La caja de cables, es por lejos el mayor don y castigo que tiene un nerd cómo yo a la hora de lidiar con la realidad.

La ecuación es simple, los artilugios digitales requieren de cables para interconectarse. A más pasa el tiempo, más artilugios digitales adquirimos, a más artilugios más cables. Ya voy 30 años de vida, con al menos 20 de friki, y la cantidad de cables que tengo, ya sea en funcionamiento como almacenados, supera el centenar.

Para muchos una barbaridad, para mí, esa leve sensación de tranquilidad, de saber que para casi todo problema de interconexión tengo uno o más cables en mi caja para safar, desde cables de sonido o de video de todo tipo y era, a distintos tipos de transformadores y cargadores e interfaces y etc.

A fin de cuentas, administrar más de un centenar de cosas, requiere un nivel de orden y dedicamiento para hacerla funcional. Tener 100 cables pero no saber dónde están, requiere tiempo para buscarlos. Tener 100 cables pero todos enredados requiere tiempo para desenredarlos. A lo lardo de la última década probe todo tipo de trucos, uno peor que el otro.

Primero, y por lejos el peor de todos, el «atar» los cables. El darles vueltas raras, nudos, formas distintas de intentar «comprimir» el cable con tal de que no se choque o mescle con otros y evitar tener que lidiar con el clásico espagueti de cobre. Sucede que esta técnica si bien es funcional a corto plazo, es impracticable a medio o largo. Primero los filamentos de cobre de los cables se quiebran a más los atas, lo cual baja la vida útil de los cables. Y créanme que no hay peor que tener un cable que no ande, o que ande mal, y no saberlo.  Al igual que es un sistema que es una paja de mantener, ya que cada vez que dejaba de usar un cable tenía que volverlo a atar.

Después fui por una vía similar, pero en vez de atarlos, los trataba con un poco más de cariño y les ponía banditas elásticas. Esto mejoro un poco la técnica en general, pero seguía sufriendo de los mismos defectos. Probe con diferenciarlos y guardarlos en cajitas más chicas, pero requería mucha más infraestructura en forma de cajas, muebles, estanterías y cajones que termine abandonando la idea.

Hasta que hace un par de meses, en lo que fue honestamente una serendipia de fila de caja de supermercado, decidí volver a hacer como en mi infancia y meter todos los cables en una caja. Con una sutil diferencia esta vez, metí cada uno de los cables en una bolsita de comida, esas que se abren y cierran y sirven para heladera.

Esta aplicación soluciona todos los problemas que me encontré en las ultimas décadas con respecto a los cables.

Buscar un cable es increíblemente fácil, siendo todas las bolsas transparente puedo moverlas, apilarlas sacarlas y ponerlas con muchísima facilidad. Evito tener que desenredar cables porque cada cable está en su espacio limitado y ninguno se choca o cruza con otro. Y a la hora de guardar cables, no tengo ni que atarlo ni fijarme donde guardarlo, lo meto en una de las bolsas y se acabó.

Es así como en secuencias del tipo «necesito un cable» pase de tardar 15 a menos de 3 minutos entre encontrarlo, obtenerlo e instalarlo.

Fácil de buscar, fácil de sacar, fácil de almacenar y fácil de cuidar.

Si esta no es la cúspide del almacenamiento físico, sinceramente, no se cual es.

Listo, ya pueden seguir con lo que estaba haciendo, nos vemos en la próxima

5 COMENTARIOS

  1. Eduardo Escobar

    Enrollando los cables y poniendolos dentro del cartón de los rollos de papel higiénico me funciona muy bien. Se pueden etiquetar los cartones para saber que cable tienen.

    Y los cables finos que son fácil de enredar (como los de auriculares) los arrollo en forma de 8 y me he ahorrado mucho tiempo de mi vida no teniendo que desenredarlos.

  2. Alejandro Caviglia

    Excelente tip! Voy a usarlo. Soy un maniático de tener los cables enrollados, ordenados, agrupados por especie, precitados con velcro, etc. Con las bolsitas encima de agruparlos no se ensucian! Penny de TBBT decía que Leonard «coleccionaba» cables, bueno …

  3. Gonzalo

    Compadre comparto la temible caja llena de cables y tranfos sin ton ni son. Más allá de la gomillas que con el tiempo se deshacen a ponerlos dentro de tubos de rollo de cocina probé de todo, así que veremos como nos va con las ziploc.

    Pero mas alla de eso y hace mucho que no me pasaba me tope con algo q no conocia en tu nota… la palabra «serendipia» a lo contrario a toda logica y buscar en google su significado levante el culo de la silla y busque mi muy olvidado Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado… fue un viaje a mi infancia (tengo 42) la sensacion de buscar palabras me llevo a un momento de mi vida mucho mas sencillo y lleno de amor por parte de mi viejita… agradezco la añoranza que encontre sin querer en una nota sobre cables…

  4. Martin

    Gran, gran idea, lo voy a tener muy en cuenta.

Responder a Saludos Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here