Actualmente, comprar una placa de vídeo competente nos puede costar entre $100.000 y $300.000 pesos argentinos. Y en el caso de que queramos armar una PC desde cero, el precio se dispara hasta la estratósfera.

Si bien es cierto que el gaming es un hobby cada vez más picante para el bolsillo, existen alternativas ideales para ahorrar dinero sin sacrificar la posibilidad de disfrutar los nuevos lanzamientos: Xbox One S|X y sus hermanas mayores, Xbox Series X|S son ejemplos excelentes.

Xbox One S|X: una consola que cuida el bolsillo y ofrece un catálogo enorme de videojuegos

Frente a los desorbitados precios de las placas de video y otros componentes de PC, las consolas se vuelven las mejores aliadas para la billetera del gamer que busca jugar novedades sin ahogarse en grandes deudas. Xbox One es un caso ideal. La consola de Microsoft ofrece potencia técnica, un catálogo de videojuegos aclamados y servicios que cuidan el bolsillo del usuario, sobre todo del argentino.

Xbox One, Xbox One S y Xbox One X: ¿Cuáles son las diferencias?

Una de las cosas que más se hablan sobre las consolas Xbox son sus extraños nombres. Desde el lanzamiento de la primera Xbox, todo parece haberse complicado. ¿Por qué no numerar las consolas mientras salen al mercado? La gente de Microsoft se niega a hacerlo, pero en su decisión, dejaron en claro algo: las diferencias entre los modelos “S” y “X”.

Antes que nada, aclaremos algo importante. Para extender un poco más el tiempo de vida de Xbox One, Microsoft lanzó en 2016 dos nuevos modelos de la plataforma, categorizados por las letras “S” y “X”. A partir de ese momento, Xbox One “tradicional” quedó como una versión discontinuada y totalmente descartada en el mercado, con buenos motivos.

Xbox One S: tamaño reducido y exclusividad digital

Basándonos en los dos modelos con “S” que salieron al mercado (Xbox One S y Xbox Series S), sabemos que dicha letra se usa para categorizar a la consola de menores prestaciones de la familia. Esto no significa necesariamente que ofrezca un rendimiento pésimo, sino que presenta algunos recortes en el hardware para salir a la venta con un precio accesible, competitivo y centrado en una clase específica de usuarios: aquellos que compran videojuegos digitales.

Xbox One S es un modelo con tamaño reducido, diseño compacto y minimalista. Microsoft achicó un 40% las dimensiones frente al tamaño de Xbox One, cambió la posición de los ventiladores para obtener una mejor refrigeración, eliminó el puerto de conexión para Kinect y lo más importante: removió la lectora de discos.

Probablemente el dispositivo de videojuegos más BBB que se puede conseguir en el 2021.

La novedad más grande es la supresión de la lectora de discos. La verdad es que, nos guste o no coleccionar las cajas de videojuegos, las estadísticas del mercado demuestran que la gran mayoría de usuarios prefiere lo digital (91% de las ventas totales de videojuegos en 2020 fueron digitales). En ese caso, Xbox One S se vuelve una aliada para los jugadores que no les interesa perder la posibilidad de comprar juegos físicos: al retirar la lectora de discos, la consola se vende a un precio mucho más reducido que Xbox One base y con prestaciones más destacadas. En paralelo, esta decisión de “consola digital” sembraría las bases de un Xbox Game Pass que recién estaba creciendo, pero hablaremos de eso más adelante en esta nota.

En cuanto potencia técnica, Xbox One S es casi idéntica al modelo base de Xbox One, pero se diferencia en la capacidad de poder reproducir contenido en 4K (escalado) y con HDR. Hablar de 4K en consolas en pleno 2016 fue algo extraño, pero ahí estábamos. La consola podía mover exclusivos como Gears of War 4, Sunset Overdrive o Quantum Break en una resolución 4K con HDR, siempre y cuando tengamos una TV compatible, por supuesto. ¿Las diferencias? “Ver para creer”, pero te aseguramos que, una vez visto el 4K, no hay marcha atrás, incluso cuando no es nativo.

Xbox One X: la mejor versión posible

Así como existe la categoría “S” en las consolas Xbox, también está la “X”, que refiere a los modelos de consolas más potentes de la generación. En este caso, Xbox One X es una versión potenciada de Xbox One: hay más unidades de proceso en el CPU (12 vs 40), más memoria RAM (8 GB vs 12 GB) y más funciones para que los usuarios puedan exprimir el apartado gráfico de sus juegos.

Xbox One X integra un hardware capaz de mover los videojuegos en 4K nativo con HDR y estabilidad en los FPS. Técnicamente, permite jugar mejor la generación de Xbox One, pero no es lo suficientemente potente como para considerarla un salto generacional. De hecho, las diferencias visuales son mínimas y se suelen ajustar al rendimiento: pasar de 40 a 60 FPS es una victoria para muchos usuarios. Eso sí, a diferencia de Xbox One S, el modelo “X” ofrece lectora de discos para ver películas o acceder a juegos físicos.

Xbox Game Pass, retrocompatibilidad y precios localizados: la consola más amigable con los usuarios

Ahora que sabemos cuáles son las diferencias entre Xbox One, Xbox One S y Xbox One X, podemos pasar a los motivos que realmente las convierten en consolas ideales para cuidar el bolsillo. Porque más allá del hardware, Xbox One integra los mejores servicios del mundo de los videojuegos.

En primer lugar, las consolas ofrecen retrocompatibilidad con todas las generaciones de Xbox. Esto quiere decir que podemos comprar un juego de Xbox original o Xbox 360 y jugarlo sin problemas en Xbox One o incluso descargar aquellos títulos que compramos digitalmente en anteriores generaciones. Esta función también aplica con Xbox Series S y Xbox Series X, las nuevas consolas de la marca: los usuarios pueden descargar Halo 2, Gears of War 3 o Sunset Overdrive sin ninguna restricción.

