Ya sea en películas, series o videojuegos, es innegable la presencia de los spoilers a un punto en que es innecesario tener que explicar definir o traducir esa palabra anglosajona a nuestra lengua hispana.

Los spoilers se sumaron a esa serie de palabras importadas del internet que llegaron para no irse jamás, omnipresentes productos de la hiperconexión de las redes sociales.

Para muchos un monstruo que merece ser eliminado, para otros un monstruo que merece ser temido, contactos no faltan en nuestras redes que huyen de las mismas cuando esta por salir un capitulo, una película o un juego que vienen esperando (o hypeando diría yo) hace tiempo.

Esta nota es un producto directo del mediático spoiler que sufrió la secuela del Last of Us – saga insignia de Sony y Naughty Dog – en el que sin duras penas un alma oscura y corrupta subió una hora y media del juego (especialmente el final del mismo) para el deleite entero de media Internet.

La reacción del publico no se hizo esperar, con muchos fanáticos decepcionados por la trama y la historia, acompañados de una serie de trolls que no se cansan de repetir los spoilers en cada noticia y posteo referido al tema o al juego en general.

«Mirá que buen temita se me ocurrió dspués de acuchillar a este».

Sin querer inculcar en el origen o el objetivo de este supuesto criminal, es indudable al día de hoy no afirmar el tremendo efecto que tienen los spoilers en la experiencia general, como tampoco se puede negar el efecto que tiene en las ventas o las críticas, algo que parece preocupar y mucho a la serie de hombres de trajes que existe detrás de estas industrias.

Ahora, en un principio los spoilers nacen de una necesidad automática que tenemos como personas hiperconectadas de compartir nuestra experiencia con nuestros pares. Siendo muchos de estos spoilers producto del entusiasmo de sus consumidores.
Lo más interesante al respecto es la ciberetiqueta con la que comienzan a manejarse estos spoilers, desde tomarse una semana de silencio, a anunciar previamente “aquí habrá spoilers”, a mi técnica favorita aplicada en gamefaqs que es directamente ocultar el texto salvo que el usuario desee accederlo clickeando en el.

No obstante, esta etiqueta no es muy respetada por trolls, cosa que genera que cualquier usuario acérrimo a los spoilers no tenga la capacidad de poder confiar en la auto moderación de la comunidad. Aunque también cabe destacar que esta etiqueta aún no está definida en general. ¿Particularmente cuánto tiempo hay que esperar para que un spoiler deje de serlo?

¿Días? ¿Meses? ¿Años? A esta altura es difícil no encontrar un ser humano consciente sobre el padre de Luke, el caminante del cielo. El que en un principio fue considerado el plot twist del siglo, hoy es imposible llegar a ver las películas sin haber visto previamente alguna de las incansables parodias que fueron creadas inspiradas en su padre a lo largo de la historia. Y aun así, la comunidad entera no sabría definir si un evento sucedido en una película que tiene ya décadas constaría formalmente como un spoiler que valdría la pena ocultar.

Formalmente, que consta de un spoiler depende del consumidor. Y bajo ese criterio, vengo a poner mi pequeño granito de arena de que, y cuando considero spoiler a un spoiler. Y particularmente una guía de como prevenirlos.

Viendo que la gran mayoría de entretenimiento industrial que consumo son videojuegos, todo lo que está escrito gira en torno a ellos. Pero es medianamente aplicable a todos los medios de consumo actuales.

Los spoilers los divido en 2 grandes grupos, spoilers generales o spoilers argumentativos.

El primero trata de cualquier información en general que trate sobre el medio a consumir, y el quizá más gris de todos los spoilers. Qué actor va a estar en que película, que mecánica tiene que juego, donde pasa la historia, que tan largo es, como se juega un juego. Hay jugadores (en los que me incluyo) que cuando saben ya que van a comprar y jugar un juego, prefieren realmente no saber nada.

Esto va, irónicamente en contra de la voluntad de la industria, quienes en son de generar hype, producen a mansalva una infinita cantidad de trailers, publicidades, entrevistas, vídeos y rumores sobre el producto a consumir con tal de generar interés o en el mejor de los casos ansiedad de consumo. Es aquí donde la voluntad del productor y de algunos jugadores simplemente no conecta. Y si bien es ridículo asumir que por haber visto un vídeo que muestre las mecánicas de un juego, o alguno de los niveles incluido en el mismo nuestra experiencia se vería afectada, hay algunos que preferimos entrar a un juego con los ojos absolutamente cerrados para sentirnos sorprendidos en todo momento tanto por los gráficos como por las mecánicas. Remontándonos a una época donde nada se podía saber de un juego más que un título y una portada. Será la nostalgia hablando, pero hay veces donde no saber nada de un juego, y no tener ninguna pretensión sobre el mismo me permite disfrutarlo más, o al menos no decepcionarme por no estar cubiertas mis expectativas al respecto. A esta altura, son muchos más los juegos que me decepcionaron por hacerme ilusionar con previos contenidos, que los juegos que disfrute por haber comprado ciegamente ya sea por una recomendación amiga o la simple aleatoriedad.

