En el mundo de los videojuegos, es tan masivo el monopolio europeoestadounidense en los ’10 y en los ’20, como lo fue el monopolio de los japoneses en los ’80 y ’90.

Tan importante fue el dominio niponés sobre la cultura, que es el único país que tiene su nombre en un género: JRPG, conocido en cristiano como juego de rol japonés. Un subgénero tan marcado, y tan «nacional», que todo intento occidental de replicar la experiencia de un JRPG se vio truncada, ya sea en juego, narrativa, o marketing.

Lo mismo pienso, por adentro y en secreto, que nos pasó con los shooters o juegos de acción en primera persona. Salvo estos nuevos juegos deportivos como el fornait, donde son más personas que soldados, la grandísima mayoría de los juegos bélicos de primera persona tienen al yankee como el héroe final y absoluto. No solo al soldado, sino a su cultura y a su hegemonía internacional. Algo completamente coherente si lo vemos desde el mismo foco marketinero que estas corporaciones de miles de empleados emplean.

Cinco axiomas casi irrefutables

  1. Estados Unidos es un país generalmente acaudalado. Mas acaudalado que cualquiera con el que entro en guerra en su historia.
  2. A los Estados Unidos les encanta la guerra. Desde la estética bélica, a la fascinación por las armas, a tener «ex militares» como diputados* o senadores en su congreso como algo plenamente normal. La guerra no solo es parte de su historia, sino también de su identidad.
  3. Los yankees son generalmente patrióticos. Desde la filosofía de «conquistemos a todos nuestros vecinos porque lo merecemos» del siglo XIX, a llenar sus calles y casas de banderas. En contraste. acá en argentina recién saboreamos la fruta del patriotismo cada 4 años y si al menos llegamos a octavos.
  4. Las armas de juguete como también las figuras de guerra fueron históricamente los juguetes más vendidos. Teniendo mucho sentido que también lo sean los nuevos juguetes digitales.
  5. En algún momento del 2000, y fomentado por el lanzamiento de la PS2 (una consola bastante normie), los norteamericanos empezaron a eclipsar a los japoneses en la compra de juegos y consolas.

Si estos axiomas tuvieran al menos un 50% de verdad sería bastante coherente que los juegos más populares y los altos presupuestos, estén intensamente orientados en querer captar esta tendencia norteamericana, tendiendo su norte a juegos intensamente yankees como Calls Of Duty’s, y un nuevo sur en los juegos intensamente japoneses como Katamari Damacy.

Y tampoco vamos a ser exagerados, ya que los japoneses siguen teniendo un rol trascendental en la industria actual. Actualmente la Nintendo Switch es por lejos una de las consolas más vendidas, y no particularmente por su hardware, sino por su interesante colección de juegos, usualmente los de Nintendo, juegos… literalmente, japoneses.

Tendencias hegemónicas

Cuando se trata de un juego de tiros en primera persona, me encuentro con el gran porcentaje de las veces, siendo hombre, blanco, entre 20 y 40, norteamericano, con cero juicios y culpas por el genocidio que comete mediante el jugador mediante el control.

A ver, es algo medio exagerado, pero ni bien escribí esto me fui a mi lista de juegos de Steam, unos humildes 400, que si bien 200 de estos son de estrategia, tengo 30 que son o FPS, o híbridos. Paso a listar todos aclarando quienes cumplen con lo prescripto.

