¿Vos te pensabas que los que crearon el estándar USB querían que durante 20 años nosotros nos acordemos de sus madres?

No.

Ellos sabían que los ibamos a putear muchísimo por el hecho de que el conector tenía un lado, aunque no parecía tenerlo.

A ver, hay que ser un poco buenos también: por entonces los conectores que se usaban eran bastante más chotos que el USB, por más que no era reversible. Los PS2 tenían un montón de puntitos y agujeros y costaba mucho conectarlos detrás de un escritorio (si me habré agarrado tortícolis al querer conectar un mouse). Ni hablar de los conectores Serial y LTP (de impresoras) que hasta tenían tornillitos.

Así que, cuando nació, USB fue genial, no éramos tan exigentes.

Pero ahora, que nos encontramos con conectores cómo HDMI, USB C, Ligthning y demás, nos parece que el hecho de que el viejo conector USB es una cagad* por no ser reversible. Y si, nos aburguesamos.

Me llamó particularmente la atención – y me dio un poco de nostalgia – enterarme que Ajay Bhatt (quien lideró el equipo de Intel que creó el estándar), admitió que “la mayor molestia fue no tener reversibilidad”.

Conector USB 3.0
¿Cuántas veces habrás puteado por errarle de lado?

Sin embargo, sigue bancando las razones de haber elegido que no sea reversible.

Al hacer que el USB sea reversible, habríamos necesitado el doble de cables y el doble de circuitos, y se habría duplicado el costo. Por entonces,  nuestro equipo estaba consciente de la frustración que podía tener un diseño rectangular, en comparación con un conector redondo. Pero en un esfuerzo por mantenerlo lo más barato posible, se tomó la decisión de ir con un diseño que, en teoría, le daría a los usuarios una probabilidad de 50/50 de enchufarlo correctamente (incluso podía aumentar las probabilidades mirando el interior o identificando el logo).

“En retrospectiva, en base a todas las experiencias que todos tuvimos, por supuesto que no fue tan fácil como debería ser”.

Así que la respuesta corta es el costo, aunque hay un poco más. Si bien damos por sentado que el USB está en todas partes en estos días, convencer a los principales fabricantes de PC para que adopten la especificación no fue un hecho, ni siquiera una tarea fácil.

“Nos tomó un tiempo demostrar que esta tecnología es indispensable”, dijo Bhatt.

Incidentalmente,  Steve Jobs merece un consejo para ayudar a que el USB se convierta en un estándar de larga duración. Fue en 1998 que USB hizo algunos avances reales, cortesía del iMac G3, la primera computadora que se vendió con solo puertos USB para dispositivos externos (no había puertos seriales o paralelos). Eso ocurrió tres años después del debuta de USB 1.0, con una velocidad de datos de 12 Mbps.

Igual, llega un momento en el que estamos tán cómodos con las nuevas tecnologías que se extraña un poco estos pequeños problemas.

¿O no?

6 Comentarios

  1. Oscar314

    No es sólo eso. También los fabricantes de gabinetes tienen lo suyo: que están del lado izquierdo, del derecho, atrás, adelante, arriba más la orientación vertical u horizontal.

    Lo mismo con los monitores (entrada y salida), televisores, cargadores, etc., etc., etc.

    Además están los colores blanco, negro, azul y rojo (no sé si hay otros) más el indicador de mayor capacidad de carga (suele ser un rayo).
    Lo que era el Conector Serie UNIVERSAL…

    Casi se podría decir que “los avances tecnológicos a medida que mejoran, retroceden”.

    Esto no quita que sea uno de los principales logros en cuanto a conectividad se refiere.

  2. aCe_aLe

    Ojo, el peor castigo posible era enchufar un PS2 y que se te doblen los fucking pines.

    Horas con pinza de depilar volviendolos a su posicion.

  3. Sergio

    Concuerdo con aCe_aLe, recuerdo una vez que doble los pines del enchufe de un monitor, un escalofrio recorrio mi cuerpo jajajaja,

  4. Shengdi

    Pero conectar un USB a la primera es fácil, solo es cuestión de fijarse bien (con el tacto) hacia qué lado está ubicado el logo de USB (ese tridente raro), o en su defecto, -visualmente- hacia qué lado está ibucado el logo del fabricante de lo que vayamos a conectar, y listo. A la primera te entra.

    Si se complican con la conexión es por falta de prestar el mínimo de atención.

    • Oscar314

      No siempre se ve el logo de USB porque suele estar grabado sobre o bajo relieve en el mismo color que el fondo; además olvidas la posición del conector hembra, que estando atrás, abajo, al costado o incluso arriba, no favorece la posibilidad de acertar con la posición correcta.

      Tampoco tienen una identificación ni remotamente visible.

  5. Shengdi

    Bueno, los de la parte trasera sí pueden complicar un poco las cosas, pero el del macho es fácil. El logo está grabado, solo es cuestión de sentirlo con tus dedos o mirarlo con tus ojos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here