Si algo esperábamos de la realidad virtual era que empezásemos a ver nuevas ideas de juegos, y aunque el gran volumen de títulos no aporta demasiado en este sentido hay excepciones y The Climb, del conocido Crytek, es una de ellas.

El concepto del juego es simple, podríamos decir que es un simulador de escalada libre. Aunque dicho concepto podría funcionar en una pantalla tradicional, en realidad virtual cobra vida con unos gráficos impecables, que logran que te pongas a admirar las vistas cuando el juego nos da unos segundos de tranquilidad.

Crytek con su saga Crysis nos tiene acostumbrados a juegos que se ven fantásticos y, como era de esperar, The Climb continúa esa tradición sumando una gran jugabilidad. La ambientación de The Climb es fantástica, las montañas están repletas de pequeños detalles que le dan vida. Insectos, murciélagos y águilas conviven contigo en tus escaladas, y otras personas a bordo de helicópteros o con wingsuits te sorprenderán cada tanto.

Cuando en diciembre Oculus lance a la venta los Touch, el juego tendrá un sistema de controles casi perfecto para su estilo, hoy nos debemos conformar con el mando de la Xbox One, que funciona más que adecuadamente. La dinámica es simple y fácil de aprender. Cada gatillo controla una mano, y tu mirada sirve para decidir donde buscarás un punto de apoyo. El juego tiene un sistema de stamina, que se vacía si no posees las dos manos fijas, o si realizas saltos. Los bumpers a su vez permiten utilizar tiza, con lo que el ritmo con el que tu stamina decae se hace más lento. Este sistema funciona bastante bien, ya que te mantiene pendiente mientras buscas alcanzar un punto lejano, porque si la stamina llega a su nivel más bajo, caerás al vacío.

El juego tiene tres montañas para escalar, llamadas Bay, Canyon y Alps. Las tres están basadas en lugares reales, Bay es la bahía Ha Long en Vietnam, Alps como su nombre lo indica sobre los Alpes en Alemania y Austria, y Canyon en el Cañon del Colorado.

theclimb_screenshot_canyon_nightclimbing

Al tomar en cuenta el precio regular de venta del juego de us$50, la principal crítica que puede hacerse es sobre la longitud del mismo, pero es algo relativo, y va a depender de cuánto te atrape el título. Hay varios recorridos para subir las montañas y diferentes modalidades de juego, sumado a tres distintos niveles de dificultad en cada nivel. El juego presenta también distintos desafíos de tiempos y objetivos a cumplir, como no permitir que tu stamina llegue a niveles críticos o no usar un checkpoint en tu camino a la cima.

Para hacer las cosas más difíciles, a medida que aumenta la dificultad el juego agrega puntos de apoyo que se desmoronan, venenosos que afectan tu stamina y otros que deben ser limpiados de piedras antes de poder ser utilizados.

En tus escaladas también encontrarás algunos secretos. Hay gnomos y cámaras abandonadas que al encontrarlas te darán logros con los que obtendrás nuevos diseños de guantes, pulseras y relojes. Todo esto es solo estético, y no te dará ventajas en tus aventuras.

Adicional a esto, está presente una modalidad multiplayer, pudiendo jugar carreras contra otras personas, donde el apuro por llegar a la cima te fuerza a cometer errores y caer al vacío. Buscando tener un desafío distinto en cada jugada, se presenta un modo endless, que es generado de forma procedural, pero al ser en un ambiente casi monocromático, con placas de escalada artificiales, pierde algo de su encanto.

climb_tutorial

Si el modo competitivo no es lo tuyo, la gente de Crytek tiene una solución ideal, se puede optar por recorrer los niveles en un modo turístico, donde no hay puntaje, y tu stamina es infinita, Esto te permite subir a tu ritmo, y detenerte a mirar el paisaje cuanto tiempo quieras. Es una forma relajada de jugar.

Aunque todas estas variantes le dan vida extra a The Climb, nos queda la sensación de querer más. Ya en el pasado el estudio declaró que si bien no puede asegurar que habrá contenido adicional, dependiendo de la recepción del juego evaluarán desarrollarlo, ojalá sea así.

Un punto importante para los juegos VR es el nivel de confort, y solo hay buenas noticias en este sentido. Aunque es un juego en primera persona con bastante movimiento, en ningún momento se siente malestar, el confort es excelente, y te permite jugar por largos períodos de tiempo sin sentirse mareado.

The Climb podría resumirse a una sola palabra, es único, y como tal, debe alabarse. Puede que no sea para todos, pero si logra atraparte como a mí, verás el gran aporte que ha realizado en estos primeros pasos de esta nueva generación de realidad virtual.

2 Comentarios

  1. Muy interesante el trailer. Por qué será la decisión de no mostrar los brazos y solo los guantes? Me parece que le quita un poco a la inmersión.

    • Es lo primero que pensé cuando vi el trailer, pero por algún motivo ni te das cuenta al jugar, incluso tal vez ayude, porque al estar sentado jugando la posición de los brazos no sería la misma que tienes, y eso desorienta. Al contrario de un simulador de autos donde al tener las manos en un volante coincide perfecto y parece tu cuerpo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here