Lamentablemente lo conocí bastante tarde. Yo era de los que conocían a Stephen Hawking desde lejos, casí como de oído.

Sabía que era “ese genio en silla de ruedas que hablaba por sintetizador”, que tenía un IQ impresionante, es uno de los científicos más importantes de nuestra era y que aparecía en un genial capítulo de Los Simpsons donde Homero le explicaba una teoría respecto al universo en forma de rosquilla (y luego intenta hacer la voz sintetizada diciendo “yo pago la cuenta”). Pero basta con bajarse “Breve historia del tiempo” para darse cuenta que además de ser un genio, es una persona que podemos admirar porque… sigue adelante a pesar de sus limitaciones físicas.

Aparte de haber sido lo suficientemente desafortunado como para contraer el ALS, o enfermedad de las neuronas motoras, he tenido suerte en casi todos los demás aspectos. La ayuda y apoyo que he recibido de mi esposa, Jane, y de mis hijos, Robert, Lucy y Timmy, me han hecho posible llevar una vida bastante normal y tener éxito en mi carrera. Fui de nuevo afortunado al elegir la física teórica, porque todo está en la mente. Así, mi enfermedad no ha constituido una seria desventaja. Mis colegas científicos han sido, sin excepción, una gran ayuda para mí.

*Extracto del prólogo del libro “Breve historia del tiempo”

Genio, maestro, y capo de la vida.

Stephen es de esos tipos que admiro porque no me imagino teniendo la fuerza que tiene él para seguir adelante con todo lo que le pasa. Es increíble verlo siempre con una sonrisa y leer cierto humor muy fino como cuando habla de viajes al pasado para conocer a Marilyn Monroe.

Me llamó la atención que un apartado del sitio web del físico sea “la computadora”. Ahí es donde entra en juego la curiosidad sobre cómo este fenómeno de la vida se comunica con el mundo exterior.

El señor Hawking utilizaba un software llamado Equalizer fabricado por Word Plus que es el que le permitía ir armando palabras con “la vista” (algo así como un T9 pero manejado con los ojos). Con el tiempo fue cambiando de equipo pero siempre respetando a los modelos Thinkpad (tuvo una T60, una X61 y una X220) y supo cambiar de software de síntesis (Equalizer había quedado obsoleto) por el avanzado NeosSpeech.

La actual computadora de Hawking es una Lenovo Yoga 260 (equipada con un Core i7) con Windows 10. Hablamos de un usuario fiel a las ventanas de Microsoft ya que al parecer y según todo lo que he leído, todos los equipos que ha utilizado el científico han corrido diferentes versiones de éste OS, de hecho, por bastante tiempo tuvo problemas para migrar a Windows XP debido a que su software de voz favorito por entonces era solamente compatible con Windows 98. Según las palabras – escritas a través de esa interfaz mágica – y que aparecen en el sitio web del físico:

Desde 1997, mi sistema de comunicación basado en computadoras ha sido patrocinado y proporcionado por Intel® Corporation. Una computadora tipo tablet montada en el brazo de mi silla de ruedas es accionada por las baterías de mi silla de ruedas, aunque la batería interna de la PC guardará el funcionamiento de la computadora si es necesario.

Mi interfaz principal a la computadora es a través de un programa de código abierto llamado ACAT, escrito por Intel. Esto proporciona un teclado en la pantalla. Un cursor escanea automáticamente este teclado por fila o por columna. Puedo seleccionar un caractér y muevo mi mejilla para detener el cursor. Mi movimiento de la mejilla es detectado por un sensor infrarrojo que se monta en mis gafas. Este conmutador es mi única interfaz con el equipo. ACAT incluye un algoritmo de predicción de palabras proporcionado por SwiftKey, entrenado en mis libros y conferencias, por lo que normalmente sólo tengo que escribir el primer par de caracteres antes de poder seleccionar la palabra completa. Cuando he construido una oración, puedo enviarla a mi sintetizador de voz. Utilizo un sintetizador de hardware separado, hecho por Speech Plus. Es lo mejor que he oído, aunque me da un acento que ha sido descrito de diversas maneras como escandinavo, americano o escocés.

A través de ACAT también puedo controlar el ratón en Windows. Esto me permite operar toda mi computadora. Puedo consultar mi correo electrónico usando el cliente de correo electrónico de Eudora, navegar por Internet usando Firefox, o escribir conferencias usando Microsoft Word. Mi computadora más reciente de Intel también contiene una cámara web que utilizo con Skype para mantenerme en contacto con mis amigos. Puedo expresar mucho a través de mis expresiones faciales a aquellos que me conocen bien.

También puedo dar conferencias. Escribo la conferencia antes de guardarla en el disco. Entonces puedo usar una parte del software de ACAT llamada Conferenciante Manager para enviarlo al sintetizador de voz un párrafo a la vez. Funciona bastante bien y puedo probar la conferencia y pulirla antes de darla.

Sigo buscando en nuevas tecnologías de asistencia, y he experimentado con el ojo de seguimiento y las interfaces controladas por el cerebro para comunicarse con mi computadora. Sin embargo, aunque funcionan bien para otras personas, sigo encontrando mi mejilla operado interruptor más fácil y menos fatigante de usar.

Para terminar les dejo una genial anécdota. La revista New Scientist con el motivo del cumpleaños número 70 le hizo una pregunta muy sencilla: ¿En qué piensa usted la mayor parte del día? A lo que Stephen le respondió:

“Pienso en mujeres, no puedo explicar semejante misterio”.

Por cierto, si todavía no vieron “La teoría del todo“, ya saben qué tienen que ver el próximo fin de semana.

7 Comentarios

  1. Y yo que pensaba que la máquina leía su mente, o algo así.

    Ya decía yo que no podía ser la única persona en el mundo con semejante tecnología.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here