Lo bueno de los años es que curan heridas.
Lo malo de los juegos es que crean adicción.

Este podría ser el extracto de una canción de un inexistente Joaquín Sabina Gamer. Ahora y como el tipo nació en otra generación obviamente se dedicó a cosas más mundanas como componer, cantar, las minas, el alcohol y varias cosas más.

No me gusta Sabina, y mucho menos después de haber trabajado tantos años en un bar donde una vez por mes tocaba una banda que le hacía tributo. Simplemente se me dio por unir los temas porque mientras estaba viciando al Captain Tsubasa Vol. II – Super Striker navegador mediante, por la radio pasaban esa triste canción, y me posé sobre la palabra “adicción”.

Y es que por esa palabra elegí este juegazo (de la serie homónima del fantástico animé acá conocido como “SuperCampeones”) para probar NESBOX. El Nintendo – conocido acá como “El Family” – supo ser la primera consola de muchos, incluso de varios lectores jóvenes que la tuvieron antes que la SEGA Genesis o la PSX por un tema de costos. El NES, a diferencia de sus descendientes básicamente no tuvo rival en el mercado y durante muchos años fue la consola más vendida de la historia por diferencia.

Solo jugué 3 partidos que me recordaron el vicio que logró en mi ese juego. Luego volví a viciar, esta vez con uno de mis primeros amores, el Megaman 3, ahí noté que el bentido emulador basado en Java también es compatible con el gamepad de XBOX 360 y fui aún más feliz.

Lo mejor de NESBOX, además de lo obvio, es que la emulación está lograda de una manera perfecta, algo muy raro de ver en emuladores “online”. No hay latencia, el framerate es idéntico al juego original y los controles responden al instante. Impecable. De hecho, si alguien tiene una PC vieja con una placa de vídeo que tenga salida CRT tranquilamente podría conectarla y tener una emulación sensacional sin siquiera tener que gastar en una Raspberry Pi, por poner un ejemplo.

A NESBOX llegué por un link perdido en Facebook de ya no recuerdo quién. Lo dejé cargado en una de las tantas pestañas y recién ayer temprano le pude dar el uso que se merece. Está bien, llovía y como venía de la odontóloga no podía ni tomar mate. Era momento de viciar y esta página – que no es la primera del tipo pero si la mejor – me ayudó con eso.

Quizás Nintendo pueda bajar a esta página de un plumazo se quiere, pero eso no va a quitarle la genialidad. Vuelvo a viciar un rato más, esta vez con Bart vs the Space Mutants y un mate al lado. Solo falta volver a tener 12 años, toda la vida por delante y esa sensación de “no pasa nada, todo va a estar siempre bien” para que todo sea perfecto.

Vuelvan a esa época. Es fácil, no hay que bajar ni configurar nada. A veces viajar en el tiempo es mas fácil de lo que pensamos.

4 Comentarios

  1. Creo que todas las frustraciones de mi vida provienen de no haber podido nunca terminar el Adventure Island en el family cuando tenia 5 años jajaja

    Y hace unos años lo encontre en NES pero era una version XXX con el chaboncito en bolas y en vez de martillos lanzaba penes, y no voy a decir que habia en vez de peces en el 2do nivel xD
    En fin, lo encontre con la esperanza de terminarlo, pero me quede trabado en un nivel dentro de una “caverna” de ladrillos verdes en la parte donde el chaboncito tiene que saltar un monton de pisitos móviles rosados, lo cual es imposible y nunca pude pasar de ahi :S

    Si alguien tiene idea de como superar esa parte, le agradecere eternamente jajaa

  2. Genio, Me quedé una hora viciando con el Tsubasa (poniendo el código de las tres “A”)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here