Quake fue una de las sagas de videojuegos que más ha marcado mi vida.

Quake 2 fue el primer juego que instalé en una Lan Party, y el primero que jugué. Un Capture the Flag. Increíble la sensación de jugar contra otros. Imaginen a alguien que sólo jugaba en su PC contra el sistema en un Pentium a pasar a jugar contra otras personas en un recién estrenado K6-2 500 con 32MB y S3 Savage 4 de 32MB. Nunca nada se sintió cómo eso.

Obviamente mis primeros pasos en el mundo de los first person shooters fue duro, pero con el tiempo y la incoporación de un Microsoft Intellimouse Explorer (quizás el mejor mouse de la historia) que jubiló a un Genius Serial fueron armando a un Gamer decente que paso a paso se convirtió en un hábil y rapaz Quaker. Saldría, conjuntamente, el que fuera uno de los juegos que lo cambiaría todo: Quake 3 Arena.

Eran principios del 2000, no había un mango, pero mis primeros trabajitos arreglando las PC’s de parientes, amigos y vecinos comenzaban a dar sus frutos. Mi hermana por entonces vivía en Buenos Aires y en una visita le encargué una Geforce 256 que – no entendíamos bien porqué – el famoso vendedor EPISODE tenía a la venta a tan buen precio. Fue mi primer acercamiento a un hardware de gama alta, y un cambio maravilloso a mi setup.

La Turbomachine se había puesto algo más seria. 64MB de RAM y La Geforce 256 con su T&L por Hardware (que jubilarían a 3DFX) se lucían en las “Lanes” junto a un hábil Guillermo que por entonces apenas tenía edad para votar. Llevar la computadora a esas reuniones era todo un reto, principalmente por el peso de los monitores CRT que eran enemigos de nuestras espaldas.

Y fui mejorando. LAN tras LAN subía en los Rankings de Quake 3 y en los desafíos de Clanes estaba en el TOP 3 de mi equipo. Nunca en ningún otro juego sentí esa sinergia hombre / máquina cómo con ese. Estaba casi directamente conectado a la computadora y la misma hacía todo lo que le ordenaba. Llegué a dominar tanto el juego que, con el tiempo, jugaba online con una conexión Dial Up de 56K y un ping de 400MS. Y lo mejor, es que a veces pegaba los Railguns.

+turbO era mi nickname (si, era un chiste malo, pero entiendan que era muy chico) y en las juntadas grandes todos preguntaban quién era ese turbO que no deja de fraguear. Cuestión de orgullo que a la distancia parece una tontería pero que por entonces nos daba cierto prestigio. Cosas lindas de la vida de gamer, de un gamer bastante multifacético que supo ganer torneos de FIFA y Mortal Kombat, también, pero que a la vez fue un eterno suplente en el fútbol infantil.

Y los años pasaron, y por muchos de ellos dejé de jugar online a los FPS. Por un tema de conectividad primero, de la vida luego (durante mucho tiempo me dediqué tanto a esto de los blogs que no tenía tiempo para jugar) y porque ningún juego me generó esa adrenalina que me generó Quake 3 Arena, principalmente el mod Rocket Arena – pasaron más de 15 años sin sentirme competitivo, hasta que de la mano del fenómeno Nate Gentile le dí una oportunidad a Quake Champions y me volví a sentir de 20, al menos sentado en la PC.

Si bien los gráficos están lejos de los nuevos “AAA” siguen siendo demasiado buenos para nosotros, los veteranos del Quake.

Quake Champions es un juego gratuito, es básicamente una Arena donde te cagás a tiros en distintos modos (del Free for All hasta Matanza en Equipos o Capturar la bandera) y si bien los gráficos mejoraron muchísimo y se han agregado varias modalidades que le dan una capa extra de complejidad, en el fondo sigue siendo el mismo “Quake de siempre”.

Y si bien en estas semanas que juego (no mucho, una hora por día como mucho) he mejorado y mucho, tengo la sensación de que, 20 años después, no soy el mismo jugador que antes.

Luego de un período en donde creo que ya estoy “fino”, noto que muchas de las “mañas” no se me han ido, pero sí siento que ya no tengo ni la precisión ni la velocidad que tenía antes.

Al principio fue frustrante, creí que era el mouse, que era alguna setting del juego, pero una vez que la famosa simbiosis hombre / máquina fue lograda (no tanto como con Quake 3 Arena, pero simbiosis al fin) me doy cuenta que, aún con un maravilloso ping menor a 40MS, mi calidad en el gatillo no es la misma.

No soy ni tan rápido ni tan preciso. Por ejemplo, con el Railgun (un rayo laser super mortal pero que sólo pega si se tiene alta precisión) estoy casi muerto.

