Septiembre del 2000. Cae mi – todavía ahora – amigo Edgardo a casa, y me pregunta… ¿no tenés un disco rígido tirado por ahí?

Tenía un viejo Quantum Bigfoot de 1.6GB y un Seagate de 4.3GB que, esto es increíble, me había regalado otro amigo que ya reparaba computadoras y que había abierto porque tenía trabado uno de los cabezales. Lo más loco es que si bien este HDD hacía algún que otro ruidito raro y marcaba sectores defectuosos cuando se le hacía un SCANDISK bajo DOS, tenía cierto grado de confiabilidad, por lo que pensé en ese, mientras preparaba el mate.

Ahí aprendí a Instalar Linux, por las dudas desconectemos el disco donde tenés Windows y le metemos bala.

No habían pasado 3 o 4 mates cuando ya teníamos desconectados el cable IDE del flamante Maxtor de 10GB donde tenía casi toda mi vida virtual por entonces (música, películas y juegos incluidos) y conectamos aquel bendito zapatero. Edgardo entraba en el setup del BIOS y elegía CD-ROM como método de arranque.

Por entonces yo no era más que un usuario de Windows con ciertos conocimientos de ir tocando y rompiendo. Recuerdo que tenía recién instalado una versión casi final de Windows XP y estaba sorprendido de lo bien que funcionaba aquel reestyling de Windows 2000 con claras características para los usuarios hogareños. Mientras íbamos por el décimo mate observaba cómo Edgardo se la pasaba yendo y viniendo entre pantallas con un azul muy chillón.

Había que hacer todo, casi de manera artesanal. Romper la partición de Windows, crear varias particiones – haciendo los cálculos para la partición del sistema, para la partición SWAP (memoria virtual) y para el home – para luego comenzar con la configuración de absolutamente todo. La interfaz, luego me enteraría que estaba basada en algo llamado NCURSES, era tan vetusta y rústica cómo funcional, quizás lo más alejado de lo que venía mostrando Windows o Mac por entonces. El tiempo pasaba, entre elecciones hasta de cuál interfaz de red era para Internet y cuál para la red local, y más me gustaba la cosa, hasta que llegó lo mejor…

Tengo que compilar el Kernel, ¿me ayudás?

Lo mío siempre fue más el Hardware que el Software. Los fierros eran mi perdición y desde que podía pagar algunas horas en los cybers me la pasaba en sitios cómo HardOCP o Tom’s leyendo sobre micros, placas de vídeo, memorias y chipsets. Supongo que por eso Edgardo me pidió ayuda ya que conocía a la perfección – o casi, porque al final uno conoce lo más superficial, pero bueno – todas las partes que tenía mi PC por entonces. Creo que era un AMD Duron 700, con 128MB de memoria RAM SIMM y una Geforce GTS, todo ensamblado en un motherboard ATX ASUS Socket A de gama bastante baja, pero cumplidor. Compilar el kernel nos llevó otro termo de mate completo mientras elegíamos los módulos y copiábamos unos comandos escritos en unas hojas impresas que teníamos sobre la mesa. Era mágico, hermoso y esa sensación de “poder hacer más cosas que elegir el nombre de la PC” también daba cierta sensación de poder.

Slackware dejó de “hacerse” en 2016 y esta es una captura de su ultima versión. Si les parece rústica, imaginan lo que era en el año 2000.

El gran problema era el módem. Ahí me di cuenta que más que modem, lo que teníamos la mayoría de los usuarios era lo que en el mercado se conocía cómo WinModems. Eran aparatitos que, para ahorrar componentes utilizaban una “emulación por software” que funcionaba “bien” en Windows pero en Linux eran de terror, nos llevó un par de horas de compilación, pero funcionó.

Una consola, varias interfaces

“Te instalo KDE, porque me gusta más el gestor de archivos”. No entendía nada… hasta que comprendí que había una separación de capas entre la consola y la interfaz gráfica. Algo cómo lo que teníamos cuando usábamos DOS y abríamos Windows, pero podíamos elegir entre varias interfaces, según nuestra preferencia.

Comencé a entender el concepto de software libre. De comunidades trabajando con un objetivo pero a la vez dispersas, algo totalmente opuesto a lo que una empresa persigue. Así conocería Gnome y a Xfce, que “levantar la X” era, justamente, pasar de la consola a la interfaz y que todos estos entornos de escritorio tenían sus cosas buenas cómo sus cosas malas, pero que el aire que se respiraba era otro.