La mejor forma de evitar estos spoilers es simplemente no buscando nada sobre el tema en cuestión, ignorando todo tipo de noticias y demás e incluso, si se usa redes como Twitter, silenciando las palabras en cuestión.. Y a fin de cuentas es mucho más fácil de lo que parece, es muy difícil spoilearse (¿espoilearse?) algo si al mínimo contacto con el título apagamos el cerebro.

El segundo tipo de spoiler, el argumentativo, es todo aquel que trata sobre la trama o el guión del mismo. Y con este tengo sentimientos encontrados. La mayoría de las veces no me molestan. Y muchas veces me generan mas ganas de consumir el producto que arruinármelo.
En cierto criterio (y esta opinión es muy personal, no espero que muchos empaticen con ella), si contarte el final de una historia, arruina la historia, entonces no es una buena historia.

Lo que a mi gusto hace una buena historia es el desarrollo de la misma, no el plotwist del final.

Haber sabido el linaje de Luke no me arruino ni me arruinara en absoluto la película, por que el guión no está construido sobre ese plot twist en general. Si saber el final de un juego o una película me arruina la película, es que, para mi gusto, no es una buena película.

Y en cierto criterio, las películas y juegos que más disfrute son aquellas donde los finales suelen ser absolutamente predecibles.

Por otro lado, me aparecen situaciones como la de Evangelion, que de no haber sabido el final de antemano no la habría visto jamás.

Muchas veces un buen spoiler argumentativo me vende mas que me arruina. Pero eso es únicamente sostenible cuando no tengo un interés previo anterior. Por otro lado, me pasa con series de momento que suelo dejar o patear para más adelante donde los spoilers me son transparentes.

Me canse de haber visto y leído spoilers de Juego de Tronos, pero al no estar interesado no recuerdo ninguno; salvo por un par de memes, mi conocimiento sobre la serie se reduce a que hay una señorita con dragones. Entonces, la única forma de evitar este tipo de spoilers es esperar, meses o quizá años; dejar que pase la marea fanática, y encarar el arte a consumir cuando más cómodo me sienta.

Todos vimos a la chica arriba de un Dragón. El que arranca la serie hoy ya tiene spoileada la mitad de la trama…

A cierto criterio me hace meditar, que en estos tiempos de hiperconexión, las historias que dependen de un giro de trama al final de la historia se vuelven incompatibles con la forma que tenemos de consumir y compartir historias.

No somos islas a la hora de consumir, solemos consumir lo que nuestros pares consumen y solemos compartir aquello que nos inspira. Ya sea amor u odio.

Esto lleva a que los spoilers se tornen algo natural en la forma en la que compartimos estas experiencias. Después de todo, son los menos los que disfrutan ir solos al cine, ya que una de las experiencias más gratificantes de ver una película es tener alguien con quien compartir tanto la crítica como la pasión de lo recién consumido.

Siempre va a haber alguien que lo haya consumido antes que nosotros, y siempre habrá alguien que lo consumirá después, el hecho de querer compartir la experiencia vivida tiende a la existencia y proliferación de spoilers en toda red social masiva.

Como dije, los spoilers llegaron para quedarse. Y dependerá o de nosotros en cambiar la forma que tenemos de compartir nuestras experiencias con el entretenimiento, o de los creadores en fabricar historias que no sean arruinables con el conocimiento previo de algún u otro detalle particular. Soy bien consciente que un buen número de historias se tornarían incontables (como el club de la pelea, una de mis películas favoritas), pero al mismo tiempo, los tiempos cambian, y la gente cambia la forma de relacionarse.

Antes solo podía spoilearte tu hermana o tu tío. Hoy, un hacker que tuvo acceso privilegiado a los archivos de un juego que aun no salió y esta por salir, logro spoilear a medio mundo en cuestión de segundos. La cultura del spoiler está más viva que nunca.

2 COMENTARIOS

  1. Aleon21

    Yo opino que los spoilers me son indiferentes. La verdad es que prefiero que me digan el final de un videojuego, serie o película para saber si merece la pena enterarse como se llega del punto A al Z, pasando por las demás letras. En mi caso no me molesta. Pero siento que mucha gente debil de cerebro no está lista para tener esta conversación

  2. Fer

    Alla en los años 80 hubo un exito de taquilla llamado «cuando harry conocio a sally». Harry dice leer la ultima pagina primero, asi si se muere sabe como terminaba el libro. Fue un spoiler del fututo? No lo se. Pero el dato siempre me quedo

Responder a Fer Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here