Costó, durante varias partidas fue algo raro, pero a diferencia de cuando era un “buen gamer” ahora lo tomo distinto. En las partidas soy “cola de perro” y muchas veces lucho para no salir último o llegar a mitad del ranking. Me alegro mucho cuando tengo un buen par de killers y me río mucho cuando veo algún crack en sus 20’s pegándome 2 o 3 misilazos seguidos en el medio de la frente. A veces me caliento y le pego a la mesa, pero lo disfruto, la paso bien.

Creo que en el fondo, y por más tiempo y práctica que le siga poniendo, no voy a volver a ser el gran Quaker que fui a los 20.

Pero qué mierd* me importa, al fin y al cabo sigue siendo una pasión. Una divertida, hermosa y frenética pasión.

Dénle una oportunidad al Quake Champions, por más que estén, como yo, en el club de veteranos.

6 Comentarios

  1. guti.ph

    Hace poco jugué un rato al Quake2, años que no jugaba. También jugaba al Unreal, y vi que en EpicGame lo tiene gratis también! Que buenos juegos! Voy a probar el Quake Champions, Gracias por la data. Saludos!

  2. Tomas

    Excelente post. Me pasa lo mismo. Volví a jugar a un FPS después de 15 años, y los pendejos me cagan a tiros. Una salvedad, ahora juego desde la play, y se nota cuando te agarra alguien con mouse. Te dispara desde cualquier lado y te emboca.. Pero bueno, lo mismo reconozco que los pendejos son mejores.

  3. GecKoTDF

    Como tambien antiguo jugador de Quake y victima del implacable paso del tiempo, creo que voy a dar una opinion al respecto.-
    Si bien el paso del tiempo es crucial en todo esto, hay primero que nada un cambio de tecnologías, jugar en un CRT y luego en un monitor LCD (comun de 60 / 75 hz) afecta bastante para este tipo de titulos, si no jugas con 144 hz que te va a dar una base de input lag de 1ms que sabemos en la practica es 7 total como bueno – Ya corres con una desventaja a tus reflejos.-

    Luego no creo que se pierdan los reflejos netamente con los años, si incrementa la curva de aprendizaje, pero es una cuestion mental, estimo que las cargas de jovenes que se limitaban a que una pibita te de bola o no llevarte media curricula a marzo.-
    Hoy creo que de fondo hay una cierta carga mental que afecta no a los reflejos sino a la curva de aprendizaje – Vemos jugadores de alta calidad hoy veteranos (como el Guille) volver al ruedo con Quake Champions y no pierden sus bases y al cabo de un tiempo estan ahi casi como en antaño.

    Respecto al titulo? una experiencia maravillosa de juego comparable con Quake 3 Arena – Con un toque de Moba y graficos actualizados – Lamentablemente mal juzgado porque para un recien empezado no deja de sufrir el efecto “antigua camada” los veteranos volviendo, encontrandose con usuarios que lo mas competitivo fue ese CS 1.6 o similar ante dioses haciendo strafe, corriendo hacia atras, haciendo las U para aumentar la velocidad, mecanizando los rocket jump y la cosa se vuelve muy frustrante.-

    Es un juego que merece la pena, es lo mas “old school experience” que podemos encontrar hoy en plataformas modernas y por sobre todo gratis.

  4. Martin

    Tuve un sentimiento parecido hace un tiempo con Counter Strike Global offensive, hace un par de años volvi a intentar jugar y no me encontre a como solia ser, entre mucho salvaje con 10000 horas, altos reflejos, monitores ultrarapidos, mouses programables y los infaltables wallhacks y aimbots. Sumado a que era la primera vez que pasaba de jugar 1.6 a global offensive en muchisimos años senti una frustracion bastante grande y lo abandone.

    Hace poco me meti de nuevo, pero ya con otra actitud, a diferencia de quake donde las habilidades motrices son primordiales, descubri que las mañas no se pierden, Aunque no tenia ni los mismo reflejos, rapidez, levante muchisimo y llegue a salir regularmente en el top 3 a base mañas, timing, lectura de la situacion usar a otros de carne de cañon y muuucha sangre fria.

    Voy a darle una oportunidad al quake champions a ver que tal me va, no toco quake desde el 3 con esos duelos mortales contra xaero a puro railgun

  5. Jeremias

    Capaz se debe a que la ultima vez que lo jugue hace como 2 meses seguía teniendo un wallhack con aimbot que podes encontrar como primer resultado de google.

    No sos vos. El juego no tiene sistema de seguridad anti-cheating.

  6. Gonzalo

    Este articulo es exactamente lo mismo que me pasó a mi, especialmente lo de la railgun, antes los mataba en el aire cuando saltaban en las rampas o ascensores de resortes, hoy no les pego ni con el BFG asi de una.

    En cuanto a lo de hoy, el online es detestable el nivel de cheaters que hay, solo tiene sentido seguir jugando con amigos o grupos conocidos, chitean hasta los rankings y no tiene la menor gracia, por eso mayormente detesto jugar online.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here