  • Battlefield Bad Company 2. Cumple.
  • Bioshock Infinite. Cumple.
  • Blood & Bacon, Cumple.
  • Borderlands 2, cumple y de paso podes ser mujer.
  • Counter Strike. Re Cumple.
  • CS Source y CS:GO, Re Cumple.
  • Cyberpunk 2077. cumple y de paso podes ser mujer.
  • Deus Ex. Cumple.
  • Deus Ex 2. Cumple.
  • Deus Ex 3. Cumple.
  • Deus Ex 4. Cumple.
  • Duke Nukem 3d. Re cumple.
  • Fallout 3. Cumple y de paso podes ser mujer.
  • Fallout 4. Cumple y de paso podes ser mujer.
  • Fallout New Vegas. Cumple y de paso podes ser mujer o gay, o bi. Radical.
  • Far Cry 3. Cumple.
  • Far Cry New Vegas. Cumple.
  • Half life. Cumple.
  • Half life 2. Cumple. Sus 2 episodios también cumplen.
  • Ion fury. Cumple, pero con protagonista femenino.
  • Left 4 dead 2. cumple. Pero con variedad de personajes.
  • Metro 2033. No cumple. Sos un ruso. (El juego fue hecho en Ucrania).
  • Pay Day 2. Cumple con mucha variedad de PJs, aunque, pocas mujeres.
  • Portal. Cumple pero con Protagonista femenino.
  • Portal 2. cumple pero con Protagonista femenino.
  • Serius Sam Fusion. Re cumple.
  • Serius Sam 3. Re cumple.
  • Star wars battlefront 2. ¿Cumple? son al menos un 95% masculinos y todos los actores son Yankees. Debatible.
  • Team fortress 2. Re cumple. No puedo creer que no haya una femenina sobre 9 PJs.

De todos mis juegos:

  • 20 cumplen sin variantes.
  • 9 cumplen pero con variedad de personajes a elegir o armar de mayoria yanki.
  • 1 solo no cumple, por protagonista ruso.

Si bien mi colección es muy escueta, y no soy el jugador de shooters del siglo, es irrefutable hablar de hegemonía si solo uno de mis treinta juegos del género, no controlo a un norteamericano. Pensemos inversamente, que juego de tiros de primera persona recuerdan haber jugado con un protagonista argentino, o peruano, o brasilero. Sabemos casi con un 99% de exactitud, que si aparecemos en uno de estos juegos de alta producción, vamos a ser más los malos que los buenos.

Y ESTOY SEGURO, que juegos que sean más una excepción a la regla abundan. Pero dale. La regla está ahí frente a todos nosotros. Encuentro dos opiniones a tener al respecto, ambas igual de validas, y solo cambian en el enfoque filosófico central. Y es el eterno debate si los juegos son un arte o no.

Arte versus No arte

Si los juegos son un arte, entonces la pluralidad de los puntos de vista y la heterogeneidad de las historias y los protagonistas son tan importantes como los controles y los gráficos. Hay un límite comercial con contar siempre la misma historia de la misma gente. Si hay algo que aprendí del arte, es que tener más y nuevos puntos de vista, lugares, problemáticas y opiniones siempre pero siempre suma.

O, los juegos son meramente un entretenimiento. Una experiencia temporal, equivalente más a una montaña rusa que a una experiencia artística y trascendental. Donde por más que tengas mil aditivos distintos, la única variable importante pasa a ser únicamente «diversión». Donde cualquier narrativa o elemento artístico, es un complemento a la diversión en bruta, y no la fuente de esta.

Deus Ex y todo seguirá girando sobre USA también en el futuro…

Y a esta altura depende donde se para cada uno. Yo considero a los juegos como algo que podrían ser un arte, pero no tienen por qué serlo. Mientras tanto la industria pone cada vez más énfasis en la narrativa, alejándose de su tendencia ochentona de apuntar casi exclusivamente a la jugabilidad. Casi no existen historias como Pac-Man, donde al día de hoy no sabemos ni porque come puntos amarillos ni porque lo persiguen los fantasmas ni que es un Pac-Man. La industria eligió ir por el camino del arte narrativo, donde tanto los desarrolladores como los consumidores estamos de acuerdo que en 2020 un juego es más que la simple suma de todas sus partes

Y en mi humilde opinión, considero esta visión tan yankee centrista como uno de los elementos que más me alejan del género, y no por un repudio a los norteños o a su cultura, sino, porque son todas historias que ya vi y que ya consumí y que ya puedo predecir, y cuando no las puedo predecir son aburridas, o nefastas. Si los juegos son un arte, que parece que irremediablemente lo son y serán, este monopolio del protagonismo narrativo no hace más que sacarme las ganas de probar estos juegos. Potenciado por estar lejos de ser aquel que a quien compras con nuevos gráficos y espejitos de colores.

