¿Querés algo HiFi vos, morocho? Entonces vas a tener que desembolsar platita, mucha platita.

Eso me decía siempre mi amigo Phyber cada vez que le consultaba acerca de soluciones de sonido de alta gama. Bosé, B&W, Bang&Olufsen, Marantz, Denon y un sinfín de marcas que suelen ser de bajo perfil pero a su vez de altísimo precio. Para “entendidos el tema” cómo dicen aquellos que consideran a la música – pero en especial a los medios para reproducirla – cómo un medio de disfrute, cómo algo necesario para tener una buena vida. Es algo casi religioso para este tipo de usuarios que respeto en demasía y que durante mucho tiempo (y quizás de forma inconsciente) quise ser parte pero que con el diario del lunes mi capacidad de discernir calidad de audio después de cierto rango de “buena calidad” es bastante vaga.

Apple, después del éxito de sus Airpods (ganó U$D 6 mil millones en 2019) parece encaminada a ocupar otro nicho más dentro del espectro de los usuarios de los auriculares: los entusiastas de la calidad del audio que gustan de una expencia más confortable utilizando el concepto de “la vincha”. Existen varias variantes dentro del segmento, claro, pero la diferencia entre los exitosos Airpods y estos nuevos Airpods Max es sustancial.

A nivel estético son una verdadera delicia.

En mi caso, yo daba por descontado que los de Cupertino iban a caer con unos over-hear y más sabiendo que esas “gotitas blancas” llamadas Airpods se han vendido como pan caliente en estos últimos 2 años. Recordemos que los actuales Airpods se venden a U$D 200, el doble de lo que valen los Samsung Buds y unas 10 veces lo que valen unos Xiaomi Airdots. Así y todo, ya sea por el hecho de que son productos de calidad, porque se adaptan como ninguno al ecosistema de la manzana y por sobre todo, se han convertido en otro objeto de moda (o aspiracional, quizás también) mucha, pero mucha gente los ha preferido por sobre todas las opciones.

La calidad, el precio y la moda

Los Airpods Max de Apple se presentaron y lo que más llamó la atención a la mayoría de las personas – o al menos eso pareció en las redes sociales – fue que el precio de U$D 549 sonaba un tanto descabellado. Utilizando el chip Chips H1 y software, estos auriculares prometen una experiencia de calidad extrema. Con tecnologías cómo Adaptive EQ, Active Noise Cancellation, modo de transparencia y audio espacial los chicos de Apple nos venden unos auriculares inalámbricos que:

  • A la vista son muy agradables (en lo particular me parecen muy lindos).
  • Tienen una integración inmejorable con los productos de la marca.
  • Brindan un sonido muy bueno (lo suficiente para agradar al mainstream).
  • El entusiasta va a querer, porque es de Apple.

Todo eso, por el valor de U$D 549, el punto más interesante del producto ya que la mayoría de las críticas son respecto al precio. Acá es donde yo creo que muchos de los críticos desconocen la excepcional maquinaria de marketing que tiene esta empresa y que le permitirá hacer miles de millones con este nuevo producto.

No confundir valor y precio

A esta frase la decía seguido mi amigo Hugo Pereyra, al que extraño ya que no está con nosotros hace años, y se me hace excepcional para describir las impresiones de este producto. Primero, porque mientras más HiFi es un producto, el precio del mismo se eleva de una manera exponencial y no lineal cómo estamos acostumbrados con los productos de tecnología, y segundo, porque al “ser de Apple” le da un margen muy interesante de “simplemente ganancias” ya que viene con el logo de la manzana (que no es el logo, sino todo lo que significa).

Siempre hablo de lo mismo con mis amigos. Yo puedo hacer una cerveza excepcional, con una gran cantidad de lúpulos americanos y objetivamente quizás hasta mejor que alguna cerveza famosa que ha ganado muchos premios. Ahora… ¿puedo venderla – no ofrecerla, sino que me la compren – al mismo precio que la cerveza galardonada? Claramente no.

El dicho “hazte fama y échate a dormir” también aplica con los productos de Apple. No por nada hace años vienen vendiendo productos de calidad a precios más altos – por lo general, hasta que llegaron los folding – que la competencia y así y todo… ¡los venden! Esa capacidad de hacer dinero la considero maravillosa y es a lo que apunto acá, ya que te venden un producto de igual nivel que la competencia a un precio mucho mayor. Los felicito.

Y respecto al producto en si, las reviews hablan de un producto con un acabado muy premium y un sonido que es realmente bueno y no desentona, pero que aún a pesar de todo eso el precio de venta sigue siendo alto. Quizás la mejor compra para los que están buscando unos over-head de gran calidad sean los Sony WH1000 XM4 sean la compra perfecta y más cuando los precios en la tienda oficial de Sony en Argentina son muy similares a los del extranjero.