Con los días también de uso y mientras investigaba más y más sobre Linux y cómo hacer andar ciertas cosas que en Windows eran fáciles me preguntaba porqué no laburaban todos juntos para hacer algo realmente bueno y pelearle el mercado a Windows. A ver, por entonces era un joven algo idealista que quería ver épica en todo y creer que algo tan descentralizado cómo los proyectos en Linux podían ponerse de acuerdo era no solo utópico, sino que iba en contra de la filosofía en si misma.

Lo genial de GNU/Linux siempre fue el abanico de posibilidades. Que cualquiera – con conocimientos – se podía hacer una distro y a partir de ahí construir lo que quisiera. Seguí usando Linux cómo segundo OS durante años. Me quemé las pestañas con Slackware hasta que conocí Mandrake, que luego se llamaría Mandriva. Nunca me convertí en un experto, lo que siempre ha sido, quizás, mi gran deuda con la informática.

Un amor no correspondido

Creo que yo siempre quise mucho a Linux, pero Linux no me ha querido mucho. Viniendo del palo de Windows debo reconocer que eso de la consola, y por más poderosa que sea, siempre me ha parecido bastante frustrante y algo difícil de aprender a dominar. Por mi parte, me dediqué más a aprender todo lo que pude de Windows, hice MCSA, cursos por aquí y por allá, laburos de AD e ISA Server, siempre me pudo más el tema de las ventanas.

Distinto ha sido la suerte de muchos amigos que he conocido en la calle de la informática todos estos años. Tipos que han avanzado mucho a nivel laboral debido a sus skills – y su memoria – a la hora de comprender y dominar tantos comandos sobre una fría pantalla negra.

Hoy, de vez en cuando meto mano en alguna cosita y no mucho más (y siempre con respeto). GNU/Linux ha sido uno de los proyectos más ambiciosos e increíbles de la historia de la informática.

Ahora, me queda preguntarte a vos… ¿te acordás de tu primera vez con Linux?

14 COMENTARIOS

  1. Edgardo

    Que memoria amigo, cada detalle!

    Ya ni recordaba los dolores de cabeza con los WinModems por conexión dial-up, recuerdo que casi todos eran motorola SM56 y costaba bastante que levante el módulo y ande, que épocas!

  2. Edgar Ilasaca Aquima

    Ah yo me acuerdo que empece a usarlo para revivir mi portatil Compaq Presario C300, ya que con Windows 7 no andaba bien, empece con Chromixium OS, que basicamente era Ubuntu con una interfase a lo Chrome OS (Como ahora lo quieren hacer con Ubuntu Web Remix), hacer funcionar todo me obligo a aprender sobre la terminal y con ensayo y error pude aprender un poco, lo usaba como segundo equipo para navegar y asi lo use hasta que paso a mejor vida hace un par de años, en otros equipos viejos de la oficina donde trabajaba llegue a usar Ubuntu Mate, Q4OS basado en debian (queria un linux con apariencia de Windows XP), y MX Linux, aunque ahora quisiera un equipo para instalarle Chromium OS o CloudReady.

    Saludos desde Perú y Felices Fiestas

  3. Enrique

    Marzo del 2000, empezando mi ultimo año del secundario, ya hacia un par de años que venía viendo y usando en algún mítico ciber ñoño del centro cordobés, me decidí y en mis manos tuve un CD de Corel Linux, que fue a parar directo a mi computadora hogareña, con mi viejo enojado que abriera el cpu para poner y sacar otro disco duro. Después terminó en la compu de un amigo al que le interesaba mas el futbol y la play y no tenía drama que usara su compu de laboratorio.

    Y así continuó el largo viaje a través de Red Hat, Mandrake, Slackware, PCLOS, Mandriva, Slackware, Devuan… y Slackware.

  4. tUTe!!!

    Mi primer contacto fe alla por el 2000/01 cuadno una pc users vino con Corel Linux, puse el cd, lo instale y no me anduvo, no entendia nada y no tenia internet y era un puberto de unos 15/16 años, ahi lo deje y despues el laburo me fue llevando a meter mano.

    Te digo Guille que le des sin miedo q linux es relativamente facil una ves q entendes q todo es accesible como texto y es todo manipulacion de texto en el os (muy simplificada mi definicion) yo con esa idea meto mano donde sea, hoy laburo como sysadmin glorificado (devops) donde meto mano en todo os que se me cruce y salgo adelante siempre.

    Igual tener el tel del amigo nerd de linux nunca esta mal… jaja pero si tenes la posibilidad de meter mano en un lado y por otro tener Internet para consultar, no hay nada que no puedas hacer.

    • Cristian

      Asi es yo tambien pase por la RedUsers. Y me frustree sin poder seguir. Creo me jodio el tema de drivers. Si mal no recuerdo el primer linux que pude instalar fue Linux magic o algo asi. Pero no paso de ser una curiosidad. Un chiche.

