Es al pedo, pero cuando te acostumbrás al modo oscuro – de cualquier cosa – no volvés más al modo claro.

Es así, creo que todo se basa en la forma en la que trabaja nuestra vista, y la realidad es que con las pantallas modernas la diferencia de exigencia entre el fondo blanco y el negro que nos hace a la vista es muy importante. Existen muchas personas que afirman que el formato “de moda” que es texto blanco sobre fondo negro es superior en todos los sentidos y que  además de ayudar con la vida útil de la batería de los smartphones y notebooks, el modo oscuro ayuda a la concentración, reduce la fatiga visual y al no estimular tanto a nuestras pupilas permite que descansemos mejor a la noche (obviamente esto aplica a los que se acuestan a leer).

Bueno, lamento decirles que no es tan así, y como toda moda tiene sus mitos, y muchos estudios van en contra de estos.

De todas maneras y en lo que a mi respecta, el modo oscuro es un viaje de ida. Recuerdo la primera vez que pude activar Twitter en este modo y fue un “wow”. Luego vino Instagram, segundo “wow” y así, con varias de las aplicaciones que uso a diario como WhatsApp principalmente. Ni hablar de la interfaz misma de Android, que también la tengo configurada y forzada de ese modo (sé de usuarios, que tienen activo un switch automático entre día y noche, pero no me convence del todo).

No confundir tema oscuro con modo oscuro

Si bien las respuestas de Google son cada vez mas inteligentes, a veces somos nosotros los que no le preguntamos bien.

El tema es que hay una diferencia importante entre temas oscuros y modo oscuro (hablando específicamente en este artículo del tema parece obvia, claro) pero en muchos otros artículos las cosas se confunden un poco. Así que, por las dudas:

  • Tema oscuro: barra de búsqueda, barra de pestañas y demás, negra o gris oscuro con íconos blancos.
  • Modo oscuro: cambio sustancial visual de los sitios webs. Inversión de colores.

Temas oscuros hay desde hace mucho tiempo, pero el modo oscuro es una maravilla de la tecnología (lo digo en serio) ya que, automáticamente y mediante varios métodos, lo que hace es tratar de “invertir de blanco a negro” pero teniendo en cuenta también el color de muchos elementos de los sitios webs.

En un nivel un poco mas técnico lo que hace es ver el CSS de los sitios y decidir el color de cada elemento, y lo mejor es que con cada versión nueva de Chrome lo hace mejor y es más usable.

Para hacerlo, simplemente hay que ir a chrome://flags, buscar dark mode y activarlo.

Si bien existen varios modos (todavía es una tecnología que está en desarrollo, lo mejor es dejarlo simplemente habilitado).

Así se ve parte del inicio de este humilde sitio web con el modo oscuro forzado:

También, mediante un complemento, se puede activar en páginas webs específicas y no de manera global.

Después de activar el modo oscuro, en cualquiera de sus versiones, obviamente es una muy buena idea ir a configuración > aspectos y buscar un theme oscuro como para que no desentone.

Ahora te toca decirme… ¿sos del lado claro o del lado oscuro de la web?

5 COMENTARIOS

  1. Ariel

    Hace tiempo que utilizo la extensión dark mode, y es mucho más práctica porque podés apagarla cuando quieras con un simple clic y además también podés excluir sitios (los que ya tienen modo oscuro o bien que se buguean), por cierto porque no tienes opción de modo oscuro nativo aquí? jaja.

  2. Javier

    Lo uso hace rato! En Edge es exactamente lo mismo, pero con edge://flags

  3. Martin

    Gracias por esta info, la verdad que lo probe y estoy encantado. Muy buena la web.

  4. Sergio

    En firefox yo uso la extensión Dark Reader que funciona bastante bien.

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here