A que voy con esto, si tanto los consumidores, como la industria como la prensa toma a los juegos como un arte, es imperativo meter esfuerzo en la diversidad de personajes y protagonistas. Y no por ser hippies moralistas de izquierda, sino porque repetir la misma secuencia ya aburre. Soy de los primeros que piensan que es medio ridículo preocuparse por el género, la sexualidad e identidad de un peleador de Mortal Kombat, pero si me vas a clavar 20 horas de narrativa con un mismo personaje, y este personaje responde a 7 de los 10 clásicos estereotipos de loco yankee a los tiros, entonces la saturación del protagonismo ya comienza a cansar.

Recién en mediados del ’10, la industria comenzó a inyectar protagonistas femeninos, algo que increíblemente y tristemente vino acompañado de un backlash inmenso en nombre de los «gamers», que ven como sus corporaciones favoritas se rinden ante un moralismo que los comenzó a perseguir por toda red social. Imagínate meter juegos donde los protagonistas no sean yankees, o sean americanos que tengan que defenderse de invasiones yankees de la mano de planes cóndor.

Los norteamericanos con sus juegos bélicos nos acarrean esta sensibilidad por la falta de sensibilidad. Donde toda muerte de un norteamericano es una tragedia inconmensurada TOCA F PARA RENDIR HONORES, pero proviene luego de un sinfín de escenarios donde el jugador ejecuto un genocidio a todo ente antropomórfico que se le cruzo por delante.

Hay muertes y muertes. Pero empatía solo para el soldado patriótico.

Press F to pay respects.

Que la verdad, moral y políticamente no podría chuparme más un huevo, pero estoy tan aburrido de la misma narrativa que me es a esta altura imposible hypearme por un juego de tiros. Ni siquiera el Doom que vendría a ser un baldazo de agua fría ante el «realismo» bélico, me llama o me atrae, que por más marciano que sea todo no puedo evitar quitarme la narrativa yankee-central de la cabeza.

Esto es algo que también veo intensamente en los juegos de estrategia que juego, pero viendo como duplicaría el tamaño de la nota, prefiero dejárselos para la próxima.

Soluciones nacionales a un problema internacional

Mientras tanto, a más se va diversificando la educación digital, tanto en naciones como en clases sociales, más artistas digitales surgen. Es imposible negar el impacto extremadamente positivo que tuvo el inyectar millones de computadoras gratuitas a nuestro sistema educativo, al igual que esta constante y cuasi secreta subvención a la electrónica que estuvimos teniendo en los últimos tres gobiernos. No es casual que argentina se esté transformando progresivamente en una meca digital de Latinoamérica. Y es una de las pocas direcciones en las que nuestra agrietada republica coincide.

No es casual tampoco, que de la mano de esta computarización de nuestra nación, surjan un numero de desarrolladores independientes de videojuegos, que busquen poner al país dentro del mapa del entretenimiento digital.

Un conjunto de estos desarrolladores está armando una linda y amplia comunidad de creadores independientes, cada uno e un sabor distinto (cómo suele ser con los artistas), pero con una visión en conjunto, poner al país de pie en el universo digital.

Me es imposible no sensibilizarme con las distintas llamadas patrióticas a venir y contar nuestra historia, como bien les dejamos a los nipones y a los yankees a contarnos la suya.

Dentro de las inmensas propuestas que se mueven, tenemos por ejemplo el Gamejam sobre Malvinas donde me es imposible no querer ayudar aunque sea con el granito de arena de la difusión.

A esta altura parece ser imposible detener nuestra humilde comunidad, y a esta altura del partido no debería sorprendernos si casualmente uno de nuestros compatriotas la termina pegando internacionalmente con algún indie. Estamos colapsados de material, de potencial y de cultura. Solo nos falta ese toquecito de suerte.