      En parte lo que dice en la nota de particionar y consola. No me extrañaba ya en DOS y Windows use mucho. Pero claro sin conocer ni un solo comando linux olvidate.

  5. eVer

    ¡Guillote! me hacés revivir algunos de los años más hermosos de mi vida. 2001 fue, también con Slackware. No sé como compré una revista “Users Linux” donde unos cuantos fanáticos me convencieron. Y venían con un CD de Slackware (creo que la versión 6) y otro con programas para compilar. Tuve 3 intentos ese mismo año hasta que pude hacerlo andar medianamente bien. También sufrí los Motorola SM56 Speakerphone, el WinModem más vendido. Hasta que dí con el módulo de kernel mágico que lo hacía funcionar sufrí muchísimo, aunque no necesité compilar el kernel. Después contraté Arnet y sufrí un poco más con el famoso módem USB alfajor, que también necesitaba amor consolero para hacerlo funcionar.

    ./configure, make y make install fue lo siguiente que aprendí a manejar. De hecho, no comprendí el concepto de repositorio y paquetes hasta bastante tiempo después. Pensé que la compilación era la única manera de instalar software en linux. Pensar que ahora hasta Windows intentó pasarse al sistema de repositorios (ahora estilizado como “Tienda de aplicaciones”).

    Y qué decir de KDE 2, me enamoró, hasta el día de hoy lo sigo usando (Plasma 5). No hay un DE tan hermoso y completo como este. Eso de que de fábrica tiene un aire Windows pero es súper configurable, me compró.

    Así que sí, 19 años después, sigo en una relación con este hermoso SO. Ya no me sorprende y emociona tanto como al principio, pero lo sigo amando, como pasa en un matrimonio que lleve este tiempo ;-). Sigo abriendo esa fría pantalla negra con letras blancas para aprovechar algunos comandos ultra poderosos como mogrify o mmpeg para hacer operaciones masivas sobre archivos y esas cosas. También las actualizaciones las hago religiosamente por consola cuando descubrí esta maravilla de Arch y su rolling release. También tengo mi deuda con la parte más avanzada del pingüino (IPtables, AppArmor o SElinux, etc) pero confío en seguir aprendiendo.

    Un abrazo de pingüino y Ñu para vos

    • Oscar G

      Iba a contar mi historia pero es… basicamente igual a la tuya. Es increible.

  6. cristian

    Veo que hay muchos hijos de PCUsers/RedUSERS que tomaron su primer contacto con linux gracias a esa revista magica. Como se extraña

  7. Mario

    Corel Linux sólo lo vi en folletos (los tengo entre mis libros). En la UTN organizaban conferencias.

    Había una marca de PC, Tonomac, que el CD de recuperación era un Knoppix con un script que volcaba la imagen de Windows desde otra partición. Estuve meses estudiándolo (no tenía internet, pero tenía su manual sobre como gestionar Linux). KDE3, muchos juegos, todo en un CD.

    Ya con la popularización de la banda ancha probé ubuntu 8.04, y desde ahí hasta hoy.

  8. Javier E. Sola

    Ufff, Año 99, en una lan party de Quake2 con gente del clan en un depto de uno de los miembros (Hernan, que paciencia nos tenias)…

    Uno de los pibes (el más joven de todos, y curiosamente recuerdo que le gustaba la musica de Ricky Martin), Nickname: Pitufa, se aparece con una torre sin tapa, varios rígidos, y un par de coolers sueltos colgando de los cables, el flaco tenia una version de “Slackware”, el “True Unix de los Linux”. Ahi me enamoré de esa pantalla negra sin escritorio, que podia ejecutar varios servers de Q2 a la vez sin perder performance, cosa que en windows era imposible de hacer. Incluso en esa ocasión conocí la beta de mod de un fps menos agil que luego sería llamado “Counter Strike”. Un par de años despues, buscando un regalo de cumpleaños para mi hermano en Galería Jardín, veo una caja azul que decía “Slackware 7” (Sí, fue igual que la bola de boliche que Homero le regala a Marge).

    Y ahí empecé a caminar por los empedrados caminos de gnu/linux… pero esa, es otra historia.

  9. Maximiliano

    Suse 6. Año 99, me regalo el CD un compañero de colegio que el padre trabajaba en la cablera mas grande de Tucumán, ese fue mi primer contacto, nunca pude hacer levantar las X en la SiS 6326… Se me iba de frecuencia el monitor, bastante frustrante, Slackware un tiempo después, pero seguía sin levantar entorno grafico a pesar de que siempre tuve mucha facilidad de utilizar comandos en DOS. Como dicen aquí, mi primera experiencia exitosa fue Mandrake, al mismo tiempo en una Users regalaron BeOS (no era linux-pero era lindo en serio) y me habia enamorado totalmente…

    Mas tarde vino la época dorada de Ubuntu… 2008/2012… y hoy me volví mas sysadmin de Microsoft… disfrute mucho la verdad todos esos años. y tb renegué como negro con el winmodem de motorola SM56.

