A varios años de entrar en el mercado y a esta altura siendo casi un estándar en la industria podemos afirmar que la tecnología de discos de estados sólidos es lo mejor que le pasó a las computadoras personales y quizás la innovación más grande en cuanto a hardware después de la introducción de las placas aceleradoras de video por 3DFX allá a mediados de los años ‘90.

Los SSD (ya sea en formato clásico cómo en las nuevas unidades M.2) son – sin lugar a dudas – la primera opción que un usuario tanto de PC’s de escritorio como de portátiles tiene que analizar si quiere mejorar la performance. Si, antes que la RAM inclusive.

La cuestión es que, cuando comenzaron a entrar al mercado, muchos dudábamos de la fiabilidad y durabilidad de los mismos (al igual que pasó con los primeros Pendrives que terminaron siendo, en su mayoría, indestructibles). Todavía recuerdo cuando hacía una imagen del primer SSD que tuve cada 2 semanas… «por si moría de un momento a otro».

¿Y saben qué? Ese SSD acaba de cumplir 10 años.

Una década al servicio

Hace 10 años un Guillermo más joven, escribía esto luego de un tiempo de instalar un SSD Samsung EVO PRO de 128GB:

«Un SSD te cambia la vida». Parece una locura esa frase, es decir, como una cosa que hace que un aparato funcione más rápido te pueda cambiar la vida, más aún en tiempo donde todos bien sabemos que las cosas importantes van por otro lado como nuestra salud y nuestros afectos, pero – seamos buenos entre nosotros –  y enmarquemos estas palabras en el contexto donde aplican y ahí le doy el 100% de razón: Un disco SSD te cambia la vida diaria y si pasás más de 2 horas por día frente a una PC, deberías considerar la compra de uno urgentemente.

Ese Guillermo no era tan feliz cómo ahora, y tampoco sabía que la tecnología SSD no solamente era diabólicamente mas rápida y hacía a las computadoras algo mejor, sino que además y con un poco de suerte, tenía una vida útil excepcional. Y es que, si mi memoria no me falla, son contados con los dedos de las manos los SSD’s y MD’s NVME que he visto morir en el camino.

A diferencia de los discos magnéticos, que por girar y girar, tienen tantas partes móviles, los SSD’s no tienen desgaste. Obviamente las celdas tienen una cantidad «testeada y recomendada» de lecturas y escrituras, pero la realidad es que en la vida real, suelen ser extremadamente longevos.

Así que acá estoy, festejándole los 10 años al pequeño Samsung. Que sigue en una T410, no la primera porque esa está de «PC de escritorio con monitor en mi local» sino que en otra que pude conseguir, trabajando cómo el primer día. Y ahora si, de nuevo, backapeado seguido por si se muere, cosa que dudo que pase en el corto plazo.

Hoy tengo una gran cantidad de unidades SSD, y desde aquel Samsung – toco madera – no he tenido ningún sudden death.

Lo único que intento, eso si, es que todo SSD/M.2 que tenga disponga bastante espacio libre, nunca me olvido.

Feliz cumple querido EVO PRO de 128GB. Gracias por tanto, tecnología.

8 COMENTARIOS

  1. Diego

    Mí Samsung 830 de 128Gb también cumplió 10 años! Me acuerdo que lo pagué $1000 a un pibe de 3Dgames que los «traía». Inició sus servicios con un i5 2500k… Hace pocos días lo jubilé, lo cambié por un M.2 de 256Gb, pero quizás para uso como «pendrive» con un adaptador todavía tenga años de servicio por delante.

  2. Lucas Tañeda

    Tengo un adata de 64gb de hace 10 años y funciona bien. lo uso en una laptop samsung viejita con windows 10.

    La laptop tiene 10 años tambien, es de las que venian color verde, no se el modelo.

  3. Carlos

    La realidad es que nos van a sobrevivir, Hace mas de 10 años que los recomiendo e instalamos en el taller. Aun no hemos visto un solo SSD fallar, ninguno, 0. Curiosamente unidades M.2 si, pero a lo sumo veremos 2 al año.

      • Francovich

        Totalmente de acuerdo con esas marcas, las considero de 1era para el usuario domestico, son las que recomiendo y no he tenido problemas, ahora hace poco he instalado por falta de stock, marcas como Adata y Gigabyte veremos que rendimiento tienen a lo largo del tiempo…

  4. Leonmafioso

    Mi primera SSD la tengo desde hace dos años, por ahora no le he hecho un crystaldisk para ver su salud pero tampoco es que la tenga muy llena, tiene disponible aproximadamente 120 gb de espacio de 240. Dije que iba a sacar varias cosas de allí para no contribuir su degradación.

Responder a Leonmafioso Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here