7 COMENTARIOS

  1. Fede

    Con todo el respeto del mundo, porque realmente me daban ganas de salir con los tapones de punta, me hizo algo de ruido el axioma nro 3: Los yankees son generalmente patrióticos. Desde la filosofia de conquistemos a todos nuestros vecinos porque lo merecemos» del siglo XIX, a llenar sus calles y casas de banderas. En contraste. acá en argentina recién saboreamos la fruta del patriotismo cada 4 años y si al menos llegamos a octavos.

    No creo que el patriotismo se mida en banderitas en las calles. Creo que nosotros, a nuestra manera y muy representativo de nuestra cultura, tambien somos patriotas. Cuando decimos parte en broma parte en serio que somos el mejor pais del mundo lo estamos siendo. Eventos de patriotismo del Siglo XIX tambien hay y muchos (y en mi opinion gran parte son mas espectaculares, historicos e importantes que los yankees). No soy ajeno a los millones de problemas que tuvo tiene y tendra nuestro pais, pero creo no ser el unico en opinar que prefiero que sean NUESTROS problemas y buscar maneras de solucionarlos a que sean problemas de otros paises. Me parece que el decir que ellos son muy patriotas por llenar las calles y ventanas de banderitas y contrastarlo con nosotros porque lo hacemos cuando juega la selección de futbol o en eventos deportivos o fechas historicas puntuales es parte de la penetracion del bombardeo cultural del cual habla el artículo. No me parece correcto medir el patriotismo en cuando y como festeja o lo demuestra, mas siendo culturas tan diferentes (con esto me refiero a venir nosotros de una rama latina y ellos de una anglosajona).

    Lo digo con todo el respeto del mundo y evito entrar en temas de partidos politicos u opiniones sociales, lo cual es complicado ya que va todo entrelazado. Pero hablando mal y pronto y siempre en mi opinion, me parece cualquier cosa ese axioma 3.

    • mm Agustín pero desde el telefono

      Es interesante. Porque estoy completamente de acuerdo con lo que decís. Pero al mismo tiempo creo que te fuiste por una tangente que si bien podía ser interpretada tácitamente, no es a dónde quería ir.

      El patriotismo argentino es clarísimo, y la hermandad argentina es intensa e indudable.

      Pero no esta en nuestro festejo patriótico y nacional la conquista del desierto. O quien ganó o perdió (o siquiera conmemorar) las guerras civiles entre unitarios y federales.

      Hasta el 1900 tuvimos un pasado bélico quizá tan intenso como los yankes. Pero en nuestro eterno dilema con las fuerzas armadas y los gobiernos militares, toda índole de patriotismo se aleja radicalmente al patriotismo militar que viven los estados unidos.

      A qué voy.

      Una bandera es y siempre será un símbolo militar. Nació como eso, y se extendió en la marina mercante para determinar que leyes o bajo que rey responden.
      No veo al argentino festejando su bandera o colgandola en su casa. No somos tan cholulos.

      Creo en criterio personal que la bandera real de argentina es la camiseta. Es en el momento en el que el argentino hace real uso de los colores patrios y reconoce quien es parte de la nación y quién no.

      La camiseta es una extensión de la bandera. Pero en la profundidad del símbolo, me parece mucho más pacifista una camiseta de fútbol, que un símbolo que deriva históricamente de lo militar.

      Va más por ahí el comentario, y la tangente que quería armar. El argentino aún soberbio nacional y patriota, emana desde su coesion social un aura de coexistencia y de paz. Dominar a nuestros hermanos es mediante la pelota y no a los tiros. Y creo que todo argentino va a preferir que nuestra relación con nuestros vecinos se mantenga así.

      Y eso. Por lejos. Me parece un punto fuerte de nuestra nación y no uno débil. El abandonar símbolos patrióticos militares, para tender a los deportivos o a los sociales.