  10. Milo

    Tengo un amigo del secundario muy muy groso. Año 1996 me dice “salimos del cole y vamos para tu casa que tengo algo para instalar en tu compu” Mi compu era una 486 dx2 con una trident svga vesa, sound blaster 16 y lectora de cd 2x (enchufaba en la placa de sonido con conector propietario).
    Desde la primera vez que vi linux y todo el despelote que tuvo que hacer para hacer andar todo incluso la lectora de CD (un groso mi amigo la verdad) me desamore de linux, nunca pude quererlo, y lo intente muchas muchas veces despues de esa experiencia. Cuando termino levanta la interfaz grafica y yo esperando ver no se… cosas tridimensionales o inumerables juegos desconocidos, vi una cosa parecida a win 3.1… le dije y ahora?? y me dice bueno usalo … se fue y vole todo al diablo y mande win 95 de nuevo para jugar al buscaminas :P. Creo que era un red-hat pero no estoy seguro.
    Con el laburo tengo que lidiar seguido pero ya es otra etapa… laburo pero sigo eligiendo las ventanitas siempre que puedo.

  11. Sebastian

    Acá otro que conoció el SO del pingüino de mano de la PCUsers y Corel Linux, comienzos del 2000 si mal no recuerdo.

    Lo que sí me acuerdo biens es que fue frustrante, intenté instalarlo siguiendo lo que decía la revista, me acuerdo que hasta la frecuencia de barrido horizontal y vertical del monitor tenía que indicar durante la instalación. Finalmente logré instalar pero no funcionó bien y no tenía ninguna referencia en las hojas de la PCU como para poder solucionar, así que terminé desistiendo.

    Igualmente después en el centro de cómputos de la facu (Facultad de Ingeniería de la UNLPam, en Gral. Pico – La Pampa) hice un pequeño curso de operador de GNU/Linux -el profe se llamaba Efraim si mal no recuerdo- pero nunca lo usé como SO principal.
    Luego en el 2008 conocí Ubuntu y desde entonces he tenido acercamientos; usé Lubuntu más de un año en una vieja portatil LG pero finalmente lo malo conocido simpre gana y acá estoy, con el viejo y querido W7.

    Saludos y buen 2021!

  12. Andres

    Mi historia comienza con un Pentium de 133mhz, 16mb de RAM, año 2002 y yo con unos 13 años. No recuerdo el inicio de mi locura, pero siempre quise que todo funcionase mejor, mas rápido, y habia leído en algún lado que Linux era mas rápido que windows. No tenía amigos del palo, sin conocer gente que me pudiera tirar un Norte leía y leía en la hermosa de internet de la época (a escondidas con dialup y páginas tipo geocities). Red Hat dio una conferencia un auditorio de un Diario Provincial (ni dios sabe porque paso esto en Mendoza) y fuí feliz, sin entender nada… me regalaron un cd al terminar y recuerdo acercarme al tipo que dio la conferencia y decirme textualmente “el kernel necesita 32mb de ram para funcionar”. Fin de mi emoción, comienzo de mi obsesión… segui leyendo en páginas random y fui a parar a MU Linux, entraba en algunos diskettes.

    Adrenalina, lo desconocido, siesta en mi casa, a escondidas. Primer intento: pise la partición de Windows. En mi mente linux se tenia que instalar en algo tipo c:/mulinux , como Windows!… desastre, reinstalar Sindows. Segundo intento al otro día, lo logre. Arcaico, horrible, horas para lograr la conexón PPoE (era así? jaja)… pero me enamoró, mi computadora era diferente, era un mundo nuevo. Y de ahi, con cada actualizacion de la pc familiar, a probar mas distros. Mu linux, Puppy Linux, Mandriva, Ubuntu, Fedora, Suse, Arch… y hasta el día de hoy es mi SO de cabecera, siempre con un dual boot para tirar los juegos o la suite de Adobe.

    Para mi fue como un equipo de futbol, un sentido de pertenencia a la comunidad nerd. No me dediqué de lleno al rubro informático hasta este 2020. Pero siempre estuvo ahí, para romper un wifi, para aprender, para apoyar la ideología hermosa del soft libre.

    Me puse melancólico, ya lo sé jaja.

Responder a tUTe!!! Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here