Existió una época en que a la hora de comprar memorias digitales el usuario solamente debía prestar atención a 2 cosas: la marca y la capacidad. Bueno, 3 si le sumamos la garantía.

Pero luego comenzaron a pasar varias cosas, una de ellas fue la necesidad de contar con mayor ancho de banda a la hora de guardar información en las memorias (un buen ejemplo son las cámaras de fotos que graban en 4k incluso en altos frameratos) y para ello necesitaban un mínimo de “megabytes por segundo” de transferencia que algunas memorias SD –  al ser un estándar con tantos años y tan difundido – no podían cumplir. Es por esto que además de la capacidad las memorias vienen para distintas “clases”, que básicamente define la velocidad de escritura de la misma.

Esto me parece particularmente positivo porque justamente la velocidad se paga. Hoy las necesidades son tantas que sería una tontería pagar de más por una memoria ultra-rápida si la queremos para escuchar música en el auto y quizás sería inteligente si la necesitamos para una grabadora, una cámara digital o un smartphone.

En realidad, las memorias SD actuales son todas SDHC, aunque el “HC” corresponde a las siglas High Capacity o alta capacidad en criollo, después son básicamente lo mismo, salvo que las memorias más nuevas pueden llegar a fallar en equipos diseñados varios años atrás. Lo de las clases, y que es lo que nos importa, es muy simple:

La “Clase” es la cantidad mínima de MB por segundo que una memoria SDHC puede guardar.

Así, una memoria clase 4 asegura una velocidad mínima de 4MB por segundo y una de 10, bueno… 10 MB/S, supuestamente en las peores condiciones.

Por las dudas, y para ahorrarles dolores de cabeza con vendedores que no la tienen muy clara les comento que la clase de la memoria puede verse dentro de “una especie de C”.

La velocidad, ahora también en MB/S

El tema comienza a complicarse con las memorias más caras y destinadas a un ámbito más profesional. Estas memorias suelen ser fabricadas bajo el formato SDXC (Secure Digital eXtra Capacity) y están diseñadas para trabajar con un estándar llamado UHS además de ser compatible con una clase, agregó un estandar en 2009 llamado estándar UHS que consta de 2 clases: Clase 1 (10MB/s) y Clase 3 (30MB/s). Si la memoria es compatible con una clase, aparece uno de estos números dentro de una “U”

El tema es que la velocidad de las memorias ha seguido avanzando y ahora, al ser muchísimo más rápidas también traen bien grande la velocidad máxima de transferencia directamente en MB/S.

La última clase es la clase de Velocidad de Vídeo o “Clase V”, fue creada por la Asociación SD para identificar tarjetas que pueden sostener resoluciones de vídeo más altas y características de grabación. Esta clase de velocidad garantiza el rendimiento mínimo sostenido para grabación de vídeo. Hay clases V desde 6 hasta 30.

Cuando uno ve una memoria SD de las nuevas todo se convierte en un quilombo bastante importante.

Veamos este Sandisk Extreme:

Sabemos que:

  • Tiene 128GB de capacidad.
  • Es clase SDHC 10 (adentro de la C).
  • Es clase V 30.
  • Es clase U 3.
  • La velocidad máxima de transferencia es de 150MB/s.

O sea, es un bardo. Y los fabricantes, como no saben donde uno la va a conectar, le ponen todo lo que soporta la memoria, por más que sea bastante evidente que si soporta velocidades de 150MB/s cumple con todos los demás requisitos.

Como dato anecdótico: las memorias SD también tenían velocidades pero se usaban las máximas que podía llegar a tener (en las mejores condiciones) y la X era la elegida, al igual que las grabadoras de CD. La velocidad que se utilizaba para las medidas era 150 KB/S, misma también que sus primos ópticos. Creo que la mas rápida que recuerdo fue una de 40X que según Kingston (creo) podía llegar a unos 12MB/S con viento a favor y en bajada.

Eso es todo, ahora vos Juan sabés porqué las diferencias de precio entre las “clases”

8 COMENTARIOS

  1. Fede

    Habrá algún tipo de soft para saber de que clase es la memoria? es que si te venden clones chinos, tranquilamente le pueden poner el dibujito de clase 10, 20 o lo que quieran. Estaría bueno eso, probarla en el smartphone o notebook con ese soft y recien ahi decidir si nos quieren cagar.

    • Pablo_S

      Si comprás un clon chino es probable que te vendan una memoria de 8GB, pero en realidad es de 512MB truchada a 8GB

    • Pepoy

      Para los android hay varias aplicaciones en el play como sd tools o una gran variedad para que analizar la memoria aunque yo me quedaría con una duda si la compras y sacas del empaque como pedirás el cambio?

      Yo te aconsejaría que compres en un establecimiento de confianza y le digas esa cuestión en si.

  2. Luchitok7

    Fotografía: lo que recomiendan en los foros son en SD: clase 10 y en CF una de 45mb/s.

    Obvio que mientras mas velocidad mejor, asi tambien te fajan. Suerte en la elección Juan!

    • En las camaras de fotos la diferencia se nota, y mucho.
      Hace unas semanas me cambie de una SDHC 8gb clase 2 a una de 16gb clase 10, con la cámara puesta en rafaga y RAW+JPEG (el peor de los casos) se banca muchas mas fotos seguidas que antes. Lastima que mi cam no soporta SDXC

  3. Leandro

    También eso de la velocidad X no es cosa del pasado, porque además de nombrarte la clase y te indican la velocidad (por ejemplo la mía es SDHC 16gb 45 mb/s 300X).

    Yo me la compré por la velocidad para el modo ráfaga de mi cámara.

  4. Maik

    En su momento, apenas salieron las SDHC hice la inversión para mi entonces Nokia N78 de una memoria clase 6 contra la que venía de clase 2.

    Mas allá de la capacidad, el uso del teléfono en general mejoró en velocidad general… mas que nada con lo que use la memoria claro!

    Y en el Milestone se notó mucho más! Actualmente la memo sigue pasando entre todos mis celus…

Dejá una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here