      No es. Ni va a ser sano, a criterio personal, que el patriotismo de un país se construya en su superioridad para destruir, conquistar o atacar. Y no me parece casual la crisis de armas y de locos con armas que sufren y van a sufrir, únicamente por la coesión que los une como nación, que es en gran parte compuesta de símbolos militares.

      • Fede

        A ver antes que nada aclaro esa tangente, a lo que iba es que sonaba (o al menos lo interprete así pero veo que no apuntaba tanto a eso lo que habias detallado en el articulo) que los yankees son «mas patriotas» por llenar las calles con banderitas y demas cotillones mientras que nosotros lo hacemos cada cuatro años. Ojo admito que lo interpreté diferente a lo que quisiste poner, sonaba mas al tipico «ehhhh pero mira que barbaro este otro pais que hace esta otra cosa diferente y por eso el nuestro es una reporonga, si llenamos todo de banderitas ahi si somos patrioticos», ya que es un discurso que lamentablemente se escucha mucho, cuando creo que no hay algo mejor que otra cosa, sino que hay diferencias (de nuevo, es como lo interpreté yo eh).
        Es muy interesante lo que pones de la bandera como simbolo militar y me parece importante agregar que sobretodo con el correr del s.XX la bandera se fue transformando en casi todos los paises en un simbolo muy de ultraderecha. Es normal ver a los grupos mas conservadores tener como simbolo la bandera y creo que fue generandose una apropiacion de la misma que, a medida que pasa el tiempo, ya se vincule casi automaticamente.
        Me parece que el patriotismo es algo muy dificil de mesurar, no sé y desconozco si se han hecho estudios para entender cómo se puede medir si una nacion es mas o menos patriotica. En lo personal siento que en Argentina somos muy patriotas en el punto de que a casi absolutamente todos nos da por las pelotas cuando un extranjero cualquiera viene a criticar al pais desde una posicion casi de soberbia o superioridad (mas cuando este es yankee o europeo, y mucho mas cuando directamente no vive en el pais). Si bien creo que donde esta mas representado es en el futbol, me parece que en general en nuestro pais somos de «saltar» mucho cuando se nos dicen cosas en contra y, al menos yo eh y siempre en mi opinion, veo en eso una parte de patriotismo, o de amor por el pais de uno.
        Me parece muy interesante lo que decis de la camiseta (sobretodo la de futbol), creo que debe haber el quintuple de camisetas que de banderas en argentina. A mi en particular es algo que me gusta, dice mucho de como somos nosotros.
        Buen intercambio de opiniones che y mas alla de lo que puse en el primer comentario, me gusto el articulo. Un saludo.

  2. Leo Giambrone

    Portal… No creo que entre en las características. No sólo porque Chell es mujer. Por la temática y el objetivo. Osea la backstory de Aperture Labs en Portal 2, es una empresa emergente bastante yanki. Pero hasta ahí nomás.

    Buen artículo!

    • Si aislas el portal 1 del portal 2. Si, quiza. Igual se llama Chell, y no Luciana, Onyejiuwa o Karenina. Si bien en tematica no trata en absoluto del norteamericanismo en general, ni bien metes el portal 2 en la situacion, donde un tercio del guion esta dedicado a parodiar el capitalismo corporativo norteamericano en toda su expresion, me es muy dificil aislar al primer juego de sus raices yankes en cuestion.

      Igual, no se si tomaria a portal como un juego de tiros, no se porque paso la lista, porque literalmente no matas a nadie. son juegos en primera persona mas que FPS. El error fue mio en ponerlos en la lista, pero bueno, en mi orden personal de steam, tienen todo el sentido del mundo que esten en FPS, y si quiero jugarlos se me ocurre mucho mas buscarlos en FPS que en Puzzles. Asi que aun en mi error, defiendo la categoria, porque aun incorrecta es la mas intuitiva al portal en si, disparas portales supongo(?).

  3. Zermelo

    En Battlefield V, modo historia/single-player, sos soldados (o soldadas!) de varios países aliados, mayoría no estadounidenses. Eso.

Responder a Zermelo Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here