3 COMENTARIOS

  1. Si bien nunca fui muy fanboy de Apple reconozco cuando hacen algo bien, pero este no es el caso. Van a vender por ser Apple y pero en mi perspectiva los considero un peor producto que los Airpods y los Airpods Pro en relación calidad/precio, diría que es la peor calidad/precio de todo el segmento, son muy caros contra el resto de la gama contra la que compite e inclusive de varios productos de gamas superiores.

    Los unicos puntos destacable es el sistema de vincha que según los que lo probaron no es incomodo para usar en periodos prolongados, que te dejen cambiarle las copas (aunque cuesten una fortuna), los materiales son buenos, pero para ese segmento de precio, si no lo fueran ya seria injustificable la compra.

    Como mayores contras, tengo dos muy grandes, la primera es que el sistema de uso es TAN básico que ni siquiera podes apagarlos sin depender de la funda oficial que para colmo es grande y difícil de transportar, no es un tipo de uso ideal para salir a la calle con ellos (hablando en un país primermundista), el segundo y es el peor punto de todos para unos auriculares de 550USD, es que solo solo es bluetooth (nada de cable) y como todos los productos de de Apple, únicamente admite códec AAC que es uno de los PEORES códecs bluetooth para uso audiofilo o profesional, es el codec que mayor latencia tiene (hasta 200ms en algunos casos), el consumo de energía es pésimo, sobre todo en equipos Android (que encima no los podes apagar fácil) y el bitrate esta capado a 250 kbps y 44.1 kHz máximo. Esto ultimo para mi hace que para una persona que realmente sepa apreciar el audio de alta calidad, imposible que recomiende este producto para ningún uso no casual que es para lo que una persona consciente de sus finanzas estaría dispuesto a gastar esa cantidad de dinero.

    Es lamentable porque con la compra de Beats y todo el expertise que tiene Apple tenia todo para ser un buen producto, pero contra productos como los Sony WH1000 XM4 que son superiores técnicamente y se consiguen por la mitad del precio (y no son los unicos), imposible recomendarlos.

  2. Hola!

    No me gustan los productos de Apple y menos su filosofía. No valen lo que cuestan, ni mucho menos. Detesto las compras “aspiracionales”, y la gente que las hace me parece patética.

    Dicho esto, gracias a tus tips, me armé de computadoras (y otro hardware) bien a medida en la pandemia (gamer AMD BBB), rescaté el K400 plus que tenía por ahí juntando mugre, (no me pude enganchar con tu teclado Genius, pero si amo mi 600), y acabo de encargar esos WH1000 XM4 bestiales.

    Ahora te tiro yo un tip: Evaluá la BBB xiaomi cmsxj22a, es una masa.

    Gracias por existir.

    Saludos cordiales.

  3. Para mi a esta primera iteración no le va a ir tan bien, falla en varios puntos clave:

    -El diseño no es icónico, de hecho es bastante aburrido y derivativo de otros productos de Apple, como el Apple Watch.
    -No trae accesorios básicos, como un cable de 3.5 mm (se vende por separado) ni conector para usar en aviones. Este es uno de los principales use-cases para este tipo de dispositivos (over-ear con cancelación de ruido), sobre todo para vuelos internacionales, donde muchas aerolineas te siguen pidiendo que uses el modo avión durante despegues y aterrizajes.
    -La funda es ridiculamente mala y no funciona como tal, además de que los materiales son terriblemente baratos para unos auriculares de casi $600.

    Tengo unos AirPods de 2da generación (tuve los de 1ra apenas salieron, pero la batería duró poco más de un año y medio) y están bien para lo que son y para lo que los uso: pasear al perro, salir a la calle en general. Para ejercicio no los uso porque se me resbalan con el sudor. El tema de los AirPods es que son…prácticos. Te los pones y se emparejan, abris Apple Music o Podcasts y arranca donde dejaste. Todo muy fluido y muy Apple.

    Hace un par de meses compré un par de Sony WH1000 XM4 cuando los lanzaron a $35k en la tienda oficial con la esperanza de revender en el futuro. Hace unas semanas, viendo que los precios no habian subido como esperaba y que SONY sigue importándolos regularmente, abri unos.

    Son los mejores auriculares con noise-cancelling que probé, mejores que los Bose QC35 que jubilé (sin tilde Guille, no se pronuncian “bosé” sino “bous. En inglés rima con Nose o con Rose)”. Son tambien mas vuelteros, tenes que descargar una app para usarlos a full y luego calibrarlos. La app hasta te hace sacarte fotos de tus orejas. Pero en este caso la falta de “fluidez” se compensa con la calidad del noise cancelling y las funciones, además de que viene con una funda como la gente, accesorios y que vale $200 USD menos que los Apple.

Responder a Mariano Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here