Hollywood está recurriendo a las tecnologías de juegos de realidad virtual para complementar sus esfuerzos de producción cinematográfica y recuperarse tras una situación complicada con la pandemia. De hecho, en algunos casos, ya ha comenzado. Los recientes lanzamientos de Disney de The Mandalorian y El Rey León utilizaron auriculares HTC Vive y el motor Unreal Engine de Epic para crear los fondos de inmersión que se ven en pantalla. Esta tecnología también se utiliza en algunos casinos con bonos sin depósito como se indica en una reseña reciente.

En lugar de viajar a un desierto como George Lucas hizo hace décadas, la producción más reciente de Star Wars tuvo lugar en un escenario sonoro con aspectos de un set real colocado contra un tablero de luz que proyectaba un fondo virtual. El resultado final es un impresionante festín visual que podría convertirse en la nueva normalidad a medida que los estudios cinematográficos encuentran una forma de seguir produciendo en medio de la pandemia global.

Nuevos desarrollos gracias a la tecnología VR

Epic Games ha estado utilizando el motor de juego Unreal Engine en otros proyectos más allá de los juegos durante algún tiempo y se ha afianzado en los últimos cuatro años. La aplicación de tecnología de realidad virtual se ha utilizado como una especie de pantalla verde mejorada para las secuencias de vehículos en numerosas creaciones, desde Oblivion de Martin Scorsese hasta el videojuego adaptado a Rampage. La tecnología RV ha sido difícil de implementar en Hollywood, pero el creador de The Mandalorian, Jon Favreau es uno de los primeros defensores de esta tecnología, usándola en sus tres últimas grandes producciones.

En John Wick 3 se renderizaron sets “para ver cómo se veía” antes de filmar la película.

Todo esto ocurrió antes de que la pandemia de COVID-19 cerrara los estudios. Las producciones de Hollywood necesitan repensar cómo grabar sus películas ahora más que nunca. La tecnología de realidad virtual se está convirtiendo en una respuesta fácil a la pregunta de cómo producir grandes películas manteniendo a su reparto y equipo distanciados socialmente. Por ejemplo, la tecnología de realidad virtual ahora se está usando para la búsqueda de localizaciones, donde un estudio puede contratar a un equipo local para capturar los lugares que les gustaría utilizar en una película y luego reelaborar esas escenas en un entorno que pueden utilizarse para una toma final.

Coordinación a través de muchas herramientas

Al igual que muchos otros entornos de trabajo, los estudios también están utilizando la tecnología de video chat como Zoom para coordinarse desde sus casas. Sin embargo, la diferencia para las empresas cinematográficas viene con la tecnología de realidad virtual, donde los participantes del videochat ni siquiera utilizan la parte de video del chat cuando tienen reuniones.

En su lugar, exploran sets virtuales en RV y discuten los ángulos de cámara y las posibles tomas. Piensa en ello como una sesión privada de chat, solo que los participantes están discutiendo sobre los últimos giros y movimientos de cámara de la producción en lugar de compartir los últimos memes. Al fin y al cabo, el objetivo es mantener la intención de una reunión de trabajo de forma telemática, pero sin que el resultado se vea trastocado por ello.

Conclusión

La rápida adaptación de la realidad virtual por parte de los estudios de todo el mundo gracias al COVID-19 ha producido una fusión de ambos terrenos que podría haber tardado años en producirse.

¿Seguirá el público yendo a los cines para ver estas creaciones? ¿Resistirán las películas al elemento interactivo que hace que los juegos sean tan tentadores? El futuro está lleno de sorpresas, pero lo que sí es seguro es que las plataformas de streaming se están viendo favorecidas por toda la situación que vive la industria del cine.