy S10e) o se venden pero muy poco, incluso en productos muy interesantes cómo el iPhone 12 Mini de 5,4” que no llega ni al 10% de en ventas del total de la familia del modelo.

El futuro y los conceptos

Si bien el mercado he venido pidiendo pantallas más y más grandes año a año, es probable que el estándar esté entre 6,2” y 6,5”. Lo más curioso es que han sido varios los fabricantes que han probado romper el esquema con productos “innovadores” cómo el Palm Phone (imagen interna del artículo) o el Atom XL (que además trae walkie-talkie), productos que a mi entender ya se van de esquema, intentando ser demasiado pequeños, lo que complica su uso en la mayoría de los casos.

¿Volverán los smarpthones a poder ser usables con una sola mano? Quizás la clave sea cuando los foldables se vuelvan mainstream (si alguna vez eso sucede) o quizás nunca. Deberemos esperar para verlo.

8 COMENTARIOS

  1. Mi teléfono ideal es el el pixel 3a y tiene un tamaño ideal. Disfrute mucho el mío hasta que se me rompió la pantalla y repararla sale casi lo mismo que uno nuevo.

    Ahora tengo un s20 ultra y extraño horrores al pixel, si se consiguiera acá cambiaría por un pixel 4a sin dudarlo.

  2. Soy un fiel soldado de los telefonos chicos…

    Si bien como decis vos, no consumo mas multimedia q instagram un rato por dia, no necesito algo tan grande, y ademas q amo poder usarlo con una mano

    Desde el iphone se q me volvio loco dije nunca mas telefonos grandes, es mas pase de ese a un pixel 3a y despues al iphone se 2020 y ahora estoy viendo de ir por el 12 mini, pero capaz q espero a fin de anio para la nueva revision,

  3. Yo con mi alcatel Verso tengo suficiente, mi telefono tiene bastante espacio para ver lo que necesito y es cómodo para manejarlo con una sola mano.

  4. Buenas, justamente cuando me toco cambiar de celular, uno de los puntos que tenia en cuenta, era el de poder usar el celular con una sola mano.
    Cosa que cada vez es mas difícil, ni hablar de escribir con un solo dedo (sin acudir al modo especial del teclado de Google).
    Creo que actualmente los diseñadores se olvidaron de la palabra ergonomía. Aun recuerdo con cariño mi LG G2 que era super cómodo con las botones de volumen en la parte trasera, y una pantalla ideal (por tamaño, claramente la resolución se quedo atrás).

  5. Antes tuve un Lumia 640, y luego un Redmi 4X, ambos con un tamaño similar, tanto de pantalla como de estructura. Me encantaba.

    Ahora tengo un Redmi Note 8 (porque el 4X se mojó y la batería y la pantalla empezaron a molestar) y me parece superengorroso hacer cualquier actividad con él. El simple hecho de querer tomarme una selfie me toma mucho trabajo porque es inmanejable con una sola mano, o ver las notificaciones.

    Para consumir multimedia tengo un TV, o en su defecto un computador. Pero mi celular lo quiero para chatear, jugar Yu-Gi-Oh! (que se usa con gestos deslizables) y poco más.

    Creo que deberíamos regresar a las pantallas de 5″ más o menos, y con marcos reducidos todo sería maravilloso.

    El problema es que, actualmente, los celulares de pantallas chicas son, o gamas muy bajas (como los Redmi A) o con precios premium (como los Xperia compact, o el iPhone Mini). No hay un buen gama media con tamaño decente para usar a una sola mano.

    • Olvidé mencionar que lo mismo pasa con la delgadez extrema de los equipos. Si los quiero usar sin funda son superincómodos, sumado a que son muy anchos, la superficie de contacto con la mano es mínima, y eso los hace también resbaladizos.

      Un celular un poco más pequeño y más gordito (para que tenga buena batería) sería lo ideal, al menos para mí.

  6. Si es muy chico, los que tienen un racimo de chorizos por dedos les es imposible usar. En esos casos el tamaño de la pantalla (y del teléfono) es importante.
    Pero siendo sincero… escribir con una sola mano es imposible, no llegan los dedos gordos de un extremo al otro del teléfono. Sumado a lo que dijeron de la superficie resbaladiza resulta en una tarea inviable.
    Es usar las dos manos o dejar que el corrector ortográfico escriba lo que le de en gana.

Responder a brianmel Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here