Por otro lado, todas las consolas de Microsoft presentan una tienda digital con precios localizados en Argentina, lo que marca una diferencia abismal con PlayStation e incluso Nintendo Switch, que muestran todos o casi todos sus juegos en dólares. Los precios de Xbox One se asemejan mucho más a los de Steam, y si bien necesitamos aplicarle el 64% de impuestos, siguen quedando muy por debajo de lo que pagaríamos un videojuego en PS4, por ejemplo.

Pero sin duda alguna, el mejor servicio de todas las consolas Xbox es Xbox Game Pass. Se trata de una suscripción que por $982.36 (versión estándar) o $1474.36 al mes (versión ultimate) ofrece un catálogo con más de 100 videojuegos para disfrutar en cualquier momento desde PC, consola o Android vía xCloud. Lo mejor de todo es que el catálogo es tremendamente variado, con joyas de la generación, estrenos recientes (indies y Triple-A) y exclusivos de la marca. De hecho, hace poco se sumaron casi todos los juegos de Bethesda, empresa que ahora pertenece a Microsoft. Las diferencias entre la versión estándar y ultimate es que esta última suma la membresía Xbox Live Gold (acceso a online y juegos de regalo todos los meses en consola) y EA Play (suscripción con catálogo de Electronic Arts).

Xbox Series X|S: ¿Conviene comprar una consola de actual generación?

Para cerrar este artículo, hablaremos de las consolas de actual generación de Microsoft, Xbox Series X y S. Como mencionamos anteriormente, las categorías “S” y “X” adelantan la potencia y prestaciones de las máquinas antes que podamos comprarlas. En este caso, Xbox Series S descarta la lectora de discos y reduce la potencia de “nueva generación”, pero también su precio: en Argentina la pudimos conseguir en preventa a $65.999, aunque actualmente estimamos que se disparará a unos $120.000 (no oficial).

Por su lado, Xbox Series X es la verdadera nueva generación, la consola más potente de la actualidad, capaz de correr estrenos en 4K, HDR, estabilidad de frames hasta 120 FPS con trazado de rayos, mejoras en los tiempos de carga, etc. Por supuesto, su precio lo vale: en Argentina se vendió a $99.999 en preventa, y ahora estimamos un precio de $160.000 (no oficial).

¿Conviene comprar una Xbox Series S|X? La verdad es que sí. Ambas consolas integran todos los servicios user-friendly de Microsoft como retrocompatibilidad, precios localizados y Xbox Game Pass, lo que ayuda muchísimo a abrir una ventana a la nueva generación sin gastar demasiado dinero en el proceso.

Como advertencia, debemos aclarar que hay una diferencia grande entre el hardware de Xbox Series S y Series X: 20 unidades de proceso contra 52, 4 TFLOPS contra 12 y 4K escalados contra 4K nativos, respectivamente. El impacto de estas diferencias se podrá evaluar mejor a largo plazo, donde sabremos si las exigencias de los nuevos videojuegos hacen un cuello de botella en Series S.

El problema de estas consolas es que no se están vendiendo oficialmente en nuestro país. Los precios que figuran en tiendas como MercadoLibre no son más que pura especulación, y las garantías no existen porque, técnicamente, aún no llegaron (salvo la tanda de preventa). Lo mejor será esperar a novedades oficiales, pero ya te adelantamos una cosa: frente a los precios de la competencia, Xbox One o Xbox Series son las consolas que más cuidan los bolsillos de los argentinos.

6 COMENTARIOS

  1. La diferencia entre Xbox Series S y X es que la S solo permite salida de video (en juegos) a una resolución máxima de 1080p, mientras que la Series X es en 4K. Por eso tiene «menos potencia» .

  2. Nunca me había llamado la atención Xbox.

    Pero con la salida de Xbox Series S me decidí a darle una oportunidad y gracias a Gamepass he jugado muchísimo con la consola es increíble lo poderosa que es para lo que cuesta y cosas como quick resume marcan una diferencia enorme en general muy contento. Con la conferencia que hizo ayer Microsoft estoy esperando el 9 de noviembre para jugar Forza Horizon 5 con muy altas expectativas

  3. Yo particularmente elijo a la competencia por los exclusivos y por la experiencia de usuario, la verdad que el dualsense es una locura… Con el plus tengo bastante para jugar gratis también…

    Pero coincido que la Xbox por su suscripción es la mas amigable para el bolsillo y es la mejor alternativa para un usuario de PC que no quiere pagar por una buena placa de video… Ahi tengo mi flamante PC con una 710 de 1gb a la espera de que salga la 3080ti a precio…

    • Amigable con el bolsillo? Leiste lo de los 1400 pesos por mes?

      no gracias, para un jugador de PS4 con muchos juegos exclusivos y muchos ya comprados, lo mejor es la PS5, podes seguir jugando y con el plus seguís teniendo juegos.

      Por otro lado, para que quiero una XBOX? para jugar HALO? pfff.

      • Por desgracia para nuestra economía (cada vez más pobre) $1400 pesos no es mucho (menos de 10 dólares), es lo mismo que pagas por Netflix 4k u otros servicios similares. Ademas hacé un calculo muy simple por 120 dólares al año aproximadamente podes jugar a cientos de juegos triple A.

        Creo que Sony todavía no acusó el golpe (Nintendo es un mundo aparte) y se durmió en los laureles de antaño, bien por Microsoft, que en definitiva todo esto beneficia a los jugadores. Saludos.

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here